Tuesday, September 4, 2018

El Sutra del Buda Akshobya - La Consciencia de la Realidad

Muchos asumen erróneamente que la única Tierra Pura que existe en el Budismo es la del Buda Amitabha (Amida). Sin embargo, todos los Budas presiden una Tierra Pura. Por ejemplo, la Tierra Pura del Buda Shakyamuni (Shaka) es la Tierra Pura de la Luz Serena en este Mundo Saha. El Sutra 6 en el Māhāratnakūṭa es "El Sutra de la Puerta del Dharma de Alabanza de los Méritos del Tathagata Akṣhobhya". En el mismo el Buda Shakyamuni le cuenta a Shariputra sobre la carrera inicial de Bodhisattva de Akṣhobhya, su ascenso en Bodhi a través del campo inconcebible del prajñapāramitā; su posición firme e inamovible en el Buddhadharma como Señor del Dharma; y el consiguiente establecimiento de su Tierra Pura.

En el Budismo Vajrayana, Akshobhya es uno de los Cinco Budas de la Sabiduría, un producto del Adibuddha, que representa la conciencia como un aspecto de la realidad. Por convención, él está ubicado en el Este del Reino Diamante (Kongokai) y es el Señor de la Tierra Pura del Este, Abhirati ("La Felicidad"), aunque el Buda de la Tierra Pura Occidental, Amitābha (Amida), es mucho más conocida.

Akshobya es presentado iconográficamente de color azul y sus atributos incluyen la campana, tres túnicas y un bastón. Él tiene varias emanaciones. Akshobhya aparece en varios Sutras que datan del año 147 EC y su Sutra sobre su Tierra Pura es el texto Tierra Pura más antiguo conocido.

De acuerdo con las escrituras, un monje deseaba practicar el Dharma en el mundo oriental del deleite e hizo el voto de no pensar en la ira o la malicia hacia ningún ser hasta alcanzar la Iluminación. Él debidamente probó ser "inamovible" y cuando tuvo éxito, se convirtió en el Buda Akshobhya.

Akshobhya es la encarnación del 'conocimiento reflejado' (sánscrito: ādarśa-jñāna) - un conocimiento de lo que es real y lo que es ilusión, o un mero reflejo de la realidad real. El espejo es la mente misma, clara como el cielo, vacía pero luminosa, manteniendo todas las imágenes de espacio y tiempo, sin que las toquen. Él representa la Mente Eterna, y la familia Vajra está conectada con la razón y el intelecto. Su brillantez ilumina la oscuridad de la ignorancia, y su brillantéz corta a través de la confusión.

La familia Vajra, a la que pertenece Akshobhya, está asociada con el elemento agua. Esta es la razón por la cual los dos colores del Vajra son azules o blancos. Blanco brillante como el sol que se refleja en el agua y azul, como las profundidades del océano. Incluso si la superficie del océano se derriba en olas rompientes, las profundidades permanecen inalteradas e imperturbables. Y aunque el agua puede parecer etérea e ingrávida, en verdad es extremadamente pesada. El agua fluye hacia el lugar más bajo y se asienta allí. Se talla a través de roca sólida, pero con calma, sin violencia. Cuando se congela, es dura, nítida y clara como el intelecto, pero para alcanzar su máximo potencial, también debe ser fluida y adaptable como un río que fluye. Estas son todas las cualidades esenciales de Akshobhya. Muchos seres tántricos iracundos son representados como de color azul porque encarnan la energía transmutada del odio y la agresión, en la Sabiduría y la Iluminación.

Aquí presento una traducción del Sutra de Akshobya junto con breves comentarios, donde exploraremos la naturaleza de su Tierra Pura, los méritos que deben adquirirse para entrar en ella, y su gran significado en el esquema más amplio del Dharmadhātu. Todo error es enteramente mío.





El Sutra del Buda Akshobya

Así he oido. Una vez el Buda estaba viviendo en el Monte Gṛdhrakūṭa cerca de Rājagṛha, junto con una asamblea de mil doscientos cincuenta grandes monjes. Todos estos monjes eran conocidos Arhats que habían extinguido todas las impurezas y aflicciones. Fueron liberados en mente y en sabiduría, y fueron tan libres como grandes dragones. Habían hecho lo que debería hacerse y abandonaron las pesadas cargas. Se habían beneficiado y habían roto todos los lazos de la existencia. Estaban familiarizados con la verdadera enseñanza y habían llegado a la otra orilla. Entre ellos, solo Ānanda permaneció en la etapa de aprendizaje.

En ese momento, el venerable Shriputra se levantó de su asiento, descubrió su hombro derecho, se arrodilló sobre su rodilla derecha, unió sus palmas hacia el Buda y dijo: "Honrado por el Mundo, ¿cómo decidieron perspracticar los Bodhisattva-Mahāsattvas del pasado, alcanzar la iluminación suprema, cultivar todas las obras puras, y usar la armadura del vigor, adornándose con méritos? ¿Cómo usaron esos Bodhisattva-Mahāsattvas la armadura del vigor (refinamiento espiritual de Bodhicitta), lo que les permitió alcanzar la no regresión de la búsqueda de la iluminación suprema? Que el totalmente honorable Honrado por el Mundo revele y exponga sus obras, sus votos y su engendramiento de Bodhicitta (el deseo de alcanzar el Despertar - el elemento Dharmakayico dentro de todos los seres). Honrado por el Mundo, esos Bodhidhisattva-Mahāsattvas, en beneficio, paz y felicidad de los dioses y los humanos, se ejercitaron para cultivar todas las obras puras y usaron la armadura del vigor; por lo tanto, brindaron beneficio, paz y felicidad a todos los seres sintientes e iluminaron el Buda-Dharma para los Bodhisattvas del presente y del futuro. Al elogiar los méritos y obtener buenas raíces, hicieron que los Bodhisattvas [del presente y del futuro] aprendieran y cultivaran diligentemente [la percepción de] Tathata (la Talidad), la naturaleza del Dharma, y ​​que alcanzaran la iluminación suprema sin falta después de escuchar el Buddha-Dharma explicado".

El Buda dijo: "¡Excelente! Es excelente, Shariputra, que me puedas preguntar acerca de las obras puras del Bodhisattva-Mahāsattvas del pasado, su iluminación, su gran armadura y su alabanza de los méritos por el bien de abrazar al Bodhisattva-Mahāsattvas del futuro. Ahora, escucha atentamente y piensa de acuerdo con la verdad. Te lo explicaré".

Shariputra dijo: "Sí, Honrado por el Mundo, estoy dispuesto y contento de escuchar".

El Buda le dijo a Shariputra. "Un millar de mundos de aquí al Este, hay una Tierra Pura (tierra búdica) llamada Maravillosa Alegría, donde el Tathāgata Grandes Ojos, el Digno, el Perfectamente Iluminado, una vez apareció para exponer el Dharma sutil y maravilloso a los Bodhisattva-Mahāsattvas, comenzando con los Seis Pāramitās.

"Shariputra en ese momento, un monje se levantó de su asiento, descubrió su hombro derecho, se arrodilló sobre su rodilla derecha, unió sus palmas hacia el Buda y dijo: 'Honrado por todo el mundo, estoy decidido a seguir el camino del Bodhisattva como lo enseñó el Buda'.

"Ese Buda dijo: 'Ahora, buen hombre, debes saber que el camino del Bodhisattva es muy difícil de seguir. ¿Por qué? Porque un Bodhisattva no tiene malicia contra los seres conscientes'.

"Entonces, el monje le dijo al Buda: 'Honrado por el Mundo, ahora engendro el Bodhichita supremo. Buscaré la sabiduría omnisciente al eliminar la ignorancia y el engaño, y al hablaré invariablemente la verdad. Si llevo malicia contra los seres sintientes desde ahora hasta mi logro de la iluminación suprema, desobedeceré a todos los Budas, Tathagatas, que ahora están exponiendo el Dharma en innumerables mundos sin límites.

"'Honrado por el Mundo, ahora he resuelto seguir la sabiduría omnisciente y dedicarme a esto. Si, durante esta búsqueda, siento alguna inclinación a ser un Shravaka o Pratyekabuddha, engañaré a todos los Budas.

"'Honrado por el Mundo, ahora he decidido buscar la sabiduría omnisciente y estoy dedicado a esto. Si genero algún deseo, odio o ignorancia hacia los seres sintientes, o soy propenso al estupor, la arrogancia o las fechorías desde ahora hasta mi logro de la iluminación suprema, engañaré a todos los Budas.

"'Honrado por el Mundo, ahora he decidido buscar la sabiduría omnisciente y estoy firmemente dedicado a este objetivo. Si genero alguna duda, cualquier intención de matar o robar, cualquier vista incorrecta o hecho impuro; o si soy propenso a mentir, a maldecir o usar lenguaje rudo; o si hiero a otros de otras maneras desde ahora hasta mi logro de la iluminación suprema, engañaré a todos los Budas'.

