Wednesday, September 12, 2018

Manifestaciones del Infinito: Los Budas, Bodhisattvas y Deidades del Budismo Esotérico Japonés

El Budismo Esotérico Japonés (Vajrayana - Mikkyo) contiene una plétora de Budas, Bodhisattvas y Deidades, todas manifestaciones hábiles del Dharmadhatu - el Infinito - el cual por compasión de los seres sintientes en el multiverso, se manifiestan de acuerdo con las capacidades, necesidades y circunstancias de los seres para comunicar el Dharma y llevarlos a la salvación.




Las religiones pasan por cambios. Como un producto humano (aunque con orígen divino) que no se da en el vacío, todas se ven afectadas por las circunstancias históricas, culturales y políticas de los tiempos. El Budismo incorporó - desde el tiempo del Buda histórico - muchas creencias, prácticas y deidades del Hinduismo a su manifestación filosófica-religiosa hasta desarrollarse en lo que hoy conocemos como Budismo: un nombre sombrilla que cobija una multitud de escuelas en todo el planeta, cada una una manifestación - ramas con hojas - que derivan de las innovadoras enseñanzas del Dharmakaya.

Las tradiciones budistas esotéricas japonesas de las esculas Tendai y Shingon poseen una amplia gama de deidades como se describe en el Sutra de Mahavairocana (Dainichi-kyo), el Sutra del Loto (Hokke-kyo) y muchas otras escrituras budistas. Las mismas se pueden ver en el Ryokai Mandara, el Mandala de los Dos Reinos, que consiste en el Kongō̄kai (Mundo del Diamante) y el Taizō̄kai (Mundo de la Matriz). El primero presenta un mapa esquemático del cosmos budista en su estado prístino, adamantino e intransitorio, mientras que el segundo es más un mapa de las emanaciones del Buda Cósmico (Dharmakaya).

De acuerdo con las traducciones de los textos esotéricos del monje y erudito Amoghavajra (705-774), las deidades derivan de las emanaciones y manifestaciones del Buda trascendental Mahavairocana (Danichi Nyorai). Estas emanaciones de su sabiduría se conocen como los Cinco Budas de la Sabiduría (Skt: Tathagata; Jpn: Gochi Nyorai). En el Reino del Diamante (Kongokai), estos son Dainichi (Centro), Ashuku (Aksobya; Este), Hо̄shо̄ (Ratnasambhava; Sur), Amida (Amitabha; Oeste), y Fukūjо̄ju (Amoghasiddhi; Norte); y en el Reino de la Matriz (Taizokai), son Dainichi (Centro), Hod̄̄ (Ratnaketu; Este), Kaifuke-о̄ (Samkusumitaraja; Sur), Muryuju (Amitabha; Oeste) y Tenkuraion (Divyadundubhimeganirghosa; Norte), y representan las sabidurías contra la ira, la envidia, el deseo, la ignorancia y el orgullo. Aparecen con frecuencia en el mandala japonés. Encarnan las cinco sabidurías fundamentales: sabiduría contra la ira, la envidia, el deseo, la ignorancia y el orgullo, para ayudarnos a liberarnos del ciclo de la muerte y el renacimiento, o los Seis Estados de la Existencia (es decir, el ciclo del sufrimiento, sánscrito = Samsara). Cada uno de los cinco tiene un mudra específico (gesto de la mano) que corresponde a uno de los cinco episodios definitorios de la vida del Buda histórico Shakyamuni.

Dainichi Nyorai ( Mahavairocana) es la deidad central en muchos mandalas japoneses y pertenece a la familia del Buda (Tathagata); convierte la ignorancia y el desconcierto en la sabiduría de la conciencia primordial, o la sabiduría de la legalidad universal; Dainichi corresponde al primer giro del Buda histórico de la Rueda de la Ley en Sarnath (India), donde Shakyamuni (el Buda histórico) dio su primer sermón después de alcanzar la Iluminación. El giro de la rueda es una metáfora para enseñar el camino de la Iluminación. Dainichi Nyorai es conocido como el Buda Primordial o Cósmico, y se coloca en el Centro o Zenith de los Mandalas y es representado de color blanco; también representa la conciencia del cuerpo, la tierra y los ojos. Dainichi es aquel de quien "todas las cosas emanan", el que encarna todas las cosas, el que representa la unidad de todas las cosas; así, Dainichi abarca las cualidades de los cuatro Buda circundantes y es la deidad suprema en el Budismo Esotérico. Es especialmente importante para las sectas esotéricas de Japón y encarna el reino de la realidad última.

