Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Saturday, August 22, 2020

La Salvación del Buda Amida: Las Enseñanzas Tendai en el Pensamiento de Shinran

Hoy, en mi Isla, está pasando otra tormenta tropical, y entre el sonido de la lluvia y el viento, la incertudumbre, que es característica de la vida, nos arropa a todos, mientras confiamos nuestras vidas afueras más allá de nuestro control. Cuando me siento triste o pesado, recurro a los escritos de Shinran. No es un secreto para muchos de los que me conocen, y para los que pueden extrapolarlo de mis escritos, que he sido profundamente influenciado por el pensamiento de Dogen (el fundador del Soto Zen) y de Shinran (el fundador del Jodo Shinshu). Si bien he escrito sobre Dogen y las enseñanzas Tendai en su pensamiento Zen, hoy hablaremos sobre uno de los monjes más importantes en el Budismo japonés, Shinran, y reflexionaremos brevemente sobre sus enseñanzas.

Se ha escrito mucho sobre Shinran. Shinran fue un monje budista japonés Tendai, que inconforme con su progreso espiritual en el Mone Hiei, decidió acudir a donde Honen, otro monje Tendai que se encontraba en la ciudad predicando sobre la salvación exclusiva a través del Nembutsu, la recitación del Nombre del Buda Amida. Honen consideraba que vivíamos en la Era de Mappo, la Era de la Decadencia del Dharma, donde los seres estan muy seducidos por sus deseos y cegados por la ignorancia, y donde los templos budistas, si bien contenían el Dharma, no poseían la capacidad de trasnmitirlo correctamente. Para ayudar a los seres que se ahogaban en el mar del sufrimiento, Honen escogió una sola entre las muchas prácticas de la escuela Tendai, la práctica de la recitación del Nembutsu (Namu Amida Butsu), y la hizo la única práctica de su escuela, poniéndola en un lugar superior a todas las demás, relegando todas las otras a "Prácticas Auxiliares". Así, Honen instaba a todos sus seguidores a recitar exclusivamente el Nembutsu, todo el tiempo que pudieran, y aspirar al Renacimiento en la Tierra Pura del Buda Amida, ya que las condiciones de este mundo no eran propicias para alcanzar el Despertar. El Buda Amida es un Buda que creó una Tierra Pura, un lugar creado por los votos y los méritos espirituales de los Budas, donde existen todas las condiciones necesarias para alcanzar el Despertar en una sola vida, lejos del sufrimiento y de las viscicitudes que caracterizan nuestras vidas. El Buda Amida hizo el Voto de no alcanzar la Iluminación y convertirse en un Buda hasta que todos los seres que deseen renacer en su Tierra Pura lo logren, sin falta. Así, tras lograr sus Votos, el Buda Amida alcanzó la Iluminación, y recibe a todos los devotos desde todos los confines del universo. Honen fundó así la primera escuela de la Tierra Pura independiente, el Jodo-shu, y gracias a Honen, el Nembutsu nunca abandonó los labios de miles de fieles y devotos.

Shinran siguió los pasos de su maestro, pero llevó ese pensamiento más allá a su más alta expresión. Shinran creía que no era necesario recitar muchas vecesel Nombre del Buda: una sola recitación, con total confianza y fe (Shinjin), era suficiente para lograr el Renacimiento. Por ello, a diferencia de Honen, Shinran creía que realizar cualquier otra práctica, aunque sea una "auxiliar", iba en contra de la fe y la confianza en el Voto salvífico del Buda Amida. Esto apartó a Shinran de las enseñanzas de su maestro y hizo que fundara una escuela independiente - el Jodo Shinshu. Hoy día, esta es la escuela budista más grande en todo Japón y en los Estados Unidos.

Muchas personas me preguntan si el pensamiento de Honen o el de Shinran era más cercano al pensamiento original Tendai, y la respuesta es algo compleja. Honen, en la práctica, era más a fin a las enseñanzas Tierra Pura Tendai originales codificadas por Genshin, ya que Genshin colocaba el Nembutsu - tanto Recitado como Visualizado - por encima de todas las otras prácticas, y consideraba que esta rama del Budismo era la más a fin a nuestros tiempos. Pero en esencia, Honen se desvió de la doctrina Tendai que ve al Buda Amida como el Dharmakaya, viéndolo como un Buda Emanado o Sambhogakaya, distanciándose de la enseñanza original de que la Tierra Pura es tanto un lugar físico como un estado de la mente, nuestra Naturaleza Búdica Original, la cual ya poseemos pero que debemos revelar a través de la práctica; y al ver el Renacimiento como algo que ocurre luego de la muerte. Shinran, por otro lado, se asemeja más al pensamiento Tierra Pura Tendai original al ver al Buda Amida como el Dharmakaya, y el Renacimiento como algo que ocurre aquí y ahora a través del Shinjin (fe y confianza), a la vez que sostenía que la Tierra Pura era sinónimo del Nirvana. Sin embargo, siglos de comentarios han oscurecido la doctrina original de Shinran. 

