Thursday, January 26, 2017

El Desarrollo del Budismo Tierra Pura en Japón IV - Grandes Maestros: Genshin

El Budismo Tierra Pura es uno de los legados del Buda Shakyamuni en este mundo. El mismo emergió como una rama del Budismo Mahayana unos siglos luego del Paranirvana del Buda Shakyamuni, pero su Dharma fue evolucionando con el transcurso del tiempo a través de la Verdad trascendental del Buda Amida, el cual se encuentra más allá del tiempo y el espacio. Este ciclo de estudio cubrirá el desarrollo del Budismo Tierra Pura en Japón, enfoncándose en el desarrollo del mismo en el Monte Hiei, la cuna del Budismo Tierra Pura japonés.


Genshin (942-1017)

Genshin nació en la provincia de Yamato; su familia era de apellido Urabe. Se dice que su madre lo concibió luego de orarle al Bodhisattva Avalokiteshvara. Cuando su padre murió, Genshin fue al Monte Hiei donde se convirtió en un monje y comenzó sus estudios bajo Ryogen.  A los 15 años dio una lectura en la corte imperial y se volvió famoso, recibiendo muchos regalos los cuales le envió a su madre; pero esta los devolvió advirtiéndole que no persiguiera ambisiones materiales. Luego de esto Genshin se retiró a la montaña para practicar el camino de la salvación diligentemente.

A medida que progresaba en sus estudios, Genshin dio muchas lecturas y produjo una basta obra, con más de 170 escritos. Su obra más destacada, el Ojoyoshu (Colección de Pasajes Esenciales sobre el Renacimiento), fue compuesto entre el 984 y 985. Esta obra fue enviada a China, donde fue recibida con gran admiración. Cuando fue recibida en el Monte Tientai en el año 986, los monjes del templo se regocijaron al leerlo y rindieron homenaje al maestro Genshin, componiendo obras basadas en su comentario posteriormente. Esto muestra la influencia de Genshin en China tanto como en Japón.

En el año 988, Genshin escribió "Rito para el Samadhi de la Trascendencia de los 25 Estados del Samsara" y promovió la Sociedad del Samadhi 25, la cual fue fundada en el año 986 por 25 monjes del Monte Hiei. En el año 1004 le fue otorgado el rango más alto del sacersdocio pero lo abandonó el próximo año. Siendo un artista distinguido, Genshin produjo muchas pinturas del Buda Amida viniendo a buscar a sus fieles tras las montañas.

Cuando llacía en su lecho de muerte a la edad de 76, Genshin siempre mantuvo su mente fija en el Buda Amida. Por siete días antes de su muerte, Genshin no comió ni bebió nada, concentrándose exclusivamente en Amida. Horas antes de morir, Genshin se dio un baño, se puso ropas limpias y continuó recitando el Nembutsu hasta que renació en la Tierra Pura.

El Ojoyoshu es la obra budista Tierra Pura japonesa más influenciante en el Budismo Tierra Pura japonés. El mismo aún es leído y estudiado en el Monte Hiei e influenció a Honen y a Shinran, los fundadores del Jodo Shu y el Jodo Shinshu en el periodo Kamakura.

En el primer capítulo, "Abandonando el Reino Contaminado" (Onri Edo 厭離 穢土), se detallan los Seis Caminos del Samsara (Rokudo 六道) o los Reinos de la Transmigración, y se describe con gran detalle el sufrimiento encontrado por los seres allí. Los Seis Caminos son: (1) el reino del infierno, (2) el reino de los fantasmas hambrientos (gaki 餓鬼), (3) el reino de los animales, (4) el reino de los espíritus de lucha (asura 阿 修羅), (5) el reino de los seres humanos, y (6) el reino de los seres celestiales. Es en el primero de estas seis secciones que encontramos los pasajes más famosos del Ōjōyōshū, una representación gráfica de las distintas torturas infligidas en el infierno. Retomando a su vez cada uno de los ocho infiernos subterráneos de la cosmología budista, Genshin describe cómo los seres se encuentran continuamente atormentados siendo picados, aplastados, perforados, hervidos, y quemados por los demonios, los animales y los fenómenos naturales de esos reinos. Pero el sufrimiento experimentado por estos seres no son inmerecidos; de acuerdo con las leyes del karma, el dolor infligido a los seres en el infierno se entiende como una retribución por las malas acciones realizadas en el pasado. Sin embargo, no sólo los seres del infierno están sujetos al dolor y la angustia. Adoptando una posición budista ortodoxa, Genshin argumenta que todos los reinos de la existencia dentro de los Seis Caminos se caracterizan por el sufrimiento. Por ejemplo, Genshin describe la existencia humana como una marcada por la impureza, el sufrimiento y la impermanencia, y llega a la conclusión de que la vida como ser humano es altamente insatisfactoria, un calvario que debe de ser rechazado y abandonado de inmediato. Incluso la existencia como un ser celestial está llena de sufrimiento. Esto es porque, a pesar de que los seres celestiales pueden disfrutar de placeres exquisitos durante sus largas vidas, finalmente fallecen y renacer en otro reino.

Por lo tanto, Genshin concluye que la verdadera paz mental es imposible siempre y cuando uno esté dentro de los Seis Caminos. La verdadera felicidad sólo se puede obtener trascendiendo los Seis Caminos y logrando el renacimiento en la Tierra Pura del Buda Amida.

