Tuesday, August 14, 2018

Las Eras en el Budismo: La Era Final del Dharma - El Sutra sobre la Extinción del Dharma


Las Tres Eras del Budismo, también conocidas como las Tres Edades del Dharma, son tres divisiones del tiempo después del paso de Buda en el Budismo del Este de Asia. Mappō o Mofa, que también se traduce como la Era del Deterioro del Dharma, es la Tercera Era "Degenerada" del Budismo, también conocida como el Último Día de la Ley.
 
 
Las tres eras del Budismo son tres divisiones de tiempo después del fallecimiento de Buda son:
  1. El Día Anterior de la Ley, también conocido como la Era del Dharma Correcto (Ch: Zhèng Fǎ; Jp: Shōbō), los primeros mil años (o 500 años) durante los cuales los discípulos de Buda son capaces de entender y practicar las enseñanzas del Buda y fácilmente alcanzan la iluminación;
  2. Día Medio de la Ley, también conocido como la Era del Dharma Semblante (Ch: Xiàng Fǎ; Jp: Zōhō), los segundos mil años (o 500 años), que solo se parece al Dharma correcto donde los templos existen y se mantienen las enseñanzas pero pocos alcanzan la Iluminación;
  3. Último Día de la Ley, también conocida como la Era Degenerada (Ch: Mò Fǎ; mòfǎ; Jp: Mappō), que durará 10.000 años durante los cuales el Dharma declina, los templos existen en forma pero no en substancia, la gente se corrompe y se vuelve más mundana y los seres poseen pocas virtudes para alcanzar la Iluminación.
Los tres períodos son importantes para los adherentes Mahayana, especialmente aquellos que tienen en alta estima el Sutra del Loto, es decir, el Budismo Tiantai-Tendai y Nichiren, que creen que las diferentes enseñanzas budistas son válidas (es decir, capaces de llevar a los practicantes a la Iluminación) en cada período debido a la diferente capacidad de aceptar una enseñanza (Ch: jīgēn; Jp: kikon) de las personas nacidas en cada período respectivo.

Además, en el Sutra Mahāsaṃnipāta, los tres períodos se dividen en cinco períodos de  quinientos años, el quinto y último de los cuales fue profetizado para ser cuando el Budismo de Shakyamuni perdería todo el poder de la salvación y un nuevo Buda aparecería para salvar al pueblo. Este período de tiempo se caracterizaría por disturbios, conflictos, hambrunas y desastres naturales.

La cosmología temporal budista asume un patrón cíclico de edades, e incluso cuando las enseñanzas actuales del Buda caen en descuido, un nuevo Buda nacerá en algún momento (generalmente considerado como millones de años en el futuro) para asegurar la continuidad del Budismo. En el Sutra del Loto, Visistacaritra tiene la misión de difundir la ley budista en esta Era Degenerada y salvar a la humanidad y la tierra. Él e incontables otros Bodhisattvas, específicamente llamados Bodhisattvas de la Tierra (de los cuales él es el líder), prometen renacer en un día posterior para mantener la ley budista, convirtiendo así la Edad Degenerada en un paraíso floreciente. Shakyamuni los confía en lugar de sus discípulos principales más conocidos con esta tarea ya que los Bodhisattvas de la Tierra han tenido una conexión kármica con Shakyamuni desde el principio de los tiempos, lo que significa que conocen la Práctica Superior que es la esencia del Budismo o el Dharma en su forma original y pura.

El Bodhisattva Ksitigarbha también es conocido por su promesa de hacerse cargo de la instrucción de todos los seres en los seis mundos, en la era entre la muerte de Gautama y el ascenso de Maitreya, llevando a los seres a la Tierra Pura de la Bienaventuranza del Buda Amida.

Aquí presento una traducción al español del Sutra de la Extinción del dharma, el cual sirvió como base para que Saicho (Dengyo Daishi 767-822 EC) aboliera los Preceptos Hinayana del Vinaya y estableciera los Preceptos del Bodhisattva del Sutra de la Red de Brahma, el cual es el conjunto de Preceptos Budistas utilizado hoy día en Japón. Todo error es completamente mío.
 
El Sutra sobre la Extinción del Dharma
 
 Así he oído. En un momento el Buda estaba en el estado de Kusinara. El Tathagata debía entrar en el nirvana en tres meses y los Bhikshus y Bodhisattvas, así como la gran multitud de seres, habían venido a rendir homenaje al Buda e inclinarse con reverencia.
 
