Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Wednesday, April 11, 2018

La Mentalidad Budista: El Sutra de las Ocho Realizaciones de los Grandes Seres



El Sutra de las Ocho Realizaciones de los Grandes Seres


Todo discípulo del Buda debería leer día y noche piadosa y fervientemente los siguientes ocho preceptos que llevan a los seguidores del Budismo Mahayana a alcanzar el estado de la Iluminación:

Todo en el universo se caracteriza por la impermanencia. Tanto lo peligroso como lo frágil es toda la tierra está sujeto a la desintegración. El cuerpo humano se compone de cuatro elementos principales(tierra o cuerpo, agua o líquido, fuego o calor, viento o aire), inherentes al dolor y al vacío. La combinación de los cinco elementos (cuerpo, sentimiento, percepción, tendencias y conciencia) del impulso de la vida no posee un ego real. Es una ley el que todas las cosas condicionadas surgen y desaparecen. Todo se encuentra en un estado de cambio y decadencia. No hay control en lo absoluto sobre el cuerpo y los objetos mundanos. En consecuencia, la mente es la raíz de todo sufrimiento y malentendido, mientras que el apego a los objetos mundanos, es la raíz de todas las transgresiones. Observando todos los fenómenos desde este ángulo, nos liberaremos poco a poco del sufrimiento del nacimiento y la muerte.
 
El deseo excesivo genera sufrimiento. El sufrimiento del nacimiento y la muerte, así como el de llevar una vida cansada, son todos causados ​​por la avaricia. El tener pocos deseos hacen que nuestra mente y nuestro cuerpo se sientan cómodos.
 
Las ambiciones insaciables buscan solo la adquisición, aumentando así las transgresiones. Aquellos que practican el camino del Bodhisattva nunca harán tales cosas. Deben ser contentos en mente y soportar la pobreza al seguir la doctrina del Buda. Nuestra meta es la sabiduría.
 
La pereza degrada a un ser. Uno siempre debe seguir adelante con energía para adquirir sabiduría. Solo por este medio, uno destruirá todo mal de las preocupaciones y vencerá a los cuatro demonios y los pondrá bajo el control de uno, para salir de la prisión de los cinco agregados de los impulsos de la vida y del sufrimento del mundo.
 
La ignorancia constituye el sufrimiento del nacimiento y la muerte. Los seguidores del camino del Bodhisattva deben recordar acumular conocimiento aprendiendo o escuchando, a fin de desarrollar su sabiduría y preparar su elocuencia para la difusión de las escrituras budistas a todos los seres, confiriéndoles la gran felicidad.

Los pobres a menudo fomentan el odio en todas partes, esparciendo aún más la negatividad. Al practicar la caridad, los seguidores del camino del Bodhisattva deben tratar a amigos y enemigos por igual, con el mismo grado de amor, sin malicia ni negatividad hacia las personas malvadas.
 
Las cinco pasiones nos hacen transgredir y nos llevan por el camino del dolor, y aunque los laicos nos pueden tentar con los placeres mundanos, sin embargo, siempre deben de pensar en los tres tipos de túnicas y cuencos, así como otros instrumentos utilizados por los monjes o bhikkus. En el de que los laicos deseen ser bhikkhus, deben observar escrupulosamente las escrituras budistas y mantenerse puros, lejos de todo mal. Por lo tanto, su vida perfecta puede ser conocida durante mucho tiempo y en todas partes. Además, impartirán una profunda compasión con cada criatura que sufre.
 
La rueda del nacimiento y la muerte del Samsara es como una casa en llamas. Hay innumerables sufrimientos. Primero debemos dedicarnos al servicio de la humanidad, luego sufrir por ellos y finalmente permitirles alcanzar el Nirvana, el estado supremo de dicha suprema.
 
Estos ocho preceptos son el camino que conduce a la iluminación de los Budas, Bodhisattvas y son promulgados para los seguidores de la escuela Mahayana. Cuando uno sigue las escrituras budistas con energía y perseverancia, uno puede crecer, por su propio bien, en compasión y sabiduría al mismo tiempo. Por lo tanto, uno puede llegar a la Otra Orilla (Nirvana) tomando el gran barco del Buda. Luego, por compasión, uno puede volver a descender y renacer en la rueda del nacimiento y la muerte con un único objetivo: la liberación de todos los seres.

Estos ocho preceptos nos dan la idea general de comprender el sufrimiento del nacimiento y la muerte y abandonar las cinco pasiones para cultivar nuestra mente y alcanzar la santidad budista.

Si el discípulo del Buda lee ininterrumpidamente los ocho preceptos mencionados anteriormente, puede deshacerse de innumerables pecados para adquirir la sabiduría trascendental y alcanzar la Iluminación. En consecuencia, estarían exentos del sufrimiento del renacimiento y podrían permanecer siempre en un estado de felicidad.

