Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.


Friday, July 9, 2021

Los Sutras del Buda Amida: El Llamado del Infinito - Resumen de los Tres Sutras sobre la Tierra Pura de la Bienaventuranza

 Los Sutras del Buda Amida, que se concentran en lo que se conoce canónicamente como los Tres Sutras de la Tierra Pura (Amida Sankyo), contienen la esencia de este camino budista dentro del Budismo Mahayana. Estos Sutras, que fueron predicados por el Buda Shakyamuni, nos narran la historia, los votos y las condiciones del Renacimiento - el Despertar - en la Tierra Pura de la Bienaventuranza (Nirvana).

Los Sutras del Buda Amida contienen varias enseñanzas importantes: (1) Todos somos una manifestación de la Luz y la Vida Infinita del Universo - el Buda Eterno (Amida). Por ello, todos somos uno con el Buda y poseemos la capacidad (Naturaleza Búdica) de alcanzar el Renacimiento (Despertar) en su Tierra Pura del Nirvana. (2) El Universo es inherentemente bueno, y trabaja constantemente por llevar a los seres al Despertar - la Unidad. Por eso, el Universo se manifiesta y a veces encarna como Budas para predicar el Dharma - las Leyes Universales - y salvar a los seres del sufrimiento en el océano de nacimientos y muertes del Samsara (dualidad) y llevarlos al Despertar (Unidad). (3) Todos los seres pueden alcanzar el Renacimiento, descubrir su Naturaleza Búdica y la unión con el Buda Eterno (Amida) por medio del Nembutsu, que es la recitación del Nombre del Buda, así como las prácticas Tierra Pura de la visualización, los Preceptos, las buenas obras, etc.

El Budismo Tierra Pura es un camino paralelo dentro del Budismo Canónico Mahayana y no un camino independiente o separado. Por ello, es otro medio hábil empleado por los Budas para salvar a todos los seres sintientes, y es parte del Budismo Completo, el cual abarca todas las enseñanzas y prácticas, el Ekayana (Unico Vehículo).

Este año, como todos los años anteriores, comenzaremos un nuevo Ciclo de Lecturas sobre los Sutras del Buda Amida, llamado "El 'mi' en 'Amida'". Esta tradición data de más de 1,200 años en Japón, y el Templo Tendai de Puerto Rico se enorgullece en poder continuarla para el mundo hispano. En este blog podrán encontrar las entradas de los Ciclos anteriores, y he escrito dos libros con comentarios sobre los Sutras. En este año, trataremos de atar las enseñanzas del Sutra a los tiempos en los cuales vivimos. Pero antes, veamos una breve introducción panorámica de cada uno de los Sutras y sus enseñanzas.

Los Sutras del Buda Amida se componen de los siguientes tres Sutras:

  1. El Sutra del Buda Amida y su Tierra Pura (Sutra Corto);
  2. El Sutra del Buda de la Luz y la Vida Infinita (Sutra Largo); y
  3. El Sutra de la Meditación en el Buda Amida y su Tierra Pura (Sutra de la Meditación).

Existen otros Sutras o sermones dados por el Buda Shakyamuni que hablan sobre el Buda Amida o sobre las Tierras Puras, pero estos son los tres Sutras canónicos usados por la tradición budista en esta rama del Budismo.

El Buda Shakyamuni, el Buda histórico de este mundo quien vivió en la India hace más de 2,500 años, apareció en este mundo y nos mostró el camino al Despertar espiritual. Para poder alcanzar la Verdad, su Iluminación, el Buda predicó 84,000 enseñanzas y prácticas, cada una dirigida a las diferentes capacidades, naturalezas y necesidades de los seres sintientes. Así como los seres sintientes varían, igualmente, existen una amplia variedad de curas para cada uno de nuestros deseos e ilusiones. El Buda Shakyamuno fue un Buda Nirmanakaya, un Buda Encarnado. En otras palabras, el Buda Shakaymuni fue una encarnación del Alma del Universo (Dharmakaya), el cual trasciende el tiempo y el espacio, y el cual es tanto trascendente como inmamente, y el cual asume diferentes formas de acuerdo con los mundos y los seres, quien vino a este mundo para predicar el Dharma y salvar a todos los seres sintientes. Uno de los nombres del Alma del Universo - el Infinito - es Amida.

