Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Saturday, June 5, 2021

Saicho: El Gran Cristalizador del Budismo - Charla sobre la Vida y Obra del Fundador del Budismo Tendai

 En estas semanas, en los Templos Tendai en todo Japón, se conmemora el Sange-E: el Memorial del Gran Maestro Dengyo Daishi (Saicho 767-822), el fundador de la Escuela Tendai en Japón. Si bien hemos hablado anteriormente sobre su vida y obra, hoy en nuestra conmemoración, trataré de hacer énfasis en la importancia de Dengyo Daishi, quien cristalizó y perfeccionó la Tradición del Loto, y su impacto en el Budismo Mahayana mundial.

El Budismo verdadero se ha preservado en lo que hemos llamado la Tradición del Loto, que fue comenzada por el Buda mismo en el mundo, cuando reveló la totalidad de la Verdad de su Iluminación en el Sutra del Loto, y que fue pasada sucesivamente desde la India a China, perdida a través del tiempo y restaurada en China por el Gran Maestro Chih-i (Tendai Daishi), y que luego fue llevada de China por el Gran Maestro Saicho (Dengyo Daishi) y cristalizada y perfeccionada en la escuela Tendai. 

El Gran Maestro Saicho, conocido póstumamente por su título honorífico de Dengyo Daishi, o "Gran Maestro Propagador de la Enseñanza Verdadera y Perfecta" o de la "Verdadera Religión",  nació en Shiga (ahora Otsu en el Lago Biwa) en la provincia de Omi, no lejos del Monte Hiei, en el 767. Su padre era un devoto que había convertido la casa de la familia en un templo. Saicho combinó la inteligencia excepcional con una sensibilidad profundamente espiritual toda su vida, y buscó y recibió la ordenación novicia a la edad de doce años, convertiéndose en monje completo siete años más tarde en el 785. Apenas tres meses después de su ordenación, Saicho dejó Nara y se retiró en soledad al Monte Hiei. Allí vivía cerca de un templo abandonado, reflexionando sobre los Sutras, meditando y practicando con los Yamabushi (practicantes ascéticos en las montañas), monjes y ascetas que fueron honrados por la población rural por su santidad o logros en las artes mágicas. En el 788, Saicho construyó el Templo Hieizanji, y talló y colocó como "honzon" (objeto de veneración) una imagen de Yakushi Nyorai, el Buda de la Sanación, y en el, se reunieron otros monjes que se habían retirado de Nara, y llevaron a cabo un estudio riguroso de los textos sagrados favorecido por la escuela Tientai fundada por el Gran Maestro Chih-i en China, la cual rescataba del olvido la Tradición del Loto, la cual incorporaba la totalidad de las enseñanzas y prácticas budistas en una sola escuela, las completaba y las perfeccionaba, de acuerdo con el verdadero propósito del Buda en el mundo.

Saicho se mantuvo en contacto con la corte imperial en Nagaoka, y sabía que el emperador había llegado a preferir el idealismo ascético de los monjes que habitaban en ermitas distantes a sus homólogos cortesanos. El Budismo japonés en ese tiempo se había concentrado exclusivamente en la corte y la aristocracia y no era predicado adecuadamente en el pueblo. Cuando se hizo evidente que el emperador deseaba trasladar su capital, para dejar atrás la decadencia del Budismo en Nara, Saicho solicitó una audiencia ante el a través de sus amigos de la corte para establecerse en Kyoto, en el lado occidental del Monte Hiei. Saicho se percató de que el cambio en la ubicación marcaría un cambio en el apoyo imperial, lejos de las prácticas budistas puramente cortesanas, hacia el trabajo budista en la población en general. En 793, Saicho purifica el suelo de la nueva capital - un ritual reservado exclusivamente para los sacerdotes de Nara - y en el año 794 el emperador cambia residencias. En 797, Saicho fue nombrado uno de los diez "naigubuso", o sacerdotes de la corte imperial. En 804, el emperador Kammu ordenó una serie de charlas dedicadas al Sutra del Loto. Diez sacerdotes eminentes de Nara asistieron, pero Saicho fue quien tuvo la palabra. Su elocuencia y fervor impresionaron tanto al emperador que se comprometió a enviar a Saicho a China para recopilar las enseñanzas completas y perfectas Tientai de la Tradición del Loto. Además, dio un apoyo generoso al templo y la escuela monástica de Saicho, inaugurando el gran complejo de templos y colegios que caracterizaron lo que los historiadores han llamado el período Heian.