"Ese Buda dijo: 'Ahora, buen hombre, debes saber que el camino del Bodhisattva es muy difícil de seguir. ¿Por qué? Porque un Bodhisattva no tiene malicia contra los seres sintientes'.

"Entonces, el monje le dijo al Buda: 'Honrado por el Mundo, ahora engendro el Bodhichita supremo. Buscaré la sabiduría omnisciente al eliminar la ignorancia y el engaño, y al hablar invariablemente la verdad. Si llevo malicia contra los seres sintientes desde ahora hasta mi logro de la iluminación suprema, desobedeceré a todos los Budas, Tathagatas, que ahora están exponiendo el Dharma en innumerables mundos sin límites.

"'Honrado por el Mundo, ahora he resuelto seguir la sabiduría omnisciente y dedicarme a esto. Si, durante esta búsqueda, siento alguna inclinación a ser un Shravaka o Pratyekabuddha, engañaré a todos los Budas.

"'Honrado por el Mundo, ahora he decidido buscar la sabiduría omnisciente y estoy dedicado a esto. Si genero algún deseo, odio o ignorancia hacia los seres sintientes, o soy propenso al estupor, la arrogancia o las fechorías desde ahora hasta mi logro de la iluminación suprema, engañaré a todos los Budas.

"'Honrado por el Mundo, ahora he decidido buscar la sabiduría omnisciente y estoy firmemente dedicado a este objetivo. Si genero alguna duda, cualquier intención de matar o robar, cualquier vista incorrecta o hecho impuro; o si soy propenso a mentir, a maldecir o usar lenguaje rudo; o si hiero a otros de otras maneras desde ahora hasta mi logro de la iluminación suprema, engañaré a todos los Budas'.

"Shariputra, en ese momento, ciertos otros monjes pensaron: 'Después de haber manifestado por primera vez el Bodhicitta, este Bodhisattva-Mahāsattva vestirá la armadura del vigor y nunca se moverá por el odio o algo similar hacia ningún ser sensible.'

"Shariputra, entonces, debido a su pensamiento, el Bodhisattva fue llamado el Buda Akṣhobhya de la Tierra Pura de la Maravillosa Alegría. Cuando el Tathāgata Grandes Ojos, el Digno, el Perfectamente Iluminado, vio que este Bodhisattva había obtenido el nombre 'Akṣhobhya', se regocijó por el nombre y lo aclamó como excelente. Los Cuatro Reyes Celestiales, Shakra y Brahmā, al escuchar su nombre, también se regocijaron por ello.

"El monje continuó: 'Honrado por el Mundo, desde ahora hasta mi logro de la iluminación suprema, si yo, que he decidido buscar la sabiduría que todo lo sabe, tengo algún deseo sensual que resulte en una eyaculación, incluso en un sueño, entonces desobedeceré a todos los Budas, los Tathagatas. Honrado por el Mundo, seguiré esta práctica hasta que realice la iluminación suprema, para hacer que los Bodhisattvas monásticos en mi tierra estén libres de eyaculaciones incluso en sueños."

"Shariputra, en ese momento, el Tathāgata Grandes Ojos profetizó el logro del Bodhisattva Akṣhobhya de la iluminación suprema, diciendo: 'Buen hombre, en una vida futura te convertirás en un Buda llamado Tathagata Akṣhobhya; el Digno, el Iluminado perfecto, el Perfecto en Aprendizaje y Conducta, el Bienaventurado, el Conocedor del Mundo, el Insuperable, el Gran Domador, el Maestro de Dioses y Humanos, el Buda, el Honrado por el Mundo.' La profecía fue similar a la profecía del Buda Dīpaṃkara de mi logro de la iluminación suprema.

"Shariputra, cuando el Bodhisattva Akṣhobhya recibió la profecía, había una gran luz que iluminaba el mundo entero, y la tierra tembló de las seis maneras, como lo hizo el universo de mil millones de mundos cuando alcancé la sabiduría omnisciente.

"Además, Shariputra, en ese momento todas las flores, árboles y junglas del universo de mil millones de mundos se inclinaban hacia ese Bodhisattva, del mismo modo que todas las hierbas y árboles se inclinaban hacia mí cuando alcancé la iluminación.

"Además, Shariputra, cuando el Bodhisattva Akṣhobhya recibió la profecía del Buda, todos los dioses, dragones, yakṣas, asuras, garuḍas, kinnaras y marafogas de ese universo multimillonario unieron sus palmas y se postraron con sus cabezas a los pies del Bodhisattva para rendirle homenaje, tal como lo hicieron todos los dioses, dragones y demás del Mundo Sahā cuando realicé aquí la gran iluminación.

"Además, Shariputra, en el momento en que el Bodhisattva Akṣhobhya recibió la profecía, todas las mujeres embarazadas en el mundo dieron a luz a sus hijos de manera segura y pacífica, sin dificultades ni problemas; el ciego recuperó su vista y el sordo restauró su audición, todo tal como cuando alcancé la Budeidad.

"Además, Shariputra, en los dos momentos -cuando el Bodhisattva-Mahāsattva Akṣhobhya resolvió buscar la iluminación suprema, y ​​cuando el Tathāgata Grandes Ojos, el Digno, el Perfectamente Iluminado, profetizó su logro de la iluminación- ningún ser sensible murió una muerte no natural, tal como cuando alcancé la sabiduría omnisciente.

"Shariputra, cuando el Bodhisattva Akṣhobhya recibió la profecía, los seres sensibles del Reino del Deseo le trajeron manjares magníficos y le interpretaron música celestial, como ofrendas.

"Shariputra, tales son los méritos alcanzados por el Bodhisattva-Mahāsattva Akṣhobhya después de que recibió la profecía".

Entonces el Venerable Shariputra le dijo al Buda: "Honrado por el Mundo, el más extraordinario, el Tathagata, el Digno, el Perfectamente Iluminado, que es tan hábil para explicar los inconcebibles estados de los Budas, los inconcebibles estados de Dhyānas, los inconcebibles estados de dragones, y los resultados kármicos inconcebibles. Honrado por el Mundo, cuando el Bodhisattva Akshobhya permaneció en la generación inicial de Bodhicitta, abrazó los méritos antes mencionados: cuando recibió la profecía del Tathagata, perfeccionó esos grandes e inconcebibles méritos".

El Buda le dijo a Shariputra: "Así es, así es, como dices".

Entonces el Venerable Ananda le dijo a Shariputra, "El más virtuoso, el Honrado por el Mundo ha explicado solo una pequeña porción de los méritos del Bodhisattva novato de llevar la armadura del vigor, no todos".

Shariputra dijo: "Así es, así es. El Tathagata solo ha tocado sobre ellos brevemente. ¿Por qué? Porque cuando ese Bodhisattva primero dio a luz Bodhicitta y se puso la armadura del vigor, logró méritos inconmensurables e inconmensurables."
Shariputra le dijo al Buda, "Honrado por el Mundo, ahora has elogiado brevemente los excelentes méritos del Bodhisattva Akṣhobhya de llevar la armadura del vigor. Que el Honrado por el Mundo elabore sobre ellos por el bien de reunirse en Bodhisattvas del presente y del futuro".

El Buda le dijo a Shariputra: "Inconcebibles son los méritos del Bodhisattva Akṣhobhya cuando creó por primera vez el Bodhicitta y se puso la armadura del vigor. Ahora te relataré una pequeña parte de ellos. Escucha atentamente y piensa bien sobre ellos".

Shariputra dijo, "Sí, Honrado por el Mundo. Estoy dispuesto y contento de escuchar".

El Buda dijo: "El Bodhisattva Akṣhobhya una vez hizo este voto: 'Incluso si el espacio vacío cambia, no me retiraré de mis grandes votos'. Debido a este voto, el Bodhisattva Akṣhobhya logró todos los méritos rápidamente. Shariputra, no puedo encontrar ningún Bodhisattva en el Digno Kalpa que viste la armadura del vigor como lo hizo el Bodhisattva Akhṣobhya. Shariputra, las prácticas cultivadas por el Bodhisattva Bandera Preciosa fueron menos que una pequeña parte, o incluso una parte infinitesimal, de las cultivadas por el Bodhisattva Akṣhobhya.

"Shariputra, al usar la armadura de vigor, el Bodhisattva Akṣhobhya no tenía igual entre incontables miles de otros Bodhisattvas. Shariputra, con sus votos firmes, el Bodhisattva Akṣhobhya ha alcanzado la iluminación suprema. Ahora él está viviendo en el Mundo de la Maravillosa Alegría y se llama el Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado."

