Monday, August 27, 2018

Encontrando al Buda en la Vida Diaria I: Nuestras Interconexiones



Genuinamente, a medida que más reflexionamos, más nos damos cuenta de nuestra inadecuacidad de poner las enseñanzas que creemos en práctica.

El Budismo que enseñó el Buda Shakyamuni comienza con la pregunta: cuando las cosas no van de acuerdo a como queremos en la vida ¿cómo nos liberamos del sufrimiento? Una de las enseñanzas principales del Buda es que la vida está llena de sufrimiento. Sufrimos cuando nos enfermamos, cuando envejecemos y cuando alguien muere, y estos son conocidos como los sufrimientos clásicos; pero también sufrimos cuando nos alejamos de aquellos que queremos, cuando estamos junto a aquellos que no nos agradan, entre otros.

Las enseñanzas budistas nos muestran el camino para eliminar nuestras pasiones y lograr un estado inmóvil ante las circunstancias. Sin embargo, la experiencia nos muestra que es imposible eliminar todas nuestras pasiones ciegas. El mundo está en constante cambio; nada es permanente. Y sin importar cómo querramos que sean las cosas, el mundo tiene su propio ritmo. Como dice Shakyamuni, el sufrimiento envuelve el cuando las cosas no salen como queremos.

¿Cómo podemos vivir en un mundo dominado por nuestras pasiones y deseos? Aunque no podamos remover por completo nuestra ignorancia y deseos, podemos vivir cada momento haciéndolo uno lleno de significado.

Debemos valorar el hecho que nuestras vidas existen dado a una inexcrutable red de interconexiones donde cada momento es posible gracias a innumerables seres que sin saberlo hacen nuestras vidas una posiblidad. Cuando reflexionamos sobre cuán en apoyados somos por el mundo, nuestro ego disminuye y somos iluminados por la Gracia de los Budas, la cual da significado a cada momento de nuestras vidas, y no podemos más que sentir un profundo agradecimiento y una enorme deuda.

El Budismo, sin budistas, no sería mas que letras sobre papel. El Buda no predicó el Dharma para aquellos sabios que estaban iluminados, sino para esos seres que divagaban ciegos entre columnas de fuego en la oscuridad de la ignorancia. Es por eso que existen 84,000 caminos de acuerdo con las necesidades, capacidades y circunstancias de todos los seres.

No tenemos que abandonar la sociedad y practicar meditación en la cima de las montañas. Eso sería el extremo a nuestra vida cotidiana. El Buda predicó el Camino Medio. El agua pura no alberga peces. Es por eso que el Buda dice que el loto crece en el fuego. Poner las enseñanzas en práctica mientras vivimos en sociedad es más difícil que realizar prácticas de manera aislada. Mientras pongamos las enseñanzas en práctica - no importa si lo hacemos perfecto o no - la esencia del Dharma nos perfumará y seremos abrazados por el Buda.

A veces las personas piensan que los budistas adoran al Buda en las imágenes en nuestros altares, pero si bien los budistas sí adoran al Buda - hecho controvertido para muchas personas - no adoramos la imágen. Lo que los budistas adoran es el ideal que la imágen representa. Existen muchos Budas, Bodhisattvas y deidades, y cada uno de estos seres representa una cualidad que buscamos despertar en nosotros. El Buda Shakyamuni representa el maestro. El Buda Amida representa la actividad salvífica en todo el universo como la Luz y Vida Infinita que todos los seres comparten. El Buda Yakushi (Buda de la Medicina) representa el aliviar losp esares y las enfermedades de todos los seres. El Bodhisattva Kannon (Avalokiteshvara) representa la compasión en acción en la vida diaria; etc. Pero todos los Budas provienen de la misma fuente - el Nirvana (el Dharmakaya Mahavairocana). Todos son manifestaciones compasivas de la avtividad dinámica del Universo (Dharmadhatu). Las imágenes nos ayudan a enfocar neustras mentes y sirven como vehículos para el Gracia de los Budas, pero si bien merecen nuestro respeto como si fuesen el Buda mismo, no debemos confundir el dedo que apunta con la luna.

El Buda y sus enseñanzas no son cosas divorciadas de nuestra vida diaria. El universo esta hecho de una red interminable de conexiones. La luz del Buda nos ayuda a vivir en medio de las dificultades. Es por eso que no debemos adorar estatuas ni imágenes como si estas fueran el Buda - debemos de ver más allá a qué estas imágenes representan. Las mismas son recuerdos de la actividad dinámica del Buda, la cual trabaja junto y a través de nosotros para llevarnos junto con todos los seres al Despertar.

No comments:

Post a Comment