Sunday, September 6, 2015

Budismo Tendai Tierra Pura: Genshin y el Ojoyoshu


Genshin (源信; 942 - 1017), fue el más influyente de una serie de estudiosos Tendai activos durante los siglos X y XI en Japón. Genshin, o como se le llama a menudo, Eishin Sözü, el abad de Eishin, nació en un pequeño pueblo de la provincia de Yamato en el año 942 EC. Genshin perdió a su padre cuando tenía sólo siete. Al parecer, esto causó una profunda impresión en la mente de este muchacho precoz. Su madre parece haber sido una mujer de profunda piedad y su influencia sobre el niño fue un factor influenciante en su carrera espiritual. Al parecer, poco después de la muerte de su padre, fue enviado fuera de casa para estudiar en el gran centro Tendai en el Monte Hiei. Se dice que la madre en esta ocasión le dijo: "No veréis mi rostro hasta que te hayas convertido en un sacerdote famoso en el mundo", y luego le dio un libro envuelto en seda: una copia del Amidakyo (el Sutra pequeño Sukhavati-vyuha), diciendo: "Esto es lo que su padre solía leer. Ahora te lo doy. Léelo y predica la alegría que contiene". 

Genshin fue un clérigo élite que defendía la doctrina de la devoción al Buda Amida, que enseñaba que debido a que Japón se creía que había entrado en Mappo, la "era degenerada" de la "última ley," la única esperanza de salvación residía en la confianza en el poder de Amitabha. Otras doctrinas, según él, no podían ayudar a un individuo porque dependían en el "Poder Propio" (Jiriki), que no puede prevalecer durante el caos de la era degenerada, cuando es necesario el “Otro Poder” (Tariki). En su acercamiento a renacer en la Tierra Pura, Genshin enfatizó las prácticas de la visualización del Buda Amida y su Tierra Pura, aunque también favoreció el recitar el Nembutsu (el Nombre del Buda Amida – Namu Amida Butsu). La doctrina de Genshin se documenta en su obra magna, el Ōjōyōshū (往生 要 集 "Fundamentos para el Renacimiento en la Tierra Pura").

En la escuela Jodo Shinshu se le considera el Sexto Patriarca. Genshin es reconocido como el fundador del linaje Tendai Enshin, y por propugnar la doctrina de la "Iluminación Original" o Hongaku (本 覚).
El Ōjōyōshū (往生 要 集, “Fundamentos para el Renacimiento en la Tierra Pura”) fue un texto budista medieval influyente compuesto en 985 por el monje budista japonés Genshin. Consistiendo en tres volúmenes de longitud y en prosa kanbun, el texto expone la doctrina Tierra Pura budista, con énfasis en los métodos para lograr el renacimiento en la Tierra Pura del Buda Amida, basándose en textos budistas anteriores, como el Sutra de la Contemplación. Genshin enfatizó las prácticas de visualización, pero igualmente expuso sobre la eficacia de la recitación del Nembutsu. El texto es también conocido por sus descripciones gráficas de los reinos del infierno, y los sufrimientos que se podrían sufrir por los actos perjudiciales cometidos en esta vida. Su influencia se puede ver en las pinturas budistas japoneses y otros textos. El fundador del Budismo Shinshū Jōdo, Shinran, escribió un comentario influyente sobre el Ōjōyōshū titulado "Notas sobre los Fundamentos del Renacimiento", mientras que el fundador del Budismo Jodo Shu, Hōnen, encontró por primera vez las enseñanzas de la Tierra Pura después de estudiar los escritos de Genshin.

En 986, una copia del Ōjōyōshū fue enviada a China, donde impresionó a los monjes lo suficiente para llamar a Genshin el "Pequeño Shakyamuni".

