Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Monday, September 21, 2020

Budismo de Compasión y de Fe: Ciclo de Lecturas sobre los Sutras del Buda Amida - El Sutra Largo IV

 Tradicionalmente, el Templo Tendai de Puerto Rico tiene una Ciclo de Estudio y Lectura sobre los Sutras del Buda Amida. Dado a la pandemia mundial, no nos hemos podido reunir. Pero todo problema conlleva una oportunidad, y en nuestro caso, nos brinda la bendición de hacer estas lecturas públicas en este blog, para el beneficio de la Sangha y de toda la comunidad Hispana. 

Los Sutras del Buda Amida son una colección de tres Sutras, o tres sermones dados por el Buda Shakyamuni mientras predicaba en el mundo, y en los mismos, el Buda nos revela que además de él, existen otros Budas en el Universo, como el Buda Amida, el Buda de la Luz y la Vida Infinita. En estos Sutras, el Buda nos narra sobre quién es el Buda Amida, cuáles fueron sus votos, y qué hay que hacer para renacer en su Tierra Pura de la Bienaventuranza. Estos Sutras fueron tan populares que, en Japón, un monje Tendai llamado Honen y su discípulo Shinran crearon escuelas independientes centradas exclusivamente en sus prácticas. 

En nuestra primera entrada, vimos un breve comentario sobre el Sutra Corto. Hoy concluiremos nuestro estudio breve de una parte del segundo Sutra, llamado el Sutra del Buda de la Luz y la Vida Infinita, mejor conocido como el "Sutra Largo". Como mencionamos anteriormente, no tocaremos el Sutra en su totalidad, por su longitud, sino que destacaremos las partes más importantes y sus enseñanzas. Al igual que nuestras series pasadas, el mismo es una humilde exégesis propia basada en la larga tradición comentarial y las Enseñanzas Completas y Perfectas de la escuela Tendai. Todo error es enteramente mío.

Luego de que el Buda Shakyamuni alabara las virtudes del Buda Amida y exhortara a todos los seres sintientes a realizar obras virtuosas para dedicar el mérito de las mismas a todos los seres sintientes y el Renacimiento en la Tierra Pura, el Buda nos recordó que la vida es impermanente, y que nunca sabremos con certeza cuándo será nuestro último día en la tierra. Por ello, debemos dedicar todo el tiempo posible a la práctica de los Preceptos, la meditación y la rectación del Nembutsu. 

Posteriormente, el Buda se dirigió nuevamente a Maitreya, el futuro Buda y a toda la audiencia, y los exhortó a no cometer acciones negativas. Esto es importante, ya que este mensaje es dirigido especialmente a nosotros, los seres que vivimos en la Era Final del Dharma. El Buda le dijo a Maitreya: 

"Lo que dices es verdad. Aquellos que adoran y reverencian a un Buda obtienen un gran mérito. Los Budas rara vez aparecen en el mundo. Habiéndome convertido en un Buda en esta vida, he enseñado el Dharma, he expuesto las enseñanzas del Camino, despejo las dudas de la gente, erradico las causas de la lujuria y el deseo, y bloqueo la fuente de todos los males. Al visitar varios lugares en los tres mundos, no encuentro obstáculos. La sabiduría revelada en las Escrituras provee para todos los modos principios esenciales juntos y revela claramente la verdad. He explicado la realidad de los cinco reinos, liberando así a aquellos que aún no han alcanzado la liberación y distinguiendo entre los caminos del Samsara y el Nirvana".

Como vemos, la Verdad y el camino fuera del sufrimiento y el océano del Samsara se encuentra en los Sutras. Los Sutras son la enseñanza eterna del Buda - el cuerpo mismo del Buda - en el mundo. Cuando estudiamos y ponemos sus enseñanzas en práctica, realizamos la labor del Buda en el mundo y pavimentamos nuestro camino al Renacimiento - el Despertar. El Buda mismo nos dice:

"Desde tiempos inmemoriales, tú y todos los Devas y humanos en las diez direcciones y los cuatro grupos de seguidores han estado forcejeando en los cinco reinos del Samsara, pasando por problemas y aflicciones indescriptibles. Hasta que naciste en esta vida, tú también pasaste por ciclos interminables de nacimiento y muerte. Ahora te has encontrado con un Buda, has escuchado sus exposiciones del Dharma y has podido aprender sobre el Buda Amida. ¡Qué placer y alegría es esto para ti y para mí compartirlo! Es hora de que todos busquen la liberación de los dolores de nacimiento, muerte, vejez y enfermedad".

¿Qué esperamos para poner toda nuestra fe en el Dharma y refugiarnos en el Buda de la Luz y la Vida Infinita? Una vez desarrollamos la confianza y la fe plena en la Compasión y la Sabiduría del Universo - el Buda Amida - somos como gotas que regresan al mar. ¿Qué debemos hacer para lograr el Renacimiento? El Buda nos dice:

"Deben hacer obras dignas con decoro con determinación, esforzarse por hacer más el bien, controlarse y purificarse, eliminar las impurezas de la mente, ser sinceros en palabras y hechos, y no permitir contradicciones entre lo que piensan y lo que hacen...Por mucho que practiques en esta vida, solo será por poco tiempo. En la vida por venir, renacerás en la Tierra Pura del Buda Amida y disfrutarás de una dicha infinita allí. Estando siempre de acuerdo con el Camino, ya no estarás sujeto al nacimiento y la muerte y estarás libre de las aflicciones causadas por la codicia, la ira y la estupidez. Si deseas que tu vida sea tan larga como un kalpa, cien kalpas o diez millones de kalpas, será lo que quieras. Vivirás en una espontaneidad sin esfuerzo y alcanzarás el Nirvana. Cada uno de ustedes debe buscar diligentemente realizar su aspiración. No alberguen ninguna duda ni renuncie a su empeño...".

El Buda nos dice que recitar el Nembutsu no es suficiente, sino que, idealmente, debemos evitar el mal, hacer el bien y puriricar nuestras mentes. Esto es un Budismo Completo, donde se practican los Preceptos, la meditación y el Nembutsu. y se realizan obras meritorias para ayudar a todos los demás seres sintientes. Porque en última instancia, este Mundo Saha también puede ser una Tierra Pura; y de hecho, es una Tierra Pura, la Tierra Pura de la Luz Serena del Buda Shakyamuni, pero eso fue tocado en nuestro estudio del Sutra del Loto.

"Habiéndome convertido en un Buda en este mundo, ahora vivo en medio de los cinco males, los cinco sufrimientos, y los cinco fuegos. Esto es sumamente doloroso para mí. Enseñaré a multitudes de seres, haciéndoles abandonar los cinco males, evitar los cinco sufrimientos y escapar de las cinco quemaduras. Yo entrenaré sus mentes y los llevaré a practicar los cinco buenas acciones, para que adquieran mérito y virtud y alcancen la emancipación, la larga vida y el Nirvana".

Luego, el Buda explica los Cinco Males - (1) la impureza de la edad; (2) la impureza del deseo; (3) la impureza de los seres vivos; (4) la impureza de pensamiento, o impureza de vista; y (5) la impureza de la vida: 

1. Todos los seres realizan malos actos, en pensamiento, palabra y acción, las tres fuentes de acción kármica. 

"El fuerte somete al débil; todos se infligen heridas graves y se matan entre sí, todos devoran a sus presas. Sin saber hacer el bien, cometen el mal y cometen actos atroces y rebeldes. Más tarde, reciben retribución,es natural que estén destinados a reinos del mal. Los semidioses mantienen registros de los actos de los agresores y se aseguran de que sean castigados. Es por eso que algunos son pobres e indigentes, corruptos, mendigos, solitarios, sordos, mudos, ciegos, estúpidos, malvados, discapacitados físicamente, trastornados o subnormales. Pero otros son honorables, nobles, ricos, inteligentes o astutos. Este es el resultado de actos buenos y meritorios de benevolencia y el desempeño de sus deberes para con sus padres en vidas pasadas.

"Si en medio de esto, uno controla sus pensamientos con un solo propósito, hace obras dignas con la debida conducta, no comete ningún mal y realiza solo el bien, entonces con el mérito y la virtud adquiridos uno alcanza la emancipación y es capaz de escapar de este mundo, renacer en los reinos celestiales y finalmente alcanza el Nirvana. Este es el primer gran bien".

2. Los seres sintientes carecen de principios morales, violan las leyes, se comportan con arrogancia, cometen actos licenciosos y rebeldes, persiguen sus propios placeres  y se engañan unos a otros. Lo que piensan contradice lo que dicen; hablan sin sinceridad, adulan a otros con intenciones engañosas, adulan a los demás con palabras ingeniosas, envidian la reputación de los sabios, abusan de los virtuosos y atrapan a la gente por medios deshonestos.

"Si en medio de esto uno controla sus pensamientos con un solo propósito, hace obras dignas con la debida conducta, no comete ningún mal y hace solo el bien, entonces con el mérito y la virtud adquiridos uno alcanza la emancipación y puede escapar de este mundo, renace en los reinos celestiales y finalmente alcanza el Nirvana. Este es el segundo gran bien".

3. Las personas del mundo viven juntas, habitan este reino entre el cielo y la tierra, con una vida útil limitada. Por un lado, entre los niveles superiores hay personas sabias, ricas, honorables, nobles y ricas. Por otro lado, entre los niveles inferiores hay personas pobres, degradadas, toscas y necias. 

"Además, hay malhechores que siempre albergan pensamientos viciosos y sólo piensan en la autogratificación; están llenos de preocupaciones, hundidos en la lujuria y el apego, están inquietos en su vida diaria, codiciosos y miserables, y deseosos de lo que no tienen derecho a poseer. Se regodean con las mujeres de piel clara, se comportan licenciosamente y cometen actos obscenos con ellas, odian a sus propias esposas y frecuentan burdeles en secreto. En consecuencia, después de derrochar todos sus recursos, comienzan a infringir la ley. Forman bandas, inician disturbios, se involucran en peleas, atacan y matan ilegalmente a personas y saquean propiedades."

"Si en medio de esto uno controla sus pensamientos con determinación, hace obras dignas con la debida conducta, no comete ningún mal y hace solo el bien, entonces con el mérito y la virtud adquiridos se alcanza la emancipación y se puede escapar de este mundo, renace en los reinos celestiales y finalmente alcanza el Nirvana. Este es el tercer gran bien".

4. La gente del mundo no piensa en hacer el bien. 

"Se incitan mutuamente a cometer varios tipos de maldad: pronunciando palabras feas y abusivas, diciendo mentiras y hablando sin sentido. Calumnian a otros y causan contención. Odian y envidian a los hombres buenos y arruinan a los sabios, mientras se regocijan al ver esto entre bastidores. Son negligentes con sus padres, se burlan de sus maestros y ancianos, no logran ganarse la confianza de sus amigos y carecen de sinceridad. Manteniéndose en alta estima, piensan que son virtuosos, pero actúan descarriadamente de una manera autoritaria y desprecian a los demás".

"Si, en medio de esto, uno controla sus pensamientos con un solo propósito, hace obras dignas con la debida conducta, no comete ningún mal y solo realiza el bien, entonces con el mérito y la virtud adquiridos uno alcanza la emancipación y es capaz de escapar de este mundo, renace en los reinos celestiales, y finalmente alcanza el Nirvana. Este es el cuarto gran bien".

5. Las personas del mundo son indecisas y perezosas, renuentes a hacer el bien, carecen de autodisciplina y no trabajan duro en sus ocupaciones, por lo que sus familias y dependientes sufren hambre y frío. 

"Cuando sus padres les reprochan, replican enojados con miradas de desprecio. Con tales conflictos están lejos de ser pacíficos; pueden ser tan violentos y frenéticos como enemigos que se enfrentan entre sí y, como resultado, los padres desearían no tener hijos. Al tratar con los demás, son licenciosos y descarriados, causando problemas y molestias a muchos. Incluso cuando están moralmente obligados a los demás, descuidan sus deberes y no tienen la intención de pagar su deuda. Indigentes y llevados a los fines más desesperados, no tienen forma de recuperar su riqueza. Aunque ansían obtener muchas ganancias y apropiarse de las riquezas de los demás, desperdician su dinero en placeres desenfrenados...Piensan sólo en hacer el mal; sus bocas hablan continuamente malicia; y con sus cuerpos, siempre están cometiendo el mal. En toda su vida no han hecho ni una sola buena acción...

"Además, no creen en los antiguos sabios, ni en las enseñanzas budistas, ni en el camino de la práctica que conduce a la emancipación. Tampoco creen que después de la muerte uno renazca a otro estado de existencia, que las buenas acciones traigan buenas recompensas, o que los actos malvados traen consecuencias malignas...".

"Si en medio de esto, uno controla sus pensamientos con un solo propósito, hace obras dignas con la debida conducta, recuerda atentamente, armoniza palabras y hechos, actúa con sinceridad, pronuncia palabras verdaderas, habla desde el corazón, no comete ningún mal y realiza sólo el bien, entonces con el mérito y la virtud adquiridos se alcanza la emancipación y se puede escapar de este mundo, renace en los reinos celestiales y finalmente alcanza el Nirvana. Este es el quinto gran bien".