Fukūjōju (Fukujoju) Nyorai (Amoghasiddhi) pertenece a la familia Karma y convierte los celos y la envidia en la sabiduría que todo lo logra, o la sabiduría requerida por el karma para su realización. Es colocado en el Norte y es representado de color Verde. Fukūjōju es el Tathagata de rendimiento infalible que enseña a las personas cómo pueden beneficiarse a sí mismas y a los demás, y les inculca la voluntad de trabajar en beneficio de los demás. En el Budismo Tendai es asociado con Ususama Myō-ō.

Hōshō (Hosho) Nyorai  (Ratnasambhava) pertenece a la familia Ratna (Joya) y convierte el orgullo y la codicia en la sabiduría de la ecuanimidad, o la sabiduría de la similitud esencial, o la igualdad final de todas las criaturas vivientes. Es colocado en el Sur y representado de color Amarillo. Hōjō es otro nombre para Shakyamuni (Buda histórico). El nombre Hōjō se traduce como "dar a luz al tesoro". Representa el tesoro de la Ley budista (Dharma) que Shakyamuni enseñó en su primer sermón y en todos los sermones posteriores.

Ashuku Nyorai  (Akshobhya) pertenece a la familia Vajra (Diamante) y convierte la ira y la agresión en la sabiduría del espejo. Es colocado en el Este y representado de color Azul. Asuhku representa el poder universal e inmutable de las enseñanzas budistas. Es asociado con Fudō el Inamovible.

Amida Nyorai  (Amitabha) pertenece a la familia de Padma (Loto) y convierte el deseo, la lujuria y la pasión en la sabiduría de la conciencia discriminativa, o la sabiduría de la distinción. Amida corresponde a la meditación del Buda histórico bajo el árbol Bodhi. Es colocado en el Oeste y representado con el color Rojo. La familia de Padma (Loto) también incluye a Kannon Bosatsu (Avalokiteshvara), que es uno de los principales asistentes de Amida. Amida es también la deidad central de las populares Sectas de la Tierra Pura de Japón, y el gobernante del Paraíso Occidental de la Dicha Suprema.

Cada uno de estos Budas, de acuerdo con el pensamiento esotérico, posee un cuerpo triple que corresponde con la naturaleza, la ley y el mando. El primero, el Cuerpo de la Naturaleza Verdadera (Dharmakaya), es el Tathagata mismo. El segundo, su Cuerpo de la Verdadera Ley (Shambogakaya), se corresponde con el deseo del Tathagata de transmitir la Ley (Dharma) a los adherentes budistas: esta es la forma bosatsu (Bodhisattva). El tercero, su Cuerpo de Recompenza (Nirmanakaya), encarna por el bien de las almas caprichosas que son inmunes a los gentiles señas del cuerpo del Bodhisattva y a veces usa una presencia temible para intimidarlos y convertirlos en fieles practicantes budistas: este es el Myōо̄ (Skt: Vidyaraja) - los Reyes de la Sabiduría como Fudo Myo-o (Achalanata Vidyaraja).

En el camino a la Iluminación, uno primero se convierte en Bosatsu (Bodhisattva) antes de alcanzar la Budeidad. Pero antes de convertirse en un Bosatsu, uno debe pasar por ocho etapas, desde el nivel más bajo del infierno hasta el noveno nivel, el nivel del Bodhisattva. El nivel final, el décimo nivel, es la Budeidad. Estos niveles se explican a continuación.

