Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Wednesday, August 12, 2020

"Budismo Completo": Las Enseñanzas Perfectas y Completas del Verdadero Budismo

 Anteriormente escribí una entrada llamada "Budismo Selectivo", donde se hace un llamado a no limitar o fragmentar las enseñanzas del Buda, ya que si esto se hace, se presenta una imágen imperfecta, parcial y viciada de las enseñanzas del Buda, lo que altera fundamentalmente su mensaje y trae más caos y confución al mundo. A raíz de esto, he recibido muchos mensajes, tanto positivos como negativos, de personas que desean que abunde un poco más al respecto. Si bien en múltiples ocasiones he escrito sobre el esquema de los Cinco Periodos y las Ocho Enseñanzas y sobre la Herméutica Budista del Loto, en esta entrada trataré de arrojar luz sobre el tema utilizando un acercamiento distinto: "Engyo" o la "Doctrina Perfecta y Completa" del Quinto Periodo o Periodo del Loto - que por siglos en Japón se llamó el Verdadero Budismo.

La existencia y propagación de las diferentes escuelas budistas japonesas (en China y Corea la situación fue distinta y hoy día casi no se diferencian las escuelas) responde a razones históricas y políticas pertenecientes exclusivamente a Japón. Para poder entender su génesis, debemos recordar brevemente un poco de su historia.

El Budismo llegó a Japón aproximadamente en el año 538 EC, y cuando llegó, fue favorecido rápidamente por el clan regente y la corte imperial. El Budismo entonces desde sus inicios fue altamente controlado por el gobierno, quien era quien dictaba cuántos monjes se podían ordenar y cuántos templos podían existir. El Budismo en estos tiempo fue altamente académico, y se dedicaba a realizar rituales y propagar e Dharma para mantenr el estatus quo. En esos tiempos, existían seis escuelas budistas, llamadas las Seis Escuelas de Nara. Estas escuelas no comprendían organizaciones sectarias exclusivas, sino que custodiaban las tradiciones doctrinales estudiadas libremente por los monjes y monjas budistas en su tiempo. Las seis tradiciones doctrinales eran: (1) el Jojitsu, que negaba la realidad permanente del "yo" y del mundo; (2) la Kusha, que negaba la realidad permanente del "yo" pero no del mundo; (3) el Sanron, que afirmó que el "yo" y el mundo están vacíos; (4) el Hosso, que afirmaba la naturaleza de la realidad como una función de la mente; (5) la Kegon, que unía todas las existencias en una red de conexiones; y (6) la Ritsu, que enseñó los Preceptos.

En el priodo Nara, el gobierno controlaba todos los aspectos del Budismo. A nivel familiar, los ritos budistas se llevaban a cabo para el bienestar del clan y para conmemorar a sus antepasados. Por tanto, el Budismo de Nara consistía en el sistema nacional, los monasterios familiares, y un pequeño grupo de monjes que salían ilegalmente del sistema y predicaban el Dharma entre la población general, algo que estaba prohibido gubernamentalmente.

Todo esto cambió con el ascenso del emperador Kammu, el nuevo emperador deseaba desasociarse de la corrupción de la corte y del establecimiento de Nara, moviendo la capital a Kyoto. Fue entonces cuando un joven monje llamado Saicho llegó al panorama para transformar el Budismo japonés para siempre.

Saicho (767-822), mejor conocido como Dengyo Daishi,, nació en 767 EC en Furuchi-go en la provincia de Omi. Entró en el monacado como novicio a los 11 años y fue instruido por el obispo Gyohyo. En 785 EC fue ordenado monje. Tres años más tarde, desilusionado con la creciente mundanalidad del Budismo de Nara, Saicho decidió vivir como un ermitaño ascético en las laderas del Monte Hiei, cerca de Kyoto, un movimiento no infrecuente para los sacerdotes de la época. Allí, en 788 EC, construyó el primer santuario de lo que luego se convertiría en un enorme complejo de templos. Comenzó a estudiar todo lo que pudo sobre cada variación del Budismo y a atraer seguidores, incluidos dos de sus discípulos más conocidos: Ensho y Gishin.

