Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre el Verdadero Budismo (一乘佛教), y sus posteriores ramificaciones, a la luz de las Enseñanzas Perfectas y Completas (圓教). Aquí presentamos el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología), aspirando a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu 天台宗) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto (法華経).


Saturday, August 20, 2022

Budismo, Política y Sociedad: El Budismo y la Vida, las Relaciones y la Familia - Reflexiones sobre Temas Contemporáneos I

 El Budismo es una religión fundada hace más de 2,500 en la India por un jóven príncipe llamado Siddhartha Gautama, quien tras años de prácticas espirituales alcanzó el Despertar, la Budeidad, por lo que fue conocido desde entonces como el Buda Shakyamuni. Tras su Iluminación, el Buda predicó por más de cuarenta años por toda la India, ayudando a otros a alcanzar el mismo estado espiritual del Despertar. Cerca del final de su vida, el Buda reveló que si bien aparentó haber nacido, crecido y alcanzado el Despertar, en realidad, el Buda era una encarnación misma de la Vida, el Alma del Universo, quien apareció en este mundo para revelar la Verdad, ayudar a los seres a aliviar sus sufrimientos, y a alcanzar el estado de la Budeidad, el Despertar.

En sus más de cuarenta años de predicación, el Buda habló sobre una gran variedad de temas, no solo espirituales, sino también sociales, como la importancia de la familia, el buen gobierno, y las relaciones entre los individuos en la sociedad. En esta serie de entradas, reflexionaremos sobre la posición budista sobre una amplia gama de temas contemporáneos, como la vida, las relaciones de pareja, la familia, el buen gobierno y la política y la sociedad en general.

El Budismo y la Vida

Aunque muchos piensan que el Budismo es una religión que predica el abandono del mundo, en realidad, el mismo es una religión que nos llama a adentrarnos íntimamente en el mismo, desde la perspectiva de la Verdadera Naturaleza de la Realidad, motivándonos a ser agentes de cambio positivo en el mismo. Lejos de ser la religión pesimista que muchos creen, el Budismo es altamente positivo y predica el valor de la vida, y la importancia del rol que todos tenemos dentro de la misma. En el Canon Budista, leemos: "Si el creyente escucha las Enseñanzas del Buda y tiene uno fe en ellas experimentará una felicidad profunda y tranquila que, como una luz, se proyectará sobre todas las cosas que lo rodean". (Samyuta Nikaya - GilayanamSutta)

Una de las críticas más escuchadas en contra del Budismo es que el mismo igualmente predica el desapego a las relaciones sociales, a sus problemas y al mundo en general. Después de todo, el Buda mismo abandonó su reino y su familia en su búsqueda del Despertar, y originalmente, los monjes tenían que igualmente abandonar a sus familias para entrar en la Orden Budista, la Sangha monástica. Pero debemos de entender todo esto dentro de su contexto. De hecho, esto era lo que se esperaba de los Shramanas o Renunciantes ante de embarcarse en su búsqueda espiritual, y significaba el dejar todo atrás: la familia, la casta, el estatus, y todas las convenciones sociales en la búsqueda de la Verdad. El príncipe Siddhartha, antes de convertirse en el Buda, abandonó su reino y su familia, pero esto no significó que cortó relaciones con ellos, o que los dejó desamparados y destituídos. Siddhartha era un príncipe, y su familia se quedó con sus padres, sirvientes y todo su séquito real en el palacio. Igualmente, tras su Despertar, el Buda regresó a su reino y le predicó la Verdad, el Dharma, a sus padres y su familia, y posteriormente, su tía-madre, su esposa y su propio hijo entraron en su Orden Budista. Esto demuestra la importancia de la familia en el Budismo.

¿Qué nos dice el Budismo sobre nosotros mismos, nuestra pareja y nuestra familia? En el Canon Budista, encontramos consejos del Buda sobre el cuidado de uno mismo, las relaciones en pareja y la familia. 

