Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.


Thursday, June 2, 2022

Floreciendo como Lotos en el Mundo: El Gran Maestro Saicho y el Establecimiento de un Budismo Completo y Holístico - Sermón Conmemorativo de Dengyo Daishi

 

En estos días, en todos los templos Tendai en Japón se conmemora la vida y obra del Gran Maestro Saicho (Dengyo Daishi 767-822), el fundador de la escuela Tendai japonesa y el cristalizador de la Tradición del Loto, el Verdadero Budismo en el mundo. Si bien hemos hablado en muchas ocasiones sobre la vida y obra de este Gran Maestro, su espíritu y su visión inmensurable contiene muchas lecciones para todos nosotros. Para su biografía, pueden accesar aquí.

El Gran Maestro Saicho logró cristalizar y perfeccionar la Tradición del Loto, el Verdadero Budismo, fundada por el Buda Shakyamuni en este mundo en su predicación del Sutra del Loto, donde unifica y armoniza todas las enseñanzas dadas en sus más de cuarenta años de predicación en la India. Si bien su mensaje fue sepultado por la tradición oral y fosilizado por las primeras generaciones de monjes, el mismo se mantuvo vivo en un pequeño número de grandes luminarias como Nagarjuna, Kumarajiva y Daosheng, y fue rescatado por el Gran Maestro Chih-i (Tendai Daishi 538-597) en China, quien fundó la primera escuela budista basada en el Verdadero Budismo, la escuela Tiantai (Tendai), la cual unificaba todas las enseñanzas y prácticas y reveló el verdadero Plan Dhármico de Salvación del Buda para el mundo. Varios años más tarde, un jóven monje japonés llamado Saicho viajó a China en búsqueda del Dharma y perfeccionó la Tradición del Loto, restaurando el Verdadero Budismo, al incorporar elementos que no estaban presentes en China para el tiempo de Chih-i, como las Enseñanzas Esotéricas (Vajrayana - Mikkyo). Saicho luego regresó a Japón para revelar el Dharma Eterno, desde el Este, a todos los seres sintientes, fundando la escuela Tendai en Enryakuji - Hieizan, el Monte Hiei en Kioto. Es por esto que en la escuela Tendai se encuentran todas las enseñanzas y prácticas budistas (En-Mitsu-Zen-Kai), como las Enseñanzas Completas y Completas (Sutra del Loto y todos los Sutras), Tierra Pura, Preceptos, Zen, y Budismo Esotérico, según el mensaje y la voluntad original del Buda en el mundo.

La escuela Tendai japonesa, desde sus inicios, ha sido el Templo del Dharma Eterno para el mundo, estableciendo el programa más completo de estudio y práctica budista, dando a luz a grandes maestros fundadores de muchas otras escuelas, como Honen (Jodo Shu), Shinran (Jodo Shinshu), Eisai (Rinzai Zen), Dogen (Soto Zen) y Nichiren (Nichiren Shu), entre otros, quienes tomaron una sola enseñanza y práctica de la escuela Tendai y fundador escuelas de práctica exclusiva. No obstante, todas estas escuelas encontraron sus semillas en el Monte Hiei.

¿Cuál es el mensaje del Gran Maestro Saicho para nosotros en el Siglo 21? Habiendo sido un hombre muy avanzado para sus tiempos, su mensaje sigue siendo igualmente relevante en nuestros días. Por ello, hoy, nos enfocaremos en la igualdad de todos los seres y su potencial de alcanzar el Despertar, la presencia eterna del Buda y su actividad dinámica en el mundo, y nuestro rol como Hijos del Buda, y cómo todas estas enseñanzas estan intrínsecamente relacionadas.

El Gran Maestro Saicho, siguiendo la Tradición del Loto, estableció el Sutra del Loto como el sermón más importante del Buda en el mundo. En el Sutra del Loto, el Buda revela la totalidad de la Verdad de su Iluminación, y describe que todos los seres poseen la Naturaleza Búdica, la capacidad de alcanzar el Despertar y convertirse en Budas. Todas las enseñanzas y prácticas budistas fueron reveladas por el Buda para ayudarles a los seres a descubrirla y manifestarla en el mundo. Es por ello que todas sus enseñanzas y prácticas forman parte de un solo Plan Dhármico Salvífico, el Ekayana o "Vehículo Unico" que lleva a todos los seres a la Budeidad. El Sutra del Loto dice: "Todos los Budas aparecen en en este mundo para una sola gran causa. Es decir, aparecieron para que cualquiera pudiera ver estos Budas y purificar sus mentes. Estos Budas aparecieron en nuestro mundo para hacernos comprender lo que es un Buda y permitirnos convertirnos en Budas".