Por suerte, los escritos completos de Shinran se encuentran traducidos al inglés, y para mí, al igual que para millones de personas, siguen siendo una fuente inagotable de inspiración y seguridad. En ellos podemos ver claramente la intención original de Shinran y su mensaje salvífico para el mundo. Pero lo que más caracteriza a Shinran, era su desnuda humanidad. Sus escritos están permeados de una total aceptación de su inhabilidad, su ignorancia y de todas aquellas cosas que nos hacen seres humanos llenos de pasiones y deseos, distantes del ideal caricaturezco del monje budista, escribiendo: "Aunque mis ojos, cegados por las pasiones, no ven la luz brillante que me abraza, la Gran Compasión no se cansa, siempre arrojando su luz sobre mí". "Qué persona tan desvergonzada e impenitente soy, y sin un corazón de verdad y sinceridad; pero debido a que el Nombre es dado completamente por Amida, su virtud impregna las diez direcciones".

En Shinran, podemos ver un hombre completamente de fe; un ejemplo vivo de un ser humano real y completo: "Si fuera capaz de realizar la Budeidad mediante otras prácticas religiosas y, sin embargo, cayera en el infierno por decir el Nembutsu, podría sentir un gran pesar por haber sido engañado. Pero como soy absolutamente incapaz de practicar ninguna práctica espiritual, el infierno es mi único hogar".

Si existimos en este Mundo Saha, es porque no somos seres Iluminados; necesitamos trabajar con nosotros mismos y revelar nuestra Naturaleza Búdica. Shinran escribe:

"Este ser es falso y poco sincero; 

Me falta completamente una mente pura.

Cada uno de nosotros, en el porte exterior,

Muestra ser sabio, bueno y dedicado;

Pero tan grande es nuestra codicia, ira, perversidad y engaño,

Que estamos llenos de toda forma de malicia y astucia".

A veces, cuando interponemos los ideales de lo "que debe ser un budista" con la realidad cotidiana de nuestro ser, de nuestro ego, no podemos sentir nada más que una total desilución, y esto muchas veces mancha nuestra práctica. Sin embargo, en momentos como esos, recurro a las palabras de Shinran, quien dijo: "Cuando nos confiamos en el Voto Primordial de Amida, nosotros, que somos como baldosas rotas y pedazos de guijarros, nos transformamos en oro". El Budismo no es un ideal, sino una religión que se practica en el mundo real; un mundo lleno de dolor, desilusiones y sufrimiento; donde nuestro ego falso y finito tiene que competir en un campo de batalla donde el débil es aplastado por el más fuerte; donde a veces ser compasivo es una desventaja, y donde tenemos que balancear nuestras enseñanzas con las relaidades de la vida diaria. En esos momentos, todos somos Shinran, y no nos queda más que confiarnos al Buda. "Con el beneficio de la Luz Infinita, la verdadera confianza es magnífica. El hielo del deseo se derrite para convertirse en el agua del Nirvana. Nuestros deseos son la esencia del Nirvana, como la relación del hielo y el agua. Cuanto más hielo, más agua: más deseo, más Nirvana".

¿Cuán "kosher" es el pensamiento de Shinran? Si bien no es algo muy mencionado ,el pensamiento Tendai original permea todos los escritos de Shinran. Entre las doctrinas que más figuran, se encuentra la doctrina Tendai de la Iluminación Original. 

Como mencionamos en nuestro estudio sobre los escritos de Dogen, Jacqueline Stone, una de las académicas de Budismo Tendai y Nichiren, en su libro “Original Enlightenment and the Transformation of Medieval Japanese Buddhism”, describe que el término "Iluminación Original" tiene su origen en “El Despertar de la Fe en el Mahayana” del filósofo Asvaghosa, donde se refiere a la Verdadera Talidad (Tathata) considerada bajo el aspecto de la conciencia ilusoria convencional y, por lo tanto, denota el potencial de iluminación en los seres no iluminados. Para Asvaghosa, una mente originalmente pura, que entra en contacto con las contaminaciones, da lugar al mundo fenoménico.