En el primer capítulo, "Abandonando el Reino Contaminado" (Onri Edo 厭離 穢土), se detallan los Seis Caminos del Samsara (Rokudo 六道) o los Reinos de la Transmigración, y se describe con gran detalle el sufrimiento encontrado por los seres allí. Los Seis Caminos son: (1) el reino del infierno, (2) el reino de los fantasmas hambrientos (gaki 餓鬼), (3) el reino de los animales, (4) el reino de los espíritus de lucha (asura 阿 修羅), (5) el reino de los seres humanos, y (6) el reino de los seres celestiales. Es en el primero de estas seis secciones que encontramos los pasajes más famosos del Ōjōyōshū, una representación gráfica de las distintas torturas infligidas en el infierno. Retomando a su vez cada uno de los ocho infiernos subterráneos de la cosmología budista, Genshin describe cómo los seres se encuentran continuamente atormentados siendo picados, aplastados, perforados, hervidos, y quemados por los demonios, los animales y los fenómenos naturales de esos reinos. Pero el sufrimiento experimentado por estos seres no son inmerecidos; de acuerdo con las leyes del karma, el dolor infligido a los seres en el infierno se entiende como una retribución por las malas acciones realizadas en el pasado. Sin embargo, no sólo los seres del infierno están sujetos al dolor y la angustia. Adoptando una posición budista ortodoxa, Genshin argumenta que todos los reinos de la existencia dentro de los Seis Caminos se caracterizan por el sufrimiento. Por ejemplo, Genshin describe la existencia humana como una marcada por la impureza, el sufrimiento y la impermanencia, y llega a la conclusión de que la vida como ser humano es altamente insatisfactoria, un calvario que debe de ser rechazado y abandonado de inmediato. Incluso la existencia como un ser celestial está llena de sufrimiento. Esto es porque, a pesar de que los seres celestiales pueden disfrutar de placeres exquisitos durante sus largas vidas, finalmente fallecen y renacer en otro reino.

Por lo tanto, Genshin concluye que la verdadera paz mental es imposible siempre y cuando uno esté dentro de los Seis Caminos. La verdadera felicidad sólo se puede obtener trascendiendo los Seis Caminos y logrando el renacimiento en la Tierra Pura del Buda Amida. 

En el segundo capítulo, "Anhelando la Tierra Pura" (Gongu Jōdo 欣 求 浄土), Genshin enumera los diez placeres que disfrutan los seres en la Tierra Pura con el fin de instar a sus lectores a buscar su luz allí. Significativamente, aunque Genshin no niega los diversos placeres sensuales y materiales de la Tierra Pura (por ejemplo, explica que la Tierra Pura es más agradable a la vista), subraya los aspectos de la Tierra Pura que nutren la fe y la visión del Dharma budista. De esta manera, en los dos primeros capítulos de la Ōjōyōshū, Genshin contrasta el sufrimiento de la existencia dentro de los Seis Caminos con las condiciones dichosas en la Tierra Pura del Buda. Su objetivo es demostrar que uno no debe aferrarse a este miserable mundo de la transmigración, y convencer a los lectores de que la salvación sólo es posible a través del renacimiento en la Tierra Pura. Por lo tanto, después de un breve tercer capítulo argumentando a favor de la superioridad de la búsqueda de la luz en la Tierra Pura del Buda Amida vis-à-vis las Tierras de los otros Budas y Maitreya (el futuro Buda), Genshin hace un análisis del Nembutsu, que según él es el centro de la práctica para alcanzar el renacimiento en el reino de Amida. 

La mayor parte del Ōjōyōshū (capítulos cuatro a diez) están dedicados a un análisis detallado y sistemático del Nembutsu y las formas adecuadas para la práctica el mismo. La sección más importante es el cuarto capítulo, "La Práctica Eficaz del Nembutsu" (Shoshu Nembutsu 正修念佛) en el que Genshin explica la manera correcta de practicar el Nembutsu. Reflejando la praxis ortodoxa de la meditación en la secta Tendai, Genshin define el Nembutsu principalmente como la práctica de la visualización, mientras se permanece en un estado de Samadhi, de la figura del Buda Amida (o más específicamente, de las marcas de Amida, o rasgos distintivos que, según la iconografía budista, adornan los cuerpos de todos los Budas). Sin embargo, para aquellos que son incapaces de llevar a cabo esta práctica compleja, Genshin recomienda las formas más simples de la visualización de Amida, incluyendo la práctica de visualizar el mechón de pelo blanco entre sus cejas, y la luz salvífica que emana de ellas. Finalmente, para aquellas personas que se sienten incapaces de esta empresa, Genshin recomienda la recitación del Nembutsu, "Namu Amida Butsu", citando la el Sutra de la Contemplación, que declara que, incluso la gente malvada puede ganar su luz en la Tierra Pura simplemente llamando el nombre del Buda Amida diez veces en su lecho de muerte.

