Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, sin divisiones sectarias ni fanatismos.

Thursday, September 25, 2014

Introducción al Budismo


Las Enseñanzas del Buda


El Budismo es una religión basada en las enseñanzas de Siddhartha Gautama, quien vivió hace unos 25 siglos en lo que hoy es Nepal en el noreste de la India. Él llegó a ser llamado "el Buda", que significa "Despierto", después de haber experimentado una profunda comprensión de la naturaleza de la vida, la muerte y la existencia. En español, el Buda es el iluminado, aunque en sánscrito es "bodhi", "despierto". 

Luego de su iluminación, y durante los restantes años de su vida, el Buda viajó por toda la India y esparciando sus enseñanzas, abiendo el camino a la iluminación a todos por igual. Sin embargo, él no le enseñó a la gente lo que había realizado cuando se iluminó. En cambio, él le enseñó a la gente a alcanzar la iluminación por sí mismos. Él enseñó que el despertar viene a través de la propia experiencia directa, no a través de las creencias y los dogmas. 

En los siglos siguientes luego de la muerte del Buda, el Budismo se extendió por toda Asia para convertirse en una de las religiones dominantes en el continente. Se estima que existen más de 350 millones de budistas en el mundo, lo que hace que el Budismo sea la cuarta religión más grande del mundo. 

El Budismo es tan diferente de otras religiones, y tanto es asi que algunas personas cuestionan si de hecho una religión en lo absoluto. Por ejemplo, el eje central de la mayoría de las religiones es Dios, o una serie dioses. Pero el Budismo no es teísta. El Buda se negó a contestar estas interrogantes; es una cuestión muy personal. El Buda sólo enseñaba aquellas cuestiones que pudieran traer un fin al sufrimiento.

La mayoría de las religiones se definen por sus creencias. Pero en el Budismo, más que creer en doctrinas, invita a tener una relación directa con la existencia, a través de la experiencia personal. El Buda dijo que no debemos aceptar doctrinas sólo porque las leemos en las escrituras, o porque alguien sabio las dijo, ni siquiera él mismo. Sólo se puede creer en aquello que experimentamos directamente. 

El Buda enseñó cómo podemos darnos cuenta de la verdad por nosotros mismos. El objetivo del Budismo llace en la práctica más que en la creencia. 

A aquellos interesados en el Budismo se le dan una serie de doctrinas - las Cuatro Nobles Verdades, los Cinco Agregados, el Noble Octuple Sendero, etc. Uno tiene que entender las enseñanzas y practicarlas. Sin embargo, "creer" doctrinas no es el punto del Budismo. 

Lo que el Buda histórico enseñó fue un método para comprendernos a nosotros mismos y el mundo que nos rodea, de una manera diferente. Las doctrinas no son para ser aceptadas con fe ciega. 

Todos los Ríos llevan al Mar

Decir que las doctrinas y enseñanzas budistas no deben ser aceptadas con fe ciega no significa que no sean importantes. Las enseñanzas del Budismo son innumerables, como los mapas a seguir en un viaje espiritual, o un río que conduce al mar. La meditación diaria o la recitación de Sutras (escrituras budistas) pueden parecer sin sentido, pero cuando se practica con sinceridad, tienen un impacto real en tu vida.

Y decir que el Budismo no se trata de creer en cosas no quiere decir que no hay creencias budistas. A través de los siglos, el Budismo ha desarrollado diversas escuelas con doctrinas distintivas, y a veces contradictorias,. A menudo se puede leer que "Los budistas creen" tal y tal cosa, cuando en realidad esa doctrina pertenece sólo a una escuela y no a todo el Budismo. 

Si usted desea aprender sobre el Budismo, le sugiero que deje a un lado todos los supuestos y creencias. Deja a un lado las suposiciones acerca de la naturaleza del ser, de la realidad, y de la existencia. Abra su mente a un nuevo entendimiento. Y recuerda el dicho Zen - La mano que señala a la luna no es la luna. 