Aquellos que alcanzan la etapa iluminada de Bosatsu ciertamente alcanzarán la Budeidad, pero por un tiempo, renuncian al gozoso estado del Nirvana (libertad del sufrimiento), jurando permanecer en la tierra de varias maneras (reencarnaciones) para ayudar a todos los seres a alcanzar la salvación. Hozo Bosatsu, por ejemplo, después de innumerables buenas acciones durante incontables años, se convierte en el Amida Nyorai. En obras de arte, los Nyorai a menudo se representan junto con los acólitos de Bosatsu. Sin embargo, ambos tipos encarnan la iluminación espiritual y sirven como guardianes, maestros y salvadores para los fieles.

En toda la región de Asia, hay cuatro Bodhisattvas (Bosatsu) ampliamente venerados, cada uno simbolizando diferentes aspectos de las creencias y prácticas budistas. Son Avalokiteshavara (Kannon Bosatsu - compasión ilimitada), Manjushri (Monju Bosatsu - sabiduría), Samantabhadra (Fugen Bosatsu - praxis o práctica) y Ksitigarbha (Jizo Bosatsu - gran paciencia y salvación del sufrimiento). Sin embargo, en términos generales, todos los Bosatsu encarnan la "compasión", porque los Bosatsu, por definición, han retrasado voluntariamente su entrada en el Nirvana, por compasión, para salvar a la gran multitud de almas que todavía quedan atrapadas en el ciclo de nacimiento y la muerte.

En contraste con las imágenes santas de los Budas y Bodhisattvas, las imágenes de Myō-ō son feroces y amenazantes, ya que sus posturas amenazantes y expresiones faciales están diseñadas para someter a los espíritus malignos y convertir a los no creyentes. A menudo se representan envueltos en llamas, que según la tradición budista, representan la purificación de la mente mediante la combustión de todos los deseos materiales o el consumo de todas las pasiones. Ellos llevan armas viciosas para proteger a los creyentes y someter el mal. Entre las esculturas de Myō-o, Godai Myō-ō (la agrupación llamada los "Cinco Grandes Reyes") es la más frecuente; entre los Myō-ō individuales, el más venerado en Japón es Fudō (literalmente Inamovible, firme).

Entonces, mientras que los Tathagatas representan la sabiduría y la compasión del Bodhisattva, los Myōо̄ representan el poder del Budismo para superar las inclinaciones humanas, conocidos como los tres venenos: la codicia, la confusión y la ira. Y a través del uso del mantra, mudra y ritual centrado en el Myōо̄, estos venenos pueden ser purgados. Los Myō-ō son deidades guerreras e iracundas que representan el poder del Budismo para vencer las pasiones. Cinco de los Myō-ō son emanaciones de los Cinco Budas de la Sabiduría y en este papel protegen las cuatro direcciones cardinales y el centro.

Hay numerosas interpretaciones de los Myо̄о̄, todas las variantes de la traducción del original sánscrito Vidyaraja. "Vidya", del cual deriva el "myo" japonés, significa "luz" o "conocimiento". Hay una pequeña definición en el otro. Así como la luz brilla para revelar el camino, el conocimiento hace que se conozca mejor el camino. Vidya, entonces, se refiere al conocimiento de las cosas a la luz del estado de todo lo demás, lo que llamamos sabiduría. La segunda parte del nombre "raja", que significa rey, y se correlaciona con el japonés "о"̄. Por lo tanto, los Myō̄̄̄ son conocidos como los Reyes de la Sabiduría, los Reyes Luminosos, los Reyes de la Luz y los Reyes Brillantes. El Godai Myo-o tal como lo conocemos hoy en día es producto de numerosos cambios iconográficos; a medida que viajaban por medio de traducciones de las escrituras desde la India a través de China y hasta Japón, experimentaron transformaciones significativas.

Los Myōо̄ tienen sus orígenes en el Hinduismo y el Budismo Indio, con las deidades conocidas como lokapala y dvarapala. Los lokapala son conocidos en el Hinduismo como los guardianes de las direcciones cardinales y en el Budismo Indio como los Cuatro Reyes Guardianes (Jpn: Shitenno). La iconografía del lokapala ha permanecido en gran medida igual a través de la transmisión del Budismo Mahayana desde la India hasta Japón. Los dvarapala son deidades guardianas. Por lo general, tomando una forma monstruosa, se colocan en las entradas de los templos hindúes y budistas. En Japón, estos comúnmente toman la forma de Nio-o y más tarde incluyen el koma-inu (perro coreano) y karashishi (león chino). De estas importantes clases de deidades surgió el Vidyaraja exclusivamente esotérico. Todavía sirven como protectores del Buda y sus seguidores, pero ocupan una posición más alta en el panteón, ya que pueden reclamar una afiliación directa con los Cinco Tathagatas, de los cuales son sus manifestaciones iracundas.

