Wednesday, March 18, 2015

El Buda Amida Esotérico


El Budismo Tendai abarca una amplia serie de doctrinas y prácticas, y dominarlas todas tomaría más de una vida. Entre estas doctrinas y prácticas, se encuentra las enseñanzas esotéricas del Buda Amida. A través de este blog, he hablado innumerables veces sobre el Buda Amida, pero esta vez quiero dedicarme a hablar sobre el Amidismo Esotérico. 

El Buda Amida es el Buda principal de la Escuela Tierra Pura (Jodo y Jodo Shinshu en Japón), pero si bien es visto como el centro de devoción del público en general como un Buda exotérico, Amida posee una amplia gama de aspectos esotéricos, que al igual que las meditaciones esotéricas en el Budismo Tendai Esotérico - con el Buda Mahavairocana - pueden garantizarle la iluminación a un devoto en esta vida. Así como en las cuatro meditaciones esotéricas (Juhachido - Goma) Mahavairocana es el Buda central y buscamos la total unión con Mahavairocana, en el Amidismo Esotérico, Amida es el Buda central, y de hecho, el centro del universo y de la existencia misma. El universo entero es una emanación del Buda Amida. El Buda Mahavairocana y el Buda Amida son uno; sus Tierras Puras, son una. Esta Tierra Pura no se encuentra en algún lugar del universo o en la periferia de la realidad; esta Tierra Pura se encuentra aquí y ahora entre nosotros. La diferencia estriba en nuestra conciencia.

Amida es la realidad del Sunyata (el vacío), a la vez que es la verdadera esencia, lo increado, lo no-nacido; la fuente de la Iluminación Original. Todos los seres sintientes pueden alcanzar la iluminación gracias a Amida. Así, las personas que repiten el Nembutsu (Namu Amida Butsu), transmutan todo el mal karma acumulado en todas sus vidas, y son transportados a la Tierra Pura, la verdadera naturaleza de la realidad. Todo esto se logra a través de una profunda comprensión del Nembutsu y del Buda Amida, y de las prácticas esotéricas correctas. A través del Amidismo Esotérico, alcanzamos la iluminación tal y como somos.

Estas prácticas no son muy diferentes a las meditaciones esotéricas, a la meditación Zazen ni a la práctica del Nembutsu: todas llevan al mismo destino. Amida es la esencia del cosmos. Así, el practicante que recite el Nembutsu está invocando la verdadera naturaleza de la realidad y de sí mismo, y volviéndose uno con el Dharmadhatu (universo).

No comments:

Post a Comment