Monday, May 22, 2017

El Ojoyoshu: Los Fundamentos para el Renacimiento en la Tierra Pura – Los Escritos de Genshin y el Budismo Tendai Tierra Pura II


VOLUMEN I

Capitulo 1 - Saliendo del Mundo sucio

Dejar el mundo sucio significa aborrecer y apartarse de este mundo impuro. Significa apartarse no sólo de este mundo humano, sino también de todos los mundos en los Seis Reinos. Todos estos juntos constituyen lo que se llama los Tres Reinos. 

No hay paz en los Tres Reinos. El Buda los explicó comparándolos con una casa ardiente y diciendo que es como vivir en una casa que está en llamas. 

Es una cosa sobre todas las demás de la cual separarse con un sentimiento de disgusto. Ahora, para aclarar los diversos fenómenos de este Mundo Incierto, dividimos nuestro tema en siete partes: I. El Infierno; II. El Reino de los Espíritus Hambrientos; III. El Reino de las Bestias; IV. El Reino de los Asuras; V. El Reino de la Humanidad; VI. El Reino de los Seres Celestiales (Devas). La primera de las divisiones anteriores, a saber, el Infierno, se divide en ocho divisiones como sigue: 1. Infierno de la Repetición; 2. Infierno de la Cuerda Negra; 3. Infierno de Todos los Seres Vivos; 4. Infierno de las Lamentaciones; 5. Infierno de las Grandes Lamentaciones; Infierno del Calor Ardiente; Infierno del Gran Calor Escaldante; 8. Infierno Sin Intervalo.

Capitulo 2 - Infierno de la Repetición

El Infierno de la Repetición se encuentra mil yojanas debajo de este mundo. Es diez mil yojanas sin de longitud y de ancho. Los pecadores en este lugar están siempre dispuestos a herirse mutuamente. Si se encuentran con alguien por casualidad actúan como un cazador hacia un ciervo. Aflojando sus garras de hierro proceden a arrancarle los ojos al otro y laceran la carne en los muslos de cada uno hasta que la sangre se agota y los huesos se exponen. Luego vienen los guardias del infierno y los golpean con varas de hierro de la cabeza a los pies hasta que sus cuerpos se dividen en tantos fragmentos como granos de arena. Y otra vez cortan su carne en rebanadas con espadas filosas como peces en la cocina. Pero cuando el viento fresco sopla sobre los restos, estos vuelven a la vida y asumen su forma nuevamente. Después de un corto intervalo pasan de nuevo por el mismo tipo de agonía. Una voz del cielo grita, diciendo: "¡Que todos estos seres vuelvan a la vida!" Y los guardias del infierno, golpeando el suelo con horquillas de hierro negro, gritan: "¡Revive! ¡Revive! ".

Un día y una noche en el reino de los cuatro Reyes Celestiales  es tan largo como cincuenta años de una vida humana, y la vida en el reino de los Reyes Celestiales dura quinientos años. Pero una noche y un día en este infierno es igual en longitud a la duración de la vida en el reino de los Reyes Celestiales, y las víctimas tienen que permanecer en este infierno por quinientos años. Todos los que destruyen la vida en cualquier forma caen en este infierno. 

En el exterior de las cuatro puertas de este infierno hay dieciséis lugares especiales que pertenecen a este infierno y que también son infiernos. El primero de ellos se llama el Lugar de la Suciedad. Este infierno está lleno de estiércol caliente y suciedad; es muy amargo y está siempre lleno de gusanos con dientes duros. Los pecadores son arrojados a este infierno y forzados a comer este estiércol caliente mientras los gusanos se deslizan sobre ellos, masticando y perforando su piel, royendo su carne hasta chupar la médula de sus huesos. Aquellos que han matado aves caen en este infierno. El segundo lugar se llama el Lugar de la Espada Giratoria. Está encerrado con paredes de hierro negro de diez yojanas en altura. Está lleno de fuego ardiente, en comparación con el cual un fuego ordinario parece nieve. Cuando el cuerpo entra en contacto con esta de la manera más leve, sus crestas son tan pequeñas como una semilla de mostaza. En este fuego el hierro caliente llueve en fuertes duchas. Hay en este lugar también un bosque de espadas que son tan agudas que un pelo al entrar en contacto con ellos se corta en pedazos más finos. ¡Cuánto más es esto con los cuerpos de los pecadores! A veces las espadas caen como una gran cascada del cielo. Tan grande es la confusión de las agonías aquí que nadie puede soportarlo. Aquellos que han destruido la vida con un espíritu avaro caen en este infierno. 

