Tuesday, August 14, 2018

Aclarando Errores y Malentendidos sobre el Budismo II: La Concepción de Dios (y los Dioses) en el Budismo

El Budismo es una de las pocas religiones que pueden ser consideradas transteístas: es decir, no requiren la creencia en un Dios, y la creencia - o existencia del mismo - no afectan su doctrina. No obstante, el Budismo puede ser considerado teológicamente panenteísta: el Dharmakaya (Buda) en términos ontológicos es la totalidad e la existencia, y todo está contenido dentro de él. Pero existe mucha ignorancia y desinformación en las redes acerca de la creencia del Budismo acerca de Dios. Este artículo, el segundo en la serie, pretende aclarar dudas acerca de esta interrogante con fuentes primarias (los Suttas Pali y Sutras Mahayana) para sustentar los argumentos.



El Budismo es una de las pocas religiones mundiales importantes que no postula a un Dios en el centro de las cosas. No lo niega, tampoco. Pero es famoso que el Budismo ignora la pregunta como generalmente irrelevante para las preguntas que aborda sobre el sufrimiento humano, su causa y su cura.

¿Creía el Buda en Dios, el Único Dios , el Dios de los cristianos, judíos y musulmanes? No. El monoteísmo era un concepto foráneo para el Buda; su mundo estaba lleno de muchos dioses. En el momento del Buda, los únicos que practicaban la religión monoteísta eran los judíos. Recuerde, todavía faltaban 500 años para que Cristo viniera al mundo. El Buda nunca abandonó la India. El Buda caminó de pueblo en pueblo y en toda su vida nunca fue más allá de las 200 millas de su lugar de nacimiento. El Buda nunca conoció a un judío, y debido a esto, nunca dijo nada sobre el Único Dios del monoteísmo. Tampoco hay nada en las enseñanzas del Buda que sugiera cómo encontrar a Dios o adorar a los dioses de la India, aunque el mismo Buda fue un teísta (creía en los dioses), sus enseñanzas no son teístas.

El Buda estaba más preocupado con la condición humana: nacimiento, enfermedad, vejez y muerte. El camino budista consiste en llegar a un lugar de aceptación con estos aspectos dolorosos de la vida, y no sufrir a través de ellos. Cuando se le preguntó al Buda cómo comenzó el mundo, él guardó silencio. En la religión del Budismo no tenemos una primera causa, sino que tenemos un círculo interminable de nacimiento y muerte; los universos se forman de acuerdo con el karma de los seres. En este mundo y en todos los mundos, hay muchos comienzos y fines.  La creación de los fenómenos está a cargo de una especie de ley natural llamada Originación Dependiente. Las consecuencias de nuestras acciones se explican por el karma, que en el Budismo también es un tipo de ley natural que no requiere un juez cósmico sobrenatural.

Varios académicos explican que aunque el Budismo es famoso en Occidente como una "religión atea", en el sentido de que, a diferencia de las religiones abrahámicas del Judaísmo, el Cristianismo y el Islam, no reconoce a una única deidad creadora. Sin embargo, uno no debe asumir a partir de esto que el Budismo no tiene dioses. No tiene uno, sino muchos.

En la cosmología budista tradicional, los dioses - o devas en sánscrito, un afín de "divinidad" - se distribuyen entre 27 cielos (svarga): seis se encuentran en el reino del deseo (kamadhatu) a lo largo de las laderas, en la cima y en el aire sobre el Monte Sumeru, la montaña en el centro del mundo; 17 en los cielos de meditación del reino de la materialidad sutil (rupadhatu); y cuatro están en el reino inmaterial de la no-forma (arupyadhatu), donde no hay forma (corpórea), solo conciencia. Debido a que cada uno de estos cielos está ubicado dentro del Samsara, el reino del renacimiento, ninguno de estos cielos es una morada permanente de los dioses que viven allí, y ninguno de los dioses es eterno.

Según Robert E. Buswell y Donald S. Lopez en "¿Fue el Buda Dios o Humano?", el renacimiento como dios se basa en acciones virtuosas realizadas en una vida anterior, y cuando la esperanza de vida del dios ha terminado, el ser renace en otro lugar. Por lo tanto, ningún dios en el Budismo tiene la omnisciencia, la omnipotencia o la omnipresencia de Dios en las religiones abrahámicas. Esto no significa, sin embargo, que los dioses no tienen poderes. Tienen poderes mucho más allá de los humanos. Y a lo largo de la larga historia del Budismo, los budistas, incluidos los monjes y las monjas, han propiciado a varios dioses para obtener bendiciones. Una parte sustancial de la práctica tántrica, por ejemplo, está dedicada a invitar a los dioses a la presencia de uno, hacerles ofrendas y luego solicitar el otorgamiento de varios poderes (siddhi).

¿Cuál es entonces el estado del Buda? Técnicamente, él es un humano, entre los otros cinco destinos de renacimiento (sadgati) en el samsara: dioses, semidioses, animales, fantasmas y habitantes del infierno. Pero él es diferente a cualquier otro humano, tanto en su relación con los dioses como en sus cualidades físicas y mentales. Pero el Buda es mucho más que eso, siendo una encarnación o manifestación compasiva del Dharmakaya (el cuerpo dhármico o Dharmadhatu - universo), quien por compasión por los seres que sufren aparece en el universo para salvar a todas las criaturas y llevarlos al Nirvana.