Sobre el cuidado de uno mismo, en el Canon Budista, en el Sutra del Nirvana, leemos: "El que escucha las Enseñanzas del Buda sabe que el cuerpo es mutable, que es la fuente de los sufrimientos y el origen del mal, y por eso no siente apego al cuerpo." Esto nos recuerda que el cuerpo, al ser parte de este mundo, es impermanente, y por ello, está sujeto al cambio, la enfermedad, la vejez y la muerte. Es por ello que debemos de desapegarnos del mismo, no para abandonarlo o descuidarlo, sino para que no sea una fuente de sufrimiento. Dado a que el mismo está sujeto al cambio y es impermanente, debemos cuidarlo. El Buda nos dice: "Sin embargo, al mismo tiempo, mantiene con gran cuidado el cuerpo, no para el placer, sino para lograr el Camino y transmitirlo. Si no guardáis vuestro cuerpo, no podréis conservar la vida que tenéis. Si no tenéis vida no podréis recibir la Enseñanza y llevarla a la práctica, ni tampoco podréis propagarla." Nuestros cuerpos son los vehículos de nuestra alma en este mundo, y con el mismo, es que podemos alcanzar el Despertar. "El que pretende cruzar el río guarda con cuidado su balsa, el que viaja guarda con cuidado su caballo, así, de igual forma, el que escucha el Dharma debe guardar su cuerpo con cuidado." 

Ahora, el Buda igualmente nos dice cómo debemos vivir en el mundo. En el Sutra del Nirvana, el Buda nos dice: "El que cree en el Buda debe vestirse para protegerse del frío y del calor y para cubrir su vergüenza, y no en vista de decoro. Debe comer para nutrir y mantener el cuerpo, a fin de poder recibir y predicar las Enseñanzas, y no por gula. Del mismo modo, el vivir en una casa no debe ser para el cuerpo ni para la vanidad. El creyente debe vivir en la casa de la Iluminación para protegerse de las pasiones terrenales y de la lluvia y el viento de las malas enseñanzas. Pensad que nada es para el cuerpo. No seáis arrogantes con los seres. Todo ha de hacerse para los seres, para el Dharma y para el Despertar." Aquí el Buda no condena los placeres, pues después de todo, eso sería un extremo, y el Budismo predica el Camino Medio. Lo que el Buda nos trata de decir es que debemos de velar por adquirir lo necesario para vivir. En la escala de valores y necesidades, las necesidades primarias o fisiológicas son las cosas necesarias para nuestra supervivencia, como el cuidado y la alimentación, seguidas por las de seguridad, como la ropa y el albergue. Es por ello que el Buda nos pide que velemos por saciar nuestras necesidades fisiológicas primero, pues estas son necesarias para poder tan siquiera pensar en satisfacer otras necesiades como las emocionales e intelectuales, por no hablar de nuestro Despertar. Pero todas estas necesidades deben de satisfacerse con moderación, sabiendo que las mismas son necesarias para poder continuar nuestra labor del Bodhisattva en el mundo y alcanzar nuestra Budeidad. 

No es necesario abandonar el hogar y la familia para alcanzar el Despertar. El Canon Budista [Mahayana]* nos da muchos ejemplos de esto, y de hecho, nos dice que los monjes tanto como los laicos pueden alcanzar la Budeidad. ¿Cómo podemos lograr esto? Poniendo el Dharma en práctica en nuestra vida diaria. El Buda nos dice en el Sutra del Nirvana: "Por más que estéis con la familia sin abandonar la casa, vuestra alma no se aleja ni un instante del Camino. Velad por la familia con alma de misericordia, y buscad la manera de enseñarles el camino de la salvación." Esto nos muestra que, siempre y cuando profundizemos en el Dharma y lo pongamos en práctica diariamente, podemos manifestar nuestra Naturaleza Búdica en el mundo y alcanzar el Despertar. Esto es porque no existe realmente diferencia entre el Buda, como la Esencia o la Energía de Vida de la cual emana todo en el Cosmos, ni nosotros. Es por ello que todos los seres poseen la Naturaleza Búdica - la capacidad de alcanzar el Despertar de la Budeidad. 