El tercer lugar se llama el Lugar del Caldero Ardiente. En este infierno los pecadores caen en un caldero de hierro y se hierve como frijoles. Aquellos que han matado, cocinado y comido animales caen en este infierno. El cuarto lugar se llama el Lugar de Mucho Sufrimiento. En este lugar hay innumerables trillones de dolores. No podemos describirlos en detalle. Aquellos que han atado a las personas con cadenas, las han golpeado con varas, las han obligado a hacer largos viajes, las arrojan por lugares empinados, las asfixian con humo, han asustado a niños y, en resumen, todas las maneras en que han hecho sufrir a otros, caen en este infierno. El quinto lugar se llama el Lugar de la Calma Negra. Los pecadores en este infierno están en la oscuridad y están constantemente siendo desperdiciados con un fuego oscuro. Entonces comienza a estallar una tormenta que obliga a la Montaña de Diamante a chocar con las montañas circundantes para que los cuerpos de los pecadores sean aplastados entre ellos y los fragmentos se dispersen como granos de arena. Después de esto sopla un viento caliente que corta como una navaja. Aquellos que han matado a las ovejas asfixiándolas con fuego y aquellos que han matado a las tortugas, aplastándolas entre los azulejos, caen en este infierno. 

El sexto lugar se llama el Lugar de la No-Alegría. En este infierno hay un gran fuego que quema los cuerpos de los pecadores día y noche. Hay pájaros con picos rojos, perros y zorros, cuyos lamentos son tan sangrientos que los pelos de las víctimas se detienen. Ellos continuamente vienen y se llevan los huesos y la carne de las víctimas que se encuentran alrededor en una masa confusa. Los gusanos con hocicos duros perforan los huesos y absorben la maleza. Aquellos que han matado aves y bestias caen en este infierno. El séptimo lugar se llama el Lugar del Sufrimiento Más Severo. Se encuentra en el borde de un acantilado escarpado donde los pecadores son continuamente quemados en un fuego de hierro. Aquellos que han matado despiadadamente algo caen en este infierno. 

Capitulo 3 - Infierno de la Cuerda Negra

El Infierno de la Cuerda Negra está situado debajo del Infierno de la Repetición y es del mismo tamaño que este último. Los guardianes del infierno se apoderan de los pecadores y los arrojan boca abajo al suelo, que está hecho de hierro caliente. Luego, después de marcarlos con hilos de hierro calientes en ambas direcciones así como un carpintero marca con su línea, los cortan en pedazos con hachas de hierro siguiendo las marcas. A veces los cortan con sierras, o los despedazan con espadas y después de cortarlos, los cuelgan para verlos. A veces se esparcen en innumerables cuerdas de hierro calientes y llevan a los pecadores colgados de ellos, y entonces comienza a soplar un viento malvado que envuelve las ardientes redes alrededor de los pecadores, revolviendo la carne y carbonizando los huesos. 

A la derecha y a la izquierda están las altas montañas de hierro. En la parte superior de estas montañas se asientan astas de hierro y una cuerda de hierro se fija a ambos extremos y se extiende de una cima de la montaña a la otra. Debajo de esta cuerda se colocan en una fila una gran cantidad de calderos grandes llenos de una sustancia hirviendo y humeante. Los seres, con cargas pesadas sujetas a sus espaldas, se ven obligados a caminar sobre esta cuerda, y, naturalmente, no pueden evitar caer en los calderos debajo. En éstos se hierven durante mucho tiempo hasta que los huesos y la carne se reducen a una masa indistinguible.

