Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Friday, August 21, 2020

Budismo de Compasión y de Fe: Ciclo de Lecturas sobre los Sutras del Buda Amida - El Sutra Corto

Tradicionalmente, el Templo Tendai de Puerto Rico tiene una Ciclo de Estudio y Lectura sobre los Sutras del Buda Amida. Dado a la pandemia mundial, no nos hemos podido reunir. Pero todo problema conlleva una oportunidad, y en nuestro caso, nos brinda la bendición de hacer estas lecturas públicas en este blog, para el beneficio de la Sangha y de toda la comunidad Hispana. 

Los Sutras del Buda Amida son una colección de tres Sutras, o tres sermones dados por el Buda Shakyamuni mientras predicaba en el mundo, y en los mismos, el Buda nos revela que además de él, existen otros Budas en el Universo, como el Buda Amida, el Buda de la Luz y la Vida Infinita. En estos Sutras, el Buda nos narra sobre quién es el Buda Amida, cuáles fueron sus votos, y qué hay que hacer para renacer en su Tierra Pura de la Bienaventuranza. Estos Sutras fueron tan populares que, en Japón, un monje Tendai llamado Honen y su discípulo Shinran crearon escuelas independientes centradas exclusivamente en sus prácticas. 

En esta primera entrada, realizaremos un estudio breve del primer Sutra, llamado el Sutra del Buda Amida y su Tierra Pura, mejor conocido como el "Sutra Corto". Al igual que nuestras series pasadas, el mismo es una humilde exégesis propia basada en la larga tradición comentarial y las Enseñanzas Completas y Perfectas de la escuela Tendai. Todo error es enteramente mío.


En mi Dharma, me gusta explicar que en el Budismo existen dos caminos: un (1) Budismo de la Sabiduría, que se basa en el estudio, y la práctica, como en la práctica de los Preceptos y la meditación, y es un Budismo caracterizado por la disciplina y la búsqueda gnóstica de la sabiduría. Este Budismo, para mi, está epitomizado por el Sutra del Loto, donde el Buda resume sus más de cuarenta años de predicación en el mundo, armonizando y unificando todas sus enseñanzas y prácticas. Sobre este Budismo hemos escrito todo este año. El otro tipo, el (2) Budismo de la Compasión o la Fe, epitomizado por los Sutras del Buda Amida, está basado en la práctica del Nembutsu, que asume diferentes manifestaciones, ya sea el Nembutsu Recitado (Namu Amida Butsu), el Nembutsu Meditativo, el Nembutsu Visualizativo (donde se visualiza el Buda Amida y su Tierra Pura), el Nembutsu Reflexivo, etc. El mismo se caracteriza por una profunda compasión por todos los seres, una inmensa gratitud por el apoyo incondicional del Buda y de todos los seres en este mundo, y por una gran fe y confianza en la salvación universal. Pero si bien, a manera de medio hábil, he hablado de dos Budismos o dos caminos, ambos son uno: ambos son dos modalidades o manifestaciones del Ekayana del Gran Vehículo Unico de la Budeidad. Esto es lo que nos revelan las Enseñanzas Completas y Perfectas. 

Entre los Sutras del Buda Amida, se encuentra un Sutra Corto, el cual fue el primer Sutra de la Tierra Pura predicado por el Buda Shakyamuni en el mundo. En el mismo, el Buda revela la existencia del Buda Amida, describe su Tierra Pura de la Bienaventuranza, y prescribe el método para renacer en ella. Hoy, comentaremos sobre este Sutra. Los que deseen leer primero una breve sinópsis del Sutra pueden leerla aquí: Los Sutras de la Tierra Pura II: El Sutra Corto del Buda Amida. Comencemos.

"Así he oído. Una vez el Buda se encontraba en Sravasti, en el Jardín de Anathapindika, junto a 1,250 bhikhus, todos Arhats, tales como Shariputra, Maudgalyayana, Mahakasyapa, Mahakappina, Mahakatyayana, Mahakaustila, Revata, Suddhipanthaka, Nanda, Ananda, Rahula, Gavampati, Pindola-Bharahaga, Kalodayin, Vakkula, Anirruda y otros grandes discípulos. Junto a ellos se encontraban muchos Bodhisattvas, como el Príncipe del Dharma Manjusri, el Bodhisattva Maitreya, el Bodhisattva Gandhahastin y muchos otros. También estaban presentes innumerables seres celestiales, como Indra, Sakra, Deva y Brahma".

