Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Friday, March 15, 2019

El Buda Eterno y Glorificado: III El Buda Eterno

Related image


El Buda Eterno y Glorificado
III El Buda Eterno


1. Todos piensan que el Buda nació como un príncipe y logró alcanzar el camino de la Iluminación como un mendicante, pero en realidad, hubo una muy larga preparación puesto que el Buda siempre existió en un mundo que es sin comienzos y sin fin.

Todo este tiempo ilimitado, el Buda ha estado siempre en este y todos los mundos, y como un Buda Eterno que conoce las tendencias de los seres, los ha venido salvando por todos los medios.

No existe falsedad en las eternas Enseñanzas del Buda, porque Él conoce todas las cosas del mundo tal y como son, y las enseña a los seres.

En verdad, es difícil conocer el mundo tal y como es, porque aunque parezca verdadero puede no serlo, y aunque parezca falso puede no serlo. Los ignorantes no pueden conocer la verdadera naturaleza de la realidad.

Sólo el Buda conoce el mundo tal y como es y por eso, nunca dice que es real o falso, bueno o malo. Siempre lo presenta tal y como es.

Lo que el Buda  predica es esto: "Todos los seres deben cultivar las raíces del bien de acuerdo a su naturaleza, sus actos y sus creencias". Esta doctrina trasciende toda afirmación o negación del mundo.

2. El Buda no sólo enseña con las palabra sino con su propia vida. La vida del Buda no tiene límite pero para despertar a los que no se hartan de desear los bienes mundanos, utiliza su nacimiento y su muerte como un medio hábil para llamar la atención de los seres.

"Supongamos que hay un médico que tiene varios hijos", dice el Buda. "El padre sale de viaje y en us ausencia estos toman un veneno y sufren por el efecto. El médico, al regresar, se hace cargo de la situación y les da un buen antídoto para el veneno. Los que no habían sido seriamente afectados tomaron la medicina y pudieron curarse. Pero los que habían sido envenenados más gravemente la rehusaron.

"El padre decidió tomar la última alternativa. Le dijo a sus hijos: 'Tengo que hacer un largo viaje. Soy muy viejo, y quién sabe  hasta cuándo durará mi vida. Si escucháis que he muerto, tomad esta medicina que aquí os dejo y recobraréis todos la salud'. Así diciendo volvió a salir de viaje. Luego envió un mensajero para que comunicase su muerte.

"Los hijos se entristecieron al oir la noticia y se lamentaron diciendo: 'Nuestro padre ha muerto. Ya no tendremos quien se preocupe por nosotros'. Recordando las últimas palabras del padre, llenos de tristeza y desesperación, tomaron la medicina y se curaron.

"¿Condenará la gente esta mentira del médico? El Buda es también como este padre. Para salvar a los perseguidos por el deseo, les muestra la mutabilidad de este mundo a través de su propia vida y muerte".


* Este extracto ha sido traducido de "La Enseñanza del Buda", un libro publicado por la Bukkyo Dendo Kyokai, la Sociedad para la Propagación del Dharma del Buda en Japón. El mismo consiste de extractos de los Sutras Mahayana y Hinayana, ordenados por temática, para exponer de manera devocional y reverente la enseñanza del Buda.