La reputación de Saicho como un erudito creció, y en 797 EC fue nombrado uno de los diez capellanes de la corte cuya responsabilidad era orar por el bienestar del Estado y su emperador. En 798 EC Saicho comenzó lo que se convirtió en una importante serie de conferencias anuales sobre el Sutra del Loto en el Monte Hiei. Gracias a su erudición, y dado a que ambos pensaban que el sistema de escuelas de Nara representaba una visión incompleta y parcializada del Budismo, el emperador Kammu envió a Saicho a China en el 804 EC como parte de una embajada oficial enviada por el emperador para traer las Enseñanzas Perfectas y Completas de la escuela Tiantai del Loto. Sin embargo, estado allí, Saicho igualmente estudió otras cuatro ramas del Budismo, incluidas el Tiantai, el Zen, las enseñanzas Tierra Pura, los Preceptos del Bodhisattva y fue iniciado en el Mikkyo (Vajrayana o Budismo Esotérico), y trajo consigo más de 200 manuscritos y varios implementos para usar en rituales esotéricos.

¿Por qué el meperador Kammu y Saicho deseaban buscar el linaje Tientai en China? Como hemos visto en este blog, el Buda Shakyamuni predicó los Sutras de acuerdo con las necesidades, capacidades e inclinaciones de los seres. Esto fue para preparar las mentes de sus discípulos para poder recibir las Verdaderas Enseñanzas. Dado a que las personas no estaban preparadas para entender el contenido de su Despertar, el Buda adaptó sus enseñanzas, revelando poco a poco progresivamente las mismas. Por ello, sus primeras enseñanzas eran medios hábiles o provisionales, que debían entenderse de acuerdo con la Verdad completa, la cual el Buda solo reveló al final de su vida en el Sutra del Loto y el Sutra del Nirvana, donde pone sus enseñanzas primitivas en contexto con su su Despertar. No obstante, muchas escuelas budistas se formaron basándose exclusivamente en estas enseñanzas provisionales, y no revelaban el verdadero mensaje ni iban de acuerdo con la verdadera misión del Buda en el mundo. Para Kammu y Saicho, todas las escuelas budistas de Japón correspondían al Cuarto de los Cinco Periodos; hacía falta traer las enseñanzas Perfectas y Completas del Quinto Periodo para poder revelar al pueblo el Verdadero Budismo (el Hinayana o Theravada, que corresponde al Budismo Primitivo del Segundo Periodo, no existía en Japón en ese tiempo; posteriormente, cuando llegaron muchos siglos más tarde, fueron descartadas por primitivas). 

Tras su regreso a Japón, Saicho rápidamente unificó y sistematizó una forma de poder impartir estas enseñanzas en una plataforma de ordenación en el Monte Hiei. Por primera vez en Japón se encontraban las Enseñanzas Perfectas y Completas del Verdadero Budismo, y ahora, la escuela japonesa sería incluso aun más extensa y abarcadora que su homóloga china, ya que contaba no solo con las enseñanzas Tiantai, sino con el resto de las enseñanzas y prácticas budistas expuestas por el Buda en el mundo. 

No obstante, cuando Saicho llegó de China, igualmente llegó un monje un poco más jóven llamado Kukai (774-835), quien había ido independientemente en la misma expedición a buscar las enseñanzas esotéricas del Mikkyo. Saicho inicialmente tuvo un muy buen amistad con el joven Kukai, llegando a introducirlo formalmente ante la corte y haciéndolo conocido, pensando que Kukai compartía su visión universal del Budismo. Pero la amistad poco a poco se volvió amarga, ya que Kukai pensaba que el esoterismo era superior a todas las demás enseñanzas y prácticas. Finalmente, Kukai y Saicho rompieron dado al sectarianismo de Kukai. Saicho fundó el Budismo Tendai en el Monte Hiei, sobreviendo la capital para protegerla espiritualmente, y Kukai fundó el Budismo Shingon en el Monte Koya, lejos de la corte imperial. 

Saicho escribió "Aunque las enseñanzas abiertas y las enseñanzas secretas (Vajrayana) son diferentes, la Gran Vía (el Budismo Mahayana) no conoce diferencias; por ello, en esta montaña (Monte Hiei) se propagan ambas dosctrinas". Por ello, para Saicho, solo existía un Budismo, justo como lo dijo el propio Buda, el Ekayana del Unico Vehículo de la Budeidad del Sutra del Loto, el cual abarca, unifica y armoniza todas las enseñanzas y prácticas dadas por el Buda en sus más de 40 años de predicación en el mundo. Por ello, si bien las Seis Escuelas de Nara enseñaban exclusivamente las enseñanzas abiertas o "Ken" del Budismo, y la escuela Shingon de Kukai predicaba exclusivamente las enseñanzas esotéricas o "Mitsu", en el Monte Hiei, Saicho preparó dos programas complementarios que cubrían ambas enseñanzas ("Kenmitsu"), predicando que no existe diferencia ni nivel de superioridad entre ellas. Es por esto que el Budismo Tendai es llamado las Enseñanzas Perfectas y Completas o el Verdadero Budismo, ya que unifica y armoniza las enseñanzas universales del Buda en una sola escuela. ¿Por qué fragmentar y dividir el mensaje armónico del Buda cuando el Buda mismo dijo que el Dharma es uno?

