Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Friday, May 10, 2019

El Dharma del Buda: La Figura Real del Alma II La Estructura del Alma

Related image

La Figura Real del Alma 
La Estructura del Alma

1. La ignorancia y la Iluminación, ambos nacen del alma (mente). Todo es originado por el alma, así como el prestidigitador saca de sus manos infinidad de cosas.

Los cambios que sufre el alma humana no tienen límite; sus actividades tampoco tienen fin. Esta actividad del alma produce a su alrededor toda clase de circunstancias: de un alma impura nace un ambiente impuro, de un alma pura nace un ambiente puro, y así tampoco las circunstancias tienen límite.

Un cuadro es pintado por un pintor: las circunstancias son hechas por el alma (mente). La circunstancia creada por Buda es pura porque está libre de deseos, la del ser está contaminada por el deseo.

El alma, como un hábil pintor, pinta toda clase de ambientes. En este mundo no hay nada que no sea creado por las actividades del alma humana.

Así como crea el alma del Buda, crea también el alma de los seres. En el hecho de que el alma lo crea todo, el Buda y los seres son iguales.

El Buda sabe perfectamente que todo es creado por el alma; el que también lo sabe podrá ver al verdadero Buda.

2. Sin embargo, el alma sufre, teme y se queja continuamente. Teme lo que ha ocurrido y teme lo que ocurrirá. Esto es porque tiene dentro del alma, la ignorancia y un maniático apego.

De esta alma hambrienta nace el mundo de la inquietud. En resumidas cuentas, las causas y condiciones de este mundo de incertidumbre están dentro del alma misma.

La vida y la muerte aparecen tan sólo de dentro del alma; cuando se extingue el alma que piensa en la vida y en la muerte, la inquietud sobre la vida y la muerte termina.

De esta forma el mundo ilusorio de la duda nace del alma, y porque vemos a través del alma en duda, existe el mundo de la duda. Cuando los seres comprendan que el mundo de la incertidumbre existe dentro del alma, entonces alcanzarán la Iluminación. El alma conduce, arrastra y rige el mundo. El alma en duda crea un mundo de sufrimientos.

3. Todo es controlado y constituido por el alma. Como la carreta va en pos del buey que la tira, así el sufrimiento sigue al alma que se rodea de pensamientos impuros y de pasiones mundanas. Pero si se habla y actúa con un alma limpia la felicidad seguirá al ser  como una sombra.

El que actúa mal sufre en este mundo pensando en lo que hizo, y en la otra vida sufre mucho más recibiendo el castigo de su mala conducta. 

El que hace el bien, es feliz en este mundo pensando en lo que hizo, y lo será mucho más en la otra vida recibiendo su premio.

Cuando se enturbia el alma, el camino por seguir ya no será plano y por eso tropezará. Si el alma está pura, el camino será plano y será más tranquilo el andar.

El que goza de la pureza del alma y del cuerpo ha roto las redes del diablo (ilusión) y camina por la tierra del Buda. El que tiene el alma en calma obtiene la paz y puede cultivar, día y noche, su alma con más diligencia.

* Este extracto ha sido traducido y editado de "La Enseñanza del Buda", un libro publicado por la Bukkyo Dendo Kyokai, la Sociedad para la Propagación del Dharma del Buda en Japón. El mismo consiste de extractos de los Sutras Mahayana y Hinayana, ordenados por temática, para exponer de manera devocional y reverente la enseñanza del Buda.