Como hemos visto en nuestra serie de Lecturas, todos los Sutras comienzan con las palabras "Así he oído". Esto hace referencia a Ananda, el primo del Buda y su asistente personal, quien tras su Parinirvana recitó los Sutras de memoria para su preservación en los Concilios Budistas. Luego, los Sutras siempre nos dicen dónde el sermón fue dado. En nuestro caso, fue en Srasvati. Y luego, el Sutras nos nombra algunos de los presentes al momento del sermón. En esta lista, vemos representantes de todas las clases espirituales, desde discípulos (Shravakas), hasta Bodhisattvas y divinidades. Esto nos muestra que este sermón es uno de alcance e importancia universal: el mismo está dirigido a todos los seres, pues sus enseñanzas son aplicables en todos los renglones espirituales. 

"Entonces, el Buda se dirigió a Shariputra diciendo: "Desde aquí hacia el Oeste, más allá de diez millones de Tierras Búdicas, existe un mundo llamado Sukhavati (la Tierra Pura de la Felicidad), donde reside un Buda conocido como Amida, quien proclama el Dharma en este momento. Shariputra, ¿por qué se llama ese mundo la Tierra Pura de la Felicidad? Porque todos los seres que ahí moran no sufren ninguna miseria sino que disfrutan la mayor felicidad. Por eso se llama Sukhavati".

Luego, el Sutra nos muestra que a diferencia de muchos Sutras, este Sutra o sermón no fue uno dado a solicitud de algún discípulo ni en respuesta a ninguna pregunta hecha por cualquier persona sino que el Buda comenzó a hablar motu propio. ¿Cuál es la importancia de esto? El Buda ha dado solo dos sermones motu propio en sus más de cuarenta años de predicación: en el Sutra del Loto y en el Sutra Corto del Buda Amida. ESto es importante ya que, en este momento, quien narra no es el Nirmanakaya o el cuerpo encarnado del Buda, sino el Infinito mismo, el Universo - el Dharmakaya - es quien está hablando a través del cuerpo del Buda Shakyamuni. Este es el Buda Eterno. El Buda Eterno le dice a Shariputra, uno de sus discípulos más antiguos, que en el Oeste del Universo existe un mundo llamado Tierra Pura de la Felicidad (Sukhavati), y que la misma se llama así porque los seres que renacen en ella no sufren, como lo hacemos nosotros en nuestro Mundo Saha. Luego de vivir décadas en este mundo lleno de dolor y sufrimiento, ¿quién no anhela renacer en un mundo donde solo se experimente la felicidad? Ahora, ¿por qué en el Oeste? Esto es porque, así como el Budismo de la Sabiduría representa el Sol naciente, y con ello el nacimiento y el día, el Budismo de la Compasión y de la Fe representa el Sol poniente, y se asocia a la noche y los finales. Es por ello que en el Budismo Tendai se relaiza el Hokke Sempo, el Servicio Matutino, basado en el Sutra del Loto, y el Reiji Saho o el Servicio Vespertino basado en los Sutras del Buda Amida. 

Luego, el Buda describe cómo es este lugar:

"A su alrededor, Sukhavati está adornado con siete líneas de terrazas, con cortinas de mallas de siete capas y con siete líneas de árboles enjoyados, todos embellecidos con cuatro tipos de joyas (oro, plata, berilo y cristal). Por eso se llama Sukhavati". 

Este lugar es maravilloso. No nos adelantaremos a explicar cómo existe este mundo maravilloso; ese será el tema de discución del próximo Sutra. Pero Sukhavati, la Tierra Pura de la Bienaventuranza, es un lugar ideal. El Buda continúa:

"Además, Shariputra, en Sukhavati hay lagos llenos de las siete joyas (oro, plata, lapislázuli, cristal, berilo, cornalina roja y corales), en los cuales fluyen aguas de las ocho cualidades meritorias; su fondo está cubierto de arena de oro puro; sus orillas en las cuatro direcciones y los caminos que los bordean están hechos de oro, plata, lapislázuli y cristal. Sobre ellos se encuentran preciosos pabellones adornados con oro, plata, lapislázuli, cristal, berilo, cornalina roja y corales. En los lagos hay flores de loto tan grandes como ruedas de carrozas, de color azul irradiando luz azul, de color amarillo irradiando luz amarilla, rojas irradiando luz roja, blancas irradiando luz blanca; hermosos, puros y fragantes. Así, Shariputra, es Sukhavati, llevado a todos los seres a un estado tan glorioso de excelencia a través de los méritos del Buda Amida".