Luego, el Buda continúa exhortando a todos los seres sintientes a hacer el bien, evitar el mal y purificar sus mentes a través de la práctica budista, describiendo el funcionamiento de la Ley del Karma - la Ley de Causa y Efecto - y las consecuencias de las malas acciones de los seres y sus retribuciones. El Buda describe con dolor el sufrimiento de los seres y los esfuerzos que todos los Budas y Bodhisattvas realizan diariamente, en todos los mundos, para salvarlos. "Todas las personas de las generaciones futuras, habiendo recibido las enseñanzas del Buda, deben reflexionar sobre ellas y, mientras las siguen, deben permanecer rectos en el pensamiento y realizar acciones virtuosas". ¿Cómo podemos hacer otra cosa? Hemos sido bendecidos con la Gracia inefable del Buda al encontrar el Dharma. Ahora nos toca poner las enseñanzas en práctica.

A pesar de que algunos pueden encontrar estas palabras algo sombrías, el Buda nos da un rayo de esperanza, extendiendo su mano santa para ayudarnos. "Mi preocupación por ustedes, devas y humanos, es mayor que el cuidado de los padres por sus hijos".

"En este mundo, debes plantar extensivamente las raíces de la virtud, ser benévolo, dar generosamente, abstenerte de romper los preceptos, ser paciente y diligente, enseñar a las personas con sinceridad y sabiduría, hacer obras virtuosas y practicar el bien. Si observas estrictamente las preceptos de abstinencia con pensamiento recto y atención plena, incluso por un día y una noche, el mérito adquirido superará al de practicar el bien en la Tierra Pura durante cien años. La razón es que en esa Tierra Pura todos los habitantes hacen el bien sin cometer ni una pizca de maldad. Si en este mundo haces el bien durante diez días y diez noches, el mérito adquirido superará al de practicar el bien en las Tierras Puras de otros lugares durante mil años".

Esto es porque en la Tierra Pura no existe el mal, ni en pensamiento, palabra ni mucho menos en acción. Por ello, allí la práctica budista es fácil y espontánea, diferente a aquí, donde estamos consumidos por los Cinco Males que vimos hace unos minutos: (1) La impureza de la edad - alteraciones repetidas del entorno social o natural; (2) la impureza del deseo - la tendencia a ser gobernado por las cinco inclinaciones engañosas, es decir, la codicia, la ira, la necedad, la arrogancia y la duda; (3) la impureza de los seres vivos - el declive físico y espiritual de los seres humanos; (4) la impureza de pensamiento, o impureza de vista - la prevalencia de puntos de vista erróneos como los cinco puntos de vista falsos; y (5) la impureza de la vida - el acortamiento de la vida de los seres vivos. Una afecta a su vez las otras.

Entonces, tras escuchar las palabras del Buda, odos los seres sintientes en la audiencia se regocijaron, juntaron sus manos y le dieron las gracias al Buda por el Dharma. 

En ese momento, inesperadamente, el Buda le dijo a Ananda: "Levántate, arregla tu túnica, junta tus manos y respetuosamente reverencia y adora al Buda Amida".

Ananda se puso de pie, se arregló la túnica, asumió la postura correcta, miró hacia el oeste y, demostrando su sincera reverencia, juntó las palmas de las manos, se postró en el suelo y adoró a al Buda Amida. En ese momento, Ananda le dijo al Buda Shakyamuni: "Honrado por el Mundo, deseo ver ese Buda, su Tierra de Paz y Bienaventuranza, y sus huestes de Bodhisattvas y shravakas".

Tan pronto como dijo esto, el Buda Amida emitió una gran luz que iluminó todas las tierras del Buda y todo el universo. En ese momento, Ananda vio el esplendor y la majestad del Buda Amida. No había ningún lugar que no estuviera iluminado por la luz que emanaba de su cuerpo. Todos los seguidores de Buda en la asamblea vieron todo esto al mismo tiempo. Así mismo, los de la Tierra Pura vieron todo en este mundo.

El Buda le dijo a Maitreya: "Si hay personas que escuchan el Nombre de ese Buda, se regocijan tanto como para bailar y recordarlo aunque sea una vez, entonces debes saber que han obtenido un gran beneficio al recibir la virtud insuperable".

El recitar el Nembutsu es accesar la dimensión infinita dentro de cada uno de nosotros. Es despertar nuestra Naturaleza Búdica durmiente y Renacer en la Tierra Pura de la Bienaventuranza. Cuando recitamos el Nembutsu, la Luz del Buda Amida nos arropa, para nunca abandonarnos, y nos damos cuenta que aunque no la veíamos, su Luz siempre estuvo con nosotros, desde el principio de los tiempos, y lo estará hasta nuestro Renacimiento.

"Maitreya, incluso si un gran fuego llenara el universo de mil millones de mundos, deberías atravesarlo para escuchar este Sutra, despertar una fe gozosa, sostenerlo, cantarlo y practicar de acuerdo con sus enseñanzas. Esto se debe a que hay muchos Bodhisattvas que desean escuchar esta enseñanza pero aún no pueden hacerlo. Si hay seres sintientes que la han escuchado, alcanzarán la Etapa de No-retroceso para realizar la Iluminación más elevada. debe aceptar con fe sincera, defender y recitar este Sutra, y practicar de acuerdo con sus enseñanzas".

El Buda le dijo a Maitreya: "Es difícil encontrar y contemplar a Tathagata cuando está en este mundo. Difícil de acceder, difíciles de escuchar son las enseñanzas y escrituras de los Budas. También es difícil escuchar las excelentes enseñanzas de los bodhisattvas, los Paramitas. También es difícil encontrar un buen maestro, escuchar el Dharma y realizar las prácticas. Pero la más difícil de todas las dificultades es escuchar este sutra, tener fe en él con alegría y aferrarse a él. Nada es más difícil que esto. Así he formado mi Dharma, así he expuesto mi Dharma, y ​​así he enseñado mi Dharma. Debes recibirlo y practicarlo mediante el método prescrito".

Cuando el Buda terminó de predicar este Sutra, muchos seres despertaron el Bodhochitta o el Deseo de Alcanzar el Despertar, que es lo mismo que Despertar el Deseo del Renacimiento. En ese momento todo el universo de mil millones de mundos se estremeció de seis maneras, y una gran luz iluminó todas las tierras en las diez direcciones. Cien mil tipos de música sonaban espontáneamente e innumerables flores maravillosas caían profusamente del cielo, y todos los que estaban en la asamblea, sin excepción, se regocijaron con el discurso del Buda y juraron poner sus enseñanzas en práctica. 

Ahora nos toca a nosotros. Como hemos visto, si bien este Sutra es uno muy completo, es uno que contiene primariamente la teoría budista sobre el Budismo Tierra Pura. La próxima semana, comenzaremos nuestro estudio del Sutra de la Meditación en el Buda Amida y su Tierra Pura, donde detallaremos los asspectos de la práctica. Hasta entonces, que todos podamos, a través de la Virtud del Nombre, Renacer en la Tierra Pura de la Bienaventuranza - el Nirvana. Namu Amida Butsu.

Saturday, September 19, 2020

Budismo de Compasión y de Fe: Ciclo de Lecturas sobre los Sutras del Buda Amida - El Sutra Largo III

  Tradicionalmente, el Templo Tendai de Puerto Rico tiene una Ciclo de Estudio y Lectura sobre los Sutras del Buda Amida. Dado a la pandemia mundial, no nos hemos podido reunir. Pero todo problema conlleva una oportunidad, y en nuestro caso, nos brinda la bendición de hacer estas lecturas públicas en este blog, para el beneficio de la Sangha y de toda la comunidad Hispana. 

Los Sutras del Buda Amida son una colección de tres Sutras, o tres sermones dados por el Buda Shakyamuni mientras predicaba en el mundo, y en los mismos, el Buda nos revela que además de él, existen otros Budas en el Universo, como el Buda Amida, el Buda de la Luz y la Vida Infinita. En estos Sutras, el Buda nos narra sobre quién es el Buda Amida, cuáles fueron sus votos, y qué hay que hacer para renacer en su Tierra Pura de la Bienaventuranza. Estos Sutras fueron tan populares que, en Japón, un monje Tendai llamado Honen y su discípulo Shinran crearon escuelas independientes centradas exclusivamente en sus prácticas. 

En nuestra primera entrada, vimos un breve comentario sobre el Sutra Corto. Hoy continuaremos nuestro estudio breve de una parte del segundo Sutra, llamado el Sutra del Buda de la Luz y la Vida Infinita, mejor conocido como el "Sutra Largo". Como mencionamos anteriormente, no tocaremos el Sutra en su totalidad, por su longitud, sino que destacaremos las partes más importantes y sus enseñanzas. Al igual que nuestras series pasadas, el mismo es una humilde exégesis propia basada en la larga tradición comentarial y las Enseñanzas Completas y Perfectas de la escuela Tendai. Todo error es enteramente mío.

En nuestra entrada pasada, apredimos quién es el Buda Amida, qué votos hizo para convertirse en un Buda y el logro de los mismos, y vimos los detalles más importantes sobre su Tierra Pura de la Felicidad, el Reino del Nirvana, así como los tres tipos de Renacimientos. 

Luego de que el Buda Shakyamuni le explicara a Ananda sobre las maravillas de la Tierra Pura del Buda Amida, el Buda explica: "La majestuosa virtud de Amitayus es ilimitada. Todos los innumerables, incontables e inconcebibles Budas, Tathagatas, en los mundos de las diez direcciones lo alaban. Innumerables e incontables Bodhisattvas en las tierras del Buda del mundo oriental, tan numerosos como las arenas del río Ganges, todos sin excepción, visitan a Amitayus para adorarlo y hacerle ofrendas a él y a la asamblea de Bodhisattvas y Shravakas. Habiendo escuchado la enseñanza, la exponen para guiar a la gente hacia el Camino del Buda, igual es en el sur, oeste y norte, así como en los cuatro mundos intermedios, arriba y abajo". Luego, el Buda repite en verso, con más detalles, sobre las visitas de los otros Budas y Bodhisattvas de las diez direcciones a la Tierra Pura del Buda Amida. Todos los Bodhisattvas y aspirantes de las diez direcciones en el mundo dhármico visitan la Tierra Pura del Buda Amida para recibir predicciones de Budeidad. A su vez, el Sutra destaca y afirma muchas de las cosas que hemos dicho a manera de exégesis en nuestro ciclo de lecturas:

"Cuando vayas a su gloriosa Tierra Pura,
Adquirirás instantáneamente poderes sobrenaturales.
Habiendo recibido, sin falta, predicciones de Amitayus,
Alcanzarás la Iluminación Perfecta.

"Por el poder de los votos originales de ese Buda,
Todos los que escuchan su Nombre y desean nacer,
Nacerán, sin excepción, en su tierra
Y entran sin esfuerzo en la Etapa de No-retroceso".


Esto nos muestra y confirma que el Renacimieno es en sí mismo el Despertar. El Budismo Tierra Pura, el Budismo de la Compasión, es un camino paralelo y complementario al Budismo de la Sabiduría, que utiliza la metáfora del Buda Amida para representar la Budeidad Innata; el Nembutsu es la práctica reflexiva que nos conduce al Despertar, el Renacimiento; y la Tierra Pura es el logro del Nirvana. 

"Sin una reserva de bondad de vidas pasadas,
No se puede escuchar este Sutra;
Pero aquellos que han observado estrictamente los preceptos
Pueden escuchar el Dharma correcto"

Si estas leyendo estas líneas, es porque ya has realizado ofrendas a los Budas en el pasado, y ahora continúas tu Camino en el Budismo, realizando el trabajo del Bodhisattva, y algún día, los seres del futuro leerán sobre esta y todas tus vidas pasadas, cuando ya hayas alcanzado el Despertar y te conviertas en un Buda. ¿Qué tipo de vida leerán? ¿Cóomo conduces tu práctica? Debemos aspirar a llevar vidas dignas de recuentos. En última instancia, ya eres un Buda en el futuro...ya algún Buda está contándole a una o múltiples asambleas sobre tus vidas y tus votos. Es siempre importante tratar de vivir una vida cónsona con nuestros principios. 

"Alguien que ha conocido a un Honrado por el Mundo en el pasado
Puede aceptar esta enseñanza.
Una persona así adora respetuosamente, oye
Y la sostiene y se regocija tanto como para bailar.

"Gente arrogante, corrupta e indolente
No puede aceptar fácilmente esta enseñanza.
Pero aquellos que han conocido a Budas en sus vidas pasadas
Se alegran de escucharla".

Es triste ver como muchas personas desprecian el Budismo de la Compasión, el Budismo de la Tierra Pura. El Budismo de la Compasión no es un camino individual ni separado, sino que es uno y complementario con el resto del Buddhadharma. Es solo que no ha sido explicado de la forma correcta. Esto es lo que aspiro con esta serie de lecturas. 

