Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Wednesday, March 13, 2019

El Buda Eterno y Glorificado: I Su Misericordia y Votos

Related image


El Buda Eterno y Glorificado
 I - Su Misericordia y Votos


1. El alma del Buda es misericordia. Es el espíritu del amor que salva a los seres por todos los medios y es la misericordia que sufre y se enferma junto con todos los seres.

El alma del buda es como la madre que quiere a su hijo, nos cuida, nos educa y nos salva sin alejarse de nosotros ni un momento. "Vuestro sufrimiento es mi sufrimiento, y vuestra felicidad mi felicidad". Así dice y permanece junto a nosotros todos los instantes.

El espíritu de misericordia del Buda nace en contacto con el ser y en contacto con Él nace la fe en los seres. Con esta fe se alcanza la Iluminación. Del mismo modo una madre se siente cuando tiene un hijo, y el hijo al percibir su amor se siente tranquilo y salvo.

Sin embargo, los seres no conocen la Misericordia del Buda y por esa ignorancia sienten apego a lo terrenal, sufren, ambicionan, padecen por la pesada carga de la transgresión, y caminan jadeando entre las montañas de las desilusiones.

2.  No pienses que la Misericordia del Buda es sólo para el presente. Dura desde toda la eternidad; existe desde el momento en que los seres nacieron y volvieron a nacer, murieron y volvieron a morir siguiendo el camino de las tinieblas.

El Buda Eterno siempre aparece ante los seres en la forma más amistosa y lleva a ellos los métodos más eficaces para su salvación.

El Buda Shakyamuni nació como príncipe ne la familia Shakya, y dejó su hogar para vivir una vida ascética. Por medio de la práctica de lam editación alcanzó la Iluminación. Propagó el Dharma (doctrina) entre los seres e hizo la demonstración de su Enseñanza con su propia muerte.

Porque la ignorancia humana no tiene límite, la obra del Buda es interminable. Porque la profundidad del pecado humano es inalcanzable, la misericordia del Buda es infinita.

El Buda hizo cuatro grandes votos cuando decidió dejar la vida mundana. Salvar a todos los seres, renunciar a todos los deseos, aprender todas las enseñanzas y alcanzar la Iluminación. La vida ascética del Buda se fundó sobre estos cuatro grandes votos.

3. El Buda se entrenó para ser amable hacia todo ser viviente, y evitando el pecado dem atar, en virtud de ello anheló la longevidad de todos los seres.

Evitó el pecado de robar, y por esa virtud anheló la satisfacción de las necesidades de los seres.

Evitó el pecado del adulterio, y por esa virtud anheló que el alma de todos los seres fuera bienaventurada como un espíritu puro y que el cuerpo no sintiera deseos insaciables.

El Buda, para ser Buda, alejó el engaño y por esa virtud anheló que los seres conocieran la quietud del alma que dice la verdad.

Evitó la falsedad, y por esa virtud anheló que todos los seres estuvieran en armonía y ceptaran su Enseñanza.

Evitó la maledicencia, y por esa virtud anheló la tranquilidad para el alma de los seres.

Se conservó libre de palabras vanas, y por esa virtud anheló que todos tuvieran un alma compasiva hacia todos los seres.

El Buda, queriendo realizar sus ideales, se adiestró para apartar de sí la codicia, y por esa virtud anheló que no hubiera codicia en el alma de los seres.

Hizo prácticas para alejar el odio y anheló que el amor rebosase del alma de los seres.

Hizo prácticas para alejar la ignorancia, y anheló que desapareciese del alma de los seres la ignorancia del principio de causalidad.

De esta manera, la Misericordia del Buda está dirigida a todos los seres y su felicidad. El Buda siente compasión por todos y cada uno de los seres como el padre o la madre por sus hijos, y anhela que todos logren cruzar el océano de las tieneblas.

* Este extracto ha sido traducido de "La Enseñanza del Buda", un libro publicado por la Bukkyo Dendo Kyokai, la Sociedad para la Propagación del Dharma del Buda en Japón. El mismo consiste de extractos de los Sutras Mahayana y Hinayana, ordenados por temática, para exponer de manera devocional y reverente la enseñanza del Buda.