Como vemos, el espíritu de Saicho era uno universal, y su visión una que aún no se materializa hoy día, ya que Saicho llegó incluso a predicar la igualdad entre los monjes y los laicos, con los primeros sirviendo de maestros de los segundos, pero ambos podían llegar al mismo nivel de profundidad y de Despertar espiritual, mientras que las otras escuelas reservaban la Iluminación al monacado. No obstante, la Sangha, o la comunidad clerical, es sumamente importante, ya que son los custodios de las enseñanzas ortodoxas del Buda en el mundo. Aun así, en el Budismo Tendai, no existe diferencia cualitativa ni cuantitativa entre el Buda y los seres sintientes, ni entre el sacerdocio y el laicado - todos poseemos inherentemente la capacidad de revelar nuestra Budeidad innata. Es por ello que Saicho abolió el viejo código Vinaya Hinayana e instituyó los Preceptos del Bodhisattvas, los cuales podín ser conferidos a monjes tanto como a laicos. Igualmente, Saicho organizó el programa de ordenación del Monte Hiei para que los monjes más destacados fueran no solo ministros religiosos, sino que los monjes de nivel medio también fueran maestros y llevaran tanto el Dharma como la educación secular a todas las provincias, a la vez que fueran igualmente vehículos de reforma social, exhortando a que los monjes menos avanzados planificaran y llevaran a cabo projectos de construcción por toda la nación. Esto rompió con siglos de prohibición e hizo que el Budismo fuera accesible a todo el mundo. 

Gracias a la escuela Tendai, el Budismo en Japón disfrutó sus años de oro, siendo la escuela predominante y el centro principal de erudición y práctica budista por siglos. No obstante, posteriormente, en el periodo Kamakura (1185–1333), varios monjes, atormentados por la creencia de que el Budismo Tendai era muy complejo para las masas y que las personas no poseían la capacidad de entender el Verdadero Dharma (dado a que vivíamos en los últimos días), escogieron una enseñanza y una práctica de la escuela Tendai y fundaron sus escuelas de "práctica exclusiva y selectiva". Así, Honen y Shinran se dedicaron y enfocaron en la práctica Tierra Pura; Eisai y Dogen se enfocaron en el Zen; y Nichiren se enfocó exclusivamente en el Sutra del Loto - todos dividiendo nuevamente las Enseñanzas Perfectas y Completas. Esta división, el "Budismo Selectivo", existe hasta nuestros días, y cada día empeora aun más, ya que personas inescrupulosas continúan creando divisiones y sectas, continuando fragmentando el mensaje original del Buda en el mundo. 

Es por esto que las enseñanzas Tendai se llaman "Engyo" o la "Verdadera Doctrina del Budismo" - las Enseñanzas Perfectas y Completas, ya que abarcan todas las enseñanzas y prácticas dadas por el Buda en sus más de 40 años de predicación en el mundo, unificándolas y armonizándolas, en cumplimiento con la verdadera visión universal del Buda en el mundo. Sin embargo, las otras escuelas "selectivas" igualmente tienen mérito y validez, y sus enseñanzas igualmente llevan a los seres al Despertar, solo que muestran solo una fracción incompleta del Dharma. Por ello, no debemos caer más profundo en el abismo de los sectarianismos, y debemos todos unirnos y trabajar la unísono por esparcir las enseñanzas del Buda por todo el mundo, por el bien de todos los seres sintientes. 

Afortunadamente, la escuela Tendai aun sigue custodiando y preservando para la posteridad el Verdadero Budismo, y si bien su mensaje de 2,500 años lleva 1,200 años en Japón, las mismas han llegado hace unas pocas décadas a Occidente y en los últimos años por fin están a la disposición de todos los Hispanohablantes.