Saturday, September 13, 2014

El Kongokai Mandala


El Mundo del Diamante


El Kongokai Mandala es el segundo Mandala más importante en el Budismo Tendai Esotérico. El Kongokai Madala, que puede ser traducido como el Mandala del Mundo del Diamante, se coloca en el lado este de los templos, y representa el mundo del Buda Cósmico o Trascendental (Dharma-Kaya). 

El diamante es duro y puede cortar a través de la ilusión. De ahí que el Kongokai Mandala represente lo eterno, la verdad clara como el cristal, y la verdad diamantina del Universo o el suelo de la realidad subyacente en el Mandala de la Matriz (Taizokai). El Mundo del Diamante es Prajñāpāramitā (también conocido como la Madre de todos los Budas), la Perfección de la Sabiduría, donde desarrollamos la capacidad de dirigir nuestra compasión, como una flecha golpea su blanco. La sabiduría es un medio indispensable para aliviar el dolor y el sufrimiento, para la comprensión de la verdadera naturaleza de la realidad. 

El Buda Cósmico, Vairocana Tathāgata (Jp: Dainichi Nyorai), se sienta en el centro de los Budas en un Mandala cuadrado con Nueve Asambleas. Vemos a Vairocana (literalmente, "el Resplandeciente") como el guru último que disipa la oscuridad (ignorancia) e ilumina el universo con su sabiduría penetrante. Hay una conexión clara entre Vairocana y el sol, y el Kami del sol, la diosa sintoísta japonesa Amaterasu Okami. El sol es lo que nos mantiene calientes y nos proporciona la luz a partir del cual las cosas crecen y son sostenido. Esto tiene mucho que ver con la popularidad del Budismo Mikkyo entre los japoneses. 

Tanto icongráfica como epistemológicamente, el Mundo del Diamante representa la otra cara de la moneda del Mundo Matriz, la realidad tal como es revelada y comprendida en el ámbito de lo incondicionado , fuera de los conceptos dualistas, donde la realidad se disuelve y ganamos una inquebrantable sabiduría. Por el contrario, el Mundo Matriz es la realidad revelada en lo condicionado. Sin embargo, no debemos malinterpretar esto como que ambos estan separados el uno del otro. El Mundo de la Matriz nos muestra lo que vemos - la realidad tal como aparece (condicionado); en el Mundo del Diamante entendemos la realidad tal como es - lo que hay detrás de las apariencias. El Mundo Matriz representa una vista parcial de la realidad, mientras que el Mundo del Diamante representa el panorama general, o la verdadera naturaleza de todos los fenómenos, que están vacíos (Śūnyatā).

A primera vista, el Mundo del Diamante parece ser mucho menos complicado que el Mundo Matriz en términos de contenido iconográfico, con su sencillo arreglo de nueve asambleas. Esto en sí mismo es revelador, porque sugiere que debajo de la multiplicidad que percibimos, hay una orden de menor complejidad que subyace y unifica esta multiplicidad percibida. Es a menudo llamado el Mandala de las Nueve Asambleas, ya que el Mandala del Diamante es realmente nueve mandalas diferentes, como una colcha de cuadros cósmicos cocidos juntos meticulosamente. Es el cuerpo perfeccionado de Mahavairocana.

Al igual que los diversos aspectos de Mahavairocana irradian hacia fuera desde un punto central en el Mundo Matriz, el Mundo del Diamante representa a Mahavairocana en el centro en su manifestación incondicionada. Las ocho asambleas que rodean a esta deidad central son simplemente sus diversos aspectos. El Mundo del Diamante es, por lo tanto, el cuerpo del Dharma que todo lo abarca de Mahavairocana, la esencia de todos los innumerables Tathāgatas porque contiene dentro de si todos sus cuerpos. 

El universo es una manifestación del cuerpo del Buda Mahavairocana Cósmico. Mahavairocana es la realización de la vacuidad (Śūnyatā). No hay diferencia entre el sujeto y el objeto, ni en sus apariciones fluctuantes; su verdadera esencia es Mahāvairocana.

Hay un orden prescrito por el cual se contempla y entra en el Mandala del Mundo del Diamante. Uno primero debe contemplar la plaza central o la Asamblea del Cuerpo Perfeccionado. A partir de ahí, el practicante se mueve a la plaza de abajo, la Asamblea Sammaya. Luego, hacia la izquierda, a la Asamblea Sutil, y luego por el lado izquierdo del mandala, pasando a través de la Asamblea de las Ofrendas y de la Asamblea de los Cuatro Sellos. 

Luego de esto, el practicante se mueve través de la frontera superior del Mandala hacia la derecha, pasando por la Asamblea del Sello Unico y la Asamblea del Rishi (principio rector). Por último, el practicante se mueve hacia abajo, al borde derecho del Mandala por la Asamblea Gosanze y la Asamblea de Sanmaya. 

Igualmente, el proceso para entrar en el Mandala puede ser iniciado en dirección opuesta. Una vez más, cada asamblea que atravesamos es una expresión de la plaza central, y son diferentes aspectos de la misma realidad subyacente. 

Una de las cosas que diferencia el Mundo del Diamante del Mundo Matriz es la naturaleza de los símbolos que vemos. En el Mundo Matriz vemos un patrón concéntrico de cuadrados, donde el tamaño de las deidades que ocupan la plaza central es mucho más grande que la multitud de otras figuras. A medida que nos alejamos de la plaza central, son aún más pequeños. Este no es el caso con el Mundo Diamante; todas las figuras, a excepción de la parte superior, son proporcionales entre sí. En cada Mandala, sin embargo, es Mahavairocana la deidad central. 

Si nos fijamos bien, nos damos cuenta de las diferencias en las posiciones de manos rituales, o mudras, entre las figuras que habitan en el Mundo del Diamante. En el Mundo Matriz, Mahavairocana esta sentado, exhibiendo el mudra dhyāna o el mudra de la contemplación. En el Mundp del Diamante, Mahavairocana se representa con el mudra de la acción espiritual y la voluntad, el vajramudrā, el mudra de la sabiduría suprema. Cada parte de la mano lleva su propio simbolismo. El vajramudrā significa "el poder de destruir las pasiones de este mundo"; también es una fuerza intelectual que da el poder a todos los seres para alcanzar la Iluminación.

No comments:

Post a Comment