En ese momento, Shariputra le dijo al Buda: "Honrado por el Mundo, el Buda ha explicado los méritos adquiridos por el Tathāgata Akṣhobhya cuando estaba cultivando las prácticas del Bodhisattva. Espero que el Honrado por el Mundo revele y elabore sobre los méritos y la magnificencia de la actual Tierra Pura del Tathāgata Akṣhobhya. ¿Por qué? Para que los seres sintientes que siguen el camino del Bodhisattva puedan deleitarse en los méritos de esa tierra después de escucharlos y deseen ver, adorar y hacer ofrendas al Buda allí; y para que los seres sintientes en la etapa de Shrāvaka que se han dado cuenta de Arhatship también puedan desear adorar, hacer ofrendas y servir a ese Tathagata después de enterarse de los méritos y la magnificencia de su tierra".

El Buda le dijo a Shariputra: "¡Bien dicho! Es excelente que pueda hacer una solicitud de tal importancia. Ahora escucha atentamente y piensa bien sobre esto; Te lo explicaré en detalle".

Shariputra dijo, "Sí, Honrado por el Mundo, estoy dispuesto y contento de escuchar".

El Buda le dijo a Shariputra: "Cuando el Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, realizó la sabiduría omnisciente, emitió una gran luz sobre todo el universo de mil millones del mundo. Al mismo tiempo, la tierra tembló de las seis maneras. Sabiendo que el Tathāgata Akṣhobhya había realizado la iluminación suprema, los seres conscientes de ese mundo no pensaban en la comida, el hambre, la sed, la fatiga, un lugar de descanso o dormían durante siete días y noches; solo sintieron paz, felicidad, alegría, amor y bondad. En ese momento, todos los seres sintientes en esa tierra, incluidos los dioses en el Reino del Deseo, se deshicieron del deseo sexual. ¿Por qué esos seres sintientes pudieron disfrutar tales bendiciones en esa vida? Fue por el poder de los votos originales de ese Tathagata. Shariputra, cuando el Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, realizó la sabiduría omnisciente, todos los seres sintientes en esa tierra unieron sus palmas con la mayor sinceridad hacia él. Debido a esta sincera admiración por el Tathagata, pudieron disfrutar de innumerables bendiciones en esa vida.

"Además, Shariputra, esa tierra del Buda es incomparable en mérito y magnificencia entre las innumerables tierras del Buda. Shariputra, cuando el Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, realizó la iluminación suprema, en ese instante, en ese mismo momento, todos los seres sintientes de ese universo de billones de mundo, con o sin el ojo de déva, podían ver al Tathāgata Akṣhobhya. Shariputra, también fue el cumplimiento de los votos originales de ese Tathagata lo que causó que los seres sintientes obtuvieran esta bendición.

"Además, Shariputra, cuando el Tathāgata Akṣhobhya realizó la iluminación suprema mientras estaba sentado en el sitio Bodhi, Papiyan, el rey de los demonios, no trató de obstaculizarlo. Además, innumerables cientos de miles de dioses hicieron ofrendas al Tathāgata con flores fragantes y música celestial; y cada uno trajo sándalo fino y en polvo para espolvorear sobre el Buda. El incienso en polvo y las guirnaldas de flores formaron un dosel en el aire. Shariputra todo esto fue posible gracias al poder de los votos originales del Tathagata Akṣhobhya.

"Además, Shariputra, cuando ese Buda alcanzó la iluminación, una gran luz iluminó todo el universo de mil millones del mundo, eclipsando las luces del sol, la luna y los cielos. La aparición de este signo auspicioso también se debió al cumplimiento de los votos pasados ​​del Tathagata Akṣhobhya".

En ese momento, Shariputra le dijo al Buda: "Honrado por el Mundo, cuando el Bodhisattva Akṣhobhya estaba siguiendo el camino del Bodhisattva en el pasado, llevaba la gran armadura de vigor y por lo tanto podía hacer esos grandes votos. Debido a que él había cultivado las prácticas y los votos de un Bodhisattva, pudo causar innumerables cientos de miles de seres sintientes plantar buenas raíces que conducen a la iluminación suprema. Además dedicó esas buenas raíces al logro de la iluminación suprema y de una tierra pura del Buda, que se cumplieron a través del poder de tal voto de dedicación".

El Buda le dijo a Shariputra: "Además, en esa tierra búdica, hay un árbol Bodhi hecho de los siete tesoros, y de una legua de altura. El tronco del árbol tiene una circunferencia de media milla; la sombra de sus ramas y hojas, una legua en circunferencia. Debajo del árbol hay una plataforma, de cuatro leguas de circunferencia, con escalones que llevan al suelo. Ese Buda estaba sentado en la plataforma cuando se dio cuenta de la iluminación. Alrededor del árbol Bodhi hay hileras de palmeras y jazmines que, con la suave brisa, emiten un sonido armonioso y elegante que sobrepasa toda la música mundana.

"Además, Shariputra, esa tierra búdica no tiene los tres planos miserables de la existencia. ¿Cuáles son los tres? Ellos son: el plano del habitante del infierno, el plano de los animales y el reino de Yama. Todos los seres sintientes en esa tierra búdica han realizado las buenas obras. El suelo es tan plano como una palma y el color del oro, sin barrancos, zarzas o grava; es tan suave como el algodón, se hunde tan pronto como el pie lo pisa y vuelve a su estado original tan pronto como levanta el pie.

"Shariputra, esa tierra del Buda está libre de tres tipos de enfermedad. ¿Cuáles son los tres? Ellos son: las enfermedades causadas por el viento, el frío y la flema. Śāriputra, en esa tierra búdica, todos los seres sintientes están libres de mentiras, una apariencia fea, mal olor y suciedad. Tienen poco deseo, odio e ignorancia. No hay cárceles o prisioneros.

"Shariputra, en esa tierra búdica, nadie aprende o sigue doctrinas heterodoxas. Los árboles allí siempre están cargados de flores y frutas, y también hay un tipo especial de árbol llamado kalpataru, que produce prendas finas de cinco colores. Las prendas permanecen brillantes, hermosas, frescas, limpias y extraordinariamente fragantes todo el tiempo. Así como las flores celestiales producen varios tipos de fragancias, también lo hacen las prendas. La fragancia que emana de los cuerpos de quienes usan estas prendas es exactamente la misma que la que emana de las prendas. Los seres conscientes en esa tierra, como las personas en este mundo que son ricas y felices, tienen muchas prendas maravillosas para usar a su gusto.

"Shariputra, los seres sintientes en esa tierra, como aquellos en el Cielo de los Treinta y Tres, obtienen la comida y la bebida que necesitan cuando lo desean; y no descargan excremento, suciedad o cualquier cosa impura.

"Shariputra, los palacios y torres de esa tierra están todos decorados con los siete tesoros y rodeados de muchos estanques llenos del agua de ocho cualidades meritorias, para disfrutar a voluntad. También hay muchos jardines y pabellones, todos puros y limpios. Todos los seres sintientes viven con alegría en el Dharma.

"Shariputra, en esa tierra, no hay celos entre los seres humanos. Cada mujer es mejor que la mejor en este mundo, y ha logrado méritos celestiales cuyos méritos terrenales son menores a una centésima, una milésima, una centésima, una milésima, una de cien mil millones de miles de partes, una de cualquier cantidad de partes, numérico o figurativo, hasta una parte infinitesimal.

"Shariputra, la gente de esa tierra posee sofás profusamente decorados hechos de los siete tesoros, de acuerdo con sus resultados kármicos. Cuando duermen o descansan, usan almohadas hechas con hilo de algodón. Todas estas cosas espléndidas se logran en virtud de los votos pasados ​​del Tathāgata Akṣhobhya.

"Shariputra, la comida y bebida de las personas en esa tierra son las mismas que las de los dioses en color, fragancia y sabor. Así como la gente de Urtarakuru tiene un solo rey, la gente de la Tierra de Maravillosa Alegría solo tiene al Tathāgata Akṣhobhya como su Señor del Dharma; y así como los dioses del Cielo de los Treinta y Tres asisten a Shakra, así también la gente de la Tierra de Maravillosa Alegría asisten al Tathāgata Akṣhobhya.

"Shariputra, debes conocer los méritos y la magnificencia de la tierra del Buda Akṣhobhya, Shariputra, ninguno de los seres sintientes de esa tierra está mentalmente desbocado. ¿Por qué? También es por el poder de los votos originales del Tathāgata Akṣhobhya".

En ese momento, al escuchar a Buda alabar los méritos de la Tierra Pura del Tathāgata Akṣhobhya, un monje se apegó ansiosamente a ella y le dijo al Buda: "Honrado por el mundo, ahora deseo nacer en la tierra del Buda Akṣhobhya".

El Buda le dijo al monje: "Con tu ignorancia y engaño, ¿cómo puedes nacer allí? ¿Por qué? Porque alguien con pasión o apego no puede nacer en esa tierra del Buda. Solo aquellos que han plantado buenas raíces y cultivado la conducta pura pueden nacer allí".

Luego se dirigió a Shariputra de nuevo. "Además, Śāriputra, en esa tierra, si los seres sintientes lo desean, un estanque limpio aparecerá ante sus pensamientos, lleno del agua de ocho cualidades meritorias, aptas para beber, enjuagarse la boca, lavarse, y bañarse Si a alguien no le gusta, desaparecerá inmediatamente.