De esta manera, Genshin sostiene que el Nembutsu meditativo es la forma superior de Nembutsu, pero también reconoce el Nembutsu recitativo como un medio legítimo para la consecución del renacimiento en la Tierra Pura.

Para repetir, la preocupación central de Genshin en el Ōjōyōshū era presentar un esquema sistemático y teórico de la práctica de la Tierra Pura de tal manera que todas las personas pudieran lograr su renacimiento fácilmente. Para ello, primero se establece una cosmología de la Tierra Pura, se centra en el sufrimiento de los seres ligados al ciclo de la transmigración y los placeres que esperan en el renacimiento en la Tierra Pura. Entonces, después de exponer este "mapa" espiritual del universo, Genshin describe el camino de la práctica que lleva al renacimiento en la Tierra Pura. 

El hilo conector que conecta todos los capítulos del Ōjōyōshū es la retórica de la "práctica fácil", basada en la noción del Últimos Día del Dharma (Mappo 末法). Genshin, al igual que muchas personas de su era, estaba convencido de que el mundo se acercaba rápidamente la edad del Último Día del Dharma. La noción de Mappo es una doctrina budista que estipula que las condiciones espirituales del mundo declinan inevitablemente después de que el Buda entrada en el Nirvana. Esta visión de la historia budista sostiene que el tiempo después de la entrada del Buda en el Nirvana se divide en tres edades: (1) Era del Verdadero Dharma (Shobo 正法), (2) Era de la Semblanza del Dharma (Zobo 像 法), y (3) Era Última del Dharma. Durante la Era del Verdadero Dharma, las enseñanzas budistas, su práctica, y el logro de la iluminación se puede encontrar en el mundo. Sin embargo, en Era de la Semblanza del Dharma, el mundo se vuelve cada vez más corrupto, las capacidades espirituales de las personas bajan, y se hace menos adecuado poner el Dharma del Buda en práctica. En esta edad, a pesar de que las enseñanzas budistas y su práctica existen, no hay nadie que pueda alcanzar la iluminación. Finalmente, durante la Era Última del Dharma, las condiciones espirituales del mundo son tan pobres que sólo las enseñanzas del Buda se mantienen, y ni la práctica del camino budista ni el logro de la iluminación son posibles. Durante esta época, se creía que el mundo estaría en la lucha constante, con los monjes continuamente luchando entre sí. Existen varias teorías diferentes sobre las longitudes de cada era, pero la prevaleciente es esta:  la Era del Verdadero Dharma y la Semejanza del Dharmas duran cada una mil años, con el inicio de la Era Última del Dharma después de dos mil años.

Genshin sostiene que, en la Era Última del Dharma, cuando las condiciones espirituales del mundo se ha deteriorado hasta el punto de que es extremadamente difícil de obtener la liberación del ciclo de la transmigración practicando las prácticas tradicionales Tendai, el único método factible para alcanzar la salvación es buscar a luz en la Tierra Pura de Amida Buda en la próxima vida. Esta Tierra proporciona un entorno ideal para la práctica del camino budista, y una vez en esa tierra, es posible alcanzar la iluminación de forma rápida y sin esfuerzo. Aunque Genshin no niega la eficacia de las diversas prácticas exotéricas y esotéricas Tendai, este "camino fácil" de la práctica de la Tierra Pura es, en la opinión de Genshin, la forma más apropiada para la gente viviendo en Mappo. Genshin argumenta además que la práctica más adecuada para la consecución del renacimiento en la Tierra Pura es el Nembutsu 念佛, literalmente "la devoción al Buda Amida". Para Genshin, el Nembutsu se refiere a una variedad de prácticas centradas en el Buda Amida - desde los elaborados ejercicios contemplativos en los que el practicante visualiza al Buda y su Tierra, en un estado de Samadhi (absorción meditativa) como los descritos en el Sutra de la Contemplación - hasta el simple rezo de la frase "Namu Amida Butsu".

Genshin fue un sacerdote Tendai que influenció para siempre la manera de practicar el Budismo Tierra Pura en Japón, y sus contribuciones son palpables hasta nuestros días. El linaje Tendai del Loto Compasivo tiene su génesis en el linaje Eishin; es por esto que el Templo Tendai de Puerto Rico se centra tanto en las prácticas devocionales en el Buda Amida y su Tierra Pura de la Felicidad.

No comments:

Post a Comment