De igual forma, no existe tampoco diferencia entre el mundo de la dualidad del Samsara y el Nirvana. Este Mundo Saha es el el Nirvana, y podemos experimentar el Nirvana en cada momento de nuestras vidas si manifestamos nuestra Naturaleza Búdica y sostenemos la Verdadera Naturaleza de la Realidad delante de nosotros en todo momento. El Buda nos dice en el Mahamaya Sutra: "El que cree en el Buda, conoce la esencia verdadera de las cosas, es decir, sabe lo que es la Vacuidad. Por eso, no menosprecia los trabajos de este mundo y de las relaciones entre los seres. Los recibe tal como son y trata de ajustarlos, tal como son, al camino de la Iluminación." Esto nos muestra que no debemos de abandonar el mundo, sino verlo y aceptarlo tal y como es, no como nuestros deseos, pasiones e ilusiones desean que sea. Este mundo es como el lago donde nace el loto. Aunque el lago está lleno de lodo, es del lodo mismo que nace y crece la flor de loto. El lodo representa nuestra humanidad, que está sumida en la ignorancia, abatida por los sufrimientos de la vida y dominada por los deseos mundanos, y el loto somos todos nosotros quienes nos hemos comprometido por una vida iluminada basada en el Dharma. Es por eso que el Buda continúa diciendo: "No marquéis un límite entre este mundo de los seres considerándolo insignificante e ilusorio, y el mundo de la Iluminación considerándolo como sagrado. Tratad de experimentar el camino de la Iluminación entre las cosas de este mundo." El Verdadero Budismo nos enseña que no podemos abandonar el mundo, sino comprenderlo, y utilizar el conocimiento obtenido a través del estudio empírico para manejarnos sábiamente por él. Desde este punto de vista, el sufrimiento es una parte integral de la vida. No hay nada que podamos hacer para eliminarlo, pero sí podemos evitarlo y aminorarlo. La doctrina budista nos muesra que el dolor está presente desde el momento del nacimiento y nos sigue durante toda la vida de una forma u otra, hasta la muerte. De igual forma, el Budismo revela que para que las cosas y los seres existan, debe haber una causa primera, una intimidad estrecha con la vida y todo lo que conlleva, capaz de engendrarlos. El medio ambiente y los seres que viven en él estan íntimamente ligados y son inseparables. Todo y todos están entrelazados.  Todo forma una esfera de influencia en un campo unificado e interconectado. Lo que hace posible la existencia sucesiva de cosas, seres y eventos se llama karma - acción - que crea los patrones existenciales y se manifiesta a través de los pensamientos, las palabras y las acciones en el mundo, en el pasado, presente y futuro - y una combinación no necesariamente secuencial de uno o varios de ellos a través del espacio y el tiempo, ya sea progresiva o retroactivamente.

Este mundo de la dualidad de la Realidad Convencional es solo una manifestación de la Realidad Absoluta de la Unidad; es una Tierra Pura. Es por ello que el Budismo considera la vida humana como preciosa e invaluable, y como la existencia ideal para poder desarrollar nuestra espiritualidad y alcanzar el Despertar. "Quien mira al mundo con ojos vendados por la ignorancia verá un mundo de errores y sin sentido. Quien lo mira con sabiduría lo verá tal como es, el mundo de la Iluminación".

Ahora, ya habiendo visto lo que dice el Budismo sobre la vida y el mundo, veamos qué nos dice sobre las relaciones de pareja, la familia y la sociedad en la próxima entrada.

* Esta entrada está escrita desde el punto de vista Mahayana de las Enseñanzas Perfectas y Completas del Sutra del Loto y del Nirvana (Tendai), donde el Buda reveló la totalidad de su Verdadero Dharma cerca del final de su vida, por lo que la visión budista de la vida, las relaciones y la familia son completamente diferentes en el Budismo Primitivo o Hinayana (Theravada).