El universo que vemos no es la Verdadera Naturaleza de la Realidad, pues está distorcionada por nuestros apegos y visiones erróneas de la vida, del mundo y de nosotros mismos. La Realidad es dinámica y viva, y se manifiesta como todas las cosas en el Cosmos, y en la actividad de la sabiduría y la compasión. Trascendiendo toda concepción humana, la misma se adapta a las circunstancias y percepciones de los modos no-iluminados de percepción que crean la realidad samsárica, y se manifiesta como un Buda, como enseñanzas y prácticas, y como la actividad bodhisáttvica de llevar a los seres al Despertar - el Infinito.

Para explicarles a las personas de su tiempo el Infinito - el Universo y su funcionamiento - el Buda utilizó la figura del Buda Amida. El Buda Amida es la Verdadera Naturaleza de la Realidad - la Talidad  - es el Universo  (la Budeidad) manifestándose y volviéndose presente a todos los seres en todos los tiempos y en todas las diez direcciones, para dispersar la obscuridad de la ignorancia y despertarlos a lo Real. 

El Sutra del Buda Amida y su Tierra Pura

En este Sutra, el Buda Shakyamuni, mientras estaba en Sarasvati, al noreste de la India, dado a que los seres sintientes no estaban preparados para abordar lo Infinito, comenzó a predicar sobre el Buda Amida. Dirigiéndose a Shariputra, el Buda comenzó a describir que millones de mundos al Oeste, se encuentra una Tierra Pura llamada Sukhavati (Tierra Pura de la Bienaventuranza), donde preside un Buda llamado Amida. Esta Tierra Pura está llena de maravillas, placenteras a la mente y a los sentidos, y aquellos que renazcan allí experimentan el éxtasis y el júblo. En esta Tierra Pura se encuentran todas las condiciones necesarias para que los seres alcancen la Iluminación sin problemas. El Buda es llamado Amitayus porque posee una Vida Infinita, y Amitabha porque posee emita una Luz Infinita. Todos los seres que renacen allí se encuentran en el estado del No-Retroceso, cerca de alcanzar el Despertar. Para poder renacer allí, uno debe de desear el Renacimiento y concentrarse en el Buda Amida, sosteniendo su Nombre aunque de uno a siete días. Entonces, al momento de la muerte, el Buda Amida, acompañado de Bodhisattvas y sabios aparecerá y lo llevará a la Tierra Pura de la Bienaventuranza. Es por eso que todos los seres deben desear renacer en la Tierra Pura. El Sutra concluye con los Budas de las diez direcciones alabando al Buda Shakyamuni por alcanzar el Despertar en este mundo y revelar el camino a la Tierra Pura.

Este Sutra revela una de las prácticas conductivas al Renacimiento, la recitación del Nembutsu, "Namu Amida Butsu", aunque sean diez veces con fe, introduce la figura del Buda Eterno como Amida, y renombra el camino del Budismo Canónico en un sentido poético, revelando la profunda sabiduría y compasión del Buda en este mundo. Pero a su vez, el Buda Amida es mucho más que un concepto o una enseñanza en términos poéticos, sino que es la Verdadera Naturaleza de la Realidad misma la cual descendió al mundo al principio del tiempo y realizó el Camino para que podamos reconocer nuestra Verdadera Naturaleza y regresar a nuestro Verdadero Hogar - el Nirvana, la Unidad.

El Sutra del Buda de la Luz y la Vida Infinita

Una vez, el Buda Shakyamuni se encontra en el Pico del Buitre cerca de Rajagriha, en el noreste de la India, acompañado de miles de monjes y Bodhisattvas. En ese instante, Ananda se da cuenta de que el semblante del Buda y todo su cuerpo irradiaba una hermosa luz que inspiraba paz y misericordia -el Buda se encontraba en el Samadhi de Contemplación de todos los Budas. El Buda Shakyamuni alaba a Ananda por su observación y comienza a predicar el Dharma del Buda Amida.