Si uno compara el sufrimiento en este infierno con el sufrimiento en el Infierno de la Repetición, junto con sus dieciséis lugares especiales, vemos que es mucho peor. Los guardianes del infierno atormentan a los pecadores diciendo: "El corazón es en sí mismo el principal enemigo y causa los mayores males. Enlaza a los seres y los envía a aparecer ante Emma-O. Usted debe ser asado  en el infierno y devorado como resultado de sus malas acciones. Esposa y niños, hermanos y hermanas o parientes son todos ellos incapaces de salvarle". Hasta el quinto infierno debajo de éste el sufrimiento se incrementa diez veces más que el infierno anterior. De esto podemos visualizar cuál es la intensidad del sufrimiento en estos infiernos. 

Cien años de vida humana son iguales en longitud a un día y noche en este Infierno.  Y en este cielo la vida dura mil años, pero la duración de la vida en Toriten es equivalente a sólo un día y una noche en este infierno y la vida dura mil años. Aquellos que han destruido la vida o que han robado cualquier cosa caen en este infierno. Junto a este infierno existe otro llamado el Lugar de Recepción del Llanto de los pecadores. Los pecadores se colocan en un precipicio inconmensurable en altura. Están atados con cuerdas negras de fuego caliente y cuando han sido así azotados juntos se empujan sobre el borde. A medida que caen, golpean el terreno ardiente abajo, que está lleno de navajas cortantes tan numerosas como las hojas de la hierba. Entonces los perros con las mandíbulas de hierro hirviente los mastican en pedazos finos, y aunque gritan no se salvan. Aquellos que han sido maestros de la Ley, pero que lo han explicado con malos prejuicios, y por lo tanto, no dando la verdad e indiferentes a las consecuencias, y que luego se han suicidado derribándose sobre un precipicio, caen en este infierno. Otro lugar es el Lugar del Temido Águila. Los guardias aquí, empuñando sus palos de hierro con gran ira, golpean a los soldados de repente y violentamente día y noche. Algo de ellos blanden sus espadas de hierro candente y cortan a las víctimas, o dibujan ardientes arcos de fuego con flechas que cruelmente les disparan. Aquellos que con un espíritu codicioso han atado a otros para robarles sus posesiones, caen en este infierno.