En el segundo capítulo, "Anhelando la Tierra Pura" (Gongu Jōdo 欣 求 浄土), Genshin enumera los diez placeres que disfrutan los seres en la Tierra Pura con el fin de instar a sus lectores a buscar su luz allí. Significativamente, aunque Genshin no niega los diversos placeres sensuales y materiales de la Tierra Pura (por ejemplo, explica que la Tierra Pura es más agradable a la vista), subraya los aspectos de la Tierra Pura que nutren la fe y la visión del Dharma budista. De esta manera, en los dos primeros capítulos de la Ōjōyōshū, Genshin contrasta el sufrimiento de la existencia dentro de los Seis Caminos con las condiciones dichosas en la Tierra Pura del Buda. Su objetivo es demostrar que uno no debe aferrarse a este miserable mundo de la transmigración, y convencer a los lectores de que la salvación sólo es posible a través del renacimiento en la Tierra Pura. Por lo tanto, después de un breve tercer capítulo argumentando a favor de la superioridad de la búsqueda de la luz en la Tierra Pura del Buda Amida vis-à-vis las Tierras de los otros Budas y Maitreya (el futuro Buda), Genshin hace un análisis del Nembutsu, que según él es el centro de la práctica para alcanzar el renacimiento en el reino de Amida.

La mayor parte del Ōjōyōshū (capítulos cuatro a diez) están dedicados a un análisis detallado y sistemático del Nembutsu y las formas adecuadas para la práctica el mismo. La sección más importante es el cuarto capítulo, "La Práctica Eficaz del Nembutsu" (Shoshu Nembutsu 正修念佛) en el que Genshin explica la manera correcta de practicar el Nembutsu. Reflejando la praxis ortodoxa de la meditación en la secta Tendai, Genshin define el Nembutsu principalmente como la práctica de la visualización, mientras se permanece en un estado de Samadhi, de la figura del Buda Amida (o más específicamente, de las marcas de Amida, o rasgos distintivos que, según la iconografía budista, adornan los cuerpos de todos los Budas). Sin embargo, para aquellos que son incapaces de llevar a cabo esta práctica compleja, Genshin recomienda las formas más simples de la visualización de Amida, incluyendo la práctica de visualizar el mechón de pelo blanco entre sus cejas, y la luz salvífica que emana de ellas. Finalmente, para aquellas personas que se sienten incapaces de esta empresa, Genshin recomienda la recitación del Nembutsu, "Namu Amida Butsu", citando la el Sutra de la Contemplación, que declara que, incluso la gente malvada puede ganar su luz en la Tierra Pura simplemente llamando el nombre del Buda Amida diez veces en su lecho de muerte.

Para hacer la práctica del Nembutsu efectiva, Genshin recomienda acciones auxiliares como: (1) generar el Bodhichita, (2) controlar el cuerpo y la mente ne la meditación, (3) desarrollar la fe, (4) tener mucha devoción, (5) recitar el Nembutsu constantemente, (6) hacer obras virtuosas, (7) aspirar al renacimiento en la Tierra Pura. Genshin sostuvo que otras prácticas como el seguir los Preceptos, recitar Sutras Mahayana, mantras y dharanis también logran nuestro renacimiento en la Tierra Pura. Genshin siemopre sostuvo que el Nembutsu meditativo es la forma superior de Nembutsu, pero también reconoce el Nembutsu recitativo como un medio legítimo para la consecución del renacimiento en la Tierra Pura.

Otra obra destacada se llama Üna Breve Colección de Pasajes sobre la Contemplación de la Mente", donde Genshin armoniza las prácticas Tierra Pura con el Budismo Esotérico y desarrolla el Nembutsu Esotérico. 

Genshin explica que A-MI-DA representa la Triple Verdad del Budismo Tendai: A representa la vacuidad y la Talidad; MI representa la existencia temporal y; DA representa el Camino Medio. Por ello, el Nembutsu es la contemplación de la Triple Verdad. Dado a que esta Triple Verdad esta latente en la mente, a través del Nembutsu uno puede descubrir su Verdadera Naturaleza y alcanzar el Despertar. 

La Tierra Pura igualmente representa la Triple Verdad - la Tierra Pura ha sido producida por las cuasas y condiciones de los méritos y virtudes del Buda Amida, por ello, carece de existencia permanente y procede de la vacuidad. Pero a la misma vez es la esencia del Dharmakaya y representa la verdad del Camino Medio. Esto lo lleva a explicar que este mundo Saha es la Tierra Pura - este mundo de sufrimiento, desde el punto de vista de la verdad última, y la Tierra Pura son lo mismo ya que proceden de la misma Talidad. Los seres ignorantes lo ven como un reino de sufrimiento, y los seres iluminados lo ven como una Tierra Pura. Pero desde el punto de vista de la verdad relativa, uno debe de aspirar renacer en la Tierra Pura.

Genshin también explica que meditar sobre la vacuidad es el verdadero Samadhi del Nembutsu - existen dos métodos de purificar el karma: (1) confesar las transgresiones al Buda y el Sangha o, (2) meditar sobre la vacuidad, como esta estipulado en el Sutra del Loto. Al realizar la vacuidad del mal karma y la verdadera esencia del universo, todos los males kármicos son removidos. Este es el verdadero Samadhi del Nembutsu.

En esta obra Genshin también explica que el renacimiento en la Tierra Pura depende enteramente del poder salvífico del Buda Amida. Esto se llama Tariki u "Otro Poder". Finalmentel a obra concluye que la recitación del Nembutsu es suficiente para lograr el renacimiento en la Tierra Pura dado a que el Nembutsu contiene la Triple Realidad, los Tres Cuerpos del Buda, los Tres Tesoros e infinitos méritos. Todos aquellos que lo reciten con fe reciben el mismo mérito que aquellos que recitan 80,000 enseñanzas.

El maestro Genshin también compuso el Shinnyokan, el cual discutimos en otros ciclos, y sus escritos siguen siendo la base del Budismo Tendai Tierra Pura hoy día.

No comments:

Post a Comment