Fudo Myo-o (Achalanata) es la personificación iracunda de Dainichi Nyorai y es el mejor conocido de los cinco, ya que es una de las principales deidades de las sectas esotéricas. Convierte la ira en salvación cara furiosa y deslumbrante, buscando asustar a la gente para que acepte las enseñanzas de Dainichi; porta "kurikara" o espada que domina el diablo en la mano derecha que también representa la sabiduría cortando la ignorancia y es usada para combatir los tres venenos (avaricia, ira, ignorancia), sujeta la soga en la mano izquierda (para atrapar y vencer demonios y maldad); a menudo tiene un tercer ojo en la frente (que todo lo ve), y es representado a menudo sentado o de pie sobre la roca (porque Fudō es "inamovible" en su fe).

El primer texto en tratar exclusivamente con los Vidyarajas fue la Escritura Prajnaparamita del Sutra de los Reyes Benevolentes  (Jpn: Ninno-kyo). Hay dos traducciones diferentes en chino: una por Kumarajiva (344-413) y otra por Amoghavajra. Los roles de los Vidyaraja en ellos actúan como guardianes de la tierra al servicio del rey y como protectores de las doctrinas budistas.

No mucho después de que Amoghavajra tradujera los Sutras y los Tantras, la iconografía viajó a Japón a través de Dengyo Daishi (Saicho) y Kо̄bо̄ Daishi (Kūkai) en los años 805 y 806, respectivamente. Estos dos maestros regresaron con textos esotéricos de varios maestros chinos, entre ellos Nagarjuna y Amoghavajra, y los tradujeron al japonés. Como se señaló anteriormente, Kūkai fundó la escuela de Budismo Shingon, basada en gran medida en el Dainichi-kyo, mientras que Saich̄̄o fundó la escuela Tendai (una variante del Tian'tai chino), basada en gran medida en el Hokke-kyo.

Las deidades, como la mayoría de las deidades en el panteón budista, originaron a partir de la mitología hindú. Pero una vez que estos dioses hindúes se incorporaron al Budismo, se convirtieron en protectores de la ley budista (Dharma) y se les dieron atributos budistas (y Shinto en el caso de Japón). En la mayoría de las tradiciones japonesas, las deidades son deidades hindúes que se convirtieron en protectores del Budismo después de aprender las enseñanzas del Buda histórico. Las deidades incluyen a los Devas y a muchos otros seres espirituales divinos, incluidas criaturas como el Dragón, el hombre pájaro Karura, además de ninfas celestiales y músicos celestiales.

Los Shitennō (Cuatro Reyes Celestiales) son los protectores budistas de las cuatro direcciones. Alejan al mal, protegen a la nación y protegen al mundo de los espíritus malignos, de ahí el término japonés Gose Shitennō, literalmente "Cuatro Reyes Devas Protectores del Mundo". Cada uno representa una dirección, estación, color, virtud y elemento. Estos se originaron en la India como generales deva protegiendo al Señor Indra, pero luego fueron adoptados en el panteón budista en China y Japón. Cada uno habita y protege uno de los cuatro continentes que rodean el Monte Sumeru, el hogar mítico del Buda histórico y otras deidades budistas. En China y Japón, son venerados como guardianes del templo y protectores de la nación. En China, las estatuas de los cuatro se colocan a menudo cerca de las entradas del templo, pero en Japón, las efigies de los cuatro se colocan más comúnmente alrededor de la deidad central en el altar principal (el estrado principal se llama precisamente Shumidan). Los cuatro están comandados por Taishakuten (Indra). Casi siempre están vestidos con armadura (yoroi), luciendo feroces, y portando armas u objetos para eliminar las influencias malignas y reprimir a los enemigos del Budismo. También suelen mostrarse sobre espíritus malignos que simbolizan su poder para repeler y vencer al mal. A veces están representados con un halo de fuego detrás de ellos. Sus atributos, sin embargo, no están estrictamente prescritos y, por lo tanto, difieren entre las naciones budistas. La iconografía de Shitennō está relacionada con los Cuatro Emblemas Celestiales (dragón, pájaro rojo, tigre, tortuga) de China, que también protegen las cuatro direcciones cardinales. En las estatuas japonesas, los Shitennō casi siempre se representan en poses animadas de guerreros en lugar de posturas estáticas de facilidad o meditación. Entre los cuatro, Tamonten (también conocido como Bishamonten) es considerado el más poderoso, y con el tiempo, suplantó a los otros tres en importancia. De hecho, Bishamonten es el único miembro de los cuatro venerados de forma independiente en Japón, como protector de la fe budista y como uno de los Siete Dioses con Suerte de Japón, alguien que aporta riqueza y prosperidad.