Capitulo 4 - Infierno de la Asamblea

El Infierno de la Asamblea está debajo del Infierno de la Cuerda Negra, y es del mismo tamaño que este último. En este infierno hay numerosas montañas de hierro dispuestas en parejas para enfrentarse. En este lugar hay guardias infernales con cabezas de caballo y cabezas de buey, armados con todo tipo de palos de hierro y palos de acero que sirven de instrumentos de tortura. Con ellos conducen a los pecadores delante de ellos y los hacen pasar entre los pares de montañas. Estas montañas se juntan juntando a las víctimas hasta que la sangre rebosa y cubre el suelo. Entonces hay montañas de hierro que caen del cielo que aplastan a los seres en fragmentos como granos de arena. A veces las víctimas son colocadas sobre una roca y aplastadas con otra roca. O de nuevo se colocan en un mortero de hierro y se pulverizan con un mazo de hierro. De las mazmorras del mal vienen demonios, leones, tigres, lobos y varias otras bestias hechas de fuego, cuervos y águilas, que agolpan y destruyen a las víctimas. Las águilas con picos de hierro llameante se llevan las entrañas y, colgándolas en las ramas de los árboles, las consumen. Hay aquí también un gran estanque en el que hay anzuelos hechos de hierro y se calienta a un calor caldeante. Los guardianes del infierno agarran a los pecadores, arrojándolos sobre estos ganchos. El estanque está lleno de cobre fundido y, a través de este, los pecadores se ven obligados a nadar. Los cuerpos de algunos se vuelven rojos como el sol naciente, mientras que los de otros se hunden como piedras pesadas. Todavía hay otros que están de pie y con las manos levantadas claman al cielo. También hay grupos de aquellos que lloran y se lamentan juntos. Pero por muy grande que sea el sufrimiento, no hay nadie que los ayude, ninguno que los pueda salvar. En ocasiones, los guardias del infierno agarran a las víctimas y las ponen en las más precoces espadas. Al mirar hacia las ramas superiores de los árboles en este bosque, ven mujeres bellas y bien vestidas, con los rostros de aquellos a los que alguna vez amaron. Esto los llena de alegría y así intentan trepar a los árboles, pero cuando lo hacen, las ramas y las hojas se convierten en espadas que laceran la carne y perforan los huesos. A pesar de que están aterrorizados por este su mal karma todavía los conduce su deseo, y desafiando las espadas suben. Pero cuando llegan a la cima, encuentran el objeto de su deseo abajo en la tierra, haciéndolos bajar y cada uno diciendo al amante en el árbol: "Debido al karma creado por mis pasiones por ti, he venido a este lugar. ¿Por qué no te acercas a mí y me abrazas?". Cada uno seduce a su víctima de debajo de los árboles hasta que estos últimos en su anhelo comienzan a bajar abajo del árbol otra vez. Pero al descender las hojas de los árboles se vuelven espadas y laceran sus cuerpos. Cuando están a punto de llegar al suelo, las mujeres aparecen en las copas de los árboles. Entonces las víctimas, superadas por la pasión, vuelven a subir. Este proceso se prolonga durante diez billones de años. La causa de ser así engañados en este infierno por el propio corazón y el sufrimiento consiguiente es la propia pasión maligna. Los guardianes del infierno, mientras torturan a las víctimas, citan la Escritura: "No es sufrir las malas consecuencias de los demás, sino que están sufriendo las consecuencias de sus propias malas acciones. Este es el camino con todos los seres vivos".

Doscientos años de vida humana son iguales en longitud a un día y noche en Yamaten, donde la vida dura dos mil años, pero un día y una noche en este infierno es tan larga como la vida en Yamaten y en este infierno las víctimas deben permanecer dos mil años. Los malhechores, ladrones y adúlteros caen en este infierno. Conectados con este infierno hay dieciséis infiernos separados. Entre éstos se encuentra un lugar llamado el Lugar del Mal. Los que con violencia han fornicado con los hijos de otros caen en este infierno y reciben sus torturas. Los pecadores piensan que ven a sus propios hijos en el infierno torturados por los guardianes del infierno, quienes los toman palos de hierro y los golpean en sus partes privadas, o usando ganchos de hierro los sacan de la vagina. Los pecadores que ven este sufrimiento de sus hijos se llenan de anhelo y compasión por ellos. Pero si se compara el sufrimiento causado por ver esto con el sufrimiento causado por ser quemado en el fuego, no es un dieciséis de dieciséis. Después de haber sido así torturados al ver a sus propios hijos maltratados, reciben el sufrimiento en sus propios cuerpos. Primero el infierno coloca a las víctimas sobre sus cabezas y las hierven en un fluido de cobre fundido que corre por el ano y por las partes internas, quemando así los órganos vitales y finalmente escapando de la boca y la nariz. El sufrimiento en el corazón y el sufrimiento en el cuerpo, continúan durante inconmensurables cientos de miles de años. Hay otro lugar especial llamado el Lugar de Mucho Sufrimiento. En este lugar están condenados a sufrir a los seres que son culpables de sodomía. Aquí la víctima, viendo al ser con quien lo deseaba, lo abraza con una pasión como una llama caliente que consume por completo su cuerpo. Después de que ha muerto, vuelve a la vida y huye con gran terror, pero sólo para caer sobre un precipicio terrible donde es devorado por cuervos con picos ardientes y por zorros con bocas de llamas. Entonces hay otro infierno separado llamado el Lugar del Sufrimiento Duradero. Aquí deben sufrir aquellos que han robado y violado a las mujeres de otros hombres. Los guardianes del infierno se apoderan de los pecadores y los cuelgan con las cabezas de las ramas de los árboles. Debajo de ellos hay una llama ardiente que consume por completo sus cuerpos. Luego vuelven a la vida y luego se queman como antes. Cuando gritan en agonía las llamas entran en sus cuerpos y consumen los órganos vitales. Este sufrimiento continúa durante cientos de miles de años. Una descripción más detallada de esto se encuentra en las escrituras.

