Wednesday, August 15, 2018

Budismo Tierra Pura: El Camino al Despertar - Elementos Básicos de Teoría y Práctica III

El Budismo Tierra Pura es un camino budista que surgió en la India, pero se esparció por todo el continente asiático, llegando en las últimas décadas a Europa y las Américas. El mismo ha sido practicado por millones de personas y sigue siendo un camino budista que se renueva, surgiendo nuevas interpretaciones que se ajustan a los tiempos en que vivimos. Sus orígenes se remontan más de 2,500 años a los Sutras predicados por el Buda Shakyamuni durante los cuarenta años de su predicación por la India y desde sus inicios ha sido considerada una enseñana budista ortodoxa por los más grandes filósofos budistas de todos los tiempos como Nagarjuna, Asvaghosa y Vasubandhu.
 
 

Nembutsu significa pensar o contemplar al Buda. Tiene una larga historia en el Budismo y ha sido considerado el núcleo central de la práctica para obtener la Iluminación en el Budismo Tierra Pura. El mismo puede ser practicado recitativamente (recitando "Namu Amida Butsu"), meditativamente (recitando el Nembutsu hasta alcanzar el Samadhi como en el Zen), visualizativamente (visualizando al Buda Amida y su Tierra Pura) o en la vida diaria (a través de la devoción, los Preceptos y nuestro comportamiento en la vida diaria).
 
En sus 2,600 años de historia, diversas formas de meditación evolucionaron en el Budismo. La meditación puede tener como objetivo la visualización, creando así una imagen de un objeto espiritual en la mente con la que identifica y absorbe las cualidades del objeto. El propósito de la meditación es transformar tu mente y trascender todas las discriminaciones y el apego o la esclavitud de nuestros deseos y egos.
 
En la forma Zen de meditación, el proceso es llevar la mente al límite de nuestro apego a las palabras y los conceptos que constituyen nuestra comprensión de la realidad. La meditación, con la guía de un maestro y, a veces, el uso de una historia enigmática llamada Koan, confronta la mente con un dilema para resaltar los límites de nuestras categorías y comprensiones racionales y conceptuales en la realización de la verdad. Rompiendo los límites del pensamiento y la palabra, nuestros espíritus se abren para experimentar nuestra Verdadera Naturaleza y ver la realidad tal como es. El mundo no está abolido, sino que es experimentado de una manera más profunda, esencialmente reordenando los valores que rigen nuestras actitudes y relaciones.
 
La práctica de recitar el Nombre del Buda Amida (Nembutsu) se extendió ampliamente a través de las diversas escuelas budistas como un medio secundario para alcanzar la salvación. El Nembutsu no sectario podría ser recitado en cualquier lugar y en cualquier condición por cualquier persona. Se convirtió en un medio de esperanza y quizás la práctica budista más ampliamente empleada en el mundo en ese momento.
 
¿Cuáles son los beneficios de esta práctica? Hay dos formas en que sufrimos de karma. Una es que las condiciones de la vida pueden ser adversas. La otra es que uno está apegado a viejas heridas, derrotas, golpes al orgullo, rechazos y demás, crueldades que no son realmente operativas en el presente, pero a las que uno encuentra difícil renunciar. La práctica del recitar el Nembutsu trae alivio con respecto a ambos tipos.
 
En el caso de circunstancias adversas, al practicar el Nembutsu y ser arropado por la luz de compasión y sabiduría del Buda Amida, uno ve el esquema más grande de cosas. Las dificultades actuales son vistas como transitorias y relativamente pequeñas. Cuanto más profundamente se refugia, menos importante es la pobreza o la opresión de las circunstancias. Cuanto más claramente uno ve la naturaleza de uno mismo y de los demás, más uno experimenta un sentimiento de unidad con toda la humanidad. Como en todas las escuelas de Budismo, los beneficios se derivan de dar mérito y cuidar a los demás: amor, compasión, alegría y ecuanimidad.
 