En el principio del tiempo, apareció un Buda llamado Dipankara, seguido por otros Budas, hasta que el Buda Lokeshvaraja advino al mundo. Bajo su guía, un rey renunció a su trono y se volvió un monje, llamado Dharmakara. Luego de alabar al Buda en himno, Dharmakara hizo el voto de convertirse en un Buda. A solicitud de su discípulo, el Buda le mostró todas las Tierras Puras que existen en el Cosmos, las cuales estudió en su plan para alcanzar la Budeidad. Luego de cinco kalpas de contemplación, Dharmakara hizo su resolución de crear la mejor Tierra Pura para el beneficio y la salvación de todos los seres en sus 48 Votos, incluido el que todos los seres que reciten su Nombre con el deseo y la fe de renacer en su Tierra Pura van a renacer allí. Para realizar sus Votos, el Bodhisattva practicó el camino por muchos eones, hasta que finalmente se convirtió en un Buda, llamado Amida. Su Tierra Pura está llena de gloriosos adornos, y su luz es la más brillante y majestuosa de todos los Budas. Aquellos que renacen allí alcanzan el Despertar en una sola vida.

La segunda parte del Sutra explica que los votos ya se han cumplido, es por eso que Dharmakara ya es el Buda Amida. Todos los Budas del Cosmos alaban las virtudes del Buda Amida, y millones de Bodhisattvas y seres van a rendirle tributos allí. Entonces, el Buda Shakyamuni se dirige al Bodhisattva Maitreya, el futuro Buda, y le dice que los seres de este mundo están muy llenos de pasiones y son ignorantes, y que están destinados a miles de vidas en el Samsara, donde continuarán sufriendo hasta que alcancen el Despertar. Es por eso que todos los seres sintientes en el Cosmos deben aspirar a renacer en la Tierra Pura del Bud Amida.

En ese instante, el Buda Shakyamuni le dice a Ananda que se prepare a alabar al Buda Amida. Entonces, la luz infinita del Buda Amida iluminó todo el Cosmos y apareció allí frente a la audiencia, y todos los seres vieron la Tierra Pura. Entonces, el Buda Shakyamuni promete que de todos los Sutras, en la Era Final del Dharma, él se asegurará de que se mantenga y exista por cientos de años hasta el advenimiento de Maitreya.

Como vemos, este Sutra nos provee con la historia mítica, los votos y el método del Renacimiento en la Tierra Pura. Hasta ahora, estos dos Sutras han sido bastante teóricos; en el próximo veremos todas las prácticas conducentes al Renacimiento en la Tierra Pura. Este Sutra nos revela que el Infinito - más allá del tiempo y el espacio - asumió forma, en la figura del Bodhisattva Dharmakara, y realizó prácticas iluminadas para proveer un medio salvífico a los seres finitos en el ciclo samsárico, realizando el Cuerpo de la Recompenza (Buda Amida), que es a su vez uno con el Cuerpo del Dharma y con su cuerpo encarnado, y nos conduce al Despertar por medio de su Nombre. "Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros"...

El Sutra de la Meditación en el Buda Amida y su Tierra Pura

Una vez el Buda Shakyamuni se encontraba en el Pico del Buitre, mientras predicaba el Sutra del Loto, cuando Devadatta, por medio de sus maquinaciones malévolas, hizo que el príncipe Ajashatru encarcelara al rey Bimbisara para que muriera de hambre, y luego a la reina Vaidehi, por darle de comer a su padre. La reina, desesperada, llamó al Buda por ayuda. El Buda envió a varios de sus discípulos, y luego, el Buda mismo apareció en su Cuerpo Emanado en la prisión donde la reina estaba confinada. La reina deseaba vivir en un mundo donde no haya sufrimiento, y el Buda le mostró todas las Tierras Puras en el Cosmos, para que escogiera. Para la satisfacción del Buda, la reina escogió la Tierra Pura de la Bienaventuranza del Buda Amida. Para que pudiera renacer allí, y para el beneficio de todas las futuras generaciones, el Buda detalla una amplia serie de prácticas que conducen al renacimiento, como las 13 Visualizaciones del Buda Amida y su Tierra Pura, así como la adherencia a los Preceptos, el deber filial, el desarrollo de la compasión, las buenas obras, etc.