"Ni los shravakas ni los Bodhisattvas pueden saber
La Mente del Sabio exhaustivamente;
Son como los que nacen ciegos
Y, sin embargo, desean guiar a otros".

Existen muchos "maestros" en internet. Algunos de ellos son tan osados como para escribir sobre el Dharma y presentar sus puntos de vista como enseñanzas budistas. Es por eso que es importante indagar sobre le trasfondo y comparar sus enseñanzas con lo que otras personas de igual o superior grado. Sino, son como ciegos tratando de guiar a otros, y hacen un gran daño. Este blog y su ministro pertenecen a la escuela Tendai, la escuela más amplia e inclusiva de Budismo en el mundo.

"El océano de la sabiduría del Tathagata
Es profundo, vasto e ilimitado.
Incluso los sabios del Hinayana no pueden comprenderlo;
Solo el Buda lo sabe claramente.

"Supongamos que todos los seres humanos,
Sin excepción, han alcanzado la Iluminación
Y, con pura sabiduría, comprendieran la Vacuidad original.
Incluso si reflexionaron sobre la sabiduría del Buda durante miles de kalpas,
Y lo expuso con el mayor esfuerzo a lo largo de sus vidas,
No llegarían a un conocimiento exhaustivo del mismo.
Por tanto, la sabiduría del Buda es ilimitada
Y pura hasta el fondo.

"Obtener la vida humana es extremadamente difícil;
Encontrar un Buda en este mundo también es difícil;
También es difícil para un ser humano adquirir fe y sabiduría.
Una vez que hayas escuchado el Dharma, esfuérzate por llegar a su corazón".

Todos hemos plantado las suficientes causas y condiciones virtuosas y hemos sido lo suficientemente afortunados como para encontrar el Dharma en esta vida. Es importante que ahora tratemos de aprenderlo, profundizar en el y aplicarlo en nuestras vidas para revelar nuestra Budeidad Innata rápidamente y salvar a todos los seres sintientes. 

"Si has escuchado el Dharma y no lo olvidas,
Sino que lo adoras y reverencias con gran alegría,
Tú eres mi buen amigo. Por esta razón,
Debes despertar la aspiración por la Iluminación.

"Incluso si el mundo entero está en llamas
Asegúrese de atravesarlo para escuchar el Dharma;
Entonces seguramente alcanzarás la Iluminación del Buda.
Y en todas partes librarás a los seres del río del nacimiento y la muerte".

Qué hermosas palabras, directo de la boca del Iluminado. Luego de describir la visita de los diferentes Budas y Bodhisattvas a la Tierra Pura, el Buda Shakyamuni le explica a Ananda que el Buda Amida está siempre acompañado por dos grandes Bodhisattvas:

"Uno se llama Avalokiteshvara y el otro, Mahasthamaprapta. Ambos habían realizado prácticas del Bodhisattva en este mundo y, al final de sus vidas, nacieron por transformación en esa Tierra Pura del Buda. Ananda, los seres sintientes nacidos allí, todos poseen las treinta y dos características físicas de un Gran Hombre, así como la sabiduría perfecta, con la que penetran profundamente en la naturaleza de todos los dharmas y alcanzan su esencia sutil. Sus poderes sobrenaturales no conocen obstrucciones, y sus sentidos físicos son agudos y claros".

Hemos hablado en innumerables ocasiones sobre estos dos grandes Bodhisattvas, Avalokiteshvara (Kannon) y Mahasthamaprapta (Seishi). Estos representan la Compasión y la Sabiduría respectivamente, y refuerzan la enseñanza de que estas dos modalidades son complementarias y no excluyentes, y que un verdadero Budismo Completo debe incluir ambas. Ambos representan las dos virtudes de todos los Budas, las dos cualidades innatas a descubrir por todos los seres, y los dos caminos o prácticas complementarias para acceder al Corazón de la Existencia y alcanzar el Despertar. 

"Los Bodhisattvas nacidos en esa tierra de Buda exponen el Dharma correcto cuando es apropiado y, debido a que están de acuerdo con la sabiduría de la Iluminación, sus exposiciones son infalibles y libres de error. Con respecto a la miríada de cosas en esa tierra, no hay ningún pensamiento de posesión o apego. Ya sea yendo o viniendo, avanzando o permaneciendo, sus corazones están desapegados, sus actos están de acuerdo con su voluntad y son irrestrictos, y no tienen ningún pensamiento de discriminación. En ellos no hay idea de sí mismos o otros, sin idea de competencia o disputa. Con un corazón de gran compasión para beneficiar a todos los seres vivos y con ternura y dominio propio, no tienen enemistad ni rencor contra nadie. Libres de obstáculos mentales, son puros de mente y sin indolencia. Imparciales, de mente noble, sinceros y tranquilos, sus corazones pueden reverenciar, apreciar y disfrutar el Dharma".

Es difícil para muchos poder conectar y aceptar las diferencias. Tristemente, vivimos en un mundo muy polarizado, donde las diferencias religiosas, políticas e ideológicas tienden a asumir dos bandos que usan todos los recursos disponibles a su alcance para prevalecer sobre el otro. Pero las cosas no deben de ser así. Debemos ver a todos los seres y reconocer, así como el Bodhisattva Jamás Despreciar, la Budeidad Innata en todos los seres, sobre todo, en aquellos seres con los que discrepamos. El universo es lo suficientemente grande y complejo como para abarcar la paradoja, y nuestras mentes muy finitas y ciegas como para comprender el perfecto orden en su funcionamiento. Es por ello que los Budas vienen a nuestros mundos. De ahí que se llamen Tathagatas: "Aquellos que Vienen". ¿De dónde vienen? de la Verdadera Realidad de la Unidad, y vienen a mostrarnos el Camino a ella. 

"Cada uno debe hacer un gran esfuerzo por escapar del Samsara y nacer en la Tierra de la Paz y la Provisión. Entonces, las causas de los cinco reinos del mal habiendo sido destruidos, naturalmente dejarán de serlo, y así progresarás sin obstáculos en tu búsqueda del Camino. La Tierra Pura es de fácil acceso, pero muy pocos van allí. No rechaza a nadie, naturalmente y atrae indefectiblemente a los seres. ¿Por qué no abandonas los asuntos mundanos y te esfuerzas por entrar en el Camino? Si lo haces, obtendrás una vida infinitamente larga y una dicha ilimitada".

El Buda Shakyamuni dice que todos los seres, sin importar si son de capacidad superior o inferior, virtuosos o pecaminosos, monjes o laicos, hombres o mujeres...todos los seres deben aspirar a renacer en la Tierra Pura. Es por ello que en el Budismo Tendai se incorpora la práctica Tierra Pura junto con todas las otras. No obstante, el Buda dice que si bien es de fácil acceso, pocos renacen allí. ¿Por qué? Porque no todos creen con fe y entrega, y el Buda no fuerza ni hace algo que uno no permita y acepte. La Luz del Buda Amida ahora mismo brilla sobre todos, y constantemente nos llama al Despertar, pero no nos fuerza ni nos obliga. Nosotros debemos de practicar y creer con total fe y entrega: esa es la llave para el Renacimiento. No hay que abandonar el mundo, sino verlo con los ojos de compasión de un Buda y aplicar los medios hábiles sabiamente para encaminar igualmente a los seres sintientes y salvarlos. 

"Los pueblos del mundo, siendo débiles en virtud, se pelean por asuntos que no son urgentes. En medio de la iniquidad abyecta y de las aflicciones extremas, se afanan con esmero para ganarse la vida. Nobles o corruptos, ricos o pobres, jóvenes o viejos, hombre o mujer, todas las personas se preocupan por la riqueza y la propiedad. En esto no hay diferencia entre ricos y pobres, ambos tienen sus ansiedades. Gimiendo de abatimiento y dolor, amontonan pensamientos de angustia o, impulsados ​​por urge, corren salvajemente en todas direcciones y no tienen tiempo para la paz y el descanso".

¿Qué mejor descripción sobre nuestra vida diaria? Constantemente peleamos por ideas abstractas que tienen poco o ningún valor sobre nuestra salvación, o que no aportan nada meritorio a nuestra vida que nos trasforme y nos haga mejores personas. En última instancia, esa es la mejor prueba de los frutos de la práctica: una mejora en nuestro trato a los demás, al mundo y a nosotros mismos. Tristemente, muchas veces vemos que las personas utilizan el Budismo y otras prácticas espirituales para sentirse mejor, sin realmente efectuar una transformación en sí mismos que traduzca ese sentimiento a su trato para con sus semejantes y con todos los seres sintientes en este mundo. Otros, se quejan del sufrimiento y de sus circunstancias pero no toman los pasos proactivos necesarios para mejorar sus vidas. Es por eso que debemos hacer espacio en nuestras vidas para alimentar nuestro espíritu, calmar la mente y escuchar el llamado del Infinito. 

El Sutra continúa describiendo las dificultades que atormentan a los seres sintientes en el Samsara:

"Por ejemplo, si poseen campos, se preocupan por ellos. Si tienen casas, se preocupan por ellos. También están ansiosos por sus seis tipos de animales domésticos, como vacas y caballos, por sus sirvientes y sirvientes, dinero, riquezas, ropa, comida y enseres. Con problemas cada vez más profundos, suspiran repetidamente, y la ansiedad los atormenta y aterroriza cada vez más. Puede ocurrirles una desgracia repentina: todas sus posesiones pueden ser destruidas por el fuego, arrastradas por las inundaciones, saqueadas por ladrones o se apoderan de sus adversarios o acreedores. Luego, el dolor punzante los aflige y angustia incesantemente sus corazones. La ira se apodera de sus mentes, los mantiene en constante agitación, cada vez más aprieta, endurece su corazón y nunca los abandona.

"Cuando sus vidas terminan en condiciones tan agonizantes, deben dejar a todos y todo atrás. Incluso los nobles y los hombres ricos tienen estas preocupaciones. Con mucha ansiedad y miedo, soportan tales tribulaciones. Estallando en sudores fríos o fiebres, sufren sin tregua dolor.

"Los pobres y los desfavorecidos están constantemente en la indigencia. Si, por ejemplo, no tienen campos, son infelices y los quieren. Si no tienen casas, son infelices y los quieren. Si no tienen ninguno de los seis tipos de servicios domésticos animales, como vacas y caballos, o si no tienen sirvientes ni sirvientes, o carecen de dinero, riquezas, ropa, comida o muebles, son infelices y también los quieren. Si poseen algunos de ellos, otros pueden ser. Si tienen esto, no tienen aquello, por lo que desean poseerlo todo. Pero, incluso si por alguna casualidad llegan a poseerlo todo, pronto será destruido o perdido. Entonces, abatidos y tristes, luchan volver a obtener tales cosas, pero puede ser imposible. Pensar en esto es en vano. Agotados en cuerpo y mente, se vuelven inquietos en todas sus acciones, y las ansiedades les siguen. Tales son los problemas que deben soportar. con sudores fríos o fiebre, sufren un dolor incesante. Tales condiciones pueden resultado en el final repentino de sus vidas o una muerte prematura. Como no hicieron ningún bien en particular, ni siguieron el Camino, ni obraron virtuosamente, cuando mueran, partirán solos a un mundo inferior. Aunque están destinados a diferentes estados de existencia, ninguno de ellos comprende la ley del karma que los envía allí.

"Las personas del mundo, padres e hijos, hermanos y hermanas, esposos y esposas, y otros miembros de la familia y parientes, deben respetarse y amarse unos a otros, absteniéndose del odio y la envidia. Deben compartir las cosas con los demás y no ser codiciosos y miserablemente, siempre hablen palabras amables con una sonrisa agradable, y no se lastimen".

Este Sutra contiene lecciones morales y éticas que superan incluso las del Sutra más famoso y citado en este aspecto, el Dhammaphada. 

"Si uno no está de acuerdo con los demás y se enoja, por pequeño que sea el rencor y la enemistad en esta vida, éstos aumentarán en la vida venidera hasta que se conviertan en una masa de hostilidad. Porque, si las personas se dedican a atormentar y dañar a cada uno otros en esta vida, tal conflicto no puede terminar inmediatamente en la destrucción mutua. Pero la amargura persistente y la furia furiosa se imprimen en la mente y, por lo tanto, naturalmente dejan marcas indelebles en la conciencia, de modo que los involucrados renacerán casi al mismo tiempo para vengarse el uno del otro.

"Además, en medio de los deseos y apegos mundanos, uno viene y va solo, nace solo y muere solo. Después de la muerte, uno va a un estado de existencia doloroso o placentero. Cada uno recibe sus consecuencias kármicas y nadie más puede tomar su lugar. De acuerdo con los diferentes actos del bien y del mal, las personas están destinadas a los reinos de la dicha o el sufrimiento. Inalterablemente atados por su karma, parten hacia esos reinos completamente solos. Habiendo llegado al otro mundo, no pueden verse entre sí. La ley del bien y del mal los persigue naturalmente, y dondequiera que puedan renacer, la distancia y la oscuridad siempre los separan. Dado que sus caminos kármicos son diferentes, es imposible decir la hora de su reunión, y tan difícil volver a encontrarse. ¿Alguna vez se vieron una vez más?"