Yoshiro Tamura, un eminente profesor de Budismo que dedicó gran parte de su carrera académica al estudio de esta doctrina, explica que la doctrina de la Iluminación Original consiste en dos movimientos filosóficos. Primero, la idea Mahayana de la no-dualidad es llevada a su conclusión final. Todos los fenómenos existentes, al estar vacíos de una naturaleza independiente, son vistos como interpenetrados y mutuamente identificados. Este movimiento niega cualquier diferencia ontológica entre lo ordinario y lo sagrado, entre las personas comunes y el Buda, el mundo mundano y la Tierra Pura, uno mismo y el otro, y así sucesivamente. Todas las distinciones convencionales del mundo fenoménico se derrumban de este modo en un gran avance hacia un reino no diferenciado e indiferenciado. Segundo, sobre la base de esta percepción de la no dualidad absoluta, uno "regresa", por así decirlo, al mundo fenoménico, afirmando sus distinciones relativas, tal como son, como expresiones de la realidad no dual última o la iluminación original. Esto revela la genesis de esta doctrina en las enseñanzas del Sutra Avatamsaka, con su doctrina de la total inter-penetración e interconexión de todos los fenómenos, y del Sutra del Loto con su monismo abosluto místico, la doctrina de la Naturaleza Búdica, la capacidad de todos los seres de alcanzar la Iluminación y la salvación de las personas malvadas.

Stone en su artículo “Tendai Hongaku Thought and Kamakura Buddhism”, detalla varias características de la doctrina de la Iluminación Original:

1. Énfasis en el potencial soteriológico de un solo momento - En un nivel retórico, el logro de la Budeidad como un proceso lineal de cultivo y logro se descarta como una visión inferior; se dice que la liberación ocurre en un solo momento.

2. Suficiencia del primer paso - Se dice ahora que lo que tradicionalmente se había considerado como un simple paso inicial hacia la Iluminación (la fe, la etapa de la identidad verbal o un simple acto de práctica) contiene todo el camino.

3. Condicion individual - Se dice que la liberación depende, no de una variedad de Buenos actos, sino en un solo factor.

4. Negación del poder obstructivo del mal karma - La conexión causal entre la moralidad y la salvación es relajada, ya que la liberación ya no está directamente vinculada a la erradicación del pecado o la producción de mérito.

La influencia de la doctrina Tendai del Vehículo Unico (Ekayana) llevó a la ramificación de varias escuelas "nuevas": las escuelas de Kamakura como el Soto Zen, Jodo-Shu, Jodo-Shinshu y Nichiren. Cada una adoptó una de las prácticas principales dentro de la escuela Tendai y fundaron una escuela de práctica única. Shinran seleccionó la práctica única del Nembutsu ("Namu Amida Butsu"), la defendió exclusivamente y destacó su simplicidad. Con esta convicción, insistió en la práctica singular del Nembutsu y la defendió como la práctica más sencilla que se aplica tanto a las personas intelectuales como a las ignorantes.

En resumidas, la doctrina Tendai de la Iluminación Original (Hongaku Shiso) sostiene que la Budeidad no es algo que se logra como una meta externa, sino que es inherente desde el principio; uno solo tiene que darse cuenta de ello. Shinran escribe: "Cuando los seres tontos poseídos de pasiones ciegas, las multitudes atrapadas en el nacimiento y la muerte y contaminadas por el karma maligno, se dan cuenta de que la mente es una con Amida, inmediatamente se unen a los verdaderamente asentados del Mahayana. Debido a que viven entre los verdaderamente asentados, necesariamente alcanzan el Nirvana. Alcanzar necesariamente el Nirvana es [alcanzar] la Dicha Eterna. La Dicha Eterna es la máxima tranquilidad. La tranquilidad es el Nirvana Supremo. El Nirvana Supremo es el Cuerpo del Dharma no creado. El Cuerpo del Dharma no creado es la Verdadera Realidad. La Verdadera Realidad es la Naturaleza del Dharma. La nNturaleza del Dharma es la Talidad. La Talidad es la Unidad. Amida Tathagata surge de la Talidad y manifiesta varios cuerpos: realizado, acomodado y transformado." Así, Shinran continúa fiel a la tradición monista Tendai. Para revelar nuestra Budeidad Innata, Shinran nos recomienda recitar el Nembutsu. 