"Shariputra, en esa tierra búdica, hay una brisa fragante, amable, agradable y placentera para la mente de todos. La fragante brisa transmite fragancia a todos los dioses y seres humanos que les gusta, pero no a los que no les gusta. Shariputra, todos estos méritos y esplendores son provocados por el poder de los votos originales del Tathātgata Akṣhobhva.

"Además, en esa tierra, la madre y el niño están seguros e inmaculados, desde la concepción hasta el nacimiento. ¿Cómo puede ser esto? Todo esto se debe al poder de los votos originales de Tathāgata Akṣhobhya. Śāriputra, en esa tierra búdica, hay tal paz y bienaventuranza.

"Shariputra, en la tierra del Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Iluminado perfecto, no hay comercio ni comerciante, ni granjas ni agricultura; hay felicidad en todo momento.

"Shariputra, en esa tierra búdica, cantar y tocar no implica deseo sexual. Los seres sintientes allí derivan su alegría exclusivamente del Dharma.

"Shariputra, en esa tierra búdica, hay hileras de jazmines y palmeras que, cuando se agitan con una suave brisa, emiten un sonido armonioso y elegante que supera incluso a la música celestial interpretada por los dioses.

"Shariputra, cualquier Bodhisattva-Mahāsattva que pretenda adquirir una Tierra del Buda debería acumular tales méritos, adornos y pureza para su Tierra de Buda como el Tathāgata Akṣhobhya hizo por la suya cuando estaba siguiendo las prácticas del Bodhisattva.

"Shariputra, no hay oscuridad en esa tierra del Buda. Tiene soles y lunas, pero no dan luz. ¿Por qué? Porque Tathāgata Akṣhobhya tiene una luz siempre brillante que ilumina toda la tierra del Buda.

"Shariputra, si una perla que cumple los deseos se coloca en el centro de una torre alta y grande con sus ventanas y puertas bien cerradas, los seres sintientes en ella verán una luz brillante día y noche. De la misma manera, los seres sintientes de esa tierra búdica siempre ven el resplandor del Tathāgata. Shariputra, la gran torre representa el Mundo de Maravillosa Alegría; la perla que cumple los deseos significa el Tathāgata Akṣhobhya; la luz de la perla que satisface los deseos, la luz de ese Buda; y los seres sensibles dentro de la torre, los seres sintientes en el Mundo de Maravillosa Alegría.

"Shariputra, dondequiera que el Tathāgata Akṣhobhya camine o se pare, un loto de mil pétalos aparece espontáneamente para sostener sus pies. La flor está dorada en color; no hay nada como esto en este mundo. Shariputra, esto también se logra mediante el soberbio poder de los votos del Tathāgata Akṣhobhya".

Entonces, Shariputra le preguntó al Buda: "Honrado por el Mundo, cuando el Tathāgata Akṣhobhya entre en una habitación, ¿un loto dorado lo apoyará o no?"

El Buda le dijo a Shariputra: "¿Por qué te molestas en hacer una pregunta tan trivial? Cuando ese Buda, el Honrado por el Mundo, entra en un pueblo o una casa, aparece un loto de mil pétalos con él. Si un hombre bueno o una buena mujer piensa: 'Cuando el Tathagata se condesciende para entrar en esta habitación, que el loto debajo de sus pies cierre sus pétalos', la flor lo hará de inmediato. Si alguien desea que el loto permanezca en el aire, la flor también lo hará de inmediato. Todo esto se debe al increíble poder de ese Tathagata.

"Shariputra, el loto que sostiene los pies [del Tathāgata] se le dará a la gente, y ellos construirán una estupa para ella y le harán ofrendas.

"Shariputra, ese Buda, el Honrado por el Mundo, viaja a través de todo el universo de mil millones del mundo para exponer el Dharma; y donde quiera que vaya, aparece una flor con él. Además, en cualquier tierra que el Tathāgata se manifieste, en esa tierra también aparecen los lotos dorados. Por el asombroso poder de ese Buda, su entero universo de mil millones de mundo está adornado con lotos dorados de mil pétalos.

"Además, Shariputra, cuando el Tathāgata Akṣhobhya expone el Dharma, puede someter hábilmente a innumerables seres conscientes, haciendo que todos alcancen el Arhatship; numerosos son los que habitarán en la meditación de la óctuple liberación.

"Shariputra, el Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, tiene una cantidad de Shrāvakas incalculable en número. No puedo encontrar a ningún aritmético o discípulo aritmético capaz de calcular cuántos cientos de miles de millones de billones de billones de Śhrāvakas hay en el séquito. Shariputra nadie puede determinar el número total de los Śrāvakas en términos de esas figuras. Śāriputra, así como la cantidad de hombres buenos que han obtenido el fruto de uno que entra en la Corriente, el fruto de una vez que regresa, o el fruto de un No Retiro en mi tierra es difícil de determinar, también lo es el número de hombres buenos que han alcanzado el fruto de un Arhat en esa tierra.

"Shariputra, [en mi tierra], la gente indolente puede alcanzar el fruto de uno que Entra en la corriente. Ellos nacerán como humanos siete veces más y se les enseñará más el Dharma antes de que puedan alcanzar el fruto superior [de un Arhat]; por lo tanto, llamo personas de siete renacimientos. Shariputra, en la tierra del Tathāgata Akṣhobhya, las personas indolentes pueden alcanzar el fruto de un Entero de la corriente en el primer discurso del Tathāgata Akṣhobhya sobre el Dharma, el fruto de una vez que retorna en el segundo el discurso, el fruto de un No Retorno en el tercer discurso, y el fruto de un Arhat en el cuarto discurso. Se dice que son indolentes porque no terminan todas sus impurezas de una vez.

"Shariputra, en esa tierra búdica, aquellos que hayan obtenido el fruto de uno que Entra en la corriente serán limpiados de todas las impurezas en una vida, a diferencia de los engendradores de la corriente de este mundo, que tienen que pasar por siete nacimientos más. Aquellos que hayan obtenido el fruto de uno que retorna una vez serán liberados de todo sufrimiento en una vida, a diferencia de aquellos llamados retornantes una vez en este mundo, que tienen que pasar por un nacimiento más. Aquellos que han alcanzado el fruto de un No Retornador se convertirán en Arhats en una vida, a diferencia de aquellos llamados No Retornadores en este mundo, que tienen que nacer en los reinos superiores [antes de ser liberados], aunque no regresarán a esta tierra.

"Además, Shariputra, en esa tierra búdica, hay escalones hechos de tres materiales preciosos: oro, plata y lapislázuli, que se extienden desde Jambudvīpa hasta el Cielo de los Treinta y Tres. Shariputra, cuando los dioses del Cielo de los Treinta y Tres desean ver al Tathāgata Akṣhobhya, para adorarlo y hacerle ofrendas, pueden descender los preciosos pasos hacia el lugar del Buda. Cuando descubran que la gente de [que] Jambudvīpa es rica, próspera y tiene todo lo que necesitan, se volverán deseosos y dirán: 'Los dioses tenemos la buena suerte de los dioses, y la gente de Jambudvīpa tiene la buena suerte de ser humano. Ahora veo que su fortuna es tan excelente como la nuestra. Lo que es más, la gente de Jambudvīpa tiene una buena fortuna incluso superior a la nuestra: el Tathāgata Akṣhobhya está exponiendo el Dharma verdadero allí. Es por eso que los dioses siempre preferimos el mundo humano'.

"Shariputra, la gente de ese Jambudvīpa no tiene ningún deseo de nacer en los cielos. ¿Por qué? Porque [ellos piensan,] 'en el mundo humano, el Tathāgata Akṣhobhya constantemente expone el verdadero Dharma para beneficiarnos, y nuestra buena fortuna no es diferente de la de los dioses. Los dioses del Cielo de los Treinta y Tres no son rival para nosotros'.

"Shariputra, en esa tierra, por el poder divino del Buda, los dioses y los humanos se pueden ver. Así como la gente de este Jambudvīpa ve la luna y las estrellas, así, Shariputra, la gente de allí puede mirar hacia arriba y ver los palacios de los dioses arriba. Shariputra, esto también se logra por el poder de los votos originales que el Tathāgata Akṣhobhya hizo cuando cultivaba las prácticas del Bodhisattva.

"Shariputra, la voz del Buda que expone el Dharma se extiende por todo el universo de mil millones del mundo, y se escucha en todas partes por los cuatro tipos de devotos.

"Shariputra, los Śhrāvakas no desean otro alimento que el alimento del Dharma. Al escuchar el Dharma, tienen una mente única y calma; no se sienten cansados ​​física o mentalmente, ya sea sentados o de pie. Shariputra, el Tathāgata Akṣhobhya permanece en el aire cuando expone el Dharma a la asamblea. Los Śhrāvakas, tengan o no ellos mismos un poder milagroso, permanecen en el aire por el asombroso poder del Buda cuando escuchan la esencia del Dharma, portándose con dignidad en los tres aspectos. ¿Cuáles son los tres? Caminando, de pie y sentado.