Enseñanzas Básicas 


El Budismo puede ser abordado como una religión, como una filosofía o como una disciplina o estilo de vida. Y a pesar de las enseñanzas budistas no deben ser aceptadas a ciegas, la comprensión de lo que el Buda enseñó es una parte importante de esa disciplina. 

Las Cuatro Nobles Verdades

La verdad del sufrimiento (dukkha) 

La verdad de la causa del sufrimiento (samudaya) 

La verdad del fin del sufrimiento (nirhodha) 

La verdad del camino que nos libera del sufrimiento (magga) 

Por sí mismas, estas verdades no parecer decir mucho. Pero debajo de estas Cuatro Nobles Verdades subyacen incontables capas de enseñanzas sobre la naturaleza de la existencia, el ser, la vida y la muerte, por no hablar del sufrimiento. El punto no es sólo "creer en" las enseñanzas, sino explorarlas, entenderlas, y ponerlas a prueba con tu propia experiencia. 

La Verdad del Sufrimiento 

La Primera Noble Verdad a menudo se traduce como "La vida es sufrimiento." Esto choca a muchos, dando a entender que el Budismo es una filosofía pesimista. Pero la palabra "dukkha", en Pali, también se refiere a todo lo que es temporal, condicional, o que está compuesto de otras cosas. Incluso algo precioso y agradable es dukkha, porque eventualmente va a terminar. 

Podemos entender que la vida es impermanente, y eso nos incluye a nosotros. El Buda enseñó que antes de que podamos entender la vida y la muerte, debemos entender el "yo" (el ser).

El Buda enseñó que una persona es una combinación de Cinco Agregados, también llamados los Cinco Skandhas. Estos son: 

1. Forma

2. Sensación
3. Percepción 

4. Formaciones Mentales 

5. Conciencia 

Las diferentes escuelas de Budismo interpretan los skandhas de diferentes maneras. Generalmente, el primera skandha es nuestra forma física. La segunda está formada por nuestros sentimientos, emocionales y físicos, y nuestros sentidos - vista, oído, gusto, tacto, olfato. 

El tercera skandha, la percepción, forma la mayor parte de lo que llamamos pensamientos - la conceptualización, la cognición, el razonamiento. Esto también incluye el encuentro que se produce cuando un órgano sensorial entra en contacto con un objeto. La percepción puede ser coceptualizada como "aquello que identifica." El objeto percibido puede ser un objeto físico o uno mental, como una idea. 

El cuarto skandha, las formaciones mentales, incluyen los hábitos, prejuicios y predisposiciones. Nuestra voluntad, u obstinación, también es parte del cuarto skandha, como son la atención, la fe, la conciencia, el orgullo, el deseo, la venganza, y muchos otros estados mentales buenos y malos. Las causas y los efectos del karma son especialmente importantes para el cuarto skandha. 

El quinto skandha, la conciencia, es la conciencia o sensibilidad a un objeto, pero sin la conceptualización. Una vez que existe la conciencia, el tercera skandha puede reconocer el objeto y asignarle un concepto-valor al mismo, y el cuarto skandha puede reaccionar con deseo o repulsión o alguna otra formación mental. El quinto skandha se explica en algunas escuelas como la base que une la experiencia y la vida. 

Por ende, lo que llamaos un "yo (ser - ego), es un compuesto. Cuando las causas y condiciones para que ese "yo" aparezca estan maduras, ese "yo" aparece; cuando las causas y condiciones para que ese "yo aparezca ya no esten presentes, ese "yo" se funde en el todo, como una gota en un océano. Por ende, eso que llamamos "yo" está vacío -no posee una existnecia independiente y permanente. Esta doctrina del "no-ser" o "no-yo" se llama "anatman" o "anatta". 

En resumen, el Buda enseñó que el "ser/yo" no es una entidad integral, autónoma. El yo individual, o lo que podríamos llamar el ego, es un subproducto de los skandhas. 