En el 804, el emperador envió cuatro barcos a China, con Saicho en uno y otro a Kukai. Curiosamente, sólo dos de los cuatro barcos sobrevivieron la travesía, y estos dos llevaron a los iniciadores del pensamiento budista Heian. Mientras que Kukai viajó a Chang-an, Saicho se dirigió al monte Tientai, donde estudió con sus líderes y recibió instrucción en las Enseñanzas Perfectas y Completas del Sutra del Loto, en la práctica de la meditación tradicional Shikan (Samatha y Vipassana), los Preceptos del Bodhisattva, las enseñanzas y prácticas Tierra Pura, el Chan (Zen) y en el esoterismo Vajrayana (Mikkyo). Cuando llegó a las costas de su patria, llevaba consigo cuatrocientos cincuenta volúmenes de textos budistas, el permiso de enseñar las doctrinas Perfectas y Completas de la Tradición del Loto en Japón, un linaje Chan (Zen), y un perdurable interés en el Mikkyo o Vajrayana. Aunque sus enseñanzas siguieron las doctrinas Tientai, su propia experiencia e intereses dieron a la escuela Tendai que fundó un sabor japonés distintivo, incorporando el elemento que le faltaba, el Esoterismo (Mikkyo - Vajrayana), cristalizando y llevando a su máxima expresión la Tradición del Loto. Además, buscó fortalecer la integridad nacional emergente de Japón, el cual esperaba convertir en una Tierra Pura en esta tierra, y abogó por la reforma social. Él inventó la frase "Dainipponkoku", "gran país de Japón", y, fiel a su espíritu universal y reconciliador, unificó el Shinto local con el Budismo.

Cuando Saicho regresó a Monte Hiei en el año 805, se encontró con una comunidad floreciente de templos, colegios y monasterios que habían sido declarados el "Trono de la Religión Budista para la Seguridad de la Nación". El emperador, sin embargo, estaba gravemente enfermo, y Saicho fue de urgencia al palacio imperial para llevar a cabo una ceremonia de curación. En agradecimiento por su mejoría, el emperador le concedió la nueva escuela dos "nembundosha", sacerdotes anuales nombrados por el emperador, concediendo así un estatuto oficial a la Tendai-shu (Escuela Tendai). Cuando el emperador Kammu murió en el 805, su sucesor mostró poco interés en los asuntos de la escuela Tendai, pero murió después de un corto reinado. Cuando el emperador Saga ascendió al trono en el 809, rápidamente restablecieron las relaciones cálidas. 

En el mismo año, Kukai volvió a la capital y Saicho se comprometió a llevarlo ante una audiencia imperial. Saicho sabía que Kukai era un monje inteligente y activo, y quería que le ayudara a unificar el Budismo en Japón para el beneficio de la sociedad. Pero a pesar de que los dos monjes mantuvieron relaciones de amistad durante varios años, sus temperamentos radicalmente diferentes finalmente los apartaron. Kukai no podía aceptar la opinión de Saicho de que todas las enseñanzas y prácticas budistas eran válidas y que la filosofía Tendai y la práctica exclusivamente esotérica Shingon (traído a Japón por Kukai) eran idénticas. Incluso, Kukai se negó a prestarle a Saicho varios textos. Tal vez el acontecimiento más trágico en su relación fueron los extraños sucesos que rodearon a Taihan, un discípulo cercano de Saicho. Taihan había venido de Nara para unirse a la Tendai-shu tras reunirse con Saicho, y finalmente se convirtió en su discípulo más grande. En 812, Saicho nombró a Taihan su sucesor. Unos meses más tarde, Taihan abruptamente dejó el Monte Hiei con el argumento de que no podía cuadrar sus obligaciones onerosas como sucesor con sus fracasos personales como un monje. Cuando las súplicas de Saicho no tuvieron efecto, él le confió a Taihan a Kukai para que aprendiera la enseñanza esotérica. En el 816, ya estaba claro que Taihan no volvería, y Saicho tuvo el corazón roto.

Saicho mismo decidió dejar el Monte Hiei y establecer su residencia en la zona de Kaito. Visitó el santuario del Príncipe Shotoku, quien llevó el Budismo a Japón, de camino y pronto se encontró muchos monjes que simpatizan con el movimiento Tendai. Apenas se instaló cuando escribió su "Ehyo Tendaishu" (Principios Básicos del Tendai-shu). Un brillante erudito del Hosso-shu escribió una respuesta crítica, y Saicho escribió un tratado sobre la escuela Tendai, defendiendo el concepto del "Ekayana", el Vehículo Unico, en contra del Triyana (Tres Vehículos) de la escuela Hosso - la opinión de que los Shravakas, Pratyekabuddhas y Bodhisattvas fueron tres destinos diferentes dados a gente diferente. De repente, Saicho descubrió una fuerza y una confianza en sí mismo, y en sus enseñanzas, y en 818 dio un paso audaz. Él anunció que renunciaba a su ordenación y le pidió al emperador que le permitiera crear un centro de "Kaidan" o iniciación Mahayana independiente, y regresó al Monte Hiei para asegurarlo.