"Cuando estos Śhrāvakas intentan entrar en el Parinirvāṇa, se sientan con las piernas cruzadas y luego entran de inmediato. En ese momento, la tierra tiembla. Después de su Parinirvāṇa, todos los dioses y los humanos vienen a hacerles ofrendas.

"Shariputra, esto también se debe a que, mientras cultivó las prácticas de Bodhisattva en el pasado, el Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, hizo este voto: 'Si realizo la iluminación suprema, los Śhrāvakas [en mi tierra] entrará en el Parinirvāṇa con dignidad en los tres comportamientos'.

"Además, Shariputra, muchos Śhrāvakas de esa tierra búdica han alcanzado las cuatro temeridades y aún más han alcanzado las cuatro bases de poderes milagrosos. Shariputra, los Śhrāvakas de esa tierra han logrado estos méritos completos".

En ese momento, Shariputra le dijo al Buda: "Honrado por el Mundo, ilustre, grande y vasto en verdad son los méritos logrados por los Śhrāvakas del Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado".

En ese momento, el Venerable Shariputra pensó: "El Honrado por el Mundo acaba de discutir los méritos de los Śhrāvakas. Que el Tathagata también exponga los méritos completos de los Bodhisattvas. ¿Por qué? Porque todos los demás méritos provienen de ellos".

Entonces, conociendo el pensamiento de Shariputra, el Buda le dijo: "En esa tierra del Buda, innumerables cientos de miles de [millones] de miles de millones de Bodhisattvas asisten a la asamblea, y, por el poder divino del Buda, todos los Bodhisattvas que han dejado la casa la vida puede comprender, aceptar, defender, leer y recitar lo que han escuchado.

"Shariputra, el Dharma que he expuesto en este mundo es una parte muy pequeña, menos de una centésima, una milésima, cien milésima, cien mil millonésima, una de cualquier cantidad de partes, una parte de un minuto o incluso una parte infinitesimal - del tesoro del Dharma expuesto por el Tathāgata Akṣhobhya.

"Shariputra, esto es todo porque el Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, hizo este voto al cultivar las prácticas del Bodhisattva: 'Cuando alcance la Budeidad, que todos los Bodhisattvas en mi tierra, por mi asombroso poder, puedan comprender, aceptar, defender, leer y recitar lo que oyen [del Buda]'. Shariputra, por el poder divino del voto original hecho por ese Tathagata, esos Bodhisattvas son capaces de entender, aceptar, sostener, leer y recitar con facilidad todo lo que han escuchado del Buda.

"Además, Shariputra, si esos Bodhisattvas quieren ir a otra tierra del Buda, llegan allí tan pronto como piensan en esa tierra, usando el traje nativo, hablando el idioma local sin acento y actuando en armonía con las costumbres de esa tierra. Rinden homenaje y hacen ofrendas al Tathāgata de esa tierra, escuchan el verdadero Dharma y hacen preguntas pertinentes. Cuando han hecho todo lo posible, regresan al Buda Akṣhobhya.

"Shariputra, novecientos noventa y seis Budas aparecerán en este mundo durante este digno Kalpa. Un Bodhisattva que desee ver a estos Tathagatas debe hacer un voto para nacer en la tierra del Buda Akṣhobhya.

"Shariputra, si los hombres buenos o las mujeres buenas [que siguen el camino del Bodhisattva] después de su muerte en esta tierra búdica u otra tierra búdica, han nacido, están naciendo o nacerán en la tierra búdica de Tathāgata Akṣhobhya, no creerán ni habitarán en el escenario de los Śhrāvakas. ¿Por qué? Porque aquellos que siguen el camino del Buda siempre se encontrarán con el Tathagata, y le darán al demonio celestial Pāpiyān ninguna oportunidad de obstaculizarlos. Dejarán los dos vehículos para siempre y alcanzarán la iluminación suprema sin falta. Ellos siempre participarán en las grandes asambleas de ese Tathagata.

"Shariputra, debes saber que esos seres sintientes que habitan en la Tierra Pura del Tathāgata Akṣhobhya nunca estarán sujetos a la degeneración, la seducción o la regresión; permanecerán en la búsqueda de la iluminación suprema, tendrán un gran poder, serán inamovibles y nunca retrocederán.

"Shariputra, si hombres buenos o mujeres buenas nacen en esa tierra después de su muerte en este mundo o en otros mundos, al momento de su nacimiento, tendrán este pensamiento: 'He entrado en la habitación del Tathagata y he tomado mi lugar en la ciudad de la intrepidez'.

"Shariputra, esos Bodhisattvas cumplirán con el pāramitā de la sabiduría en todo lo que digan, y se respetarán unos a otros y se considerarán entre sí como maestros.

"Además, Shariputra, de los Bodhisattvas en esa tierra búdica, pocos son cabeza de familia; muchos son monjes. Mediante el poder divino del Buda, pueden comprender, aceptar, defender, leer y recitar lo que hayan escuchado [del Buda]. Shariputra, los Bodhisattvas-Māhāsattvas laicos que no pueden participar en la asamblea pueden, mediante el poder milagroso del Buda, oír, comprender, aceptar, sostener, leer y recitar con facilidad el Dharma expuesto, donde sea que estén, ya sea sentados o de pie. Los Bodhisattvas que han abandonado la vida familiar y no están en la asamblea pueden hacer lo mismo. Además, estos Bodhisattvas, en el curso de la muerte y el renacimiento, nunca olvidan los sutras que han escuchado, y pueden nacer en cualquier tierra de Buda que deseen. Shariputra, esto también se logra a través de los méritos de los votos originales del Tathagata Akṣhobhya.

"Shariputra, si un Bodhisattva desea ver cientos de miles de [millones de] billones de 'miríadas de Buda en una vida, debe prometer nacer en la tierra del Tathagata Akṣhobhya. Después de su nacimiento allí, verá innumerables Budas y plantará todo tipo de buenas raíces; también puede exponer la esencia del Dharma a cientos de miles de seres conscientes para aumentar sus buenas raíces.

"Shariputra, si los Bodhisattvas, después de su muerte en este mundo u otros mundos, han nacido, están naciendo o nacerán en la tierra de Buda del Tathāgata Akṣhobhya, todos alcanzarán la etapa de no regresión. ¿Por qué? Porque en esa tierra búdica, uno no está obstruido por el demonio celestial Pāpiyān o perturbado por influencias demoníacas.

"Shariputra, una serpiente venenosa subyugada por un hechizo mágico no puede dañar a nadie, y los insectos o gusanos no estarán preocupados o asustados al verla. Sin embargo, inofensivo como es, todavía se llama serpiente venenosa porque ha recibido la forma de una serpiente como resultado de sus karmas previos. Shariputra, lo mismo es cierto con el demonio celestial Pāpiyān. Cuando el Tathāgata Akṣhobhya estaba siguiendo las prácticas del Bodhisattva en el pasado, juró dedicar sus buenas raíces así: 'Cuando realice la iluminación suprema, someteré a todos los demonios para que no causen obstáculos ni problemas. No obstaculizarán ni molestarán a los Bodhisattvas, a los Śhrāvakas, a la gente común ni a otros en todo el universo de los mil millones del mundo. [Subyugado como están], los demonios permanecen en forma de demonios debido a sus karmas previos. Lamentan esto en el cielo donde nacen y se culpan a sí mismos por encarnarse como seres llamados 'demonios' que poseen sus karmas previos realizados desde tiempos sin principio. A pesar del poder que disfrutan, detestan su estado. Cuando ese Tathagata expone el Dharma, los demonios y sus séquitos están a menudo entre los oyentes. Después de escuchar el Dharma, se vuelven puros en la mente y anhelan ser Śhrāvakas, pensando: '¿Cómo podemos, también, morar en tranquilidad, tener pocos deseos y estar contentos?' Porque esos demonios tienen un deseo constante de dejar la vida familiar y no tienen la intención de obstaculizar a los demás, los Śhrāvakas, Bodhisattvas y la gente común en esa tierra pueden todos permanecer en paz y felicidad. Esto también se debe al asombroso poder del vigor anterior y los grandes votos de ese Buda. Shariputra, este es también un magnífico adorno de la tierra del Buda Akṣhobhya.