El Nembutsu, en la escuela Tendai, es más que solo el Nembutsu Recitativo ("Namu Amida Butsu"). He escrito anteriormente sobre las diferencias entre el pensamiento Tierra Pura de la escuela Tendai vis a vis Jodo Shu y Jodo Shinshu. Pero en resumen, en la escuela Tendai, el Nembutsu es una práctica recitativa, así como una meditación, una reflexión y una visualización. Utilizando el ejemplo del Nembutsu Meditativo, cuando recitamos el Nembutsu, ya sea en voz alta o en nuestra mente, con los ojos cerrados o mirando la figura del Buda Amida, nuestro cuerpo (que recita), nuestra mente (que se concentra en el Buda, ya sea en su imágen física como en su Esencia) y nuestro espíritu (que comulga con el Buda), nuestro ser finito se funde - difuminando toda barrera falsa contruida por los agregados y por el ego - con el Infinito: el Buda Amida, así como una gota de agua de une al mar. Así, podemos entender lo que Shinran dice cuando escribe: “Con el beneficio de la Luz Infinita, la verdadera confianza es magnífica. El hielo del deseo se derrite para convertirse en el agua del Nirvana. Nuestros deseos son la esencia del Nirvana, como la relación del hielo y el agua. Cuanto más hielo, más agua: más deseo, más Nirvana". En ese momento, utilizamos los Tres Misterios (Sanmitsu) del Cuerpo (postura meditativa), Palabra (Nembutsu) y Mente (concentración) y despertamos nuestra Naturaleza Búdica, renaciendo en la Tierra Pura del Nirvana, experimentando paz, calma y armonía aquí y ahora. Shinran dice: "Alcanzar el Renacimiento significa que cuando una persona realiza el Shinjin, nace inmediatamente." 

Para Shinran, a diferencia de Honen, el Buda Amida no era un Buda Sambhogakaya o un Buda externo a nosotros, sino que Amida, fiel a la tradición Tendai, era una manifestación compasiva del Universo o Dharmakaya: "De este océano tesoro de la unidad se manifestó la forma, tomando el nombre del Bodhisattva Dharmakara, quien, al establecer el Voto sin obstáculos como la causa, se convirtió en el Buda Amida. Por esta razón, Amida es el 'Tathagata del Cuerpo de Recompenza'. Amida ha sido llamado el 'Buda de luz sin obstáculos que llena las diez direcciones'. Este Tathagata también se conoce como Namu-fukashigiko-butsu (Buda de la Luz Inconcebible) y es el 'Cuerpo del Dharma como medio compasivo'. 'Medios compasivos' se refiere a manifestar forma, revelar un nombre y darse a conocer a los seres sintientes. Se refiere al Buda Amida. Este Tathagata es luz. La luz no es otra que la sabiduría; la sabiduría es la forma de la luz. Además, la sabiduría carece de forma; por tanto, este Tathagata es el Buda de la Luz Inconcebible. Este Tathagata llena los innumerables mundos en las diez direcciones, y por eso se le llama 'Buda de la Luz Ilimitada'." Así, como vemos, para Shinran, Amida es una manifestación compasiva del Uno, del Universo o Dharmakaya, quien asumió la forma y el Nombre de Amida para llevar a los seres de vuelta a la Unidad - el Nirvana, a través del puente de su Nombre, el cual despierta nuestra Naturaleza Búdica. Igualmente, el mismo Sutra Largo nos dice: "Esa Tierra del Buda es pura y tranquila, maravillosa y deliciosa. No está separada de la Iluminación del Nirvana increado."