Aquí el Sutra nos ilustra vívidamente la Ley del Karma, la Ley de Causa y Efecto. Nosotros somos los amos de nuestra dicha o desdicha. Igualmente, el Sutra nos trae a la mente nuevamente la realidad de que la muerte es nuestro único destino certero. Es por eso que si bien el Budismo Tierra Pura nos ayuda a realizar nuestra Verdadera Naturaleza y conocer el Corazón de la Existencia de la Unidad, igualmente, nos ayuda a resolver el dilema de la vida y la muerte. En última instancia, el Nembutsu, el llamado del Infinito, si bien nos guía a nuestro Verdadero Hogar, igualmente, nos recuerda que si bien nuestro ser finito e individual es mortal, somos nutridos por la Vida Infinita que anima y mueve todos en el Universo.

"¿Por qué no abandonan todos los compromisos mundanos y se esfuerzan, mientras son fuertes y sanos, por perseguir el bien y buscar diligentemente la liberación del Samsara? Si lo hacen, podrán alcanzar la vida infinita. ¿Por qué no buscan el Camino? ? ¿Qué hay en este mundo que debería ser anhelado? ¿Qué placer hay que debería ser buscado?"

Muchas personas asocian el Budismo Tierra Pura con la muerte, y dejan este tipo de práctica para cuando estan entrados en edad. Pero, ¿quién sabe cuándo partirá? El Sutra dice: "De acuerdo con la ley básica de la impermanencia, es impredecible si la muerte ocurrirá en orden de antigüedad o al revés. Todas las cosas deben pasar. Nada es para siempre. Pocos creen esto, incluso si alguien les enseña y exhorta. Y así, la corriente de nacimiento y muerte continúa eternamente." Como no tenemos certeza de cuándo será nuestro último día en este mundo, debemos esforzarnos por practicar diligentemente y poner sus enseñanzas en práctica, para ya sea alcanzar la Budeidad en esta vida, o el Renacimiento en la Tierra Pura tras nuestra muerte. Por eso el Sutra dice: "Y así, incapaces de seguir el Camino, están nuevamente sujetos al sufrimiento en los reinos del mal en un ciclo interminable de nacimiento y muerte. ¡Qué miserable y lamentable es esto!". 

Pero el Buda, en su omnisciencia, ya sabe todo esto. Es por eso que el Buda nos legó 84,000 enseñanzas, ya que no todos los seres poseen la misma capacidad, naturaleza y necesidad. Todos somos diferentes, y sin embargo iguales; todos somos individuos con diferencias en capacidades, necesidades y naturalezas, pero todos somos humanos y estamos cegados por nuestras pasiones y deseos, entrelazados unos con otros en una inexplicable red de interconexiones en este Mundo Saha, en medio del océano del nacimiento y la muerte del Samsara. Por ello, no podemos iluminarnos solos; necesitamos los unos de los otros. Aquí radica la importancia de la Sangha. 

"Les he dicho la verdad sobre las personas del mundo. Siendo tal su modo de vida, no pueden entrar en el Camino. Por lo tanto, deben pensar profundamente y tratar de evitar el mal; elegir el bien y practicarlo con diligencia. Una vida de adicción a los deseos o una vida de pompa y vanagloria no puede durar mucho. Todos deben separarse; no hay nada que realmente puedas disfrutar. Ya que te has encontrado con un Buda en este mundo, debes practicar el Camino con asiduidad. desea nacer en la Tierra de la Paz y la Felicidad es capaz de alcanzar la pureza de la sabiduría y la supremacía en la virtud. No debe seguir los impulsos de las pasiones, romper los preceptos o quedarse atrás en la práctica del Camino".

Ya que hemos encontrado el Budismo, y de todas sus escuelas, la escuela más amplia y abarcadora, debemos de esforzarnos por estudiar, practicar y poner las enseñanzas en función en nuestra vida diaria. 

Luego de esto, el Bodhisattva Maitreya se postró en el suelo y le dijo al Buda Shakyamuni: "Tu majestuosa gloria, oh Buda, es sobrecogedora y tu exposición es sumamente placentera para mí. Habiendo escuchado tus enseñanzas, siento profundamente que la gente del mundo es como has descrito. Tu revelación compasiva del Gran Camino ha abierto nuestros ojos y oídos, despertándonos a la emancipación. Aquellos que han escuchado tus enseñanzas están todos llenos de alegría. Devas, humanos y seres inferiores, incluso aquellos que se arrastran, han sido bendecidos por su guía compasiva y por lo tanto han logrado la liberación del sufrimiento y la aflicción.

"La amonestación del Buda es de hecho profunda y apropiada, y su sabiduría examina claramente las cosas en las ocho direcciones, arriba y abajo, penetrando todo en el pasado, presente y futuro. Nuestra emancipación en la vida presente se debe enteramente a la perseverancia y el esmero del Buda y sus esfuerzos en sus vidas anteriores cuando buscaba el Camino. Su benevolencia cubre el mundo entero, y el alcance de su mérito es majestuoso y glorioso. Su luz penetra hasta los confines del espacio y guía a las personas al Nirvana. Él revela los Sutras, destruye los puntos de vista erróneos y somete a los demonios. Por lo tanto, su influencia se extiende sin límites en las diez direcciones. El Buda es el Rey del Dharma; su virtud sobrepasa la de todos los sabios. Él es el Maestro de todos los devas y humanos y les permite entrar en el Camino de acuerdo con sus deseos. Habiendo podido encontrarte, oh Buda, y también de escuchar el Nombre de Amida, todos hemos alcanzado la alegría y la Iluminación".

Que todos los seres puedan alcanzar el Renacimiento en esta vida. Continuaremos la próxima semana, donde concluiremos nuestro estudio de este Sutra.

Saturday, September 12, 2020

Budismo de Compasión y de Fe: Ciclo de Lecturas sobre los Sutras del Buda Amida - El Sutra Largo II

  Tradicionalmente, el Templo Tendai de Puerto Rico tiene una Ciclo de Estudio y Lectura sobre los Sutras del Buda Amida. Dado a la pandemia mundial, no nos hemos podido reunir. Pero todo problema conlleva una oportunidad, y en nuestro caso, nos brinda la bendición de hacer estas lecturas públicas en este blog, para el beneficio de la Sangha y de toda la comunidad Hispana. 

Los Sutras del Buda Amida son una colección de tres Sutras, o tres sermones dados por el Buda Shakyamuni mientras predicaba en el mundo, y en los mismos, el Buda nos revela que además de él, existen otros Budas en el Universo, como el Buda Amida, el Buda de la Luz y la Vida Infinita. En estos Sutras, el Buda nos narra sobre quién es el Buda Amida, cuáles fueron sus votos, y qué hay que hacer para renacer en su Tierra Pura de la Bienaventuranza. Estos Sutras fueron tan populares que, en Japón, un monje Tendai llamado Honen y su discípulo Shinran crearon escuelas independientes centradas exclusivamente en sus prácticas. 

En nuestra primera entrada, vimos un breve comentario sobre el Sutra Corto. Luego, en la entrada anterior, nuestra segunda entrada, realizamos un estudio breve de una parte del segundo Sutra, llamado el Sutra del Buda de la Luz y la Vida Infinita, mejor conocido como el "Sutra Largo". Ahora, continuaremos nuestro estudio, luego de haber aprendido sobre quién es el Buda Amida y los Votos que cumplió para convertirse en un Buda, con la descripción de la Tierra Pura. No tocaremos el Sutra en su totalidad, por su longitud, sino que destacaremos las partes más importantes y sus enseñanzas. Al igual que nuestras series pasadas, el mismo es una humilde exégesis propia basada en la larga tradición comentarial y las Enseñanzas Completas y Perfectas de la escuela Tendai. Todo error es enteramente mío.

Luego de que el Buda Shakyamuni le explicara a Ananda y toda la audiencia sobre quién fue el Buda Amida en una vida pasada, como el Bodhisattva Dharmakhara, y sus 48 Votos, y explicara que el Buda Amida ya alcanzó la Iluminación hace 10 kalpas y que se encuentra en su Tierra Pura de la Bienaventuranza, el Buda Shakyamuni comienza a describir las características de la Tierra Pura.

"En esa Tierra del Buda, la tierra está compuesta de siete joyas, a saber, oro, plata, berilo, coral, ámbar, ágata y rubí, que han aparecido espontáneamente. La tierra en sí es tan vasta, que se extiende sin límites hasta la medida más lejana, que es imposible conocer su límite. Todos los rayos de luz de esas joyas se entremezclan y crean múltiples reflejos, produciendo una iluminación deslumbrante. Esos adornos puros, soberbios y exquisitos son insuperables en todos los mundos de las diez direcciones, hechos de la más fina de todas las gemas, y son como las del Sexto Cielo. En esa tierra, no hay montañas, como el Monte Sumeru y las Montañas Adamantinas Circundantes. Del mismo modo, no hay océanos ni mares, valles ni gargantas. Pero uno puede ver esas manifestaciones por el poder del Buda si uno así lo desea. En esa tierra no hay infierno; tampoco hay reinos de espíritus y animales hambrientos ni otras condiciones adversas. Tampoco existen las cuatro estaciones de primavera, verano, otoño e invierno. es siempre moderado y agradable, nunca frío ni caliente".

Como recordaremos del comentario anterior, la Tierra Pura es un lugar creado por los meritos, virtudes y votos del Buda, y crea las condiciones necesarias para alcanzar el Despertar rápidamente. De igual forma, la Tierra Pura es una metáfora del Nirvana.

Luego, el Buda describe la Luz Imfinita del Buda Amida, a quien llama "Amitayus", que significa literalmente "luz infinita".

"La luz majestuosa del Buda Amitayus es la más exaltada. Ninguna otra luz de un Buda puede igualar la suya. La luz de algunos Budas ilumina cien tierras búdicas y la de otros, mil. Brevemente, el de Amitayus ilumina la Tierra del Buda oriental, tan numerosa como las arenas del río Ganges. De la misma manera, ilumina las Tierras dle Buda en el sur, oeste y norte, en cada uno de los cuatro mundos intermedios. Además, la luz de algunos Budas se extiende siete pies; la de otros, una yojana, o dos, tres, cuatro o cinco yojanas; y la distancia recorrida aumenta de esta manera hasta que la luz de algunos Budas ilumina una tierra del Buda. Por esta razón, Amitayus es llamado por los siguientes nombres: el Buda de la Luz Infinita, el Buda de la Luz Ilimitada, el Buda de la Luz Sin Obstáculos, el Buda de la Luz Incomparable, el Buda de la Luz del Rey de la Llama, el Buda de la Luz Pura, el Buda de la Luz de Alegría, el Buda de la Luz de la Sabiduría, el Buda de la Luz Incesante, el Buda de la Luz Inconcebible, el Buda de la Luz Inefable y el Buda de la Luz que Eclipsa al Sol y la Luna".

Como leemos, el Buda Amida es llamado el Buda de la Luz Infinita, y nombres similares, dado al poder salvífico de su Luz y su largo alcance. De todos los Budas en el Dharmadhatu o Universo Dhármico, la Luz del Buda Amida es la más brillante. Su Luz ilumina todos los confines del universo, arropando, protegiendo y nutriendo a todos los seres. La Luz del Buda Amida nos baña ahora mismo, pero no la vemos porque estamos cegados por las pasiones y nuestras obstrucciones kármicas. Pero así como el Sol sigue brillando durante un día soleado, la Luz del Buda Amia sigue brillando sobre nosotros. 

"Si los seres sintientes encuentran su luz, sus tres contaminaciones se eliminan; sienten ternura, alegría y placer; y surgen buenos pensamientos. Si los seres sintientes en los tres reinos del sufrimiento ven su luz, todos serán aliviados y liberados de la aflicción. Al final de sus vidas, todos alcanzan la emancipación".

Aquí vemos que cuando recitamos el Nembutsu con pureza y fe de corazón, corremos el velo que nos ciega y vemos la Luz que siempre brilló sobre nosotros. En ese momento, expserimentamos paz, quemamos nuestro karma negativo y somos dotados con la Gracia inefable del Buda. Es esta misma Luz la que ya nos ha salvado en el espacio y el tiempo, y que espera consumarse. Reconocer verdaderamente el brillo constante de esa Luz es Renacer en la Tierra Pura. La Tierra Pura siempre está a nuestro alcance, solo debemos recitar el Nembutsu con fe y entrega. Esto es reafirmado por la siguiente cita:

"La luz de Amitayus brilla intensamente, iluminando todas las tierras del Buda de las diez direcciones. No hay ningún lugar donde no se perciba. No soy el único que ahora alaba su luz. Todos los Budas, shravakas, pratyekabuddhas y Bodhisattvas lo alaban y glorifican de la misma manera. Si los seres sintientes, habiendo oído de la majestuosa virtud de su luz, la glorifican continuamente, día y noche, con sinceridad de corazón, podrán nacer en su tierra, como deseen. Entonces las multitudes de Bodhisattvas y shravakas alabarán su excelente virtud. Más tarde, cuando alcancen la Budeidad, todos los Budas y Bodhisattvas de las diez direcciones alabarán su luz, tal como yo alabo ahora la luz de Amitayus".