La Tierra Pura de la Bienaventuranza es un sueño. Sus lagos de aguas cristalinas poseen las siete joyas preciosas; su arena es de oro puro; en sus aguas, hay flores de loto gigantescas hechas de joyas preciosas que emanan colores; posee pabellones enormes hechos de metales preciosos con balcones gigantes, desde donde se puede ver hacia todos los confines del universo...es onírico. 

"Además, Shariputra, en esa Tierra Pura se escucha constantemente el sonido de la música celestial. Seis veces, cada día y cada noche caen, como lluvia, flores celestiales Mandaravas sobre el suelo dorado. Al amanecer, los habitantes de esa tierra las recogen y llenan sus canastos con esas maravillosas flores para ofrecerlas con reverencia y veneración a los millones de Budas de las demás direcciones y luego retornan a su propio lugar para practicar el Dharma. Shariputra, así es Sukhavati, llevado a todos los seres a un estado tan glorioso de excelencia a través de los méritos del Buda Amida".

Todos los días, llueven flores del cielo, y el aroma del incienso permea todo el aire. Estas flores son recogidas por sus habitantes y ofrendadas a los Budas de todas las partes del universo. No hay que dormir; no hay que realizar tareas difíciles; constantemente se esucha música melodiosa, creada por los músicos celestiales que se encuentran en cada nube, debajo de los árboles y en movimiento del viento. 

"Además, Shariputra, en esa tierra hay muchas variedades de maravillosos pájaros de muchos colores: cigüeñas blancas, pavos reales, loros, cisnes, jivajiras, kalavinkas y muchos más. Cantando armoniosamente día y noche, proclaman las cinco raíces de las virtudes, los cinco poderes, el Sendero Séptuplo del Bodhi y el Noble Sendero Octuple de la santidad y todos los Dharmas nobles. Sus canciones animan los pensamientos de los habitantes de esa tierra a que mediten sobre el Buda, el Dharma y el Sangha. Shariputra, no pienses que esos pájaros nacieron por la causa de un mal karma. En esa Tierra Pura no existen los Tres Reinos Inferiores (infiernos, espiritus hambrientos y los animales). ¿Cómo podrían manifestarse donde ni siquiera sus nombres son conocidos? El Buda Amida trajo esas criaturas a la vida a través de la transformación espiritual de sus virtudes con el propósito de propagar con su canto los múltiples sonidos del Dharma".

Es un paraíso edénico, lleno de todo tipo de virtudes. Los pájaros recitan el Dharma con su dulce melodía, recordándo constantemente a los habitantes la sabiduría del Dharma. Pero si bien en el Budismo el renacimiento animal está por debajo del humano en el Samsara, estas aves existen aquí por el poder del Buda Amida, no por un renacimiento lamentable. Es otra manifestación hecha por el poder de los votos y los méritos del Buda Amida, quien, además de emanar todo este mundo, lo puebla con seres agradables que prediquen el Dharma.

"Shariputra, cuando el viento sopla sobre los árboles enjoyados y mueven las cortinas preciosas suavemente, se emite una melodía fina y digna como si miles de orquestas tocaran en armonía, y las mentes de todos los que la escuchan se llenan con pensamientos del Buda, el Dharma y el Sangha. Así, Shariputra, es Sukhavati, llevado a todos los seres a un estado tan glorioso de la excelencia a través de los méritos del Buda Amida".

