Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Thursday, May 6, 2021

Reflexiones sobre el Dharma en la Vida Diaria: Un Mapa para Navegar las Vicisitudes de la Vida

El Budismo puede ser abordado desde tres perspectivas: (1) Religión, (2) Filosofía, y (3) Estilo de Vida. Un gran hermano y compañero del Dharma los resumió de la siguiente manera: el Buda es la religión, el Dharma la filosofía, y la Sangha (comunidad budista y todo el mundo) es el estilo de vida. Si bien algunas escuelas (y algunos templos) se enfocan en uno o varios de estos tres aspectos, un Budismo Completo incorpora cabalmente los tres, y los unifica y armoniza de forma completa y perfecta. Uno de los puntos en común entre estos tres aspectos es que el Dharma debe ser aplicado y vivido en la vida diaria. Todos los momentos del día son el Dharma, y si prestamos atención y abrimos nuestras mentes y corazones, veremos las enseñanzas del Buda donde quiera que observemos. ¿Cómo podemos aplicar el Dharma en nuestras vidas diarias?

Una de las enseñanzas fundamentales del Budismo son las Cuatro Nobles Verdades, las cuales pueden ser interpretadas correctamente de la siguiente manera: (1) la vida es difícil dado a que todo está en constante cambio y movimiento; (2) dado a esto, sufrimos porque la mente no puede siempre aceptar y acomodarse a estas circunstancias; (3) sin embargo, podemos alcanzar la calma y la paz; (4) esto es posible a través del cultivo sistemático, por medio de las prácticas budistas de la meditación y un estilo de vida correcto, las cuales nos permiten aceptar estos cambios constantes de forma sabia, evitar la confusión y ayudar a otros a alcanzarla.

La primera noble verdad a veces es traducida incorrectamente como "la vida es sufrimiento". La palabra original, "dukkah", se puede traducir de diferentes maneras, y la traducción más cercana a su intención original es "insatisfacción". Esta instatisfacción es el resultado de nuestras mentes duales al no ver nuestra Unidad Fundamental con la Existencia; esto es llamado nuestra Ignorancia Fundamental. Esta Ignorancia Fundamental nos hace sentir alienados, como seres individuales en un mundo hostil, en comnstante cambio y movimiento, lo que no satisface nuestros deseos. Esta Ignorancia Fundamental igualmente nos hace tratar de perseguir nuestros deseos y pasiones ciegas desenfrenadamente en un intento absurdo de satisfacerlos y alcanzar nuestro ideal ilusorio de la felicidad.  Esta es la segunda noble verdad. Pensamos que somos seres fijos, independientes y eternos, y cuando enfermamos, envejecemos y cuando alguien cercano a nosotors enferma o envejece, sufrimos. No vemos que el cambio y el movimiento es el estado natural de las cosas. También sufrimos cuando las cosas no salen como esperamos, o cuando las personas o el mundo no se comportan como deseamos. No obstante, el universo el cual vivimos es uno fundamentalmente bueno, y el mismo se personifica en la forma de los Budas en los mundos y nos revela el funcionamiento de la vida, por medio del Dharma, para que podamos vivir vidas más reales, completas y felices. La Verdadera Naturaleza de la Realidad fue resumida por el Buda en las Tres Marcas de la Existencia, las cuales expanden las Cuatro Nobles Verdades.

Las Tres Marcas de la Existencia son: (1) todo es temporero e impermanente, dado a que todo está en constante cambio y movimiento; (2) la vida no proporciona necesariamente a las personas lo que quieren; por tanto, las personas no suelen alcanzar una satisfacción completa ya que todo tiene limitaciones, lo que provoca que se sientan insatisfechos; (3) todo está interrelacionado e interconectado. 

El antiguo sabio griego, heráclito, una vez dijo "No nos bañamos dos veces en el mismo río". Sin emabrgo, una traducción del original en griego sería más cercano a "No entramos ni salimos del mismo río, dado a que somos y no somos los mismos". Esto es dado a que igual a la primera Marca de la Existencia, panta rei, o "todo fluye". Si aceptamos que las cosas cambian y fluye, podemos abordar nuestra vida diaria de forma más sabia y abierta...incluso esas cosas dolorosas y que nos asustan pasarán. Toda experiencia contiene el potencial para agitar nuestra mente, y por ello, perseguimos ciegamente nuestras pasiones y deseos. Sin emabrgo, solo debemos detenernos y ver las cosas por lo que realmente son. Como budistas, debemos aceptar que nada puede permanecer como está, sino que todo debe seguir adelante y cambiar. Una vez nacemos, creceremos y nos desarrollaremos y eventualmente seremos adultos hasta que en algún momento dejaremos de existir. El Buda enseñó que la gente sufre porque no puede aceptar el cambio. Solo podemos acercarnos a la Iluminación cuando aceptemos que somos seres cambiantes. Las personas están apegadas a muchas cosas diferentes, incluidas las personas y las posesiones materiales. Cuando pierden estas cosas, sufren.  Para vivir el Dharma en la vida diaria debemos de darnos cuenta de que la gente no puede aferrarse a todo en la vida, ya que esto provocará sufrimiento. Sin embargo, todos estamos Fundamentalmente Unidos; todos estamos interconectados, por lo que no estamos en el mismo barco solos. Esta es la naturaleza real del mundo.

Si seguimos estas enseñanzas dariamente, podemos aliviar nuestro sufrimiento y el de lso demás y vivir vidas más alineadas con la Realidad. El Dharma nos provee no solo una explicación sobre el funcionamiento del cosmos, sino también una serie de herramientas, por medio de los Preceptos, la meditación y otras prácticas budistas, para poder adaptar nuestras mentes a la verdadera naturaleza de la Realidad. El propósito de estas herramientas no es aferrarnos a ellas, así cuando llegamos a la otra orilla no cargamos con nosotros el bote. El propósito es reconocer nuestra Unidad Fundamental con todo en la Existencia y vivir vidas más plenas, y ayudar a otros a lograr lo mismo. Una vez el Buda le dijo a Rahula, su hijo: "Antes de decir o hacer algo, considera si lo que dirás o harás es bueno para ti así como para otros". Todos nuestros pensamientos, palabras y acciones deben de estar de acuerdo con el Dharma. Cuando vivimos de acuerdo con estos principios, podemos transformar nuestra visión y convertir este Mundo Saha (de dificultad) en una Tierra Pura. Para ello, debemos de dejaer a un lado la política y todas las divisiones ficticias de sexo, raza, religión, color y nacionalidad, todo lo wue forma nuestra identidad ficticia, y traer unión, paz y armonía al mundo. Esto es la Sangha. 

El Buda, como la encarnación y la personificación del Universo, compasivamente desciende a los mundos para revelar la sabiduría del Dharma y ayudarnos a navegar en el océano de nacimientos y muertes del Samsara. Como vemos, el Dharma es un mapa para navegar a través del mar de viscicitudes de la vida. La vida diaria es nuestra práctica. Las prácticas budistas son herramientas para vivir la vida. Pero como todo mapa o herramienta, el mismo no sirve si no lo ponemos en práctica. Por medio de estas enseñanzas, podemos despertar de nuestro sueño e ignorancia, reformar nuestros pensamientos, palabras y acciones a través de la sabiduría y la compasión, y realizar el trabajo del Bodhisattva en nuestra vida diaria.