Tuesday, October 7, 2014

Los Tres Preceptos Puros


La Puerta al Buddhadharma


Todas las religiones en el mundo contienen una serie de "mandamientos" o algún código de conducta esperado de sus adherentes. Los Preceptos en el Budismo no son una serie de "mandamientos"; más bien, son una serie de guías a seguir para atemperar nuestras acciones a la armonía inherente en el Universo. 

La palabra Pali más a menudo traducida como "moral" es "Sila", pero "sila" tiene muchas connotaciones que van más allá de la palabra "moralidad". Sila puede referirse a una virtud interior, tal como la bondad y la veracidad, así como la actividad de las virtudes más importantes del mundo. También puede referirse a la disciplina de actuar de forma moral. Sin embargo, sila se entiende mejor como una especie de armonía. 

Se dice que los Preceptos describen la forma en que un ser iluminado vive de forma natural. Al mismo tiempo, los preceptos son parte del camino hacia la iluminación. Al comenzar a trabajar con los Preceptos, nos encontramos que los vamos a "romper" o profanar una y otra vez. Podemos pensar en esto como cuando comenzamos a aprender a correr una bicicleta: podemos caernos de la bicicleta y sentirnos vencidos - que es inarmónico - o podemos volver a la bicicleta y comenzar a pedalear de nuevo hasta que la dominemos.

En los períodos iniciales de la tradición budista, se establecieron una serie de lineamientos con el objetivo de prevenir conductas que obstaculizaban la búsqueda de la iluminación o el mantenimiento de una vida espiritual rica y reflexiva. Tal es así que los integrantes de las congregaciones budistas debían acatar minuciosas normas de disciplina propias del voto monástico. Algunos códigos reflejaban los prejuicios sociales arraigados en la época. Por ejemplo, las doscientas cincuenta reglas aplicadas a los hombres y las quinientas reglas aplicadas a las mujeres marcaban pautas en la conducta cotidiana, tales como la dieta alimenticia o las horas de despertarse y dormir.

El Budismo Mahayana –que incluye las enseñanzas del Sutra del loto— adopta una postura más flexible ante los preceptos, en la que se da una mayor importancia a la práctica compasiva del bodhisattva como medio de la iluminación, tanto de uno mismo como de los demás, en lugar del acatamiento de restricciones severas para la salvación personal. Asimismo, exhorta a mantener una conducta que sea acorde con el tiempo y el lugar, y a respetar la diversidad cultural. Es por eso que Saicho, fundador del Budismo Tendai japonés, abogó incansablemente por el derrogamiento de los viejos preceptos Hinayana y por el establecimiento de los Preceptos del Bodhisattva.

Por ello, los Preceptos en el Budismo constituyen el código ético básico budista, acogidos por los seguidores del Buda. Estas son las reglas básicas del Budismo, instrucciones para conseguir el objetivo de comportarse bien consigo mismo y con los demás. Se podría decir que son indicaciones para convivir en paz. No se formulan como imperativos, sino como las reglas de formación para que se practiquen voluntariamente.

Los Tres Preceptos Puros


Los Tres Preceptos Puros, a veces llamados los Tres Preceptos Raíces, se practican en algunas escuelas Mahayana. Se dice que son la base de toda la moralidad budista. 

Los Tres Preceptos Puros parecen ridículamente simples. Una traducción común es: 

No hacer el mal; 
Hacer el bien; 
Salvar a todos los seres. 

Los Tres Preceptos Puros originaron con este verso del Dhammapada (sacados de mi traducción):

"Evitar todo mal, cultivar el bien, y purificar la mente - esta es la enseñanza de todos los Budas". 

Las palabras Pali usualmente traducidas como "bueno" y "malo" son "kusala" y "akusala". Estas palabras también se pueden traducir "hábil" y "torpe". Muy básicamente, la acción "hábil" lleva a uno mismo y a otros a la iluminación, y la acción "inhábil" nos aleja de la iluminación. 

En el Budismo Mahayana, la última línea fue revisada para reflejar el voto del Bodhisattva de llevar a todos los seres a la iluminación. 

El Primer Precepto Puro: No hacer el Mal


En el Budismo, es importante no pensar en el mal como una fuerza externa que causa una mala acción o como una cualidad interna que algunas personas poseen. En cambio, el mal es algo que creamos cuando nuestros pensamientos, palabras o acciones están condicionadas por los Tres Venenos - la codicia, la ira, y la ignorancia. 

La codicia, el odio y la ignorancia se representan en el centro de la rueda de la vida como un gallo, una serpiente y un cerdo. Los Tres Venenos mantienen la rueda del Samsara y son responsables de todo el sufrimiento (dukkha) en el mundo. 

La ignorancia también es la raíz del apego. Tenga en cuenta que el Budismo no se opone a los apegos a las relaciones cercanas y personales. Apegos en el sentido budista requiere de dos cosas - el fijador y la cosa a la que se adjunta el fijador. En otras palabras, "apego" requiere auto-referencia, y requiere ver el objeto de apego como algo separado de uno mismo. Pero el Budismo nos enseña esta perspectiva es una ilusión. 

El Segundo Precepto Puro: Hacer el Bien 


Kusala es la palabra de los textos pali que se traduce como "bueno". Su opuesto es "akusala", "torpe", que se traduce como "el mal". Puede ser útil entender el "bien" y el "mal" como "hábil" y "torpe", porque hace hincapié en que el bien y el mal no son sustancias o cualidades, sino derivados de nuestras acciones.

Así como el mal se manifiesta cuando nuestros pensamientos, palabras y acciones están condicionadas por los tres venenos, el bien se manifiesta cuando nuestros pensamientos, palabras y acciones están libres de los tres venenos. Esto nos lleva de nuevo al verso original del Dhammapada, que incluye el purificar la mente. 

El Buda enseñó que la compasión depende de la realización de la sabiduría - en particular, la sabiduría de que nuestro "yo" "permanente y separado" es una ilusión - y la sabiduría también depende de la compasión. 

El Tercer Precepto Puro: Salvar a todos los Seres 


El Bodhichitta - el deseo compasivo de alcanzar la iluminación de todos los seres, no sólo de uno mismo - está en el corazón del Budismo Mahayana. A través del Bodichitta, el deseo de alcanzar la iluminación trasciende los estrechos intereses del yo individual. 

El Tercer Precepto Puro es el cumplimiento natural de los dos primeros. Este precepto se expresa de muchas maneras - "abrazar y sostener a todos los seres"; "hacer bien a los demás"; "vivir para beneficiar a todos los seres"; "vivir para el beneficio de todos los seres"; etc. 

Dogen Zenji, el maestro del siglo 13 que trajo Soto Zen de Japón, dijo: "No hay iluminación sin moralidad y moral sin la iluminación." Todas las enseñanzas morales del Budismo se explican por los tres preceptos puros. Es por ello que mi charla de los Preceptos comienza con ellos.

En el Budismo Tendai, los Tres Preceptos Puros son conferidos a aquellos practicantes laicos o monjes novicios que desean tener un mayor nivel de compromiso con el Budismo y con todos los seres.

No comments:

Post a Comment