Ya aquí poco a poco vamos viendo que este sermón posee múltiples niveles y significados. En el Budismo Tendai, se nos enseña que el Buda Eterno, como el Dharmakaya o el Universo, sigue predicando aun en este mismo instante. El Universo entero es el Buda: los planetas, las montañas, los árboles y los ríos son su cuerpo; todos los sonidos, desde el sonido de las hojas acariciadas por el viento hasta el rugir de los ríos son su voz; y todos los pensamientos de los seres sintientes son su mente. Es por eso que es importante mantener una conducta pura en cuerpo, palabra y mente - las tres fuentes de acción kármica - para así practicar junto con todos los seres - todo el Universo - y llevar el Cosmos a su Iluminación. Es por eso que el otro Sutra dice que la Tierra Pura no está muy lejos de aquí: la Tierra Pura es este Mundo Saha, solo que nuestra ignorancia, nuestros deseos y nuestras pasiones no nos lo permiten ver. No tenemos que morir para renacer en la Tierra Pura...o mejor dicho, no tenemos que morir físicamente: tenemos que morir al ego falso, al ser finito, para renacer en el Verdadero Ser - el Infinito, el cual está disponible para todos nosotros aquí y ahora. Solo debemos de tener mucha fe, y practicar, ya sea sentarnos en meditación, donde nuestro ser finito se difumina y es abrazado por el Buda Amida, el Infinito; o por medio del Nembutsu, donde rompemos nuestros corazones con la recitación de "Namu Amida Butsu", y como vasijas, dejamos que el espacio de adentro se una al espacio de afuera, así como una gota se funde en un gran océano. 

"¿Por qué crees, Shariputra, que ese Buda se llama Amida? El Buda se llama Amitabha porque el resplandor de ese Buda es infinito, iluminando sin obstáculos las Tierras Budicas de las diez direcciones. Además, la vida de ese Buda y de sus habitantes se extiende por incontables asamkhyeyas de kalpas. Por eso igualmente se llama Amitayus. Sólo han pasado diez kalpas desde que el Buda Amida ha alcanzado la Budeidad. Shariputra, junto a ese Buda hay incontables discípulos Sravakas. Todos alcanzaron el nivel de Arhat y su número es incontable. Igualmente, están presentes innumerables Bodhisattvas. Así, Shariputra, es Sukhavati, llevado a todos los seres al estado glorioso de la excelencia a través de los méritos del Buda Amitâbha".

El nombre de "Amida" es una contracción de dos palabras o nombres: (1) Amitabha, que significa Luz Infinita, y (2) Amitayus, que significa Vida Infinita. Esto es porque el Buda Amida, siendo el Buda de la Lu y Vida Infinita, es una metáfora para el Universo o el Infinito - la Budeidad o la Naturaleza Búdica dentro de todos nosotros; y el Renacimiento es una metáfora para el Despertar o la Iluminación. 

¿Por qué Shakymuni dice que solo han pasado diez kalpas desde que el Buda Amida alcanzó la Iluminación, si el Buda Amida es la Budeidad (Infinito)? Esto es porque, en la Teología Budista, el Buda posee Tres Cuerpos: (1) el Dharmakaya, el cual es el Cuerpo del Dharma - el Universo o el Uno; (2) el Sambhogakaya, o el Cuerpo de Recompenza, el cual es el cuerpo que el Dharmakaya usa para aparecer en los mundos de forma espiritual, llevar el Dharma y salvar a los seres sintientes; y (3) el Nirmanakaya, el cual es el Cuerpo Encarnado que el Universo usa para nacer, crecer, alcanzar la Iluminación y predicar el Dharma a los seres en los mundos, ejemplificando la forma de alcanzar el mismo Despertar. Entonces, el Buda Amida fue una de esas emanaciones compasivas que el Buda Eterno utilizó para llegar a los mundos y salvar a los seres sintientes del Mar de Nacimientos y Muertes del Samsara. 

Ahora mismo el Buda Amida está predicando el Dharma a todos los seres sintientes que han renacido en su Tierra Pura, así como a Grandes Bodhisattvas, a la vez que arroja su luz compasiva por todo el universo, abrazando para nunca abandonar a los seres que se refugian en él. 

"Más aún, Shariputra, las personas nacidas en Sukhavati son Avarvartyas. Entre ellos hay muchos Ekajatiprati Budas que con una sola vida más logran el Despertar. Su número es inmenso e incontable.

"Shariputra, todos los que escuchan esto deben desarrollar la ferviente aspiración de renacer en esa Tierra Pura para alcanzar el Despertar. Pero no se puede renacer en esa tierra careciendo de méritos y virtudes ni con la falta de buen karma. Shariputra, si hubiese hombres y mujeres virtuosos que, después de escuchar el nombre del Buda Amida, lo recitacen con una mente libre de distracciones durante un día, dos días, tres días, cuatro días, cinco días, seis días o siete días, en el momento de morir podrán ver delante de sus ojos al Buda Amida acompañado de su comitiva y dejar este mundo atrás en tranquilidad. La persona que mantiene firme la aspiración de renacer en Sukhavati, eliminando los apegos mundanos, con seguridad renacerá en la Tierra de la Felicidad del Buda Amida. Shariputra, conociendo esas ventajas, les doy esta enseñanza para que todos los que la escuchen tomen la resolución de renacer en la Tierra Pura del Buda Amida".