Este pasaje expresa la cosmovisión de la gran compasión del Buda, y fue revelada por primera vez en el Sutra del Loto. Todo y todos existen en este mundo con un propósito, sin discriminación ni confrontación. Todo juega un papel importante individualmente en nuestra comunidad y en este mundo en el que vivimos. El Buda Shakyamuni garantizó que cualquiera puede adquirir la Budeidad, expresando la verdad universal de la igualdad de todos los seres, sin distinciones ficticias. Esto nos muestra que todos los seres son igualmente importantes y tienen un rol único e irreemplazable en el mundo, y que todos somos una gran hermandad - la Sangha Eterna. Debemos seguir las enseñanzas del Buda, darnos cuenta de que tenemos infinitas posibilidades de convertirnos en Budas y pasar nuestra vida diaria trabajando hacia este vasto y elevado ideal.

Con el establecimiento de la escuela Tendai ("Terraza Celestial"), el Gran Maestro Saicho restauró el Verdadero Budismo, reunificando todas las enseñanzas y prácticas budistas bajo un mismo techo: el cielo que todos compartimos. Al hacer esto, Saicho, al igual que el Buda Shakyamuni en su tiempo, tuvo que luchar contra el establecimiento religioso budista de su tiempo (Seis Escuelas de Nara), que estipulaban que solo algunos seres poseían la capacidad de alcanzar la Budeidad, y con ello, no todos somos iguales. Es por esto que Saicho igualmente abogó por la derrogación de los Preceptos Hinayana exclusivistas del antiguo Vinaya a favor de los Preceptos del Bodhisattva del Sutra de la Red de Brahma, los cuales podían ser conferidos a todos los seres, y nos ayudan a revelar nuestra Naturaleza Búdica en el mundo. 

Igualmente, el Gran Maestro Saicho luchó para hacer el Budismo accesible a todo el mundo. Antes de Saicho, el Budismo estaba confinado a Nara, y era exclusivo de la corte y los nobles. Al establecer la escuela Tendai, Saicho estipuló que sus monjes debían ir a todas las provincias y establecer templos y escuelas, para hacer la espiritualidad y la educación accesible a todas las personas. Además de hacer escuelas y templos, también debían construír puentes y hacer obras benéficas. Los seguidores de Saicho, los sacerdotes Tendai en particular, se consideraban Bodhisattvas y trabajaban como Bodhisattvas, poniendo toda su fuerza al servicio del país, que se entendía como la comunidad moral basada en la familia, y como tal, una incorporación de la Verdad Universal y el Dharma Eterno. Si todos los seres somos Hijos del Buda, todos somos una gran hermandad, la Sangha Eterna, y por ello, debemos unirnos y trabajan por el bien común de todos.

Otra enseñanza importante del Sutra del Loto es que el Buda, lejos de haber sido un hombre, fue una personificación y encarnación del Alma del Universo, quien vino al mundo para revelar el Dharma, aliviar el sufrimiento y salvar a todos los seres sintientes. Por ello, es una presencia constante en el mundo. ¿Por qué el Buda Shakyamuni pasó al Nirvana, dejándonos solos, y qué debe guiar a sus discípulos en su búsqueda del camino hacia la Budeidad después de su muerte? El Sutra del Loto nos dice: "Si sienten que pueden oír su predicación en el momento que les plazca, entonces el deleite de oír las enseñanzas no brotará de ellos. En consecuencia, el Buda trata de llevarlos a la Budeidad desapareciendo de este mundo y haciéndoles creer que había pasado al Nirvana". En otras palabras, el Buda, aunque da la apariencia de pasar al Nirvana, realmente sigue trabajando de forma activa y dinámica en el mundo, a través de los ojos, la boca y las manos de todos sus Hijos. 

La escuela Tendai busca llevar a cabo la práctica en nuestra vida diaria de la última forma de compasión de acuerdo con las palabras del Gran Maestro Saicho, quien nos exhortó a "hacer el bien a los demás primero y dejarnos a nosotros mismos para después, este espíritu es la máxima expresión de la compasión". Desear la perfecta igualdad de todos los seres vivos y orar por sus vidas plenas es la esencia del Budismo. Nosotros, como Hijos del Buda, tenemos la sagrada encomienda de realizar el trabajo y la visión del Buda en nuestro mundo, y transformarlo en una Tierra Pura, la manifestación de la Sangha Eterna, con Compasión y Sabiduría. El Sutra del Loto predica que los budistas deben tener un corazón tierno y tolerante, deben usar la túnica compasiva del Buda, sentarse en el trono compasivo del Buda y morar en la habitación compasiva del Buda. 