"Shariputra, esos Bodhisattvas que han recibido mi profecía y han logrado la no regresión nacerán en la tierra del Buda Akṣhobhya. Sin embargo, Shariputra, esto no significa que renuncie a los Bodhisattvas nacidos en esa tierra del Buda. Si un rey kṣatriya ungido se entera de que el ejército de una nación hostil viene a robarle su riqueza y su trono, pensará: 'Mi reina, mis concubinas y mis queridos hijos no son lo suficientemente fuertes como para resistir al enemigo. Los mantendré, junto con mis tesoros, en el palacio, fuera del peligro'. Entonces él vencerá a su enemigo, para que su país sea bendecido con la paz y liberado del peligro, y ya no haya temor al desastre. Shariputra, así como el rey no abandona sus tesoros, hijos amados, reina y concubinas, así no abandono a los Bodhisattvas, y aquellos que siguen las prácticas del Bodhisattva deben saber esto. Al igual que el palacio, esa tierra búdica está libre de temor; como el líder de los enemigos, el demonio celestial Pāpiyān [en mi tierra] intenta en todos los sentidos obstaculizar a aquellos que siguen las prácticas del Bodhisattva; y como el gran rey que no es molestado por los enemigos invasores, el Tathāgata no es acosado por los demonios celestiales.

"Shariputra, supongamos que un hombre, temeroso de su acreedor, huye a la frontera. Se salvará de la persecución a manos del acreedor y otros interesados. ¿Por qué? Porque el acreedor y su familia no pueden comunicarse con él, debido a la gran distancia y peligro involucrados. De la misma manera, los Bodhisattvas nacidos en la Tierra de la Alegría Maravillosa están fuera del alcance de Pāpiyān, quien se mantiene alejado por la dificultad insuperable del viaje.

"Shariputra, en este universo de billones de mundo, el demonio celestial Pāpiyān obstaculiza a los Bodhisattvas y a los Śhrāvakas en todos los sentidos. En la Tierra de Maravillosa Alegría, los demonios celestiales no hacen actos diabólicos. Los Bodhisattvas nacidos allí en el pasado, presente y futuro están libres de temor para siempre. ¿Por qué? Porque cuando ese Tathagata estaba siguiendo el sendero del Bodhisattva, dedicó todas sus buenas raíces así: 'Cuando realice la iluminación suprema, los demonios celestiales no impedirán a nadie ni realizarán ninguna acción diabólica'. Shariputra así como el veneno pierde su toxicidad y se convierte en alimento para un hombre fuerte que puede tomarlo hábilmente y digerirlo, por lo que los demonios celestiales de esa tierra, en lugar de hacer daño, siempre son beneficiosos.

"Shariputra, innumerables méritos de este tipo se logran en esa tierra búdica".

En ese momento, Shariputra pensó: "Ahora deseo ver al Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, y los Śhrāvakas de esa tierra del Buda".

Entonces, al percibir lo que estaba en la mente de Shariputra, el Honrado por el Mundo, por su poder divino y sin levantarse de su asiento, causó que Shariputra los viera a todos.

El Buda le preguntó a shariputra: "¿Los has visto?"

Shariputra respondió: "Sí, lo hice".

El Buda le preguntó a Shariputra: "¿Ves alguna diferencia, como superioridad o inferioridad, entre esos dioses y humanos?"

Shariputra respondió: "No, yo no. ¿Por qué? Porque veo que la ropa, la comida y la bebida, y los objetos valiosos disfrutados por los humanos de la Tierra Pura de la Maravillosa Alegría son implementos de placer de los dioses. El Tathāgata Akṣhobhya, exponiendo el Dharma a la asamblea, es como una montaña de oro, brillando brillantemente. Hay innumerables e ilimitados Śhrāvakas. Así como los horizontes en las cuatro direcciones son ilimitados en los ojos de uno que navega sobre el gran océano, así también los Śrāvakas no tienen número ilimitado para el espectador. Cuando esos Śhrāvakas escuchan el Dharma, mantienen sus cuerpos y mentes tan inmóviles como si hubieran entrado en dhyāna, a diferencia de las personas en este mundo, que se balancean y agitan, a veces incluso en meditación".

En ese momento, un pensamiento le ocurrió a Ānanda: "Ahora debería probar el poder de la elocuencia del Venerable Subhūti. Con esto en mente, le dijo a Subhūti: "Deberíamos echarle un vistazo al Tathāgata Akṣhobhya, a sus discípulos y a su tierra del Buda."

Subhūti le dijo a Ānanda: "Si quieres ver a ese Tathagata, debes mirar hacia arriba".

Después de que Ānanda había mirado hacia arriba, le dijo a Subhūti: "He mirado hacia arriba tanto como pude, pero no vi nada excepto la vacuidad y la quietud".

Subhūti dijo: "El Tathāgata Akṣhobhya, sus discípulos y su tierra del Buda son similares a lo que viste cuando mirabas hacia arriba".

Entonces Shariputra le dijo al Buda: "Honrado por el Mundo, como ha dicho el Buda, los Bodhisattvas en este mundo cuyos logros de Budeidad han sido profetizados no son diferentes de los Bodhisattvas nacidos en esa tierra. Honrado por el Mundo, ahora no sé por qué son iguales".

El Buda le dijo a Shariputra: "Debido a la igualdad del Dharmadhatu, no hay diferencia entre ellos".

En ese momento, el Venerable Shariputra pensó: "El Honrado por el Mundo ha hablado de los infinitos méritos del Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, siguiendo el camino del Bodhisattva. También ha hablado de los vastos, grandes adornos de esa tierra y las excelentes y virtuosas obras de los Śhrāvakas y Bodhisattvas allí. Espero que el Honrado por el Mundo nos cuente más sobre el parinirvāṇa de ese Buda y sus obras de liberación a partir de entonces".

Entonces, conociendo el pensamiento de Shariputra, el Honrado por el Mundo le dijo: "Shariputra, en el día del Parinirvāṇa del Tathāgata Akṣhobhya, sus cuerpos mágicamente producidos aparecerán a través de todos los mundos, incluyendo los infiernos, y expondrá el maravilloso Dharma. Él someterá al Dharma a numerosos seres conscientes, todos los cuales alcanzarán Arhatship. Como resultado, habrá más personas que hayan alcanzado el nivel más allá del aprendizaje que antes del Parinirvāṇa de ese Buda.

"En ese día, él también predecirá el logro de la Budeidad del Bodhisattva Fragante Elefante, diciendo: 'Después de mi Parinirvāṇa, te convertirás en un Buda, llamado Tathāgata Loto Dorado, el Digno, el Perfectamente Iluminado.' Además, Shariputra, los méritos de la tierra del Buda del Tathāgata Loto Dorado y el número de sus discípulos será el mismo que el del Tathāgata Akṣhobhya.

"Además, Shariputra, cuando el Tathāgata Akṣhobhya entra en parinirvāṇa, la gran tierra temblará por todas partes, y todo el universo de mil millones del mundo rugirá en el terremoto. El sonido alcanzará el Cielo Akaniṣṭha. Cuando los dioses escuchen el sonido, sabrán que el Buda ha entrado en el Parinirvāṇa.

"Además, Shariputra, los bosques y hierbas de esa tierra búdica se inclinarán hacia el lugar donde el Tathāgata Akṣhobhya está entrando en el Parinirvāṇa. En ese momento, los dioses y los humanos se dispersarán sobre las guirnaldas de flores del Buda, muchos tipos de incienso y vestimenta. Las flores fragantes dispersas se acumularán alrededor del Buda a una altura de una legua.

"Además, Shariputra, cuando el Tathāgata Akṣhobhya está entrando en el Parinirvāṇa, todos los dioses, dragones, yakṣas, gandharvas, asuras, garuḍas, kinnaras y marafogas del universo de un billón de mundo unirán sus palmas para saludarlo; también, por el poder divino de Buda, los dioses en otras tierras podrán ver que el Buda entre en el Parinirvāṇa. Durante siete días y noches, estos dioses se verán abrumados por el dolor, desistirán de las diversiones de dioses y humanos, y no sentirán ningún deseo. Se dirán unos a otros: 'El Tathāgata Akṣhobhya ha sido la luz del mundo y el ojo de los seres conscientes. Por desgracia, ¿por qué entra en el Parinirvāṇa tan pronto?'

"Además, Shariputra, el Tathagata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, emitirá fuego desde su propio cuerpo para cremarse a sí mismo. Todas sus reliquias serán de color dorado. Al igual que el árbol timira revela un signo de la esvástica en su sección transversal donde sea que se corte, también lo harán las reliquias de ese Tathagata.

"Además, Shariputra, cada reliquia del Tathāgata Akṣhobhya será redonda, con el signo austero de la esvástica tanto dentro como fuera. Shariputra, así como el árbol pulaka revela el auspicioso signo de la esvástica tanto dentro como fuera donde sea que se corte, también lo harán las reliquias de ese Buda.

"Shariputra, los seres sintientes de esa tierra construirán Estūpas de los siete tesoros para las reliquias de todo ese universo de mil millones del mundo, y ofrecerán a los stūpas flores de loto doradas de mil pétalos. Estas Estūpas y flores de loto servirán entonces como espléndidos adornos de ese universo de billones de mundo.

"Además, Shariputra, después de que el Tathāgata Akṣhobhya haya entrado en el gran nirvāṇa, el verdadero Dharma perdurará en su mundo por cien mil kalpas".