El Buda continuó: "La majestuosa gloria de la luz de Amitayus no podría describirse de manera exhaustiva, incluso si la alabara continuamente, día y noche, durante el período de un kalpa".

Luego, el Buda habla sobre la Vida Infinita del Buda Amida, a quien llama ahora "Amitabha" que significa literalmente "vida infinita".

"La vida de Amitabha es tan larga que es imposible para cualquiera calcularla. Para dar una ilustración, supongamos que todos los innumerables seres sintientes en los mundos de las diez direcciones renacieron en forma humana y que cada uno se convirtió en un shravaka o pratyekabuddha. Incluso si se reunieran en un solo lugar, concentraran sus pensamientos y ejercitaran el poder de su sabiduría al máximo para calcular la duración de la vida del Buda, incluso después de mil millones de kalpas, todavía no podrían alcanzar el límite de la duración de la vida de los shravakas, Bodhisattvas, seres celestiales y seres humanos en su tierra. De manera similar, no debe ser abarcado por ningún medio de cálculo o por ninguna expresión metafórica. De nuevo, el número de shravakas y Bodhisattvas que viven hay algo incalculable. Están plenamente dotados de sabiduría trascendente y libres en el ejercicio de su majestuoso poder; podrían tener el mundo entero en sus manos".

El Buda Amida es el Buda de la Luz y la Vida Infinita, y es es a misma que vida que emana del Buda Amida la que anima todas las cosas vivas en el universo. El Buda Amida, como todos los Budas, es una manifestación compasiva del Universo, el Dharmakaya, quien por compasión asumió forma como el Bodhisattva Dharmakhara, renunció a su reino, practicó por millones de años, dando su cuerpo, palabra y mente incontablemente por el bien de todos los seres sintientes, y finalmente cumplió sus Votos y se convirtió en un Buda - para ilustrarnos el camino al Despertar y la Budeidad. Por ello, nuestros seres finitos son impermanentes, pero el Verdadero Ser - la Vida del Universo que fluye a través de todos nosotros - es eterna. El Nembutsu, finalmente, es una encarnación de este reconocimiento.

Luego, el Buda describe los árboles y los bosques de la Tierra Pura, cuyas hojas están hechas de esmeralda, sus caminos de oro, y sus troncoes de los metales preciosos, y pasa a describir el Gran Arbol Bodhi:

"El árbol Bodhi del Buda Amitayus tiene cuatro millones de li de altura y cinco mil yojanas de circunferencia en su base. Sus ramas se extienden doscientos mil li en cada una de las cuatro direcciones. Es un grupo natural de todo tipo de piedras preciosas y está adornado con los reyes de las joyas, a saber, gemas mani a la luz de la luna y gemas que sostienen el océano.

"En todas partes, entre sus ramitas, cuelgan adornos de joyas con mil millones de colores diferentes entremezclados de diversas formas, y sus innumerables rayos brillan con el mayor brillo. El árbol Bodhi mismo está cubierto con redes de gemas excepcionales y excelentes, y en él aparecen todo tipo de adornos de acuerdo con los deseos de uno.

"Cuando una suave brisa sopla a través de sus ramas y hojas, surgen innumerables y exquisitos sonidos del Dharma, que se extienden por todas partes, impregnando todas las demás tierras del Buda en las diez direcciones. Aquellos que escuchan los sonidos logran una penetrante comprensión de los dharmas y viven en la etapa de no-retroceso. Hasta que alcancen la Budeidad, sus sentidos del oído permanecerán claros y agudos, y no sufrirán ningún dolor o enfermedad. Ya sea que escuchen los sonidos del árbol Bodhi, vean sus colores, huelan sus perfumes, prueban sus sabores, perciben sus luces o conciben el Dharma en sus mentes, todos logran una percepción profunda y penetrante de los dharmas y viven en la Etapa de No-retroceso. Hasta que alcancen la Budeidad, sus seis órganos sensoriales permanecerán nítidos y claro, y no sufrirán ningún dolor o enfermedad".

Esto nos recuerda a la purificación de los sentidos (Rokkon Shojo) del Sutra del Loto. El árbol Bodhi es el árbol bajo el cual todos los Budas alcanzan el Despertar, y el mismo es el centro de la Tierra Pura de la Bienaventuranza. El árbol, como todos los elementos de la Tierra Pura, predican el Dharma y llevan a las personas renacidas allí a una verdadera comprensión de la Verdad.

Luego, el Buda describe los pabellones y todas las características de la Tierra Pura, igual a las del Sutra Corto. Luego, el Buda describe a las personas que renacen en la Tierra Pura.

"Ananda, los nacidos en esa tierra del Buda están dotados de tales cuerpos de pureza y provistos de varios sonidos exquisitos, poderes sobrenaturales y virtudes. Los palacios en los que habitan, su ropa, comida y bebida, las maravillosas flores y los diversos tipos de incienso y adornos son como los que se proporcionan naturalmente en el Sexto Cielo del mundo del deseo".

Como recordaremos, todos son de color oro, y no hay sexos, lo que representa la verdadera igualdad entre todos, sin diferencias, porque todos somos uno.

"A la hora de comer, aparecen de forma espontánea platos hechos con las siete joyas, a saber, oro, plata, berilo, ágata, rubí, coral y ámbar, y también perlas brillantes como la luna, llenas de comida y bebida de cien sabores, según los deseos de cada uno. Aunque se ofrece la comida, nadie la come realmente. Una vez que se ha visto y olido, uno naturalmente siente que ha sido comido y, por lo tanto, está satisfecho; por lo tanto, uno se siente relajado en mente y cuerpo, libre de apego al sentido del gusto Cuando termina la comida, todo desaparece, pero reaparece en la próxima comida".

Esto es porque en la Tierra Pura no existe el deseo.

"Esa tierra del Buda, como el Reino del Nirvana incondicionado, es pura y serena, resplandeciente y dichosa. Los shravakas, Bodhisattvas, seres celestiales y humanos allí tienen una sabiduría elevada y brillante, y son maestros de los poderes sobrenaturales, iguales, sin diferencias, pero se les llama 'seres celestiales' y 'humanos' simplemente por analogía con los estados de existencia en otros mundos. Son de semblante noble y majestuoso, inigualable en todos los mundos, y su apariencia es soberbia, inigualable por cualquier ser, celestial o humano. Todos están dotados de cuerpos de Naturalidad, Vacuidad e Infinito".

Recordemos que la Vacuidad (Sunyata), si bien es un concepto poco entendido incluso entre budistas, es la representación vie negativa de la Talidad (Tathata) o Potencialidad, el Infinito, no un vacío nihilista como muchos lo presentan. La Tierra Pura es el "Reino del Nirvana Incondicionado", que se viste de condiciones para hacerse palpable a los seres sintientes y llevarlos al Despertar de la Budeidad. 

"Los devas y los humanos en la tierra de Amitayus reciben túnicas, comida y bebida, flores, perfumes, adornos, marquesinas y estandartes de seda, y están rodeados de sonidos exquisitos. Sus moradas, palacios y pabellones están exactamente de acuerdo con las tamaño de sus cuerpos. Una, dos o incluso innumerables joyas aparecen ante ellos, tan pronto como lo deseen. Además, una hermosa tela enjoyada cubre el suelo donde todos los devas y humanos caminan. En esa tierra del Buda hay innumerables redes de joyas, todo adornado con madejas de hilo de oro, perlas y cien mil clases de tesoros raros y maravillosos. Alrededor de las redes cuelgan campanas de joyas de la mayor belleza, que brillan con esplendor. Cuando una brisa natural de virtud se levanta y sopla suavemente, es moderada en temperatura, ni fría ni caliente, refrescante y suave para los sentidos, y no se mueve ni demasiado lento ni demasiado rápido. Cuando la brisa sopla sobre las redes y los varios árboles enjoyados, innumerables excelentes sonidos se escuchan, y ​​se difunden diez mil clases de delicadas fragancias de virtud. Si uno huele esas fragancias, sus impurezas y pasiones dejan de surgir espontáneamente. Si lo toca la brisa misma, uno disfruta del mismo placer que un monje que ha entrado en el Samadhi de la Extinción".

Esto nos revela que la Tierra Pura no es necesariamente un lugar, sino que es una metáfora del Nirvana. Luego de describir los placeres de la Tierra Pura, el Buda explica los diferentes grados de Renacimiento - los Tres Grados de Aspirantes.

"Los seres sintientes que nacen en esa tierra del Buda residen entre los que tienen asegurado el Nirvana. La razón es que en esa tierra no hay seres que estén destinados a condiciones adversas ni aquellos cuyo destino sea incierto".

Renacer en la Tierra Pura es asegurar el Nirvana - es el Despertar, y por ello, la realización del Nirvana.

"Todos los Budas, Tathagatas, en las diez direcciones, tan numerosos como las arenas del río Ganges, alaban juntos la virtud suprema e inconcebible de Amitayus. Todos los seres sintientes que, habiendo escuchado su Nombre, se regocijan en la fe, lo recuerdan incluso una vez y transfieren sinceramente el mérito de las prácticas virtuosas a esa tierra, aspirando a nacer allí, alcanzará el nacimiento y morarán en la Etapa de No-retroceso. Pero quedan excluidos aquellos que han cometido las cinco ofensas más graves y abusado del Dharma correcto".

Las Cinco Ofensas se refiere a las ofensas más graves del Budismo. Si bien las explicaciones varían según los Sutras y tratados, estas son: (1) matar al padre de uno, (2) matar a la madre de uno, (3) matar a un Arhat, (4) herir a un Buda y (5) causar desunión en la Orden (Sangha). Se dice que aquellos que cometen cualquiera de los cinco pecados capitales caen invariablemente en el infierno del sufrimiento incesante. Recordaremos que Devadatta, el primo del Buda, cometió tres de las Cinco Ofensas, matando un Arhat, hiriendo al Buda y causando división y discordia en la Sangha, y aún así, finalmente alcanzará el Despertar, según vimos en el Sutra del Loto. 

Luego, el Buda explica el Primer Grado de Aspirantes, los monjes y monjas budistas:

"Los devas y los humanos en los mundos de las diez direcciones que aspiran sinceramente a nacer en esa tierra se pueden clasificar en tres grados. El grado superior de aspirantes son aquellos que dejan sus hogares y abandonan el mundo deseos de convertirse en monjes. Habiendo despertado la aspiración por la Iluminación, recuerdan resueltamente a Amitayus y realizan prácticas meritorias, aspirando a nacer en su tierra. Cuando estén a punto de morir, Amitayus, junto con una hueste de sabios, aparecerá ante ellos. Entonces lo seguirán y alcanzarán el nacimiento en su tierra. Inmediatamente nacerán por transformación espontánea dentro de las siete flores de loto adornadas con joyas. Habitarán en la Etapa de No-retroceso, alcanzarán la sabiduría firme y serán capaces de libremente ejerciendo poderes sobrenaturales. Por esta razón, Ananda, los seres sintientes que deseen ver a Amitayus mientras están en este mundo, deben despertar la aspiración por la Iluminación más elevada, hacer obras meritorias y aspirar a nacer en su tierra".

Estos son los seres que se dedican completamente al Dharma, como monjes y monjas budistas. Son los seres que más obras meritorias realizan, sobre todo, la obra meritoria de mayor virtud: el llevar el Dharma a los seres sintientes.

Luego, el Buda explica el Grado Medio, los creyentes devotos:

"El grado medio de los aspirantes son los devas y los humanos en los mundos de las diez direcciones que desean sinceramente nacer en esa tierra. Aunque no pueden convertirse en monjes y cultivar mucho mérito, despiertan la aspiración para la más alta Iluminación, piensan con determinación en Amitayus, realizan algunas buenas obras, observan los Preceptos, construyen estupas, donan estatuas budistas, dan limosna a los mendicantes, cuelgan pancartas, encienden velas, esparcen flores, queman incienso, etc. Transfieren el mérito de esas prácticas a su tierra, aspirando a nacer allí. Cuando estén a punto de morir, Amitayus manifestará su cuerpo transformado, que posee plenamente el mismo resplandor y características físicas y marcas que los del verdadero Buda, y lo harán aparecer ante ellos, junto con una hueste de sabios. Entonces seguirán a este Buda transformado y nacerán en la Tierra Pura, donde habitarán en la Etapa de No-retroceso. Su virtud y sabiduría estará junto a los del grado superior de aspirantes".

Estos son los seres que no pueden convertirse en monjes o monjas, lo que no es necesario de todos, pero realizan obras meritorias, y renacen en mismo grado superior.