Tuesday, April 10, 2018

Hannya Shingyo: El Sutra del Corazón de la Perfección de la Sabiduría - Todo y Nada

El Sutra del Corazón (Hannya Shingyo en japonés), es el Sutra budista Mahayana más leído en todo el mundo. El mismo es recitado en casi todos los países del Este de Asia y es reverenciado por todas las escuelas. El sutra comienza con "Así he oído", lo cual significa que es Ananda quien está recordando o recitando el Sutra, y narra que una vez el Buda se encontraba junto con una comunidad de Bodhisattvas y monjes, como Avalokiteśvara y Shariputra en Gridhakuta (un pico de montaña ubicado en Rajgir, el sitio tradicional donde se impartieron todas las enseñanzas de la Perfección de la Sabiduría), cuando a través del poder del Buda, Shariputra le pide a Avalokiteśvara consejos sobre la práctica de la Perfección de la Sabiduría. El Sutra luego describe la experiencia de la liberación del Bodhisattva de la Compasión, Avalokiteśvara, como resultado del logro obtenido mientras estaba en meditación profunda para despertar la facultad de Prajña (sabiduría). La idea se refiere a la aprehensión del vacío fundamental (śūnyatā) de todos los fenómenos, conocidos a través y como los cinco agregados de la existencia humana (skandhas): forma (rūpa), sentimiento (vedanā), voliciones (saṅkhāra), percepciones (saṃjñā), y consciencia (vijñāna).

Avalokiteśvara se dirige a Shariputra, quien fue el que promulgó el Abhidharma de acuerdo con las escrituras y los textos de Sarvastivada y otras escuelas budistas primitivas, habiendo sido escogido por el Buda para recibir esas enseñanzas. Avalokiteśvara afirma: "La forma está vacía (śūnyatā). El vacío es forma", y declara que los otros skandhas están igualmente vacíos, es decir, son originados de manera dependiente. Avalokiteśvara luego repasa algunas de las enseñanzas budistas más fundamentales, como las Cuatro Nobles Verdades, y explica que en el vacío ninguna de estas nociones se aplica. Esto se interpreta de acuerdo con la doctrina de las dos verdades diciendo que las enseñanzas, aunque son descripciones precisas de la verdad convencional, son meras afirmaciones sobre la realidad - no son la realidad misma - y que por lo tanto no son aplicables a la verdad última que está, por definición, más allá de lo mental comprensión. Así, el Bodhisattva, como el arquetipo del budista Mahayana, confía en la perfección de la sabiduría, definida en el Mahāprajñāpāramitā Sūtra como la sabiduría que percibe la realidad directamente sin un apego conceptual, logrando así el Nirvana. Todos los Budas de las tres edades (pasado, presente y futuro) confían en la Perfección de la Sabiduría para alcanzar la Iluminación Completa Insuperable. La perfección de la sabiduría se condensa luego en el mantra con el que concluye el Sutra: Gate Gate Pāragate Pārasamgate Bodhi Svāhā. En la versión larga, Buda elogia a Avalokiteśvara por dar la exposición de la Perfección de la Sabiduría y todos se regocijaron en sus enseñanzas.

Aquí traduzco el sutra del corazón, con unas breves adiciones en paréntesis, dilucidando su mensaje de acuerdo con las enseñanzas budistas Mahayanas.




Hannya Shingyo

Así he oído. Cuando el Bodhisattva Avalokiteshvara (Kannon) estaba meditando sobre el profundo Prajna Paramita (la Perfección de la Sabiduría),
iluminó a los Cinco Skandhas (que componen el "ego" del cuerpo, las emociones, los pensamientos, la volición y la consciencia) y vio que estaban todos vacíos (de una existencia dual e independiente)
y cruzó más allá de todo sufrimiento y dificultad (realizando la no-dualidad del Universo).
"Shariputra, la forma (el mundo y todos sus componentes) no difiere de la vacuidad (la energía que compone todo - la Talidad);
el vacío no difiere de la forma.
La forma en sí misma es el vacío; el vacío en sí mismo es la forma.
Lo mismo ocurre con el sentimiento, la cognición, la formación y la conciencia.
Shariputra, todos los Dharmas están vacíos de características.
No son producidos, ni destruidos, ni contaminados, ni puros;
y ellos ni aumentan ni disminuyen.
Por lo tanto, en el vacío no hay forma, sentimiento, cognición, formación o conciencia;
carece de ojos, oídos, nariz, lengua, cuerpo o mente;
sin imágenes, sonidos, olores, sabores, objetos de contacto o Dharmas;
ningún campo de los ojos y ningún campo de consciencia mental;
no existe la ignorancia o finalización de la ignorancia,
lo mismo es con la vejez y la muerte o el final de la vejez y la muerte.
No hay sufrimiento, no hay acumulación, no hay extinción, y no hay forma,
ni entendimiento ni logro.
Porque nada se logra (sino que siempre lo hemos poseído),
el Bodhisattva, a través de la realización del Prajna Paramita no tiene impedimentos en su mente.
Dado a que no hay impedimento, él no tiene miedo,
y deja muy atrás el pensamiento distorsionado de la ilusión (de una existencia dual independeinte y separada).
¡En definitiva, el Nirvana!
Todos los Budas de los tres períodos de tiempo (pasado, presente y futuro) alcanzan Anuttara-samyak-sambodhi (el más alto Despertar)
a través de Prajna Paramita.
Por lo tanto, sepan que Prajna Paramita es un Gran Mantra Espiritual,
un Gran Mantra Brillante, un Mantra Supremo, un Mantra Inigualable.
Puede eliminar todo el sufrimiento; es genuino y no falso.
Es por eso que recito el Mantra de Prajna Paramita. Recítalo así:

"¡Gaté Gaté Paragaté Parasamgaté
Bodhi Svaha!"