Aquí vemos que el Buda Shakyamuni le dice a Shariputra que todos los que renacen en la Tierra Pura alcanzan la Iluminación en una sola vida. Tradicionalmente, el Budismo ha postulado que alcanzar el Despertar o la Iluminación (homónimos) tarda muchas muchas vidas, donde uno tiene que ir purificando su karma y subiendo por los 52 Estados (Bhumis) del Bodhisattva, hasta finalmente alcanzar la Budeidad. Sin embargo, este Sutra nos dice que en vez de continuar nuestro sufrimiento realizando el tortuoso trabajo del Bodhisattva y salvar a los seres sintientes, podemos escapar temporeramente del Samsara y renacer en una Tierra Pura creada por los votos y los méritos espirituales de los Budas, y allí, alcanzar el Despertar en un lugar donde se dan todas las condiciones idílicas para lograrlo, donde no hay distracciones, ni sufrimiento. Todo lo que tenemos que hacer es recitar el Nombre del Buda Amida ("Namu Amida Butsu"), aunque sean diez veces con toda fe y confianza en el poder salvífico del Buda Amida y su Gran Voto Primal (de permitir que todos los seres que reciten su Nombre con fe renazcan en su Tierra Pura). El Buda mismo nos dice que esta es una de las razones por las que apareció en este mundo: para permitirles a los seres renacer en la Tierra Pura.

Siguiendo nuestra línea del pasaje anterior, debemos de recordar que el Nembutsu no solo es la recitación del Nombre del Buda; este es el Nembutsu Recitativo. Pero existen muchos tipos de Nembutsu. La recitación es una metáfora del Buddhasmurti, o la Atención Plena en el Buda, y se puede realizar a través de la recitación, así como de la meditación tradicional, o de la visualización (donde, siguiendo el Sutra de la Meditación en el Buda Amida y su Tierra Pura, visualizamos al Buda Amida, los dos Bodhisattvas y todas las glorias de la Tierra Pura, básicamente renaciendo allí aquí y ahora), o a través de la reflexión, entre otros. Entonces, siempre que recitemos el Nembutsu o que meditemos en el Buda Amida, si tenemos fe y confianza, en ese mismo instante recibimos la luz infinita del Buda, la cual nos arropa para nunca abandonarnos. De hecho, no es que en ese instante el Buda nos envía su luz, sino que cuando tenemos fe y confianza, y pensamos en el Buda, es que removemos las capas ilusorias de oscuridad e ignorancia que nos impedían ver que la luz del Buda siempre estuvo brillando sobre nosotros. En ese mismo instante, nos infundimos de una paz, una calma y una tranquilidad, y renacemos en la Tierra Pura de la Bienaventuranza. 

Luego, el Buda continúa revelándole a Shariputra que el mismo Shakyamuni alaba las virtudes del Buda Amida, así como todos los Budas en el universo:

"Yo Shariputra, no sólo alabo los méritos inconcebibles del Buda Amida. En el Este hay otros Budas, tales como el Buda Aksobhya, el Buda Merudvaja, el Buda Mahameru, el Buda Meruprabhasa y el Buda Manjudhvaja y muchos más. El número de esos Budas es incontable como los granos de arena del río Ganges. Con el fin de ser escuchado en tres mil galaxias, cada uno en su tierra, con su lengua extensa, transmite la Verdad diciendo: 'Todos los seres sintientes deben tener fe en este Sutra que alaba las incontables bendiciones de Sukhavati, completamente apoyado y protegido por todos los Budas.'

"Shariputra, en el Sur están los Budas Chandra-Suryapradipa, Yasahprabha, Maharchiskandha, Merupradipa, Anantavirya y muchos más, cuyo número iguala los granos de arena del río Ganges. Con el fin de ser escuchados en tres mil galaxias, cada uno en su tierra, con su lengua extensa, transmite la Verdad al decir: 'Todos los seres sintientes deben tener fe en este Sutra que glorifica las inconcebibles bendiciones de Sukhavati, completamente apoyado y protegido por todos los Budas.'