Finalmente, el Buda explica el Grado Inferior:

"El grado inferior de aspirantes son los devas y los humanos en los mundos de las diez trimestres que desean sinceramente nacer en esa tierra. Aunque no pueden hacer muchas acciones meritorias, despiertan la aspiración por la más alta Iluminación y concentrados en Amitayus incluso diez veces, deseando nacer en su tierra. Cuando escuchan el Dharma profundo, lo aceptan con alegría y no albergan ninguna duda; y así, recordando al Buda incluso una vez, aspiran sinceramente a nacer en esa tierra. Cuando estén a punto de morir, verán al Buda en un sueño. Esos aspirantes también nacerán en la Tierra Pura. Su mérito y sabiduría estarán próximos a los de los aspirantes de grado medio."

Estos son los seres que no pueden realizar muchas obras meritorias, pero que recitan el Nembutsu, aunque sean diez veces, con fe y confianza en el Voto salvador del Buda Amida. 

Estos grados serán expandidos cuando estudiemos el Sutra de la Meditación. Si bien el Buda, como medio hábil, divide a los aspirantes en tres grados, es para hacer incapié que mientras más obras meritorias hagamos, hacemos un bien mayor por el mundo y por nosotros, pero que sin importar cuántas obras meritorias podamos realizar, todos, con fe y confianza, podemos renacer en la Tierra Pura de la Bienaventuranza del Buda Amida, dado a que la salvación del Buda es para todos, y ya todos hemos sido salvados. El criterio rector es escuchar el llamado y responder. El Buda no fuerza a nadie, ni lo condena. Nosotros creamos nuestro cielo o nuestro infierno con nuestras palabras, acciones y pensamientos, y es el karma resultante de ellos lo que guía nuestros destinos en el final, pero la mano del Buda Amida siempre está extendida, dispuesta a llevarnos a la Tierra Pura de la Bienaventuranza, la cual está accesible aquí y ahora. Namu Amida Butsu.

Continuaremos la próxima semana. 

Thursday, September 10, 2020

Video Introductorio al Budismo Tendai en Español - Entrevista al Rev. Myoren

Recientemente mi maestro budista, el Rev. Myoren, su servidor, fue entrevistado por el productor Yujiro Seki para "Carving the Divine", el cual es un documental sobre la talla de estatuas budistas japonesas que pretende preservar y dar a conocer esta importantísima y milenaria tradición. En la entevista en español, el contesto humildemente, en términos básicos, las enseñanzas principales del Budismo Tendai y del Sutra del Loto. El mismo está subtitulado en Inglés y Portugués, y sale en unos días. Espero que sea para el provecho de todos. 


Mientras tanto, el documental, traducido al español como "Tallando lo Divino" se estará presentando prontamente en Latinoamérica. Muchas gracias al productor, Yujiro Seki, por esta maravillosa oportunidad de presentar el Budismo Tradicional al mundo Hispano.

Tuesday, September 8, 2020

El Comportamiento del Bodhisattva: La Etica Budista - Los Cinco Preceptos Laicos Comentados

El Templo Tendai de Puerto Rico, ahora Sangha Tendai Hispana, publicó recientemente su ciclo de lectura basado en los Preceptos Perfectos del Bodhisattva. Estas son las reglas éticas utilizadas en Japón, diferentes al Vinaya antiguo utilizado en el resto del Budismo en Asia. 

A diferencia del Vinaya Hinayana, las escuelas budistas en Japón utilizan un conjunto de Preceptos o reglas éticas budistas que fueron predicadas por el Buda exclusivamente para Bodhisattvas, y las mismas se ajustan mejor a nuestra práctica budista contemporánea. Si bien se componen de 52 Preceptos, la mayoría de las escuelas solo siguen los primeros 10 Preceptos Mayores. 

En este nuevo ciclo de lectura y estudio vimos cada uno de estos Cinco Preceptos Laicos, desde la óptica de las Enseñanzas Perfectas y Completas, y su aplicación moderna en nuestra vida diaria. Aquí encontrarás reunida los Cinco Preceptos Laicos para fácil referencia.

1. El Comportamiento del Bodhisattva: Ciclo de Lectura sobre los Preceptos Perfectos - Introducción

2. El Comportamiento del Bodhisattva: Ciclo de Lectura sobre los Preceptos Perfectos - I - No Matar

3. El Comportamiento del Bodhisattva: Ciclo de Lectura sobre los Preceptos Perfectos - II - No Robar

4. El Comportamiento del Bodhisattva: Ciclo de Lectura sobre los Preceptos Perfectos - III - No Mentir

5. El Comportamiento del Bodhisattva: Ciclo de Lectura sobre los Preceptos Perfectos - IV - No Abusar de los Intoxicantes

6. El Comportamiento del Bodhisattva: Ciclo de Lectura sobre los Preceptos Perfectos - V - No Abusar de la Sexualidad

* * *

Copyright 2019-2020 Myoren. Todos los Derechos Reservados.

Budismo de Compasión y de Fe: Ciclo de Lecturas sobre los Sutras del Buda Amida - El Sutra Largo I

 Tradicionalmente, el Templo Tendai de Puerto Rico tiene una Ciclo de Estudio y Lectura sobre los Sutras del Buda Amida. Dado a la pandemia mundial, no nos hemos podido reunir. Pero todo problema conlleva una oportunidad, y en nuestro caso, nos brinda la bendición de hacer estas lecturas públicas en este blog, para el beneficio de la Sangha y de toda la comunidad Hispana. 

Los Sutras del Buda Amida son una colección de tres Sutras, o tres sermones dados por el Buda Shakyamuni mientras predicaba en el mundo, y en los mismos, el Buda nos revela que además de él, existen otros Budas en el Universo, como el Buda Amida, el Buda de la Luz y la Vida Infinita. En estos Sutras, el Buda nos narra sobre quién es el Buda Amida, cuáles fueron sus votos, y qué hay que hacer para renacer en su Tierra Pura de la Bienaventuranza. Estos Sutras fueron tan populares que, en Japón, un monje Tendai llamado Honen y su discípulo Shinran crearon escuelas independientes centradas exclusivamente en sus prácticas. 

En nuestra primera entrada, vimos un breve comentario sobre el Sutra Corto. Ahora, en esta segunda entrada, realizaremos un estudio breve de una parte del segundo Sutra, llamado el Sutra del Buda de la Luz y la Vida Infinita, mejor conocido como el "Sutra Largo". No tocaremos el Sutra en su totalidad, por su longitud, sino que destacaremos las partes más importantes y sus enseñanzas. Al igual que nuestras series pasadas, el mismo es una humilde exégesis propia basada en la larga tradición comentarial y las Enseñanzas Completas y Perfectas de la escuela Tendai. Todo error es enteramente mío.

El Sutra del Buda de la Luz y la Vida Infinita, mejor conocido como el Sutra Largo, es considerado el Sutra de la teoría sobre la Tierra Pura y el Buda Amida, el cual es complementado con el Sutra de la Meditación, el cual presenta la práctica. El mismo comienza con las palabras "Así he oído", lo que nos dice que estas fueron las palabras fieles del Buda, recordadas por Ananda, y pasadas oralmente por siglos hasta el momento de su composición. Luego, el Sutra nos dice que este sermón fue predicado por el Buda Shakymuni en el Pico del Buitre en Rajagriha. Este es el mismo lugar donde luego fue predicado el Sutra del Loto. 

En ese momento, habían miles de monjes, monjas, hombres laicos y mujeres laicas, y una gran cantidad de seres divinos, junto con un sin número de Bodhisattvas. Estos Bodhisattvas habían cultivado todas las raíces de la virtud, habían entrado en la Tesorería del Dharma y habían alcanzado la Otra Orilla de la Iluminación, pero por compasión por los seres, seguían en los mundos para predicar la salvación de la sabiduría del Dharma. Para seguir expendiendo sus conocimientos y perfeccionar sus medios hábiles, estos Bodhisattvas visitan a los Budas en todos los mundos, rindiendo ofrendas y continuando practicando el interminable Camino del Bodhisattva.

"Demuestran que pasan al Nirvana, pero llevan a los seres sintientes a la emancipación sin cesar. Al eliminar sus impurezas, plantar varias raíces de virtud y obtener méritos excelentes, mostrando obras maravillosas e inconcebibles.

"Además, cada uno de los Bodhisattvas de la asamblea puede visitar varias tierras búdicas y exponer las enseñanzas del Camino. Su manera de practicar es pura y sin mancha. Así como un mago con su habilidad perfecta puede crear a voluntad varias ilusiones, incluidas imágenes de hombre o mujer, a voluntad, el Bodhisattva, habiendo aprendido a fondo todos los métodos de emancipación y alcanzado una conciencia serena de la realidad, puede enseñar y transformar libremente a los seres".

Esto nos muestra que aún los Budas regresan a los mundos en la forma de Bodhisattvas para salvar a los seres sintientes, pues el sufrimiento, así como los seres, son interminables.

En ese momento, ocurre algo que nunca había ocurrido. 

"En ese momento todos los sentidos del Honrado por el Mundo [el Buda] irradiaban alegría, todo su cuerpo parecía sereno y glorioso, y su augusto rostro parecía sumamente majestuoso. Habiendo percibido la santa intención del Buda, el Venerable Ananda se levantó de su asiento, desnudó su hombro derecho, se postró y, juntando sus palmas en reverencia, le dijo al Buda: 'Honrado por el Mundo, hoy todos tus sentidos están radiantes de alegría, tu cuerpo es sereno y glorioso, y tu rostro augusto es tan majestuoso como un espejo claro cuyo brillo irradia hacia afuera y hacia adentro. La magnificencia de tu apariencia digna es insuperable y sin medida. Nunca te había visto lucir tan soberbio y majestuoso como hoy. Con todo respeto, Gran Sabio, se me ha ocurrido este pensamiento: 'Hoy, el Honrado por el Mundo habita en el Dharma raro y maravilloso; hoy, el Héroe del Mundo habita en la morada del Buda; hoy, el Ojo del Mundo se concentra en el desempeño del deber del líder; hoy, el Valiente del Mundo habita en el Bodhi Supremo; hoy, el Más Honrado en el Cielo se da cuenta de la virtud del Tathagata. Los Budas del pasado, presente y futuro se contemplan entre sí. ¿Cómo puede esto ¿El Buda actual no contempla a todos los demás Budas? ¿Por qué su rostro se ve tan majestuoso y brillante?'".

Ananda ve el aspecto luminoso del Buda Shakyamuni y sabe que el Buda habiataba en un Samadhi especial. El Buda Shakyamuni en ese momento no era otro que el Buda Eterno, en la Esencia del Buda Amida, el Buda de la Luz y la Vida Infinita. Como todos los Budas son Uno - el Dharmakaya o el Buda Eterno - en ese momento, el Buda Shakyamuni comulgaba con su Verdadera Esencia. Este es el mismo estado que todos podemos experimentar, aquí y ahora - el Renacimiento en la Tierra Pura - cuando recitamos el Nembutsu con toda confianza y fe. En se momento, al igual que al Buda Shakyamuni, el abrazo compasivo del Universo, del Buda Amida, nos arropa para nunca abandonarnos. Aunque nos sintamos tristes y caigamos en un vacío existencia, o aunque los problemas nos abrumen, la Luz del Buda Amida siempre brilla sobre nosotros; somos nosotros quienes no lo vemos. 

"Entonces el Honrado por el Mundo le dijo a Ananda: 'Dime, Ananda, si algún dios te instó a hacerle esta pregunta al Buda o si preguntaste acerca de su glorioso semblante por tu propia y sabia observación'. Ananda respondió al Buda: 'Ningún dios vino a animarme. Te pregunté sobre este asunto por mi propia cuenta'."

Sabemos que a veces los dioses, como Brahma o Shakra, le suplican a los Budas, Bodhisattvas y discípulos que diluciden algún aspecto del Dharma. Pero en este caso, fue Ananda mismo quien se percató del semblante luminoso del Buda.

"El Buda dijo: 'Bien dicho, Ananda. Estoy muy complacido con tu pregunta. Has mostrado una sabiduría profunda y una percepción sutil al hacerme esta sabia pregunta por compasión por los seres sintientes. Como Tathagata, considero a los seres de los tres mundos con infinita compasión como mis hijos; el motivo de mi aparición en el mundo es revelar las enseñanzas del Camino y salvar multitudes de seres dotándolos de verdaderos beneficios".

Aquí vemos que el Buda, desde antes de encarnar en este mundo, mientras habitaba en el Cielo Tushita - o inclusive, desde antes de emanar del Dharmakaya - ya sabía, con su omnisciencia, que tenía que predicarles a los seres 84,000 enseñanzas, pues todos los seres son distintos en necesidades, capacidades y naturalezas. Es por ello que el Buda predicó el Dharma en los Cinco Periodos y Ocho Enseñanzas. El Buda es nuestro padre, y todos nosotros somos sus hijos.

Luego, el Buda le pide a Ananda que escuche con atención, pues la enseñanza que dará es una muy rara y pocas veces predicada. El Buda entonces le narra a Ananda, y a todos los presentes, que en el pasado lejano, ha existido una larga sucesión de Budas. "Luego apareció un Buda llamado Lokeshvararaja, el Tathagata, Arhat, Perfectamente Iluminado, Poseedor de Sabiduría y Práctica, Perfeccionado, Conocedor del Mundo, Insuperable, Domador de Hombres, Maestro de Dioses y Hombres, Buda y Honrado por el Mundo.