 El Honrado por el Mundo estaba tranquilo y silencioso. No dijo una palabra y su luz no apareció. Ananda se inclinó y le preguntó al Buda: "Honrado por el Mundo, hasta el momento en que predicabas el Dharma, una luz increíble aparecería naturalmente. Sin embargo, hoy entre esta gran asamblea no hay tal resplandor. Debe haber una buena causa para esto y deseamos escuchar la explicación del Honrado por el Mundo".
 
El Buda permaneció en silencio y no respondió hasta que la solicitud se repitió tres veces. Luego le dijo a Ananda: "Después de entrar en el Nirvana, cuando el Dharma esté a punto de perecer, durante la malvada era de las cinco turbiedades, florecerá el camino de los demonios. Los seres demoníacos se convertirán en śramanas; ellos pervertirán y destruirán mis enseñanzas. Los monásticos usarán el atuendo de laicos y preferirán ropa elegante. Sus fajas de precepto estarán hechas de tela multicolor. Usarán estupefacientes, comerán carne, matarán a otros seres y se deleitarán con su deseo de comida sabrosa. Carecerán de compasión y albergarán odio y exhibirán celos incluso entre ellos mismos.
 
"Incluso entonces, Bodhisattvas, Pratyekabuddhas y Arhats cultivarán con reverencia y diligencia la virtud inmaculada. Serán respetados por todas las personas y sus enseñanzas serán justas e igualitarias. Estos cultivadores del Camino se apiadarán de los pobres, tendrán en cuenta a los ancianos, y salvarán y aconsejarán a las personas que encuentren en circunstancias difíciles. En todo momento exhortarán a otros a adorar y proteger los Sutras y las imágenes del Buda. Harán obras meritorias, serán resueltos y amables, y nunca dañarán a los demás. Harán sacrificios físicos para el beneficio de los demás. No tendrán gran respeto por sí mismos, pero serán pacientes, dóciles, humanos y pacíficos.
 
"Mientras existan tales personas, las hordas de Bhikshus demoníacas estarán celosas de ellos. Los demonios los acosarán, los calumniarán y los difamarán, los expulsarán de en medio de ellos y los degradarán. Obstruccionarán a los buenos monjes de la comunidad monástica. A partir de entonces, estos demonios no obtienen ninguna virtud de su práctica. Sus edificios monásticos estarán vacíos y cubiertos de malezas. A falta de cuidado y mantenimiento, sus lugares de paso caerán en la ruina y el olvido. Los Bhikshus demoníacos aumentarán su codicia por la riqueza y amasarán grandes cantidades de bienes. Se rehusarán a distribuirlo o usarlo para obtener bendiciones y virtudes.
 
"En este momento, los monjes malvados comprarán y venderán esclavos para labrar sus campos y para talar y quemar los bosques de la montaña. Harán daño a las criaturas vivientes y no sentirán ni la más mínima compasión. Estos esclavos se convertirán ellos mismos en Bhikshus y las siervas se convertirán en Bhikṣhuṇīs. Totalmente carentes de virtud, estas personas se volverán locas, complaciéndose en un comportamiento licencioso. En su turbia confusión, no lograrán separar a los hombres de las mujeres en las comunidades monásticas.
 
A partir de esta generación, el Camino se debilitará. Los prófugos de la ley buscarán refugio en mi camino, deseando ser śramanas pero sin cumplir con las normas morales. Los monásticos seguirán recitando los preceptos dos veces al mes, pero solo de nombre. Siendo perezosos y laxos, nadie querrá escuchar más. Estos malvados śramanas no estarán dispuestos a recitar los Sutras en su totalidad y harán abreviaturas al principio y al final de los textos a su antojo. Pronto la práctica de recitar Sutras se detendrá por completo. Incluso si hay personas que recitan textos, serán personas analfabetas e incondicionales que insistirán, no obstante, en que son correctos. Engreídos, arrogantes y vanidosos, esta gente buscará fama y gloria. Se darán a conocer con la esperanza de atraer ofertas de otras personas.
 