Los dioses en el Budismo viven durante incontables eras, pero incluso ellos envejecen y mueren, ya que siguen atrapados en los Seis Estados de Existencia, el ciclo del sufrimiento del Samsara. Los dioses se ven obstaculizados por su gran bienaventuranza y, por lo tanto, no reconocen la verdad del sufrimiento. Finalmente "agotan" su buen karma después de innumerables años en el paraíso y una vez más caen en un estado inferior. La autora Karen Armstrong dice en "The Case for God": "Los arios llamaban a sus dioses 'los brillantes' (deva) porque el Espíritu brillaba a través de ellos más brillantemente que a través de criaturas mortales, pero estos dioses no tenían control sobre el mundo; no eran omniscientes y estaban obligados, como todo lo demás, a someterse al orden trascendente que mantenía todo en existencia, ponía las estrellas en su curso, hacía que las estaciones se sucedieran, y obligaba a los mares a permanecer dentro de los límites".

Los Devas (deidades) representan el estado de existencia más elevado antes de los últimos cuatro estados que conducen a la Budeidad. Hay seis estados a los que se refiere como la Rueda de la Vida Budista. A estos seis les siguen cuatro más, los últimos cuatro pasos hacia la Budeidad. Los tres estados más bajos se llaman los tres caminos malvados, o tres estados malos. Ellos son (1) personas en los infiernos; (2) fantasmas hambrientos; (3) animales. Los siguientes tres estados son (4) Asuras; (5) humanos; (6) Devas. Todos los seres en estos seis estados están condenados a la muerte y al renacimiento en un ciclo recurrente a lo largo de innumerables edades, a menos que puedan liberarse del deseo y alcanzar la Iluminación. Incluso las vidas de los Devas llegan a su fin, ya que aún no están libres del ciclo de nacimiento y muerte. Solo aquellos que alcanzan la Iluminación (Bosatsu y Nyorai) están libres del ciclo de nacimiento y muerte. Para escapar del ciclo, uno debe (1) alcanzar la Budeidad en la vida de uno, o (2) renacer en la Tierra Pura Occidental de Amida Nyorai, practicar y lograr la iluminación allí. Aquellos que han renacido en la Tierra Pura ya no están atrapados en el ciclo del nacimiento y la muerte (Samsara) y pueden dedicar todos sus esfuerzos a la Iluminación. Sobre los Devas (el sexto estado) están los últimos cuatro estados, lo que arroja un total de Diez Estados (los Diez Mundos) que deben alcanzarse antes de la Budeidad.

Hoy día, estas deidades, todas manifestaciones del Infinito - el Dharmadhatu - son utilizadas en los servicios diarios en los templos japoneses para canalizar sus bendiciones (Adhisthana) para el beneficio de todos los seres, para remover todosl os obstáculos de sus prácticas y que todos puedan alcanzar la Iluminación. Los Mandalas nos revelan que todos estos Budas, Bodhisattvas y Deidades - el Cosmos entero - es una manifestación de la Vida Infinita del Universo en vías del Despertar.

No comments:

Post a Comment