"En ese momento había un rey, quien, habiendo escuchado la exposición del Dharma del Buda, se regocijó en su corazón y despertó la aspiración por la más alta y perfecta Iluminación. Renunció a su reino y al trono, y se convirtió en un monje llamado Dharmakara. Poseyendo inteligencia superior, coraje y sabiduría, se distinguió en el mundo. Fue a ver al Tathagata Lokeshvararaja, se arrodilló a sus pies, lo rodeó tres veces manteniéndolo siempre a su derecha, se postró en el suelo y puso las palmas de las manos. juntos en adoración, alabaron al Buda con estos versos".

Entonces, el Buda Shakyamuni recita los versos de adoración de Dharmakhara al Buda Lokeshvararaja, los cuales son recitados en muchos servicios Tierra Pura. Estos son llamados el Sanbutsuge, o Himno al Buda.

Sanbutsuge - Versos al Buda

El rostro brillante del Buda es glorioso;
Sin límites es su magnificencia. No hay Esplendor radiante como el suyo.
Está más allá de toda comparación.
El sol, la luna y la joya mani,
Aunque resplandecen con deslumbrante brillo,
Están completamente atenuados y oscurecidos
Como si fueran un montón de tintas

El rostro del Tathagata
Es incomparable en todo el mundo.
La gran voz del Iluminado
Resuena en las diez regiones.
Su moralidad, aprendizaje, esfuerzo,
Absorción en meditación, sabiduría.
Y las magníficas virtudes no tienen igual;
Son maravillosos e insuperables.

Meditando profunda y directamente
Sobre el Dharma oceánico de todos los Budas.
El conoce su profundidad y amplitud
Y penetra hasta su fin más lejano.
La ignorancia, codicia e ira
Están para siempre ausentes en el Honrado por el Mundo.
Él es el león, el más valiente de todos los hombres;
Su gloriosa virtud es ilimitada.

Sus meritorios logros son vastos;
Su sabiduría es profunda y sublime.
Su luz, con asombrosa gloria,
Sacude el universo de mil millones de mundos.
Resuelvo convertirme en un Buda
Igual en logro que tú, oh santo rey del Dharma,
Para salvar a los seres vivos del nacimiento y la muerte,
Y llevarlos a todos a la emancipación.

Mi disciplina en dar, control mental,
Virtudes morales, paciencia y esfuerzo,
Y también en meditación y sabiduría,
Será supremo e insuperable.
Prometo que, cuando me convierta en un Buda,
Cumpliré esta promesa en todas partes;
Y a todos los seres llenos de miedo
Daré gran paz.

Aunque hay Budas,
Mil millones de kotis en número,
Y multitud de grandes sabios
Innumerables como las arenas del Ganges,
Haré ofrendas
A todos esos Budas.
Buscaré el camino supremo
Resuelta e incansablemente.

Aunque las tierras del Buda son tan innumerables
Como las arenas del Ganges,
Y otras regiones y mundos
También son innumerables,
Mi luz brillará en todas partes
Impregnando todas esas tierras.
Siendo tal el resultado de mis esfuerzos,
Mi glorioso poder será inconmensurable.

Cuando me haya convertido en un Buda
Mi tierra será exquisita,
Y su gente maravillosa e insuperable;
El asiento de la Ilustración será supremo.
Mi tierra, siendo como el mismo Nirvana,
Será incomparable.
Me compadezco de los seres vivos
Y voy a salvarlos a todos.

Los que vienen de las diez direcciones
Encontrarán gozo y serenidad de corazón;
Cuando lleguen a mi tierra
Vivirán en paz y felicidad.
Te ruego, Buda, que seas mi testigo
Y des fe de la verdad de mi aspiración.
Habiendo ahora hecho mis votos contigo,
Me esforzaré por cumplirlos.

Los Honrados por el Mundo en las diez direcciones
Tienen sabiduría sin obstáculos;
Hago un llamado a esos Honrados
A dar testimonio de mi intención.
Aunque deba quedarme
En un estado de dolor extremo
Practicaré diligentemente,
Soportando todas las dificultades con incansable vigor".

Este es el preludio de lo que luego acontece en el Sutra, cuando el Bodhisattva Dharmakhara hace el Voto Primal - los 48 Votos que finalmente cumple y lo convierten en un Buda - el Buda Amida.

¿Qué podemos revelar hasta ahora? Todos los Budas son uno, y todos se apoyan mutuamente, como órganos de un mismo cuerpo, en la misión salvífica de salvar a todos los seres del sufrimiento y del océano de nacimientos y muertes del Samasara. Por ello, no importa si es el Buda Shakyamuni o el Buda Amida, todos son emanaciones del Tathata, por eso se llaman Tathagatas, los "Así Venidos" - los que vienen del Infinito. Así, el Infinito, el Dharmakaya, se manifiesta - encarna - en los mundos para nacer, crecer, abandonar el reino, practicar austeridades, alcanzar la Iluminación, y predicar el Dharma: la forma de todos los seres alcanzar el Despertar, para recordarnos de nuestra Unidad Fundamental y regresar al Uno, pero no primero sin ayudar a los demás a recordar. El Buda Eterno - el Universo-, que conoce esta naturaleza de los seres, se convirtió en un Bodhisattva en la remota antigüedad, y lo sigue haciendo en este momento y en el futuro.

“En ese momento, el Buda Lokeshvararaja le dijo al Bhiksu Dharmakara: 'Tú mismo deberías saber con qué práctica puedes establecer una gloriosa Tierra Pura del Buda'. El Bhiksu le dijo al Buda: 'Eso es demasiado vasto y profundo para mi comprensión. Te ruego sinceramente, Honrado por el Mundo, que expliques en detalle las prácticas mediante las cuales los Budas, Tathagatas, establecieron sus Tierras Puras. Después de escuchar eso, deseo practicar según las instrucciones y así cumplir mis aspiraciones".

Entonces, el Buda Lokeshvararaja le describió al Bodhisattva Dharmakara todas las Tierras Puras de los Budas en todas las direcciones, y cómo lograron crearlas. Básicamente, una Tierra Pura es un mundo creado por los votos, méritos y virtudes infinitas de un Buda, alcanzados tras millones de vidas dedicadas al Dharma y a la salvación de los seres sintientes. En estas Tierras Puras se dan las condiciones ideales para alcanzar el Despertar, sin todos los obstáculos presentes en mundos como el nuestro, llenos de sufrimientos, deseos, creencias erróneas, distracciones y tiempos de vidas cortos. 

Entonces, el Buda Shakyamuni relata los 48 votos hechos por el Bodhisattva Dharmakhara, quien escogió los mejores elementos de todas las Tierras Puras y decidió combinarlos en una. Si bien el Bodhisattva Dharmakhara hizo 48 votos, veamos los más importantes. 

“Aunque yo me convierta en un Buda, si todos los seres que nacen en esta Tierra del Buda no llegasen a adquirir la posibilidad de ser un Buda, y si no son Iluminados, juro no alcanzar la Iluminación.”

Este es uno de los votos más importantes, pues el Bodhisattva se pone de condición que si existe algún ser, quien en confianza deseen renacer en su Tierra Pura, no lo lograran, él mismo no alcanzaría la Iluminación y no se convertiría en un Buda. Esto nos asegura que todos podemos renacer en la Tierra Pura.

“Aunque yo me convierta en un Buda, si mi claridad tiene límite y no alcanza a alumbrar todos los rincones de la tierra, juro que no alcanzaré la Iluminación.”

Esto hace alusión a la Luz Infinita del Buda Amida. Es por ello que uno de sus nombres en sánscrito es Amitabha, que significa Luz Infinita. Su Luz Infinita ilumina todos los rincones del Universo, y todos los seres son bañados con su Luz. Esto, si bien se ve idílico, se traduce al amor de las madres por sus hijos, a las buenas palabras y acciones de unos seres a otros, y la bondad innata en todo en el Cosmos. 

“Aunque yo me convierta en un Buda, si mi vida no puede ser útil para salvar un número ilimitado de seres, juro no alcanzar la Iluminación.”

Esto hace alusión a la Vida Infinita del Buda Amida. Es por esto que otro de sus nombres en sánscrito es Amitayus, que significa Vida Infinita. Todos participamos de la Vida Infinita del Universo. Si bien nuestros seres finitos, compuestos por los Cinco Agregados, no poseen un "yo" independiente y permanente, todos somos manifestaciones de esa Vida Unica, así como olas del mar.

"Aunque yo me convierta en un Buda, si los humanos y los devas en mi tierra no son todos del color del oro puro, juro no alcanzar la Iluminación.”

Esto se refiere a que en la Tierra Pura, todos somos iguales, y no existe distinción entre ricos y pobres, jóvenes o ancianos, hombres o mujeres, etc., todos los seres son igualmente aceptados, siempre y cuando tengan fe y confianza, sin importan inclusive sus karmas, pues el Buda nos acepta tal y como somos.

“Aunque yo me convierta en un Buda, si los Budas de las diez direcciones no me alaban y llaman mi nombre, juro no alcanzar la Iluminación.”

Así como el Buda Shakyamuni predicó los Sutras de la Tierra Pura en este mundo, igualmente, todos los Budas predican los Sutras del Buda Amida en todos los mundos y alaban las virtudes del Buda Amida -el Infinito, pues todos son partes de Amida. 

“Aunque yo me convierta en un Buda, si los seres de las diez direcciones con fe sincera piensan en nacer en mi reino y aun repitiendo diez veces mi nombre no realizan el propósito, juro que no alcanzaré la Iluminación.”

Este es el segundo voto más importante, y es llamado el Voto Primal: el que todos los seres que pronuncien el Nombre del Buda Amida (el Nembutsu - "Namu Amida Butsu") renazcan en la Tierra Pura sin falla. Es por ello que nuestras prácticas incluyen al menos 10 recitaciones del Nembutsu, para continuar la promesa de la Gran Compasión y su trabajo dinámico en el Universo. Es importante resaltar que deben ser 10 recitaciones con fe, o Shinjin, total confianza y entrega. Expandiremos sobre esto más adelante. Si uno realmente escucha el Nombre, despierta un verdadero corazón confiado, la atención permanente, que es la Fe del Otro Poder. La atención plena duradera se acompaña de la repetición incesante del Nembutsu -  "Namo Amida Butsu", que induce y mantiene la concentración de la mente en el Buda Amida. Además, la atención plena en Amida suele ir acompañada de la contemplación de Amida o la Tierra Pura. Con tales ayudas perceptivas auditivas y visuales, el pensamiento de uno llega a estar totalmente dirigido hacia Amida. Esto lo veremos con más detalle en el Sutra de la Meditación.

“Aunque yo me convierta en un Buda, juro no alcanzar la iluminación hasta que todos aquellos que nazcan en mi Tierra Pura alcancen la condición en la cual ellos se conviertan en un Buda en la vida siguiente. Con excepción de aquellos quienes, según su voto personal usen la armadura del gran voto por el bien de la gente, se esfuercen por el bienestar y paz del mundo, conduzcan a innumerables personas hacia la iluminación y cultiven el mérito de la gran compasión.”

El Renacimiento en la Tierra Pura es igual a alcanzar el Despertar - la Iluminación. La Tierra Pura, más que un mundo creado por los votos, méritos y virtudes del Buda, es un símbolo del Nirvana.

“Aunque yo me convierta en un Buda, si los seres de las diez direcciones no reciben la luz de mi Iluminación, ni logran la purificación del cuerpo y del alma, ni llegan a superar las cosas de este mundo, juro no alcanzar la Iluminación.”

A través de la práctica del Nembutsu, el cual, como hemos visto, puede ser recitado, visualizado, reflexionado, etc., recibimos la Luz redentora del Buda, y somos purificados en cuerpo, palabra y mente. Es por ello que cuando alcanzamos el Nembutsu Samadhi expermentamos paz, seguridad y armonía aquí y ahora. En ese momento, estamos en la Tierra Pura. 

Los Votos 18 (Nembutsu Recitativo - recitación para el Renacimiento), 19 (Nembutsu Visualizado - realización de buenas obras y la llegada del Buda Amida y los Bodhisattvas) y 20 (Transferencia de méritos al Renacimiento), que son los Votos más importantes, creflejan igualmente los Tres Sutras del Buda Amida. En el Decimoctavo Voto, el corazón de confianza (Shinjin), acompañado de la recitación del Nembutsu se presenta como la causa del nacimiento en la Tierra Pura. En el Decimonoveno Voto, se fomentan varios actos meritorios, que se interpretan como el Nembutsu Meditativo y el Nembutsu Visualizado mencionado en el Sutra de la Meditación. El Vigésimo Voto está destinado a fomentar la transferencia de méritos al Renacimiento en la Tierra Pura.