En la superficie, esto parece ser una enseñanza nihilista. Pero el Buda enseñó que si podemos ver a través de la ilusión del limitado y pequeñ yo individual, experimentamos aquello que no está sujeto al nacimiento y la muerte. 

Todo esto está relacionado con la doctrina del Sunyata o el vacío sobre el cual hemos escrito anteriormente.

La Verdad de la Causa del Sufrimiento 


La Segunda Noble Verdad enseña que la causa del sufrimiento es el deseo o la insatisfacción (tanha). Continuamente buscamos algo fuera de nosotros mismos para hacernos felices. Pero no importa el éxito que tengamos, nunca nos quedamos satisfechos. 

El Buda enseñó que esta sed crece a partir de la ignorancia de uno mismo y la verdadera naturaleza de las cosas. Vamos por la vida tratando de aferrarnos a las cosas para conseguir una sensación de seguridad acerca de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Esto incluye no sólo las cosas físicas, sino también las ideas y opiniones acerca de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Luego nos sentimos frustrados cuando el mundo no se comporta de la manera que pensamos que debería y nuestras vidas no se ajustan a nuestras expectativas. 

Las enseñanzas del Buda sobre el karma y el renacimiento están estrechamente relacionadas con la Segunda Noble Verdad. 

La Verdad del Fin del Sufrimiento 


Las enseñanzas del Buda sobre las Cuatro Nobles Verdades a veces se comparan con un médico que diagnostica una enfermedad y prescribe un tratamiento. La primera verdad nos dice lo que es la enfermedad, y la segunda verdad nos dice lo que causa la enfermedad. La Tercera Noble Verdad nos brinda la esperanza de una cura. 

El Buda enseñó que a través de la práctica diligente, podemos poner fin a nuestras ansias y sufrimientos y despertar a la verdadera naturaleza de la realidad. Esto es la iluminación (bodhi, "despertar"). 

La verdad del camino que nos libera del sufrimiento 


Aquí el Buda, como un médico que prescribe el tratamiento para nuestra enfermedad, nos otorga  la medicina del Noble Sendero Octuple. 

El óctuple sendero es el primer medio mostrado por el Buda a través y por el cual se puede alcanzar la iluminación. El Buda mostró este camino en el Dhammacakkappavattana Sutta. 

El Noble Sendero Octuple  


1. Visión Correcta 

2. Intención Correcta 

3. Habla Correcta 

4. Acción Correcta 

5. Vivir Correcto

6. Esfuerzo Correcto 

7. Atención Correcta 

8. Concentración Correcta 

El camino se divide tradicionalmente en tres secciones principales: sabiduría, conducta ética y disciplina mental. 

Sabiduría: La Visión Correcta y la Intención Correcta son el camino de la sabiduría. La Vista Correcta no se trata de creer en la doctrina, sino de la percepción de la verdadera naturaleza de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. La Intención Correcta se refiere a la energía y el compromiso que se necesita para participar plenamente en la práctica budista. 

Conducta Ética: El Lenguaje o Habla Correcto, Acción Correcta y el Vivir Correcto son el camino de la conducta ética. Esto nos llama a cuidar en nuestro discurso, nuestras acciones y nuestra vida cotidiana para no hacer daño a los demás y cultivar salubridad en nosotros mismos. Esto se manifiesta en los Preceptos. 

Disciplina Mental: A través del Esfuerzo Correcto, la Atención Correcta y la Concentración Correcta, desarrollamos la disciplina mental para cortar a través de la ilusión. Muchas escuelas budistas exhortan a meditar para lograr la claridad y el enfoque de la mente.

Esto lo veremos más en detalle posteriormente.

Las Enseñanzas del Buda se encuentran detalladas exhaustivamente en mi libro: "El Arbol de la Iluminación", disponible por Amazon.





No comments:

Post a Comment