El establecimiento independiente de la Escuela Tendai permitiría a Saicho propagar el Budismo por toda la sociedad, manteniendo los mejores monjes como maestros en el Monte Hiei, los medianos como asesores gubernamentales y educadores en escuelas, y los inferiores como sacerdotes en templos por todo Japón, proveyendo servicios religiosos y sociales a la sociedad. Pero todo esto era posible solo si lograban una total independencia.

Aunque el emperador favorecía la petición de Saicho de liberarse del control de Nara, Saicho había ido tan lejos como para abogar por la eliminación total del control imperial sobre las órdenes budistas. Nara, celosa de sus prerrogativas, buscaron la denegación de la solicitud. Así, comenzó un arduo debate que se centró sobre cuestiones religiosas, pero tuvo enormes implicaciones políticas. Aunque Saicho no lograría ver el nuevo Kaidan en su vida, su muerte produjo el argumento más convincente. Su salud había sido frágil desde que había nombrado a Taihan su sucesor, pero la lucha extenuante por hacer realidad su sueño tuvo su efecto. Cuando murió a la edad de cincuenta y seis años, en 822, el emperador se sorprendió. En una semana, se le concedió el permiso para el nuevo Kaidan. Cuarenta y cuatro años después, Saicho se convirtió en la primera persona en la historia de Japón que se le concedió el título póstumo de "Daishi", "Gran Maestro". El emperador Seiwa lo nombró Dengyo Daishi, "propagador de la Verdadera Religión".

La escuela Tendai fundada por Dengyo Daishi logró establecer el Verdadero Budismo por todo Japón y se convirtió por siglos en el principal centro de entrenamiento y educación budista en Japón. De ella, grandes luminarias como Honen, Shinran, Eisai, Dogen y Nichiren, salieron para fundar sus propias escuelas basadas en una sola práctica del gran repertorio unificado y armónico de la escuela Tendai. Hoy día, la escuela Tendai es el principal exponente en los esfuerzos inter-ecuménocos con otras escuelas budistas e inter-religiosos con las demás fes del mundo, y continúa su misión en el espíritu universal de su fundador, llegando recientemente a Occidente.

* * *

El Gran Maestro Saicho estaba movido por el Espíritu de Infinita Compasión y Sabiduría del Buda Eterno de llevar la salvación a todos los seres sintientes por medio del Ekayana o el Gran Vehículo Unico del Budismo Verdadero, incorporando todas las enseñanzas y prácticas en una sola escuela, siguiendo la milenaria Tradición del Loto instituída por el Buda en el mundo. Gracias a Dengyo Daishi, la Tradición del Loto llegó a su final cristalización. Todos los ríos habían llegado al mismo mar. Es una pena que siglos más tarde, ciertos monjes la volvieran a separar. Sin embargo, la escuela Tendai coninuó innovando, llegando incluso a incorporar muchas de las innovaciones de otras escuelas posteriores. y lo continúa haciendo hoy día. 

Igualmente, el Budismo dejó de ser algo solo para la corte y la aristocracia y se volvió un motor de cambio y progreso en la sociedad. Dengyo Daishi llamó a esto "iluminar una esquina del mundo". La escuela Tendai instituyó escuelas e instituciones por toda la sociedad, mejorando la situación económica, social y política de todo Japón. El Budismo se practica en medio del lodo, pues solo en el lodo de la sociedad puede crecer el verdadero loto; solo en la sociedad podemos revelar nuestra Naturaleza Búdica y hacer de este mundo una Tierra Pura.

El Budismo japonés hoy día, como lo conocemos, existe gracias a la escuela Tendai. La escuela Tendai abolió los Preceptos Hinayana e instituyó los Preceptos Mahayana del Bodhisattva, los cuales afirmaban la igualdad de todos los seres sintientes, y cuyos Diez Preceptos son la plataforma de ordenación de todas las demás escuelas budistas japonesas, como la escuela Zen, pues todas las escuelas japonesas salieron del a escuela Tendai. 

Como vemos, Dengyo Daishi luchó toda su vida por armonizar y unificar todas las escuelas budistas (y demás filosofías religiosas), y esparcir las enseñanzas universales del Budismo a toda la sociedad, y utilizar las enseñanzas budistas para fomentar la educación y el mejoramiento de la sociedad. Su linaje continúa hoy día tratando de hacer su visión una realidad en Japón, en los Estados Unidos, y ahora, gracias a nosotros, en el mundo Hispano. Todos y cada uno de nosotros somos responsables por continuar llevando la Llama Eterna del Verdadero Budismo e iluminar una esquina de nuestro mundo.

Por todo esto, hoy, conmemoramos la vida y obra del fundador del Budismo Tendai. "Namu Shuso Kombon Dengyo Daishi Fukuju Kongo".