"Shariputra, de igual modo, en el Oeste están el Buda Amitabha, el Buda Amitaskandha, el Buda Amitadhvaja, el Buda Mahaprabha, el Buda Maharatnaketu, el Buda Suddharasmi-prabha y muchos más, cuyo número iguala los granos de arena del río Ganges. Con el fin de ser escuchados en tres mil galaxias, cada uno en su tierra, con su lengua extensa, transmite la Verdad diciendo: 'Todos los seres sintientes deben tener fe en este Sutra que glorifica las bendiciones inconcebibles de Sukhavati, completamente apoyado y protegido por todos los Budas.'

"Shariputra, de igual modo, en el Norte están el Buda Archiskandha, el Buda Vaisvanaranirghosa, el Buda Dushpra-dharsha, el Buda Adityasambhava, el Buda Jaleniprabha y muchos más, cuyo número iguala los granitos de arena del río Ganges. Con el fin de ser escuchados en tres mil galaxias, cada uno en su tierra, con su lengua extensa, transmite la Verdad diciendo: 'Todos los seres sintientes deben tener fe en este Sutra que alaba los méritos inconcebibles de Sukhavati, completamente apoyado y protegido por todos los Budas.'

"Shariputra, también en el Nadir están el Buda Simha, el Buda Yasas, el Buda Yasahprabhava, el Buda Dharma, el Buda Dharmadhvaga, el Buda Dharmadhara y muchos más, cuyo número iguala los granitos de arena del río Ganges. Con el fin de ser escuchados en tres mil galaxias, cada uno en su tierra, con su lengua extensa, transmite la Verdad diciendo: 'Todos los seres sintientes deben tener fe en este Sutra que elogia los méritos inestimables de Sukhavati, completamente apoyado y protegido por todos los Budas.'

"Shariputra, en el Cenit están el Buda Brahmaghosha, el Buda Nakshatraraja, el Buda Gandhottama, el Buda Gandhaprabhasa, el Buda Maharchiskandha, el Buda Ratnakusumasampushpitagatra, el Buda Salendraraja, el Buda Ratnotpalasri, el Buda Sarvartha-darsa, el Buda Sumerukalpa y muchos más, cuyo número iguala los granos de arena del río Ganges. Con el fin de ser escuchados en tres mil galaxias, cada uno en su tierra, con su lengua extensa, transmite la Verdad diciendo: 'Todos los seres sintientes deben tener fe en este Sutra que glorifica los inconcebibles méritos de Sukhavati, completamente apoyado y protegido por todos los Budas."

Esto nos muestra la importancia del Budismo de la Compasión y la Fe en el diseño dhármico salvífico del buda Shakyamuni. Tanto él como todos los Budas en las Diez Direcciones alaban al Buda Amida. Es porque todos son una emanación del Buda Eterno, del Dharmakaya, que es Amida. 

"Ahora, Shariputra, ¿cuál es la razón por la que este Sutra se llama el 'Sutra Apoyado y Protegido por todos los Budas'? Shariputra, si un hombre virtuoso o una mujer virtuosa escucha este Sutra, lo mantiene y recita los nombres de todos los Budas mencionados en él, este hombre o esta mujer será protegido y guiado por todos los Budas y alcanzará la mente del Anuttarasamyaksambhodi (Supremo Despertar)."

Como vemos, los Sutras no solo son los sermones dados por el Buda Shakyamuni en el mundo, sino que muchas veces ese mismo sermón es dado por otro Buda en algún otro lado del universo. El Dharma, entonces, es Eterno y es Uno. Es por eso que los Sutras también poseen un poder inigualable, y el mero hecho de esucharlos o leerlos puede llevarnos a alcanzar el Despertar. Es por eso que los Budas protegen y guían a todos los devotos.

"Por lo tanto, Shariputra, los que me escuchan deben aceptar y tener fe en mis palabras y en las enseñanzas de todos los Budas. El que se compromete con la promesa, sea ahora o en el futuro, de nacer en el Paraíso Occidental del Buda Amida alcanzará la mente de Anuttarasamyaksambodhi sin retrocesos."