¿Qué debemos hacer los que nacimos en este mundo como seres humanos? El Gran Maestro Saicho nos dijo: "debemos hacer las prácticas de los Bodhisattvas". Bodhisattvas son aquellos que se dedican a la búsqueda de la Budeidad. La práctica más importante de un Bodhisattva es estudiar y encarnar el Dharma, ponerlo en práctica en el mundo, y ser un ejemplo y una luz para todos los seres sintientes. Si uno practica constantemente, los deseos y apegos por las cosas disminuirán gradualmente, y llegaremos a mirar a los demás como a nosotros mismos, sin discriminación. Esto lo acerca a uno a la Iluminación de la Budeidad. 

Es por esto que el Templo Tendai de Puerto Rico, como representante del Verdadero Budismo en el mundo hispano, une sus esfuerzos a la campaña "Iluminando una Esquina del Mundo", y enfoca su labor ministerial en tres renglones: (1) Protección de la Vida (agradecimiento por todos los seres vivos), (2) Protección del Medio Ambiente (practiquemos con gratitud el servicio de uno a los demás con espíritu de ofrenda y el reconocimiento de la total interconexión de todos los fenómenos), y (3) Diálogo Interreligioso (unamos nuestras voluntades para mejorar el mundo). Esto se basa en las siguientes palabras del Gran Maestro Saicho que aparecieron al comienzo de su obra Sange-gakusho-shiki (Rokujō-shiki - "Reglamento para Monjes de la denominación Tendai"): "¿Cuál es el tesoro de una nación? El tesoro es una fuerte voluntad de alcanzar la Iluminación. Así, quienes tienen esta naturaleza religiosa son el verdadero tesoro de una nación. Un hombre sabio de la antigüedad dijo que diez grandes campanas no son el tesoro de una nación, pero el que ilumina un rincón de una nación es el verdadero tesoro de una nación". 

En "Sobre la Posibilidad de la Iluminación de todos los Seres", Saicho, el fundador de la escuela Tendai, escribió: "En la flor de loto está implícita su emergencia del agua. Si no emerge, sus flores no se abrirán: en la emergencia está implícito el florecimiento. Si el agua tiene tres pies de profundidad, el tallo de la flor será de cuatro o cinco pies; si el agua tiene siete u ocho pies de profundidad, el tallo tendrá más de diez pies de altura. Eso es lo que implica la emergencia del agua. Cuanto mayor sea la cantidad de agua, más alto crecerá el tallo; el crecimiento potencial es ilimitado. Ahora, todos los seres humanos tienen el loto de la Budeidad dentro de ellos. Se elevará por encima del lodo y el agua sucia del Hīnayāna y quasi-Mahāyāna, y luego a través de la etapa de los Bodhisattvas se abrirá, hojas y flores juntas, en toda su gloria".

El Sutra del Loto utiliza constantemente la analogía de la flor de loto para exponer sus enseñanzas.  El loto no nace sin el lodo; de igual forma, nuestro potencial (Budeidad) no puede existir sin el mundo y la sociedad. El loto, que desde la antiguedad en los países asiáticos simbolizan la pureza, la belleza y la realeza, nace del lodo. Para los budistas, el barro representa nuestra humanidad, que está sumida en la ignorancia, abatida por los sufrimientos de la vida y dominada por los deseos mundanos. Es nuestro deber despertar en nosotros nuestro deseo altruista y trabajar para el beneficio de los demás. Así, alcanzaremos el Despertar. 

A diferencia de la concepción universalmente generalizada de que el Budismo predica el abandono del mundo y la eliminación del deseo, la filosofía budista Tendai nos enseña que no podemos abandonar el mundo, sino comprenderlo, y utilizar el conocimiento obtenido a través del estudio empírico para manejarnos sábiamente por él. Desde este punto de vista, el sufrimiento es una parte integral de la vida. No hay nada que podamos hacer para eliminarlo, pero sí podemos evitarlo y aminorarlo. La doctrina budista nos muesra que el dolor está presente desde el momento del nacimiento y nos sigue durante toda la vida de una forma u otra, hasta la muerte. Con la ayuda del Dharma y la Gracia del Buda Eterno, podemos obtener la fuerza y la perseverancia para poder aliviar nuestro sufrimiento y sobreponernos ante las dificultades de la vida, y vivir vidas llenas de paz y armonía.

Cónsono con este espíritu, nuestra Sangha hispana se enfoca en la protección de la vida, del ambiente y la unidad de todos los seres. Esto nos permite florecer como lotos en medio del fango del mundo.

Con todo esto, vemos que la vida y obra del Gran Maestro Saicho es un ejemplo de dedicación a los Tres Tesoros Eternos y hacer los valores e ideales del Budismo una relalidad en nuestra sociedad y en nuestra vida, y es tan relevante hoy como lo fue hace 1,200 años. Por ello, hoy conmemoramos su vida y su obra, y le damos las gracias por habernos revelado la Luz del Dharma y hacerla brillar por todo el mundo. "Namu Shuso Kombon Dengyo Daishi Fukuju Kongo".