Thursday, October 6, 2016

Budismo 101: Ser un Budista - La Toma de Refugio

El Budismo, a diferencia de muchas otras religiones, no exige que renuncias a tu fe anterior (o actual) para convertirte en un budista, pero sí requiere que te adhieras a ciertas doctrinas y actitudes, y que estas esten en armonía cognoscitiva con tu forma de ver la vida. 

El Budismo se basa en el estudio, la fe y la práctica. Si bien he mencionado la fe an escritos anteriores, es importante sobre-enfatizar que uno debe de entregarse completamente a la compasión absoluta del Buda. Pero, ¿cómo uno entra en ese estado mental? La fe budista se manifiesta y comienza con la Toma de Refugio.



La Toma de Refugio


Al tomar refugio, la persona wue se adentra al Budismo pone todo su ser y confianza en los Tres Pilares del Budismo:

1. Tomo refugio en el Buda.

2. Tomo refugio en el Dharma - las enseñanzas dadas por el Buda y los maestros.

3. Tomo refugio en el Sangha - la comunidad de sacerdotes y laicos que transmiten, estudian y practican las enseñanzas del Buda.

Para obtener la salvación y la de otros - entrar en el camino a la Iluminación, uno recita la Toma de Refugio y hace el voto de no buscar otras enseñanzas ni hacer nada que te desvíe del camino de la Verdad.  Un budista también debe de buscar arrepentirse por sus transgresiones, tanto en pensamientos, palabras como acciones cometidas desde el pasado inmemorial, así como las de esta vida. Esto se llama Sange - arrepentimiento - y forma parte de la liturgia diara con el siguiente verso.

En el pasado he cometido muchos errores a causa de mis pensamientos palabras y acciones erróneas, generadas por mi ignorancia, las cuales han creado mal karma desde un pasado remoto. Ahora, me arrepiento de los mismos y los confieso.

Todos hemos cometido errores en el pasado [y los seguiremos cometiendo]. Estas faltas se encuentran escondidas dentro de nuestras mentes y corazones. Estos pecados o faltas no pueden ser removidas por otra persona; tampoco podemos esperar que otros asuman responsabilidad por las mismas. Esto es parte de la ley del karma.

Si uno se arrepiente de corazón por sus transgresiones y trabaja para repararlas, uno se encuentra ya encaminado en la Vía del Buda. Si uno verdaderamente desea pagar por sus faltas, uno debe de estar dispuesto a hacer hasta lo imposible para reapagarlas. Este tipo de práctica es necesaria para comenzar a aquietar la mente, la cual esta constantemente acosada por la lujuria, la avaricia y el enojo - los Tres Venenos. Esto es algo que muchos maestros olvidan.

No comments:

Post a Comment