Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.


Sunday, December 27, 2020

Joya-E: Festividad Budista de Fin de Año - Cómo Celebrar el Fin de Año en tu Hogar

Este año, debido a la pandemia mundial, muchos templos budistas no se reunirán para celebrar en Sangha o comunidad lo que es una de las festividades budistas tradionales más importantes de todo el año, el Joya-E, también llamado Sechibun-E, la Celebración del Fin de Año. Tradicionalmente, en este día, los budistas se quedan hasta la medianoche en el Templo y tocan de la gran campana del templo 108 veces en su comunidad. Dado a que muchos templos, como el Templo Tendai de Puerto Rico, no se estan reuniendo, ¿cómo puedes despedir el viejo año en tu hogar? En esta breve entrada, discutiremos el significado de esta celebración y cómo puedes realizar un breve ritual budista para despedir el viejo año y atraer bendiciones, seguridad y prosperidad.

A finales de Diciembre, en todos los templos budistas japoneses y las casas de los fieles, se producen una serie de eventos de fin de año. Uno de ellos es "Omisoka", la cual es la expresión japonesa para la víspera de Año Nuevo. Para comenzar el año nuevo con una mente fresca, las familias y los niños se reúnen para limpiar toda la casa (llamado "Osoji" - "gran limpieza") y usan los últimos días del año viejo para hacer los preparativos para la despedida de año, preparando decoraciones especiales y rituales para el día de Año Nuevo. Durante este día, las personas purifican sus hogares y eliminan el desorden del año pasado limpiando de arriba a abajo. La idea es que elimines el polvo y la suciedad del año pasado para no llevarlos al año nuevo. Para poder realizar este ritual en tu hogar, prepárate mental y espiritualmente para limpiar conscientmente todo tu hogar, de arriba hacia abajo, y de adelante hacia atrás, y de igual forma, visualiza cómo no solo eliminas todo el polvo y el sucio físico, sino que también limpias tu mente de todo pensamiento ilusorio, para que tus palabras y acciones reflejen tu Naturaleza Búdica, eliminando todas las capas ilusorioas del ego que no te permiten realizar tu trabajo del Bodhisattva en el mundo. Una vez hayas limpiado todo tu hogar, prende un incienso en tu Butsudan o altar budista y da gracias a los Budas y deidades por las bendiciones de este año. Así, podemos estar más receptivos a la Luz Infinita que brilla compasivamente sobre nosotros.

Luego de limpiar todo tu hogar (y tu mente), es importante dar caridad o limosna para los necesitados. Esto nos permite practicar el Dana Paramita o la Perfección de la Caridad, la primera de las virtudes budistas. Igualmente, es costumbre preparar cartas o postales para tus familiares y seres queridos y desearles un próspero Nuevo Año, al igual que preparar la comida que se compartirá entre familiares y amigos. Antes de comer, es importante dar las gracias a los Budas por los alimentos, y dedicar nuestro sostenimiento para el beneficio de todos los seres sintientes. 

Finalmente, justo antes del fin del viejo año, se despide el mismo con el toque de la campana de Nochevieja. Alrededor de la medianoche de la víspera de Año Nuevo, todos los templos budistas en Japón tocan su campana 108 veces. Esta tradición budista se llama "Joya no Kane" y es uno de los rituales más importantes del año para los templos budistas de todo Japón. En el Budismo, se cree que los seres humanos están plagados de 108 tipos de deseos y sentimientos terrenales llamados "Bonno" (Kleshas), ejemplificados por la ira, la adherencia y los celos. Cada golpe de campana te quitará un Bonno y purificará tu cuerpo, mente y espíritu para comenzar fresco el Nuevo Año. El kanji "Jo" significa "tirar lo viejo y pasar a lo nuevo", y "Ya" significa "noche". Por lo tanto, es la noche perfecta para dejar atrás su antiguo "yo" y comenzar el nuevo año con nuevos propósitos y la mente despejada. Para cuando suene el 108 repique, estará listo para comenzar el nuevo año renovado sin que nada le preocupe. En los templos, el sermón de Nochevieja nos dice que uno debe alcanzar el dominio de su disciplina para fin de año, de lo contrario, la práctica diaria de los últimos 360 días sería en vano: un recordatorio de la importancia de cada día y de poner en práctica las enseñanzas del Buda en nuestra vida.

