Sunday, September 21, 2014

Los Siete Factores de la Iluminación - Energía


Los Siete Factores de la Iluminación

La Energía


Como mencionamos anteriormente, los Siete Factores de la Iluminación son siete cualidades budistas tradicionales que conducen a la iluminación y también describen la iluminación. El Buda se refirió a estos factores en varios de sus sermones registrados en el canon Tripitaka Pali. Los factores se denominan "bojjhanga satta" en Pali y "bodhyanga sapta" en sánscrito. 

Si bien tocamos lo que era la Atención Plena y la Investigación, ahora indagaremos sobre el tercer factor: la Energía.

3. La Energía 

La palabra sánscrita para la energía es "virya" (o viriya en pali), que también se traduce como "celo" o "esfuerzo entusiasta." La palabra se originó a partir "virya vira", que en la antigua lengua indo-iraní significa "héroe". Virya, entonces, conserva una connotación atada al esfuerzo heróico y el celo determinado de un guerrero.

Virya paramita - la perfección de la energía - es el cuarto de los Seis (a veces diez) Paramitas o Perfecciones del Budismo Mahayana y la quinta de las diez perfecciones del Budismo Theravada. ¿Qué es la perfección de la energía?

En primer lugar, echemos un vistazo a la palabra sánscrita "virya" (aunque no soy nada cerca a un linguista). Etimológicamente, viene de "vira", una palabra del antiguo idioma Indo-iraní que significa "héroe". En sánscrito, virya llegó a referirse al poder de un gran guerrero para vencer a sus enemigos. Esto nos hace pensar que la palabra en español "viril" evolucionó de virya.

Hoy, el Virya Paramita se traduce como la perfección del esfuerzo entusiasta, o la perfección de la energía. También connota esfuerzo valiente o heroico. Sus opuestos son la pereza y el derrotismo.

Virya puede referirse tanto a la energía mental como a la física. El cuidado de la salud es parte del Paramita virya. Pero para muchos de nosotros la energía mental es un desafío mayor. Muchos de nosotros luchamos para hacer tiempo para nuestra práctica diaria de meditar o recitar sutras, y muchas veces podría ser loúltimo que tenemos ganas de hacer luego de un díaagotador. ¿Cómo hacer crecer la energía mental?

El Virya Paramita tiene tres componentes: el primer componente es el desarrollo del carácter. También se trata de cultivar el coraje y la voluntad de recorrer el camino del Bodhisattva, por el tiempo que sea necesario.

El entrenamiento espiritual puede incluir la liturgia y los rituales, así como el estudio de las enseñanzas budistas. Una comprensión más clara de lo que el Buda enseñó ayudará a desarrollar su confianza y darle a su práctica más enfoque.

Por supuesto, la mayoría de nosotros aprendemos y nos instruimos sobre el Budismo a partir de libros, y el puede ser un reto para muchos de nosotros. Muchos no tienen paciencia para ello. También se da el caso de que si bien hay una gran cantidad de información acerca de las doctrinas budistas y todas estan fácilmente disponibles, la gran cantidad de esas informaciones y la calidad de esa información puede ser muy irregular - por no decir que la gran mayoría contiene una gran cantidad de errores que se vienen arrastrando desde las primeras traducciones de términos en sánscrito en el Occidente, aunque esto es una generalización, y la matoría de las generalizaciones tienden a estar incorrectas - lo que es en sí también una generalización.

La guía de un Maestro del Dharma puede ser especialmente útil para dirigirlo a una buena información.

El tercer aspecto de virya es la práctica para el beneficio de los demás. El desarrollo del Boddhichita - el deseo de alcanzar la iluminación para el beneficio de todos los seres - es esencial para el Budismo Mahayana. El Bodhicitta nos ayuda a liberarnos el apego egoísta a nuestros esfuerzos.

En muchas escuelas, la recitación de los Votos Mahayana del Bodhisattva Mahayana son parte de la liturgia. Cada vez que renovamos nuestros votos, renovamos nuestra intención y determinación para practicar. En esto radica la gran importancia de los mismos.

Entre las primeras cosas que se nos enseña sobre el Budismo es a desconfiar del deseo, que la causa del sufrimiento; y a no practicar con un objetivo en mente. Sin embargo, los Maestros a menudo aconsejan que el deseo y la fijación de objetivos puede ayudar a cultivar el Paramita Virya. Esto es enfatizado con mucha más fuerza en el budismo Tendai, con la doctrina famosa de "los deseos mundos son la iluminación" y "los sufrimientos del nacimiento y la muerte son el Nirvana". Dos de las dosctrinas más malentendidas y descontextualizadas.

El deseo es una traba cuando está centrado en sí mismo, pero el deseo desinteresado de hacer el bien y ayudar a los demás puede alimentar nuestra práctica. Sólo tenga cuidado de ser honesto consigo mismo acerca de sus motivaciones, y no caiga en las trampas de su propia ilusión.

Los antiguos maestros, y sobre todo los Maestros Zen, nos enseñan que el meditar con un objetivo en mente es un problema porque las expectativas nos sacan del momento presente. Pero fuera de la meditación, el establecimiento de metas puede ayudarnos a tomar las riendas de nuestra práctica. Por ejemplo, una meta podría ser la de gestionar mejor nuestro tiempo para la recitación y la meditación diaria - que son sumamente importantes.

A veces las cosas que parecen en la forma son las cosas realmente importantes que no son fáciles de cambiar. Un matrimonio difícil o estresante trabajo pueden drenar su energía, por ejemplo. ¿Cómo hacer frente?

Por lo tanto, desarrolla tu cultivo interno y tu conocimiento y dedícate a ayudar a otros. Esto es el Virya Paramita.

No comments:

Post a Comment