Tuesday, April 10, 2018

Hannya Shingyo: El Sutra del Corazón de la Perfección de la Sabiduría - Todo y Nada

El Sutra del Corazón (Hannya Shingyo en japonés), es el Sutra budista Mahayana más leído en todo el mundo. El mismo es recitado en casi todos los países del Este de Asia y es reverenciado por todas las escuelas. El sutra comienza con "Así he oído", lo cual significa que es Ananda quien está recordando o recitando el Sutra, y narra que una vez el Buda se encontraba junto con una comunidad de Bodhisattvas y monjes, como Avalokiteśvara y Shariputra en Gridhakuta (un pico de montaña ubicado en Rajgir, el sitio tradicional donde se impartieron todas las enseñanzas de la Perfección de la Sabiduría), cuando a través del poder del Buda, Shariputra le pide a Avalokiteśvara consejos sobre la práctica de la Perfección de la Sabiduría. El Sutra luego describe la experiencia de la liberación del Bodhisattva de la Compasión, Avalokiteśvara, como resultado del logro obtenido mientras estaba en meditación profunda para despertar la facultad de Prajña (sabiduría). La idea se refiere a la aprehensión del vacío fundamental (śūnyatā) de todos los fenómenos, conocidos a través y como los cinco agregados de la existencia humana (skandhas): forma (rūpa), sentimiento (vedanā), voliciones (saṅkhāra), percepciones (saṃjñā), y consciencia (vijñāna).

Avalokiteśvara se dirige a Shariputra, quien fue el que promulgó el Abhidharma de acuerdo con las escrituras y los textos de Sarvastivada y otras escuelas budistas primitivas, habiendo sido escogido por el Buda para recibir esas enseñanzas. Avalokiteśvara afirma: "La forma está vacía (śūnyatā). El vacío es forma", y declara que los otros skandhas están igualmente vacíos, es decir, son originados de manera dependiente. Avalokiteśvara luego repasa algunas de las enseñanzas budistas más fundamentales, como las Cuatro Nobles Verdades, y explica que en el vacío ninguna de estas nociones se aplica. Esto se interpreta de acuerdo con la doctrina de las dos verdades diciendo que las enseñanzas, aunque son descripciones precisas de la verdad convencional, son meras afirmaciones sobre la realidad - no son la realidad misma - y que por lo tanto no son aplicables a la verdad última que está, por definición, más allá de lo mental comprensión. Así, el Bodhisattva, como el arquetipo del budista Mahayana, confía en la perfección de la sabiduría, definida en el Mahāprajñāpāramitā Sūtra como la sabiduría que percibe la realidad directamente sin un apego conceptual, logrando así el Nirvana. Todos los Budas de las tres edades (pasado, presente y futuro) confían en la Perfección de la Sabiduría para alcanzar la Iluminación Completa Insuperable. La perfección de la sabiduría se condensa luego en el mantra con el que concluye el Sutra: Gate Gate Pāragate Pārasamgate Bodhi Svāhā. En la versión larga, Buda elogia a Avalokiteśvara por dar la exposición de la Perfección de la Sabiduría y todos se regocijaron en sus enseñanzas.

Aquí traduzco el sutra del corazón, con unas breves adiciones en paréntesis, dilucidando su mensaje de acuerdo con las enseñanzas budistas Mahayanas.




Hannya Shingyo

Así he oído. Cuando el Bodhisattva Avalokiteshvara (Kannon) estaba meditando sobre el profundo Prajna Paramita (la Perfección de la Sabiduría),
iluminó a los Cinco Skandhas (que componen el "ego" del cuerpo, las emociones, los pensamientos, la volición y la consciencia) y vio que estaban todos vacíos (de una existencia dual e independiente)
y cruzó más allá de todo sufrimiento y dificultad (realizando la no-dualidad del Universo).
"Shariputra, la forma (el mundo y todos sus componentes) no difiere de la vacuidad (la energía que compone todo - la Talidad);
el vacío no difiere de la forma.
La forma en sí misma es el vacío; el vacío en sí mismo es la forma.
Lo mismo ocurre con el sentimiento, la cognición, la formación y la conciencia.
Shariputra, todos los Dharmas están vacíos de características.
No son producidos, ni destruidos, ni contaminados, ni puros;
y ellos ni aumentan ni disminuyen.
Por lo tanto, en el vacío no hay forma, sentimiento, cognición, formación o conciencia;
carece de ojos, oídos, nariz, lengua, cuerpo o mente;
sin imágenes, sonidos, olores, sabores, objetos de contacto o Dharmas;
ningún campo de los ojos y ningún campo de consciencia mental;
no existe la ignorancia o finalización de la ignorancia,
lo mismo es con la vejez y la muerte o el final de la vejez y la muerte.
No hay sufrimiento, no hay acumulación, no hay extinción, y no hay forma,
ni entendimiento ni logro.
Porque nada se logra (sino que siempre lo hemos poseído),
el Bodhisattva, a través de la realización del Prajna Paramita no tiene impedimentos en su mente.
Dado a que no hay impedimento, él no tiene miedo,
y deja muy atrás el pensamiento distorsionado de la ilusión (de una existencia dual independeinte y separada).
¡En definitiva, el Nirvana!
Todos los Budas de los tres períodos de tiempo (pasado, presente y futuro) alcanzan Anuttara-samyak-sambodhi (el más alto Despertar)
a través de Prajna Paramita.
Por lo tanto, sepan que Prajna Paramita es un Gran Mantra Espiritual,
un Gran Mantra Brillante, un Mantra Supremo, un Mantra Inigualable.
Puede eliminar todo el sufrimiento; es genuino y no falso.
Es por eso que recito el Mantra de Prajna Paramita. Recítalo así:

"¡Gaté Gaté Paragaté Parasamgaté
Bodhi Svaha!"

No comments:

Post a Comment