Entonces, Shariputra le preguntó al Buda: "Honrado por el Mundo, por [cien mil] kalpas de qué tipo perdurará el verdadero Dharma del Tathāgata Akṣhobhya en el mundo".

El Buda le dijo a Shariputra: "Veinte pequeños kalpas hacen un kalpa, y el verdadero Dharma perdurará por cien mil de tales kalpas.

"Shariputra, después de la extinción del verdadero Dharma, habrá una gran luz que iluminará todos los mundos en las diez direcciones, y todas las tierras temblarán, produciendo un gran sonido. Sin embargo, [usted debe saber que] el verdadero Dharma no puede ser destruido por los demonios celestiales, ni el Tathagata y sus discípulos pasarán al olvido por su propia voluntad. Debido a que las personas de ese tiempo carecerán de interés en aprender el Dharma, aquellos que puedan exponer el Dharma se irán de ellos. Al escuchar poco sobre el verdadero Dharma, la gente se volverá más incrédula y, como resultado, no se esforzarán por practicar el Dharma. Al ver la indiferencia de la gente, los monjes bien versados ​​en el Dharma se retirarán naturalmente a la reclusión y no predicarán más el Dharma. De esta manera, la enseñanza sutil y profunda del Buda desaparecerá gradualmente".

En ese momento, el venerable Shariputra le preguntó al Buda: "Honrado por el mundo, ¿qué causas y buenas raíces permiten que Bodhisattva-Mahāsattvas nazca en esa tierra del Buda?"

El Buddha le dijo a Shariputra: "Los Bodhisattva-Mahāsattvas que desean nacer en el Mundo de Maravillosa Alegría deben seguir las prácticas de Bodhisattva cultivadas por el Tathāgata Akṣhobhya en el pasado, y hacer un gran voto para nacer en esa tierra. Estas prácticas y este voto les permitirán nacer en esa tierra del Buda.

"Además, Shariputra, si los Bodhisattva-Mahāsattvas, cuando practican el pāramitā de dar (Dana Paramita), dedican las buenas raíces subsiguientes al logro de la iluminación suprema y desean encontrarse con el Tathāgata Akṣhobhya, entonces en consecuencia nacerán en esa tierra del Buda. Lo mismo es cierto si hacen lo mismo cuando practican el pāramitā de la disciplina (Sila Paramita), y así sucesivamente hasta el pāramitā de la sabiduría (Dana Paramita).

"Además, Shariputra, la luz del Tathāgata Akṣhobhya brilla sobre toda la tierra búdica de un billón de mundos. Uno debe prometer alcanzar la iluminación suprema en una vida futura como resultado de ver esta luz, de modo que, después de alcanzar la gran iluminación de esa manera, a su vez emane una luz de su propio cuerpo para iluminar todo el mundo. Shariputra, un Bodhisattva así lo promete, nacerá en esa tierra.

"Además, Shariputra, el Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, tiene un número ilimitado de Śhrāvakas. Uno debe prometer verlos y, luego, realizar actos que conduzcan al logro de la iluminación del Buda. Esto le permitirá a uno tener el mismo número ilimitado de Śhrāvakas después de alcanzar la iluminación. Shariputra, un Bodhisattva-Mahāsattva que haga y practique así los votos pueden nacer en esa tierra del Buda.

"Además, Shariputra, en esa tierra búdica, hay innumerables Bodhisattvas-Mahāsattvas. Uno debería desear ver a estos Bodhisattvas aprender de ellos la práctica de la meditación, estar con ellos en todo momento, estudiar con ellos el mismo vehículo, y para alcanzar el objetivo final junto con ellos. Uno debería desear encontrarse con aquellos que persiguen la bondad y la compasión perfectas, grandes, que buscan la iluminación y el Sharavaka, que renuncian a la intención de seguir a los dos vehículos, que permanecen en el vacío real, y que están constantemente conscientes del nombre del Buda, el Tathagata, y los nombres del Dharma y el Sangha.

"Shariputra, incluso aquellos hombres buenos y buenas mujeres que han escuchado los nombres de tales Bodhisattvas nacerán en esa tierra del Buda, y mucho menos aquellos que plantan buenas raíces en armonía con el pāramitā de la sabiduría y los dedican al Tathāgata Akṣhobhya, el Digno Uno, el Perfectamente Iluminado. Śāriputra, estas son causas y condiciones que le permiten a uno nacer en esa tierra del Buda sin falta.

"Además, Shariputra, los Bodhisattva-Mahāsattvas que desean nacer en esa tierra búdica a menudo deben visualizar a los Budas, los Tathagatas, exponiendo el Dharma sutil y maravilloso en los innumerables mundos orientales, junto con sus discípulos. Deberían prometer: 'Realizaré la iluminación, exponeré el Dharma sutil y maravilloso, y tendré [un número ilimitado de] discípulos tal como lo hacen esos Budas'.

"Shariputra, estos Bodhisattvas deben cultivar las buenas raíces de los tres tipos de recuerdos; deberían desear practicar la recolección junto con todos los seres sintientes por igual, y dedicar estas buenas raíces al logro de la iluminación suprema.

"Shariputra, las buenas raíces de los Bodhisattvas así dedicadas son ilimitadas. Supongamos que todos los seres sintientes, cada uno sosteniendo un contenedor con la misma capacidad que el espacio [todos], dijeran [a uno de los Bodhisattvas]: 'Gran hombre, los lugares me dan algunas de tus buenas raíces'. Śāriputra estas buenas raíces, suponiendo eran materiales y se les daban a los seres sintientes, llenaban todos sus contenedores y los contenedores se los llevaban sin agotar las buenas raíces. [¿Por qué?] Porque estas buenas raíces están dedicadas al logro de la iluminación suprema, y ​​por eso son infinitas e inmutables.

"Shariputra, debido a estas buenas raíces, que se logran a través de estos tres tipos de recuerdos y están dedicados a la sabiduría que todo lo sabe, uno será seguido [y protegido] por las Tres Joyas a donde quiera que vaya. Śāriputra, debes saber que si un Bodhisattva ha logrado estas buenas raíces, no caerá en ningún miserable plano de existencia, podrá subyugar a Pāpīyān y otros demonios, y nacerá como lo desee en cualquier tierra de Buda en el este, sur, oeste, norte, noreste, noroeste, sureste, suroeste, el cenit, o el nadir. Por lo tanto, un Bodhisattva-Mahāsattva debe acumular las buenas raíces de tal recuerdo, y, habiéndolos acumulado, dedicarlos al Tathāgata Akṣhobhya. De esta manera, él puede nacer en esa tierra de Buda.

"Además, Shariputra, los méritos y los vastos adornos de la tierra búdica del Tathāgata Akṣhobhya no se pueden encontrar en ninguna otra de las innumerables tierras de Buda. Un Bodhisattva-Mahāsattva, por lo tanto, debería resolver así: 'En virtud de estas buenas raíces, deseo ver esa tierra, adquirir sus adornos y ver allí a los Bodhisattvas'. Al hacer esto, Shariputra, los Bodhisattvas nacerán en esa Tierra del Buda.

"Shariputra, los Bodhisattva-Mahāsatrvas que desean nacer en esa tierra búdica debe generar una intensa aspiración por ella. Shariputra, si hombres buenos o buenas mujeres han generado una aspiración tan intensa, predeciré su nacimiento en esa tierra del Buda.

"Shariputra, una ciudad no es magnífica sin adornos tales como torres, jardines, arboledas, estanques y lugares para que vaguen elefantes y caballos, aunque su gobernante puede tener poder para mantener la paz y el orden. De manera similar, Śāriputra, dado que mi tierra del Buda no tiene los mismos méritos que la del Tathāgata Akṣhobhya, no está magníficamente adornada.

"Shariputra, el Tathāgata Akṣhobhya conduce a los Bodhisattvas y seguidores de otros vehículos en otras tierras, así como en el Mundo de Maravillosa Alegría. Shariputra, si los hombres buenos y las mujeres buenas, después de escuchar la puerta del Dharma de los méritos del Tathagata Akṣhobhya, son capaces de aceptar, sostener, leer, recitar y comprender, y desean nacer en esa tierra, entonces el Tathāgata Akṣhobhya siempre protégelos y recuerda hasta el momento de su muerte, y evitará que los demonios y los séquitos de los demonios los hagan retroceder por su determinación.

"Shariputra, debes saber que hasta el logro de la iluminación suprema, estos hombres buenos y mujeres buenas estarán libres del temor a la regresión; libre de daños por agua, fuego, cuchillos, garrotes, bestias feroces e insectos venenosos; y libre del terror de humanos [malvados] o no humanos. ¿Por qué? Porque están siempre protegidos y recordados por el Tathāgata Akṣhobhya, y nacerán en su tierra del Buda.