Estos tres Votos también muestran el proceso de conversión de los aspirantes. Primero, comienzan realizando acciones meritorias, ya sean meditativas o no. Luego, son conducidos al Vigésimo Voto y ahora se concentran en el Nembutsu. A medida que recitan el Nembutsu de todo corazón, se vuelven cada vez más conscientes de la Promesa de la Gran Compasión del Buda Amida, hasta que alcanzan la máxima comunicación espiritual con el Buda Amida y se regocijan al aceptar su mente y corazón, que es la Fe de Otro Poder del Decimoctavo Voto. En las dos primeras etapas del proceso de conversión, el poder propio de los aspirantes sigue siendo dominante; pero en el Decimoctavo Voto es completamente reemplazado por el Poder de Amida. Este es el Shinjin Perfecto - el Renacimiento en esta vida.

Shan-tao, el quinto patriarca chino, en su "Comentario sobre el Sutra de la Meditación", presenta un sistema de práctica de la Tierra Pura, llamado "las Cinco Prácticas Correctas", basadas en las estipulaciones de Vasubandhu en su tratado "Jodoron": (1) Recitar Sutras, (2) Contemplación, (3) Adoración, (4) Nembutsu, (5) Glorificar las virtudes de Amida y Transferir los Méritos al Renacimiento. Uno puede recitar los Sutras de la Tierra Pura (el Sutra Corto es el más recitado) o el Sutra del Loto. Pero esto lo tocaremos nuevamente en el Sutra de la Meditación. Posteriormente en Japón, Genshin, el sistematizador de las enseñanzas y prácticas Tierra Pura dentro de la escuela Tendai, exhortaba a practicar las Cinco Formas de Oración (Gonenmon): (1) postrarse ante el Buda Amida (Raihai), (2) alabar el Nombre sagrado de Amida (Sandan), (3) desear renacer en la Tierra Pura del Buda (Sagwan), 4) meditar sobre Amida y las cosas de la Tierra Pura (Kanzatsu), y (5) sentir compasión por el sufrimiento de todos los seres y desear salvarlos dirigiéndoles el mérito acumulado (Eko - Transferencia de Méritos). Esto es lo que se hace en los servicios vespertinos o Reiji Saho en los templos Tendai.

"Yo, en estos momentos, juro cumplir estas promesas. Si mis deseos no se realizan, juro no alcanzar la Iluminación. Seré el dueño de la Luz Infinita, alumbraré a todos los mundos de las diez direcciones para disipar la nube de los sufrimientos, y manifestando el secreto de la sabiduría de la Enseñanza, entregaré a los seres el tesoro de la virtud.”

El Buda hizo estos juramentos y durante un tiempo incalculable repitió obras virtuosas y construyó un Reino Puro. Así, en la remota antigüedad, se convirtió en Amida, el Buda de la Luz Infinita y de la Vida Eterna, y ahora se encuentra en su Reino iluminando a todos los seres. Como vimos en el Sutra Corto, en esta Tierra Pura no existen los sufrimientos y fluye la alegría de la Iluminación por doquier. Las flores, los perfumes, los adornos, la vestimenta, los alimentos, todo se presenta según los deseos de los que viven en este Reino. Cuando la agradable brisa empieza a soplar y pasa por entre los árboles de los tesoros, la música de las Sagradas Enseñanzas llena el aire y purifica el alma de los que escuchan. En esta Tierra Pura hay muchas flores de loto y cada flor lleva infinitos pétalos. Cada pétalo tiene su brillo y cada brillo es una Enseñanza de la Sabiduría del Buda que conduce a los que escuchan por el camino de Buda en perfecta paz. Ahora todos los Budas de las diez direcciones alaban las virtudes del Buda de la Luz Infinita y de la Vida Eterna.

Luego de proclamar sus votos, el Bodhisattva recitó los versos que hoy se conocen y recitan, el Juseige - Versos de los 48 Votos:

"El Buda le dijo a Ananda: 'El Bhiksu Dharmakara, habiendo proclama esos votos, pronunció los siguientes versos:

He hecho votos incomparables en todo el mundo;
Ciertamente alcanzaré el Camino insuperable.
Si estos votos no se cumplen,
Que no pueda alcanzar la Iluminación perfecta.

Si no me convirtiera en un gran benefactor
En vidas por venir por inconmensurables kalpas
Para salvar al pobre y al afligido en todas partes,
Que no pueda alcanzar la Iluminación perfecta.

Cuando alcance la Budeidad,
Mi Nombre será escuchado en las diez direcciones;
Si hay algún lugar donde no se escuche,
Que no pueda alcanzar la Iluminación perfecta.

Libre de codicia y con profunda y perfecta atención
Y pura sabiduría, realizaré las prácticas sagradas;
Buscaré alcanzar el Camino insuperable
Y me conviértete en el maestro de devas y humanos.

Con mi poder divino desplegaré una gran luz,
Iluminando los mundos sin límite,
Y disipando las tinieblas de las tres impurezas;
Así liberaré a todos los seres de la miseria.

Habiendo obtenido el ojo de la sabiduría,
Eliminaré las tinieblas de la ignorancia;
Bloquearé todos los caminos del mal
Y abriré la puerta a los reinos buenos.

Cuando se perfeccionen los méritos y las virtudes,
Mi majestuosa luz irradiará en los diez cuartos,
Eclipsando el sol y la luna
Y sobrepasando el brillo de los cielos.

Abriré la Tesorería del Dharma para las multitudes
Y los dotaré de tesoros de mérito.
Estando siempre entre las multitudes,
Proclamaré el Dharma con el rugido del león.

Haré ofrendas a todos los Budas,
Adquiriendo así raíces de virtud.
Cuando se cumplan mis votos y se perfeccione mi sabiduría,
Seré el soberano de los tres mundos.

Como tu sabiduría sin obstáculos, oh Buda,
La mía llegará a todas partes, iluminando a todos;
Que mi suprema sabiduría
Sea como la tuya, Excelentísimo Honorable.

Si estos votos se van a cumplir,
Deja que este universo de mil millones de mundos tiemble en respuesta
Y deja que todos los devas en el cielo
Llueven flores raras y maravillosas.

"El Buda le dijo a Ananda: 'Tan pronto como el Bhiksu Dharmakara pronunció esos versos, la tierra entera tembló de seis maneras, y una lluvia de flores maravillosas cayó del cielo, esparciéndose por todas partes. Se escuchó música espontánea y una voz en el cielo dijo: 'Seguramente alcanzarás la Iluminación más elevada y perfecta'. Entonces el Bhiksu Dharmakara mantuvo todos esos grandes votos que eran sinceros, infalibles e insuperables en todo el mundo, y aspiraba intensamente a alcanzar el Nirvana".

No podemos dejar de sentir la Gran Compasión del Buda Amida a través de los Votos del Bodhisattva Dharmakhara, y su gran misericordia por todos los seres sintientes, en especial, por los más pecadores quienes estan sumidos en la oscuridad y el error. 

El Sutra nos cuenta cómo fueron las prácticas de Dharmakhara para lograr cumplir sus Votos:

"[Por incontables kalpas] No albergó ningún pensamiento de codicia, odio o crueldad; ni permitió que surgieran ideas de codicia, odio o crueldad. No estaba apegado a ninguna forma, sonido, olor, gusto, tacto o idea. Poseedor del poder para perseverar, no evitaba sufrir diversas aflicciones. Teniendo poco deseo por su propio bien, conocía la satisfacción. Sin ningún pensamiento impuro, enemistad o estupidez, vivía continuamente en un samadhi tranquilo. Su sabiduría estaba libre de obstáculos y su mente libre de falsedad y el engaño. Con una expresión de ternura en su rostro y con bondad en su discurso, habló a los demás en consonancia con sus pensamientos internos. Valiente y diligente, de voluntad fuerte e incansable, se dedicó únicamente a la búsqueda del Dharma puro, beneficiando así a una multitud de seres. Reverenciaba los Tres Tesoros, respetaba a sus maestros y ancianos, y así adornaba sus prácticas con una gran reserva de méritos. Al hacerlo, permitía a los seres sintientes participar de ello ... Evitó todo discurso incorrecto que causar daño a sí mismo, a otros o a ambos; se dedicó a hablar correctamente que lo beneficiaría a sí mismo, a otros o a ambos. Abandonó su reino y renunció al trono, dejando atrás la riqueza y los placeres sensuales. Practicando las Seis Paramitas él mismo, enseñó a otros a hacer lo mismo. Durante innumerables kalpas, acumuló méritos y amasó virtudes.

"Dondequiera que nació, una reserva inconmensurable de tesoros apareció espontáneamente como él deseaba. Él enseñó a innumerables seres sintientes y los guió en el camino de la Iluminación más elevada y verdadera. Renació como un hombre rico, un devoto laico, un miembro de la casta más alta o de una familia noble, un rey ksatriya, un monarca que hace girar una rueda, un rey de uno de los seis cielos en el mundo del deseo, o incluso más alto, como un rey Brahma. Reverenciaba y adoraba a todos los Budas ofreciéndoles las cuatro clases de ofrendas. El mérito que adquirió así fue indescriptiblemente grande. La fragancia brotaba de su boca como de una flor de loto azul, y cada poro de su cuerpo emitía el aroma del sándalo, que impregnaba innumerables mundos. Era majestuoso, y sus características físicas y marcas eran verdaderamente maravillosas. De sus manos se producían tesoros inagotables, ropa, comida y bebida, raras y exquisitas flores e incienso, marquesinas de seda, estandartes y otros adornos. En tales manifestaciones no tenía rival entre todos los seres celestiales y humanos. De este modo alcanzó el dominio de todos los dharmas".

El Bodhisattva Dharmakhara, por incontsbles kalpas, dedicó sus pensamientos, palabras y cuerpo, inclusive llegand oa sacrificarse innumerables veces, por el bien de todos los seres sintientes. Todo, para salvarnos a nosotros, seres cegados por las pasiones y los deseos, dados a los vicios, egoístas, con pcas raíces del bien. Todo, por nosotros. ¿Cómo podemos repagarle?

Ananda preguntó al Buda: "¿El Bodhisattva Dharmakara ya ha alcanzado la Budeidad y luego ha pasado al Nirvana? ¿O todavía no ha alcanzado la Budeidad? ¿O está viviendo en algún lugar en este momento?" El Buda respondió a Ananda: "El Bodhisattva Dharmakara ya ha alcanzado la Budeidad y ahora vive en la TierraPura occidental, llamada 'Paz y Bienaventuranza', a cien mil kotis de tierras lejos de aquí".

Ananda preguntó además al Buda: "¿Cuánto tiempo ha pasado desde que obtuvo la Budeidad?"

El Buda respondió: "Desde que obtuvo la Budeidad, han pasado unos diez kalpas".

Este es el clímax del Sutra. Ya el Bodhisattva Dharmakhara ha alcanzado la Budeidad. Esto significa que ya TODOS sus votos se han  cumplido, lo que revela que ya TODOS hemos sido salvados - es decir, ya todos hemos alcanzado nuestro Renacimiento en la Tierra Pura, y con ello, nuestro Despertar.

El Nembutsu, la recitación del Nombre del Buda Amida ("Namu Amida Butsu"), es el llamado del Infinito, para que despertemos de nuestro sueño de la ilusión de la separación y abramos los ojos a nuestra Unidad Fundamental. El Buda - el Universo - lo único que nos pide es que tengamos confianza y fe, confianza en su mensaje, y fe en que nuestra salvación ya ha sido lograda, y lo único que nos queda es dar las gracias por algo que no merecemos y que, si bien no lo vemos, ya hemos recibido, su salvación. Es por ello que si bien recitamos el Nembutsu, lo hacemos para regresar a esa Unidad y comulgar con el Principio de la Existencia; cuando visualizamos la Tierra Pura, lo hacemos para trascender las barreras ficticias y ver la Verdadera Realidad del Nirvana; es por ello, que al final, solo existe el Nembutsu de la Gratitud.

El Buda Amida nos salva incondicionalmente y nos da todos sus méritos iluminados. Vamos a la Tierra Pura debido al poder de Amida, pero esto solo es posible porque tenemos la semilla de la Budeidad (Naturaleza Búdica) dentro de nosotros. Esto es como la Parábola del Hombre Rico y el Hijo Pobre del Sutra del Loto. Somos los herederos del Buda, y Amida es el noble rey del Dharma que ha hecho el esfuerzo de dar nuestro legítimo tesoro y purificarlo de pasiones ciegas para que podamos ver esto en su Tierra Pura. Si bien no lo vemos ahora, todo viene  su debido momento, cuando las causas y condiciones le permiten. 

La Budeidad está disponible para aquellos que reconocen que somos el objeto de la oración más poderosa jamás hecha por un Buda; este Voto se cumplió en el momento en que Amida se convirtió en un Buda hace 10 kalpas como nos enseña el Sutra. El sufrimiento del Samsara ya ha terminado; lo que queda es sólo tiempo extra hasta que la gente se dé cuenta de que todo ha terminado. Amida, la Luz y la Vida, ganó. La Sabiduría y la Compasión Eterna han conquistado la muerte; todos hemos vuelto a nuestro Verdadero Hogar. Al decir el Nembutsu, Namu Amida Butsu, reconocemos esta Verdad.

Continuaremos la próxima semana. Namu Amida Butsu.