¿Qué necesitamos para poder experimentar esto en la meditación o el Nembutsu? Shinran nos dice: "La fe es el corazón y la mente sin duda; es shinjin, que es verdadero y real. Es el corazón y la mente libres de lo vacío y transitorio. 'Vacío' significa vano; 'Transitorio' significa provisional. 'Vacío' significa no real, no sincero; 'Transitorio' significa falso. Estar libre del poder propio, habiéndose confiado uno mismo al Otro Poder del Voto Primordial, esto es la fe." Esto no es nada diferente a lo que se necesita para poder ver nuestra Verdadera Naturaleza en la meditación Zen. Cuando abandonamos nuestro ser falso, y nos confiamos al Universo - al Infinito - podemos experimentar aquello que es verdadero y real y descubrimos nuestra unidad con todos los seres y la Existencia: esto es el Samadhi; esto es el Renacimiento en la Tierra Pura. Shinran escribe: "El Nirvana tiene innumerables nombres. Es imposible darlos en detalle; por ello, enumeraré solo algunos. El Nirvana se llama Extinción de las Pasiones, la Felicidad pacífica y no creada, la Dicha Eterna, la Realidad Verdadera, el Cuerpo del Dharma, la Naturaleza del Dharma, la Talidad, la Unidad y la Naturaleza Búdica. La Naturaleza Búdica no es otra que el Tathagata. Este Tathagata impregna los incontables mundos; llena los corazones y las mentes del océano de todos los seres. Por lo tanto, las plantas, los árboles y la tierra alcanzan la Budeidad". Esto revela nuevamente la importancia de la doctrina de la Iluminación Original en el pensamiento de Shinran. El noveno patriarca de la escuela de Tientai, Chan-jan, escribió: "Una planta, un árbol, un guijarro, una mota de polvo; cada uno posee Naturaleza Búdica, y cada uno está dotado de causa y efecto y con la función de manifestar la sabiduría para darse cuenta de su Naturaleza Búdica". De igual forma, el Nembutsu, junto al a fe y la confianza en el Buda Amida, tiene el poder de ayudarnos a revelar la nuestra. Igualmente, Annen, otro importante monje Tendai, escribió: "Aunque las plantas mueren, su esencia no lo hace. Impregna todos los lugares sin la menor mutación en el tiempo. Siendo tal el carácter de su naturaleza, la Talidad constituye su esencia. Dado que la esencia es la esencia, siempre tienen la capacidad de despertar, y debido a que tienen la capacidad de Despertar, despiertan el deseo de iluminación y se convierten en Budas". De igual forma, nuestra Verdadera Naturleza es la Unidad - somos uno con el Universo, el Buda Amida.

Ahora, es importante destacar que la Tierra Pura no es un Paraíso Edénico, en el sentido Occidental. Los Sutras del Buda Amida y Shinran aceptan que es solo una morada temporera. "Las personas, una vez nacidas en la Tierra Pura de la Felicidad, luego conciben en sus corazones el deseo de nacer en los tres reinos para enseñar y guiar a los seres sintientes; luego abandonan su vida en la Tierra Pura y nacen de acuerdo con su aspiración. Aunque nacen en las llamas de varios nacimientos en los tres reinos, la semilla de la Iluminación Suprema nunca se pudrirá. ¿Por qué? Porque se sustentan en el bien de Amida, la mente perfectamente iluminada."

Ahora, muchos se deben estar preguntando: Si eres un monje Tendai, ¿por qué aceptas la enseñanza de Shinran? Aunque es sorpresa para muchos, Shinran, al igual que todos los monjes Tendai que fundaron sus propias escuelas, son cobijados en el Monte Hiei, en el Templo principal, con sus pinturas junto a todos los grandes maestros de la escuela Tendai. Esto es porque, si bien fundaron sus propias escuelas, fueron monjes Tendai, y es un orgullo que se hayan educado allí. Debemos recordar que Shinran, al igual que Dogen, Eisai, Honen y Nichiren, entre otros, siguen siendo monjes budistas educados en las Enseñanzss Completas y Perfectas del Loto. Lo único que los separa son sus enfoques exclusivistas o "selectivos", donde predican que su enseñanza y práctica única es el único medio para alcanzar el Despertar; vis a vis la doctrina Completa y Perfecta de la escuela Tendai, que postula que TODAS las enseñanzas y prácticas budistas son medios hábiles que conducen a los seres a la Iluminación. Dado a que los seres difieren en naturalezas, necesidades y capacidades, igualmente, la enseñanza y la práctica para que cada uno alcance el Despertar es diferente. Así, si uno lee a Shinran, o a cualquier otro gran maestro, con la hermenéutica perfecta del Loto, puede beneficiarse enormemente de su mensaje. Por ello, encuentro gran sosiego en Shinran y Dogen. 

Mientras el viento y la lluvia continúan sonando por mi ventana, me pregunto: ¿Qué mensaje tendría hoy día Shinran para nosotros? Shinran nos dice en sus escritos: “Despierta al Voto Primordial de Amida que nutre la vida; aquellos que solo confían en esta actividad universal de amor y compasión, a través del beneficio de ser abrazados y nunca abandonados, alcanzan la Iluminación”. Namu Amida Butsu.