"Shariputra, así como el sol, aunque muy lejos, ilumina a los seres sintientes de este mundo, así el Tathāgata Akṣhobhya, aunque muy lejos, ilumina a los Bodhisattvas de otros mundos.

"Shariputra, así como un monje que tiene el ojo deva puede ver cosas diferentes a lo lejos, así el Tathāgata Akṣhobhya, mientras permanece en su propia tierra, puede ver las formas de todo tipo de Bodhisattvas en otros mundos.

"Shariputra, además, así como un monje que ha adquirido el dominio perfecto del poder de [conocer los pensamientos de los demás] puede leer las mentes de los seres sintientes incluso si está lejos de ellos, así el Tathāgata Akṣhobhya puede percibir las mentes de los Bodhisattvas en otros mundos.

"Shariputra, así como un monje que ha alcanzado el oído de deva puede oír cualquier sonido a distancia, así el Tathāgata Akṣhobhya puede escuchar a los seres sintientes que viven en otros mundos decir: 'Deseo nacer en esa tierra'. Shariputra, el Tathāgata Akṣhobhya conoce los nombres de todos esos hombres buenos y buenas mujeres; él conoce, protege y recuerda a todos los que aceptan, defienden, leen, recitan y comprenden esta puerta del Dharma".

Shariputra luego le dijo al Buda: "Es sumamente extraordinario, Honrado por el Mundo, que ese Buda, el Honrado por el Mundo, proteja y recuerde a esos Bodhisattvas-Mahāsattvas".

Después de que Shariputra dijo esto, el Buda le dijo: "Así es, así es. Como dices, el Tathāgata Akṣhobhya protege y recuerda a esos Bodhisattvas-Mahāsattvas. ¿Por qué? Porque al proteger y recordar a los Bodhisattvas, él protege y recuerda a todos los seres sintientes.

"Shariputra, un rey kṣatriya ungido que tiene muchos graneros llenos de grano y frijoles, mandará estrictamente al guardián que los guarde bien. ¿Por qué? Porque entonces podrá aliviar [el hambre de] seres sintientes cuando ocurra la hambruna. De manera similar, Shariputra, el Tathagata ofrece una buena protección a esos Bodhisattvas para que, después de su Parinirvāṇa, alcancen la iluminación suprema y sirvan como una abundante cosecha durante la hambruna del verdadero Dharma.

"Shariputra, en este mundo, hay Bodhisattvas que, después de escuchar la puerta del Dharma de los méritos del Tathagata Akṣhobhya, pueden aceptar, sostener, leer, recitar y comprender, y desean nacer en esa tierra de Buda. Debes saber que estas personas han logrado la no repetición.

"Shariputra, los hombres buenos y las mujeres buenas con fe pura deben exponer esta puerta del Dharma que alaba los méritos de los demás en todo momento. Aquellos que lo hagan serán limpiados de todas las impurezas en sus vidas presentes, o [como máximo] en dos vidas.

"Además, Shariputra, esta puerta del Dharma para elogiar los méritos del Tathagata Akṣhobhya no puede ser aceptado por personas ignorantes y superficiales. Puede ser aceptado y mantenido solo por aquellos con una profunda y amplia sabiduría. Shariputra, esos hombres buenos y mujeres buenas [con tanta sabiduría] verán a los Budas y ciertamente obtendrán esta puerta del Dharma que alaba los méritos en sus vidas presentes.

"Shariputra, supongamos que hay perlas inestimables tomadas del mar. ¿Quién crees que será el primero en obtener estos tesoros invaluables?".

Shariputra le dijo al Buda: "Honrado por el mundo, los reyes, los príncipes y los ministros serán los primeros en obtenerlos".

El Buda le dijo a Shariputra: "De la misma manera, los Bodhisattvas serán los primeros en adquirir la puerta del Dharma de los méritos de ese Buda, y esos Bodhisattvas alcanzarán la etapa de no repetición. Seguramente podrán aceptar, sostener, leer, recitar y comprender este Dharma después de escucharlo; ellos estudiarán diligentemente la naturaleza de tal para el propósito de alcanzar la iluminación suprema ".

Shariputra le dijo al Buda: "Honrado por el Mundo, si los Bodhisattvas desean permanecer en la etapa de no regresión, deben aceptar, sostener, leer, recitar y comprender esta puerta del Dharma que alaba los méritos después de escucharla. ¿Por qué? Porque los Bodhisattvas-Mahāsattvas que permanecen en esta puerta del Dharma no retrocederán [en su realización] de la naturaleza del Dharma".

El Buda le dijo a Shariputra: "Si un hombre, para escuchar este Dharma, y regalara suficiente oro para llenar el mundo entero, todavía podría ser incapaz de escucharlo. ¿Por qué? Debido a que este Dharma meritorio no puede ser sostenido por seres sensibles con pocas bendiciones.

"Además, Shariputra, si los seguidores del vehículo Śhrāvaka aceptan, sostienen, leen y recitan esta meritoria Puerta de Dharma después de oírla, y la practican diligentemente para conformarse a la iluminación y semejanza supremas, alcanzarán la realización en sus próximas vidas; alcanzarán la candidatura para la Budeidad en dos vidas; alcanzarán la iluminación suprema en no más de tres vidas.

"Además, Shariputra, si, en la búsqueda de esta puerta del Dharma, los hombres buenos y las buenas mujeres escuchan, aceptan, defienden, leen, recitan y circulan en un pueblo o pueblo, y para ello viven en las casas de los laicos aunque ellos mismos sean monjes o monjas, les diré que son intachables y les permitirán permanecer en esos lugares. ¿Por qué? Porque estos hombres buenos y mujeres buenas están tratando de evitar que este Dharma caiga en el olvido después de su muerte. Śāriputra, incluso si la aldea o la ciudad está muy lejos, estos Bodhisattvas todavía deberían ir y quedarse allí para aceptar, sostener, leer y recitar esta puerta del Dharma, y ​​revelarla y exponerla a otros.

"Shariputra, los buenos y las buenas mujeres deben hacer este voto: 'No debería pensar en retroceder desde la búsqueda de la iluminación suprema, porque he escuchado el nombre de la puerta del Dharma del Tathāgata Akṣhobhya'".

Entonces Shariputra le dijo al Buda: "Honrado por el Mundo, esta puerta del Dharma puede aportar grandes méritos".

El Buda le dijo a Shariputra, "Así es, así es, como has dicho. Shariputra, si un país es asaltado por granizadas, truenos prematuros u otras cosas terribles, los hombres buenos y las mujeres buenas deben concentrar sus mentes en el Tathāgata Akṣhobhya e invocar su nombre. Esto pondrá fin a todos los desastres. [¿Por qué?] Porque en el pasado, ese Tathagata ayudó a cientos de miles de dragones a salir de sus sufrimientos. Debido a que sus compasivos votos originales son genuinos y sinceros, y porque desea cumplir la dedicación de sus buenas raíces sin falta, todos aquellos que invocan su nombre tendrán su dolor y angustia relevados espontáneamente, excepto aquellos seres sintientes cuyos karmas [malvados] previos han madurado".

Shariputra le dijo al Buda: "El Honrado por el Mundo, los Bodhisattvas que deseen realizar la iluminación suprema en esta vida deben actuar como actuó el Tathagata Akṣhobhya cuando estaba cumpliendo sus votos".

El Buda le dijo a Śāriputra: "Así es, así es".

En ese momento, los dioses de los Reinos del Deseo y los dioses del Cielo de Brahma unieron sus palmas hacia [Akṣhobhya] Buda, se postraron para rendirle homenaje y cantaron tres veces: "Rendimos homenaje a Tathāgata Akṣhobhya, el Digno, el Perfectamente Iluminado, que es el más extraordinario; y nos refugiamos en el Tathāgata Śākyamuni, el Digno, el Perfectamente Iluminado de este mundo, que es tan hábil en exponer este mérito alabando la puerta del Dharma".

Entonces los dioses del Reino del Deseo derramaron flores del árbol de coral e incienso celestial sobre el Buda. En el aire, el incienso y las flores se fusionaron y formaron un dosel. Además, los dioses dispersaron las flores celestiales y el incienso hacia el Buda Akṣhobhya como ofrendas desde lejos.

Cuando el Buda expuso esta puerta del Dharma, cinco monjes hundidos adquirieron la liberación mental concerniente al Dharma sin contaminación; cinco mil Bodhisattvas, seis mil monjas, ocho mil legos, diez mil mujeres laicas y numerosos dioses del Reino del Deseo, todos deseaban nacer en esa tierra del Buda. Entonces, el Tathagata predijo que todos ellos nacerían en esa Tierra Pura del Buda.

Cuando el Buda terminó de exponer este Sutra, Shariputra, los dioses, los humanos, los asuras, los gandharvas, los garuda, los kinnaras y los mahoragas estaban todos jubilosos por la Enseñanza del Buda. Lo aceptaron con fe y comenzaron a practicarlo con veneración.

FIN

No comments:

Post a Comment