Capitulo 5 -Infierno de las Lamentaciones

El Infierno de las Lamentaciones está situado debajo del Infierno de la Asamblea y es del mismo tamaño que este último. Las cabezas de los infieles son de color amarillo, y de sus ojos salen llamas de fuego. Están vestidos con ropas redondas y sus brazos y piernas son gordos. Son robustos y altos y pueden correr como el viento. De sus bocas emiten voces horribles y con su fuerte aliento perforan a los pecadores como flechas. Los enemigos están aterrorizados y, golpeando sus propias cabezas, les suplican a los ancianos: "¡Tengan piedad de nosotros y concédanos un poco de descanso!". Gritan, pero esto sólo aumenta la ira de sus torturadores, que golpean sus cabezas con palos de hierro y los persiguen por el suelo hecho de hierro caliente. A veces los colocan en estantes calientes y los vuelven a girar una y otra vez, asándolos. A veces los tiran en sartenes calientes y los hierven. Y otras veces los llevan a los huecos de hierro llenos de llamas furiosas, o se apoderan de ellos y, después de abrir la boca con pinzas de hierro, vierten cobre fundido, que quema sus órganos internos para que fluyan hacia afuera. 

Los pecadores citan las escrituras y claman con rencor contra Emma-O diciendo: "¡Oh, honorable Gobernante! ¿Por qué no nos tratan con un corazón de compasión? ¿Por qué no eres más amable con nosotros? ¿Por qué no muestras misericordia con nosotros?". Entonces Emma-O responde, diciendo: "Tú eres engañado por la red de tus propias pasiones. Has creado mal karma y ahora recibes la recompensa de tus malas obras. ¿Por qué estás enojado conmigo y guardas rencor contra mí?". Y luego les dice: "Mientras estabas en el mundo fuiste engañado por tu corazón de lujuria y locura y así creaste el mal karma. ¿Por qué no te arrepientes en ese momento? Aunque te arrepientas ahora no sirve nada". 

Cuatrocientos años de vida humana son iguales en longitud a un día y una noche en Tosotsuten.  Los asesinos, los ladrones, los adúlteros y los borrachos caen en este infierno. Este infierno tiene dieciséis lugares especiales. Entre ellos se encuentra uno llamado el Infierno de Fuego de Serpientes y Lombrices. Aquellos que han vendido sake diluido con agua caen en este lugar y sus cuerpos son afligidos con las cuatrocientas y cuatro enfermedades. El poder de una de estas enfermedades es tal que en un solo día y noche destruiría a todos los habitantes de las Cuatro Islas. De los cuerpos de las víctimas salen gusanos que comen su piel, carne y médula. Hay otro lugar llamado Lugar de Nube y Neblina. Aquellos que han obligado a las mujeres a beber sake y luego violado son llevados a la vergüenza decaer en este infierno, y son torturados con una llama que es de doce centésimas de profundidad. Los guardianes del infierno se apoderan de ellos y los obligan a caminar a través de este fuego hasta que se consumen de la cabeza a los pies. Cuando ellos los destruyen completamente, los guardias del infierno dicen: "¡Revive! ¡Revive!" y vuelven a la vida. Entonces ellos los conducen a través del fuego de nuevo como antes, y por lo tanto, sin ningún intermedio en su sufrimiento, esto es continuado por inconmensurables cientos de miles de años. Hay otro lugar mencionado en las escrituras en las que los infieles atormentan a los pecadores y citan de las escrituras diciendo: "El que bebe vino, aunque esté en la posición de un Buda, cae en la duda, rompiendo así las reglas de la monarquía, destruyendo, como por fuego, las semillas de su salvación".

No comments:

Post a Comment