En el caso del apego al pasado, la práctica del Nembutsu nos permite experimentar la gracia. No hay una necesidad particular de nosotros para arrojar nuestro pasado. De hecho, tenemos muchas más humillaciones pasadas de lo que pensamos. El karma es insondable y hemos sido maltratados de infinitas maneras. En los eones de tiempo las lágrimas que hemos derramado llenarían los océanos.
 
Por lo tanto, el Nembutsu trae todo tipo de beneficios. Nos hace parte de una comunidad amorosa y compasiva tanto aquí como más allá. Cuando recurrimos a Amida, recibimos la bendición infinita del Tathagata. Esto es lo que Buda prometió, por lo que podemos confiar en él por completo. Con respecto al presente, sentimos alivio. Con respecto al flujo de tiempo, sentimos confianza. Con respecto al pasado, lo hacemos nuestra ofrenda a los Budas, ellos saben mejor que nosotros qué hacer con él. En lo que respecta al futuro, nos sentimos seguros. Todo está completamente asegurado.
 
"Evita el mal, haz el bien, purifica tu mente: esta es la enseñanza de todos los Budas" (Dhammapada).
  1. Evita el mal: no matar, no robar, no cometer mala conducta sensual, no mentir, no hablar divisivamente, evitar el discurso abusivo, la charla ociosa y el consumo de estupefacientes. Debemos prometer practicar la abstinencia de estas cosas.
  2. Haz el bien: preservar la vida, dar, dominar los sentidos, hablar de verdad, hablar de manera acorde, hablar con amor, practicar el silencio noble, y no tomar intoxicantes. Deberíamos comprometernos a practicar el cultivo de estas cosas.
  3. La purificación de la mente: nuestra mente se confunde con la naturaleza de la impermanencia (inestable) de la realidad y por eso nos apegamos y anhelamos cosas que nos causan una infinidad de sufrimientos no solo en esta vida sino durante incontables eones de nacimiento y muerte del pasado y aún por venir.
 El momento en que miles de pensamientos surjen en nuestra mente es precisamente el momento de practicar. Cuanto más reúnes tu mente, más se dispersa. Cuanto más se dispersa, más lo recolectas. Después de un largo el tiempo el trabajo se vuelve puro y maduro, y los falsos pensamientos naturalmente no surgen.
 
Los Sutras de la Tierra Pura enumeran varios beneficios que podemos experimentar en el momento presente:
  1. El beneficio de estar protegido y sostenido por poderes invisibles y seres divinos;
  2. El beneficio de poseer virtudes supremas;
  3. El beneficio de que nuestro mal kármico se transforme en bueno;
  4. El beneficio de estar protegido y cuidado por todos los Budas;
  5. El beneficio de ser alabado por todos los Budas;
  6. El beneficio de estar protegido constantemente a la luz del corazón de Amida;
  7. El beneficio de tener una gran alegría en nuestros corazones;
  8. El beneficio de ser consciente de la benevolencia de Amida y de responder en agradecimiento a Sus virtudes;
  9. El beneficio de practicar constantemente una gran compasión;
  10. El beneficio de entrar en el escenario de lo establecido (no retroceso al Samsara).
Los maestros Tierra Pura de China, corea y Japón nos dicen que si estudiamos y practicamos correctamente, los beneficios de la práctica son innumerables. Por ello, practicamos para desarrollar:
  1. Verdadera sinceridad hacia otros,
  2. Pureza de la mente dentro,
  3. Imparcialidad hacia todo lo que vemos,
  4. Comprensión adecuada de la vida y el universo, y
  5. Compasión en ayudar a otros de una manera sabia e incondicional.
Al lograr esto, logramos:
  1. Ver a través de la verdad de la impermanencia,
  2. Desapegarnos de todos los pensamientos y anexos errantes,
  3. Alcanzamos la libertad de mente y espíritu,
  4. Armonizar con las condiciones adecuadas para llevarse bien con la situación, y
  5. Ser conscientes del Buda Amida, la metáfora de la energía compasiva y sabia del Universo y seguir sus enseñanzas, para alcanzar la Tierra Pura Occidental (el Despertar del Nirvana).

No comments:

Post a Comment