Los Sutras nos explican que en su penúltima vida, el futuro Buda fue un dios, permanente, donde todos los futuros Budas habitan, en el cielo de Tushita. Fue a partir de ahí que inspeccionó el mundo y eligió el lugar de su último nacimiento, su casta, su clan y sus padres. Después de su iluminación, el Buda pasó 49 días en la contemplación en las cercanías del Árbol Bodhi, concluyendo, según la historia, que lo que había entendido era demasiado profundo para que otros lo entendieran, y por lo tanto inútil tratar de enseñarle a alguien.

Entonces el más poderoso de los dioses, Brahma, descendió de su cielo para implorarle al Buda que enseñara, argumentando que, aunque muchos podrían no ser capaces de entenderlo, habría algunos con "polvo pequeño en sus ojos" que lo harían. Este es un momento importante porque deja en claro que el Buda sabía algo que los dioses no sabían, y que los dioses habían estado esperando la aparición de un nuevo Buda en el mundo para enseñarles el camino hacia la liberación del renacimiento. Por esta razón, uno de los epítetos del Buda es "Devatideva": "dios sobre los dioses".

El Buda, aunque es un humano, conoce todas sus vidas pasadas y las vidas pasadas de todos los seres en el universo. De hecho, él es omnisciente (aunque las diversas escuelas budistas tienen diferentes ideas sobre lo que esto significa exactamente). Incluso en la tradición primitiva, se dice que puede vivir durante un eón o hasta el final del eón, si se le pide que lo haga. Y en el Sutra del Loto, dice que su esperanza de vida es eterna. Él puede ir a cualquier parte del universo. Él puede realizar todo tipo de milagros.

Según Richard Hayes, la literatura budista Hinayana del Nikaya temprano trata la cuestión de la existencia de un dios creador "principalmente desde un punto de vista epistemológico o desde un punto de vista moral". En estos textos, el Buda es retratado no como un ateo que niega a los dioses creadores y afirma ser capaz de demostrar la inexistencia de Dios, sino que se centra en las afirmaciones de otros maestros de que sus enseñanzas conducen al bien supremo.

Citando al Devadaha Sutta (Majjhima Nikaya 101), Hayes afirma que "si bien el lector concluye que es el apego en lugar de Dios, las acciones en vidas pasadas, el destino, el tipo de nacimiento o los esfuerzos en esta vida son responsables de nuestras experiencias. de tristeza, no se da ningún argumento sistemático en un intento de refutar la existencia de Dios ".

Según Peter Harvey, el Budismo supone que el universo no tiene un comienzo definitivo y, por lo tanto, no ve la necesidad de un Dios creador. En los primeros textos del Budismo, el término más cercano a este concepto es "Gran Brahma" (MahaBrahma), como en Digha Nikaya 1.18. Sin embargo, "[a] pesar de ser amable y compasivo, ninguno de los brahmās son creadores del mundo".

Según Harvey, "después de un largo período, aparecen los tres cielos de la forma más baja, y un dios de la Radiación Fluida muere y renace allí como un Gran Brahma. Luego, "otros dioses del Resplandor Transmitido mueren y renacen, debido a su karma, como ministros y séquito". La comitiva cree erróneamente que Mahabrahma los creó. Cuando uno de estos ministros "eventualmente muere y renace como ser humano, desarrolla el poder de recordar su vida anterior, y consecuentemente enseña que Gran Brahmā es el eterno creador de todos los seres". Así, los dioses creadores en el Budismo son el mecanismo natural a través y por el cual los universos se crean, epro no son eternos.

No obstante, el Budismo si cree en los dioses creadores (Brahmas), los cuales crean, mantienen y disuelven el universo (junto consigo mismos). Pero no son eternos; si bien disfrutan de largas vidas, una vez su karma se agota, estan sujetos al ciclo de renacimientos y muertes del Samsara. Los Stras Mahayana están repletos de dioses como Brahma, Shakra, Indra, Mahadeva, Sarasvati, etc., así como semi-dioses y otras criaturas espirituales, y las prácticas budistas nos pueden ayudar a renacer en ellos. Pero esta no es la meta final del Budismo y es sólo un medio hábil para despertar en los seres el deseo de alcanzar la Iluminación suprema para el bienestar de todos los seres.

Asi que sí, el Budismo cree en dioses, pero si bien uno puede renacer en sus cielos - e incluso ser uno de ellos - no son un destino definitivo y final, no pueden aliviar finalmente nuestro sufrimiento, y no nos pueden salvar del ciclo de renacimientos y muertes del Samsara.

En la tradición budista que sigo, a veces le rendimos tributo a deidades como Sarasvati (Benzaiten) y Brahma (Bonten) para obtener bendiciones terrenales que nos ayuden a eliminar los obstáculos mundanos en nuestro camino a la Iluminación.

A veces los maestros budistas usan la palabra "Dios", pero su significado no es algo que la mayoría de los monoteístas reconocerían. Se pueden estar refiriendo al Dharmakaya, por ejemplo, que el difunto Chogyam Trungpa describió como "la base de la innatilidad original". La palabra "Dios" en este contexto tiene más en común con la idea taoísta del "Tao" que con la familiar idea judeo-cristiana de Dios. Entonces, como ve, la pregunta sobre si hay o no dioses en el Budismo no puede responderse con un sí o un no definitivo: todo depende de a qué te refieras con la palabra "Dios".

Habiendo aclarado la confusión, si eres budista, está bien creer que Dios fue la primera causa; realmente no va en contra de las enseñanzas del Buda, ya que como vimos, su atención se centró en el sufrimiento. También está bien creer que la ciencia tiene la respuesta: en la teoría del Big Bang, etc. A algunos budistas ni siquiera les importa cómo comenzó todo, y eso está bien también. Saber cómo comenzó el mundo no va a terminar con tu sufrimiento, solo te dará más cosas en qué pensar.

No comments:

Post a Comment