"Cuando las vidas de estos Bhikshus demoníacos lleguen a su fin, sus espíritus esenciales caerán en el infierno Avici. Habiendo cometido las cinco malas acciones, sufrirán sucesivos renacimientos como fantasmas hambrientos y como animales. Conocerán todos esos estados de aflicción a medida que pasan por eones tan numerosos como las arenas en las orillas del río Ganges. Cuando se tengan en cuenta sus ofensas, renacerán en una tierra fronteriza donde se desconoce la Triple Joya.
 
"Cuando el Dharma esté a punto de desaparecer, las mujeres se volverán vigorosas y en todo momento harán obras de virtud. Los hombres se relajarán y ya no hablarán el Dharma. Aquellos que son genuinos śramanas serán vistos como estiércol y nadie tendrá fe en ellos. Cuando el Dharma esté a punto de perecer, todos los dioses comenzarán a llorar. Los ríos se secarán y los cinco granos no madurarán. Las pestes frecuentemente tomarán millones de vidas. Las masas trabajarán duro y sufrirán mientras los funcionarios locales tramarán y planificarán. Nadie se adherirá a los principios. En cambio, la raza humana se multiplicará, convirtiéndose en las arenas del lecho oceánico. Las buenas personas serán difíciles de encontrar; a lo sumo habrá uno o dos. A medida que el eón llegue a su fin, las revoluciones del sol y la luna se acortarán y la vida de las personas disminuirá. Su cabello se pondrá blanco para cuando tengan cuarenta años. Debido a un comportamiento excesivamente licencioso, agotarán rápidamente sus fluidos seminales y morirán a una edad temprana, generalmente antes de los sesenta años. A medida que la vida de los hombres disminuye, la de las mujeres aumentará a setenta, ochenta, noventa o cien años.
 
"Los ríos poderosos se inundarán y perderán armonía con sus ciclos naturales, pero las personas no se darán cuenta ni sentirán preocupación. Los extremos del clima pronto se darán por sentados. Seres de todas las razas se mezclarán al azar, sin importar lo noble y lo malo. Sus nacimientos y renacimientos los harán hundirse y flotar, como alimentar criaturas acuáticas.
 
"Incluso entonces Bodhisattvas, Pratyekabuddhas y Arhats se reunirán en una asamblea sin precedentes porque todos habrán sido perseguidos por las hordas de demonios. Ya no habitarán en las asambleas, pero los Tres Vehículos se retirarán al desierto. En un lugar tranquilo encontrarán refugio, felicidad y larga vida. Los dioses los protegerán y la luna brillará sobre ellos. Los tres vehículos tendrán la oportunidad de reunirse y el Camino florecerá. Sin embargo, dentro de cincuenta y dos años, el Shurangama Sutra y el Pratyutpanna Samadhi, serán los primeros en cambiar y luego desaparecer. Las doce divisiones del canon seguirán gradualmente hasta que se desvanezcan por completo, para nunca volver a aparecer. Sus palabras y textos serán totalmente desconocidos para siempre. Las fajas de precepto de los śramanas se volverán blancas por sí mismas. Cuando mi Dharma desaparezca, será como una lámpara de aceite que se enciende por un instante justo antes de que se apague. Así también, el Dharma se encenderá y morirá. Después de este tiempo, es difícil hablar con certeza de lo que seguirá.
 
"Un período de diez millones de años seguirá antes del momento en que Maitreya esté a punto de aparecer en el mundo para convertirse en el próximo Buda. En ese momento, el planeta será completamente pacífico. Los vapores malvados se habrán disipado, la lluvia será amplia y regular, y las cosechas crecerán abundantemente. Los árboles crecerán a una gran altura y las personas crecerán hasta alcanzar los ochenta pies de altura. La esperanza de vida promedio se extenderá a 84,000 años. Será imposible contar todos los seres que serán llevados a través de la liberación”.
 
Entonces Ananda se dirigió al Buda y dijo: "¿Cómo deberíamos llamar este Sutra y cómo lo defenderemos?"
 
El Buda dijo: "Ananda, este Sutra se llama el Sutra de la Extinción del Dharma. Dile a todos que lo propaguen ampliamente; el mérito de tus acciones será inconmensurable, más allá de los cálculos”.
 
Cuando la asamblea cuádruple de discípulos escuchó este Sutra, se afligieron y lloraron. Cada uno de ellos resolvió alcanzar el verdadero camino del Sabio Supremo. Luego, inclinándose ante el Buda, se retiraron.
 
FIN

No comments:

Post a Comment