Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Monday, April 27, 2020

La Tradición de la Escuela del Loto: Chih-i y el Samadhi de Una Sola Práctica

Como vimos en la entrada anterior, Chih-i es el segundo patriarca en la tradición de la Escuela del Loto en China, y fue el fundador de facto de la escuela Tendai (Tiantai - la Escuela del Loto) en China. Ahora veremos un extracto de una de sus obras, "La Gran Calma y Contemplación", donde presenta una imágen concentrada de la totalidad de su visión meditativa, llamada el "Samadhi de Una Sola Práctica". El msimo presenta igualmente las bases de la meditación en la escuela Tendai.


Esta es la Calma y la Contemplación (Shikan , o Samatha y Vipassana) de la mente para esta práctica: siéntate derecho y conscientemente, eliminado todas las sensaciones distractoras, abandonando todo pensamiento discriminante. Sin pensar en nada, y sin aferrarte a ninguna forma o apariencia particular, solo fija tu mente exclusivamente en el Dharmadhatu (Universo Dhármico o el Esquema de la Totalidad de Todos los Fenámenos), dejando que cada momento de experiencia sea enteramente idéntico al Esquema de la Totalidad. Fijando la mente en esta Calma; dejando que cada momento de la experiencia sea idéntico a la Contemplación.

Confía en que cada fenómeno sin excepción son aspectos de la Budeidad. Como tal, ninguno puede ser anterior o posterior a ningún otro, ya que no existen barreras entre ellos. Por eso no puede haber un conocedor y algo conocido separadamente. Por ello, no pueden existir o no existir definitivamente, no puede haber un conocedor y conocido. Libre de toda dualidad, existen solo en su no existencia exclusivamente en todos lados y en todo, al igual que los Budas existen en el pacífico Nirvana, la total aniquilación del ser en el Esquema de la Totalidad.

No te alarmes al escuchar esta profunda enseñanza: el Esquema de la Totalidad es llamado el Despertar, pero es igualmente llamado el Reino Más Allá de la Concepción. Es llamado la Sabiduría Liberadora, pero también es llamado lo No-Nacido. De igual forma, cada fenómeno no es otra cosa que el Esquema de la Totalidad, sin dualidad y sin separación. 

Poder contemplar esto es poder contemplar el verdadero significado de los Diez Epitetos del Tathagata (El que Viene de la Talidad - el Buda). Al contemplar al Tathagata, no veas al Tathagata como el Tathagata. No existe un Tathagata en ningún lado que sea el Tathagata, ni existe una sabiduría del Tathatata con la cual pueda conocerse a sí mismo, porque entre el Tathagata y la sabiduría no existe ninguna dualidad, de movimiento, ni principio. No está en el espacio ni fuera del espacio; ni en el pasado, presente ni futuro ni fuera del [asado, presente y futuro; ni es dual ni no dual, ni impureza ni pureza.

Esta contemplación del Tathagata es muy rara, y como el espacio es infinita. Continúa incrementando tu atención sobre ella, viendo las hermosas características del Buda en frente de ti como si estuvieras viendo tu reflejo en un espejo. Primero contémplalo como un Buda, y luego expándelo como todos los Budas en las diez direcciones. No existe ningún poder milagroso que necesites para llevarte lejos a ver estos Budas: los vez y escuchas la predicación del Dharma donde estás. Entendiendo el verdadero significado de la frase "el verdadero aspecto de todos los fenómenos" puedes, por el bien de todos los seres sintientes, ver al Tathagata sin aferrarte a la idea del Tathagata como un ser definitivo. Puedes transformar las vodas de todos los seres sintientes y llevarlos al Nirvana, sin aferrarte a la idea del Nirvana como algo definitivo. 

Es algo impresionante: no poseer forma o atributos, y no ver o escuchar o saber, el Esquema de la Totalidad no admite realización, ni siquiera por un Buda. ¿Por qué es esto? Es porque un Buda es precisamente una manifestación del Esquema de la Totalidad. Decir que el Esquema de la Totalidad posee una realización del Esquema de la Totalidad sería absurdo. Por ello, sin realización ni logro, contempla todos los aspectos del mundo como aspectos de la Budeidad y como formas del Buda.

Dado a que no podemos encontrar cosas que sean mundanas o impuras, ¿qué hay que abandonar? Dado a que no podemos encontrar cosas sagradas o puras, ¿qué hay que alcanzar? Lo mismo se aplica al Samsara, al Nirvana, los deseos y todo lo demás. Sin abandonar, sin obtener, contempla y mora en la Realidad Ultima. De esta forma, ve a cada ser sintiente como el Buda, quien es el Esquema de la Totalidad.