Es interesante que muchas personas desconozcan sobre los Sutras del Buda Amida, cuando fueron sermones dados por el Buda Shakyamuni mismo mientras estaba en este mundo. O peor, hay quienes los refutan, diciendo que no son parte de Budismo, cuando ecisten los originales en sánscrito y los mismos son venerados por todas las escuelas en China, Vietnam, Corea, Tibet y Japón. ¿Por qué ser selectivos, escogiendo los Sutras que nos convengan, mientas ignoramos las palabras mismas del Buda? El Buda nos dice aún más:

"Esto es verdad para todos los seres, los del pasado, los del presente y los del futuro. Por lo tanto, Shariputra, todos los hombres y mujeres virtuosos que confían en este Sutra deben comprometerse con la promesa de nacer en la Tierra Pura del Buda Amida."

El Dharma del Buda, como el Buda mismo, es Eterno. Y es el mismo en el pasado, en el presente y en el futuro. Por ello,esta práctica es recomendada por todos los Budas del universo.

"Shariputra, al alabar los inconcebibles méritos y virtudes de todos los Budas, ellos por igual alaban mis inconcebibles méritos y virtudes diciendo: 'El Buda Sakyamuni realizó tareas muy raras y difíciles. En lugar de caer en las cinco impurezas de este Mundo Saha: la ilusión del tiempo, la ilusión de las percepciones, la ilusión de las pasiones, la ilusión de la individualidad de los seres vivientes y la ilusión de una vida, él obtuvo el fruto de Anuttarasamyaksambodhi para beneficiar a todos los seres y transmitirles el Dharma, a pesar de que ellos respondan con dudas y difícilmente lo acepten.'"

Tras una historia de más de 2,500 años y existiendo en prácticamente todos los países del mundo, no podemos imaginarnos la dificultad que experimentó el Buda Shakyamuni cuando decidió nacer en este mundo para legarnos el Dharma, pasando por las Cinco Impurezas de la ilusión del tiempo (donde los seres viven en tiempos corruptos), la ilusión de las percepciones (donde existen muchas creencias erróneas), la ilusión de las pasiones (donde los seres son atormentados por muchas pasiones y deseos), la ilusión de la individualidad de los seres vivientes (donde los seres son egoístas y estan afferrados a la ilusión de la individualidad) y la ilusión de una vida (donde los seres viven poco tiempo como para poner todo esto en práctica). Es por ello que el Buda adaptó sus enseñanzas a las capacidades, necesidades y naturalezas de los seres, predicando primero sus enseñanzas primitivas, como las Cuatro Nobles Verdades y el Noble Sendero Octuple, y solo luego reveló enseñanzas avanzadas como estas. Y aún así, hoy día existen seres que no están preparados para recibirlas. Por eso aun hay muchas personas que dudan y no la aceptan. El Buda mismo reconoce que esta dificultad es difícil de superar para muchos, sobre todo, en la Era Decadente, que es la Era en la que vivimos, donde los seres estan muy ciegos por sus pasiones y deseos incontrolados y ya no practican el Dharma:

"Shariputra, debes comprender cuán difícil es alcanzar la mente del Despertar y realizar la ardua tarea de predicar el Dharma en el Mundo Saha durante esta Era Decadente, en medio de la prevalencia de las cinco ilusiones".

Este Sutra, siendo el más corto de los tres Sutras del Buda Amida, es el más estudiado, y es recitado comúnmente en los funerales budistas en Japón. Esto nos trae nuevamente a la simbología del Oeste - la caída del Sol y el ocaso de la vida. Pero si bien nos habla de la muerte, también nos habla de la vida: un nuevo Renacer Budista en la Tierra Pura de nuestra Verdadera Naturaleza, Pura, Eterna, y llena de Felicidad. 

"Cuando el Buda terminó de recitar estas palabras, Shariputra, todos los bhikkhus, hombres, devas, asuras y demás seres presentes aceptaron la enseñanza con alegría y se propusieron llevarla a la práctica. entonces todos rindieron reverencia al Honrado por el Mundo y se marcharon".

Ahora, debemos hacer esto mismo: aceptar la enseñanza con fe y ponerla en práctica; solo así deja de ser una fe ciega y se convierte en una convicción, lo que motiva aún más nuestra práctica. ¿Qué mejor forma de agradecer al Buda por su infinita compasión al legarnos la sabiduría del Dharma que poniéndola en práctica?

En la próxima semana, comenaremos el Sutra del Buda de la Luz y la Vida Infinita, mejor conocido como el Sutra Largo, y expandiremos más sobre estas enseñanzas.