En este Sutra, todas las prácticas budistas tradicionales son prácticas Tierra Pura - todos los ríos de los caminos budistas se funden en el Gran Océano del Vehículo Unico (Ekayana - Voto Primal).

* * *

Los Sutras del Buda Amida proveen un camino paralelo de práctica y terminología budista, pero no debe ser visto como un camino separado e independiente. Si bien parece ser bien diferente del Budismo Mahayana, aspectos tradicionales Mahayana ortodoxos como el Bodhicitta, el deseo de alcanzar el Despertar y salvar a los seres sintientes, es reemplazado por un concepto similar, el deseo de renacer en la Tierra Pura. La práctica es la misma: la meditación, la devoción, el estudio y la recitación, pero tiene un fuerte componente de fe (el cual se encuentra en todas las escuelas). El Despertar y el Nirvana es reemplazado por el Renacimiento y la Tierra Pura, respectivamente. Así, como vemos, es el mismo camino budista, con diferente terminología y enfoque, pero el fin es el mismo.

Sin embargo, un aspecto radicalmente diferente y fundamental del Budismo Tierra Pura es que no debemos esperar eliminar todo nuestro mal karma para lograr el Renacimiento. De acuerdo con la enseñanza de la Tierra Pura, dado a las Cinco Turbideces de este Mundo Saha, muchos seres humanos no podemos convertirnos en Buda en este mundo en la actualidad, y no hay evidencia de que el karma maligno haya sido erradicado, ni la seguridad de que no se volverá a producir en el mundo futuro. Sin embargo, cuando se practica de acuerdo con las enseñanzas de la Tierra Pura, el karma maligno de uno puede disolverse recitando el Nombre del Buda de todo corazón y con determinación. También se puede llevar adelante cuando uno renace en la Tierra Pura. El Buda Amida, el Infinito, nos recibe a nosotros, seres finitos, tal y como somos.Esto es posible por dos razones. Una es por la fuerza de la actividad dinámica del Universo (Buda Eterno). La otra razón es que tener un solo propósito y enfocar la mente totalmente en el Buda Amida puede interrumpir y prevenir el flujo hacia adelante de la conciencia kármica en el Samsara. El Buda Amida ha prometido salvar a todos, quienes invocan fiel y resueltamente su Nombre. Además, quien practique las enseñanzas de la Tierra Pura puede renacer en la Tierra Pura y ver al Buda Amida, erradicando así todo el mal karma acumulado en vidas anteriores, ya que el tiempo ya no es un memorial en la Tierra Pura. Una vez renacemos allí, nos convertimos en Budas, y volvemos a renacer en el mundo Saha nuevamente, a nuestra propia discreción, con el fin de salvar a otros seres sintientes con compasión.

Así, el Buda Amida es la Cuerpo del Dharma sin forma y sin tiempo, que por un movimiento de absoluta compasión, entra en la forma y el tiempo en la forma del Buda Amida para presentarse ante los seres sintientes. El Buda Shakyamuni es una forma encarnada de Amida - el Cuerpo del Dharma o el Buda Eterno - que se manifestó en este mundo para revelarnos el Infinito. La relación de Shakyamuni con Amida no es la de dos figuras diferentes, ni la de un maestro y una figura simbólica religiosa, es la forma en la que el Universo sin forma asume forma - lo eterno y lo histórico. Shakyamuni es la manifestación histórica de Amida, el Buda Eterno.

*

En las próximas semanas, estaremos nuevamente continuando nuestra tradición de estudiar y comentar el Sutra del Loto. Exhortamos a todos a acompañarnos.