Wednesday, August 15, 2018

Budismo Tierra Pura: El Camino al Despertar - Elementos Básicos de Teoría y Práctica II

El Budismo Tierra Pura es un camino budista que surgió en la India, pero se esparció por todo el continente asiático, llegando en las últimas décadas a Europa y las Américas. El mismo ha sido practicado por millones de personas y sigue siendo un camino budista que se renueva, surgiendo nuevas interpretaciones que se ajustan a los tiempos en que vivimos. Sus orígenes se remontan más de 2,500 años a los Sutras predicados por el Buda Shakyamuni durante los cuarenta años de su predicación por la India y desde sus inicios ha sido considerada una enseñana budista ortodoxa por los más grandes filósofos budistas de todos los tiempos como Nagarjuna, Asvaghosa y Vasubandhu.





Nuestra Sangha se especializa en las enseñanzas y prácticas Tierra Pura del Budismo. En el Sutra de la Visualización del Buda de la Luz y Vida Infinita, el Buda nos enseña de qué manera la Reina Vaidehi, sufriendo de una abrumadora desgracia familiar, amargamente le dijo al Buda: "La vida está llena de sufrimiento. ¿Acaso existe un lugar sin sufrimiento? Deseo vivir en un mundo así". A través de sus extraordinarias habilidades, el Buda Shakyamuni le mostró a la reina todos los mundos de todos los Budas del universo.

Tras estudiar todas las enseñanzas y prácticas budistas, la Reina juró renacer en la Tierra Pura del Buda Amida, el mundo de la Dicha Suprema y solicitó que el Buda Shakyamuni le enseñe cómo lograr esto.

El Buda luego le enseñó a practicar las Tres Condiciones explicando que eran "las verdaderas causas de las actividades puras de todos los Budas de los tres períodos del tiempo". Por lo tanto, son una parte crucial y la base de nuestra práctica. Esta importante afirmación nos dice que todos los Budas de los tres períodos de tiempo: del pasado, el presente y el futuro, se basan en las Tres Condiciones como la base para su cultivo y logro de la Budeidad.

La primera condición es:

1. Sea filial y cuidar a los padres;
2. Ser respetuoso y servir a los maestros;
3. Sea compasivo y no matar a ningún ser vivo;

4. Cultiver las Diez Conductas Virtuosas. Físicamente, debemos abstenernos de matar, robar y de la conducta sexual inapropiada. Verbalmente, debemos abstenernos de los discursos falsos, los discursos hirientes, el discurso divisivo y el discurso tentador. Mentalmente, debemos abstenernos de dar lugar a la codicia, la ira y la ignorancia.

La segunda condición es:

5. Tomar Refugio en el Buda, el Dharma y el Sangha;
6. Seguir los Preceptos;
7. Comportarse de una manera digna y apropiada.

La tercera condición es:

8. Generar la mente Bodhi (el deseo del alcanzar el Despertar);
9. Creer profundamente en la causalidad;
10. Estudiar y recitar los Sutras Mahayana; y
11. Animar a otros a avanzar en el camino hacia la Iluminación.

Esta es la base de la práctica del Budismo Tierra Pura y los primeros pasos en nuestro renacimiento en la Tierra de la Dicha Suprema.

Las Tres Condiciones son la base para el cultivo individual, mientras que las Seis Armonías son la base del cultivo en grupo. La Sangha es un grupo de cuatro o más personas que practican adecuadamente las enseñanzas del Buda juntas, especialmente las Seis Armonías que son:

1. Armonía en tener los mismos puntos de vista (las enseñanzas del Buda);
2. Armonía en la observación de los Preceptos (los Cinco Preceptos de no matar, no robar, no mentir, no cometer adulterio y no tomar intoxicantes);
3. Armonía en la convivencia;
4. Armonía al hablar sin conflicto;
5. Armonía al experimentar la bienaventuranza del Dharma; y
6. Armonía en compartir beneficios.

Primero, es la armonía al tener los mismos puntos de vista, lo que significa establecer consensos en un grupo. Los miembros del grupo deben mantener los mismos principios y métodos que están estudiando y practicando para el cultivo en grupo armonioso. Si queremos una sociedad estable, todos deben llevarse bien el uno con el otro.

El segundo es la armonía en la observación de los mismos Preceptos. Cuando vivimos y practicamos juntos, necesitamos tener reglas, o habrá desorden.

El tercero es la armonía en la convivencia como grupo. El propósito de establecer una Sangha o un Templo es ayudar a cada participante del grupo a tener éxito en su práctica, apoyándose mutuamente.

El cuarto es la armonía al hablar sin conflicto. Al reducir, e idealmente eliminar, las disputas, las personas podrán concentrarse mejor en su práctica.

El quinto es la armonía al experimentar la bienaventuranza del Dharma. Cuando aprendemos y practicamos una Puerta del Dharma, como la meditación, el Nembutsu o los Preceptos, el logro básico que debemos alcanzar es la felicidad.

El sexto es la armonía en compartir beneficios. En la Sangha, todo se comparte de manera justa y siempre que sea posible, por igual. De esta manera, se satisfarán las necesidades básicas de todos. Las necesidades especiales también deben ser consideradas. Entendiendo que todo en la Sangha es una ofrenda, nada debe desperdiciarse. Esto asegurará que las necesidades futuras también se cumplan.

Senkan, sacerdote Tendai y una de las luces en nuestra Sangha, seguía los Preceptos, y creó ocho reglas para sus seguidores: (1) uno debe de realizar sus servicios diariamente y sin excepción, a menos que uno esté enfermp; (2) cuando uno recita los Sutras, debe evitar toda charla mundana; (3) uno debe de controlar su cuerpo y su mente, y no podemos hablar de la apariencia ni la conducta moral de otros; (4) se debe de evitar disputas sobre materias doctrinales; (5) no se puede discriminar entre amigos y compañeros practicantes; (6) aspira al renacimiento en la Tierra Pura y abandona los deseos seculares; (7) al aprender y practicas sé humilde y diligente; (8) uno debe de seguir los Preceptos estipulados por el Buda y arrepentirse de su mal karma.

No comments:

Post a Comment