El Templo Tendai de Puerto Rico usualmente despide el año en comunidad tocando la campana de nuestro altar, pero este año no podremos realizar nuestra acostumbrada ceremonia. Por ello, le proveemos varias ideas para recibir el nuevo año en el espíritu budista. Esta es una forma perfecta para despedir el viejo año con consciencia y en armonía.

Un tiempo antes de las 12:00am (aproximadamente 20-30 minutos antes), ve a tu altar y ofrece agua, incienso y otras ofrendas. Luego toca la campana tres veces, toma consciencia y arrepiente tus errores, toma Refugio y recita un breve Sutra. Si puedes, incluye una breve meditación. Luego escribe en un papel pequeño todas las cosas negativas de tu ser que quisieras remover, incluyendo cualquier problema con otras personas o cualquier cosa negativa en tu vida. Luego haz una reverencia y quema el papel frente al altar. Observa como todas esas cosas se disuelven y asegúrate de tomar pasos proactivos para mejorar tu vida. Seguido, haz una breve reverencia y toca la campana 108 veces pausadamente. Al final, haz una breve reverencia y da las gracias a los Budas y Bodhisattvas por su asistencia.

En nuestra Liturgia Budista, todos los días agradecemos la oportunidad de obtener un nacimiento humano. Esto es porque es la experiencia humana - no tan dolorosa como los Infiernos ni tan placentera como los Cielos - lo que nos permite vivir en el Camino Medio, estudiar el Dharma del Buda y poner las enseñanzas en práctica para aliviar nuestro sufrimiento y el de los demás y transitar el camino a la Budeidad. Sin embargo, muchas veces nuestras vidas estan plagadas de dificultades y podemos perder las ganas de continuar viviendo y luchando por hacer de este un mundo mejor - una Tierra Pura. 

Aunque este año 2020 nos acercó a todos a las verdades budistas universales del sufrimiento y la impermanencia, no debemos de enfocarnos en ello, así como el Buda no solo predicó la Primera Noble Verdad, sino que nos legó el Dharma Eterno: las leyes universales que nos permiten navegar por el mar de la vida y alcanzar la Otra Orilla del Nirvana. Vivimos en un planeta maravilloso. Aún con nuestros grandes avances tecnológicos, no hemos podido encontrar otro planeta con vida. De todas las millones de estrellas en nuestra galaxia, vivimos en un sistema que es propicio para la vida; el único que conocemos. Así, entre eones de tiempos, en la inmensidad infinita dle universo, vivimos en este planeta nuestras vidas, esta vida, y no existe nadie como tu en todo el universo. 

Nuestras vidas pueden ser breves, pero dentro de todos existe una esencia pura, eterna, llena de vida y de luz infinita. Esta es nuestra Naturaleza Búdica. Cuando vivimos una vida llena de sinceridad y gratitud por todas las bendiciones que hemos recibido en nuestra vida, podemos estar en contacto con el Buda Eterno. Nuestras vidas pueden ser finitas, pero a través del Dharma, podemos alcanzar el Infinito.

El Budismo nos permite encontrar guía y dirección en nuestras vidas. Una vez dedicamos nuestras vidas al Dharma, hacia el Despertar, nunca más estremos extraviados, ni careceremos de significado y propósito en nuestras vidas. 

En estos días antes del fin del año 2020, el Templo Tendai de Puerto Rico les desea un Nuevo Año lleno de seguridad, prosperidad y progreso espiritual.