Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Monday, March 29, 2021

La Tesorería del Dharma de las Enseñanzas Perfectas y Completas: Las Enseñanzas del Makashikan - El Bodhicitta

 El Makashikan (Mohochihkuan), que se puede traducir como la "Gran Calma y Contemplación", es uno de los tratados budistas más importantes jamás escritos. El mismo fue compuesto por el Gran Maestro Chih-i (Tendai Daishi), el fundador de la escuela Tientai (Tendai) en China. La escuela Tientai rescató el verdadero propósito y mensaje del Buda para el mundo, el cual había sido olvidado o ignorado por los eruditos budistas por siglos, y con ello, influyó enormemente el desarrollo del Budismo Mahayana en el Este de Asia. El mismo es el texto principal del programa exotérico de estudio y entrenamiento en la escuela Tendai japonesa, la cual dio a luz a las escuelas Jodo (Tierra Pura), Zen y Nichiren, entre otras; provee un estudio integral de todo el canon y la práctica budista; y sus muchas de sus enseñanzas, en su momento radicales, hoy día son parte del Budismo Mahayana. Sin embargo, su complejidad e inaccesibilidad lo han mantenido en la oscuridad. En esta serie de Lecturas estudiaremos extractos del Makashikan del Gran Maestro Tendai y veremos cuáles son sus implicaciones para nuestra práctica budista y nuestra vida diaria.

Hemos hablado del Gran Maestro Chih-i en muchas ocasiones a través de los años en este blog, y he proveído extractos de sus obras. Hoy, estudiaremos el concepto del Bodhicitta según Chih-i en el Makashikan. 

¿Qué es el Bodhicitta? "Bodhicitta" es una palabra en sánscrito que es una combinación de las palabras sánscritas "bodhi" y "citta". "Bodhi" significa "despertar" o "iluminación". "Citta" deriva de la raíz sánscrita "cit" y significa "aquello que es consciente" (es decir, "mente" o "conciencia"). "Bodhicitta", entonces, puede traducirse como "mente que despierta" o "mente de iluminación". En japonés, "Bodhicitta" es traducido como "Bodai". En la tradición budista, el Bodhicitta es definido como la "Aspiración del Deseo de Alcanzar el Despertar o la Iluminación". 

En los textos budistas, el término "Bodhi" también generalmente significa el estado de ser un Buda, o la cualidad en virtud de la cual uno es un Buda. Esto hace referencia a la Naturaleza Búdica innata en todos los seres.

En la Enciclopedia del Budismo, el término de Bodhichitta es definido explicado de la siguiente manera: "En su denotación más común, el término Bodhicitta se refiere a la resolución de alcanzar el Bodhi (Despertar) para liberar a todos los seres sintientes, lo que define y motiva el voto del Bodhisattva. Sin embargo, incluso esta simple definición implica varios niveles de significado y práctica. La resolución de alcanzar el Despertar puede verse como un estado de ánimo o un proceso mental, pero también es la promesa solemne (el voto como acto verbal) encarnada o expresada en expresiones, actos y gestos rituales particulares (recitación de los votos, dedicación de mérito, etc.) Bodhicitta es también el pensamiento y sentimiento motivador detrás de la práctica o carrera espiritual  del Bodhisattva; como tal; es el momento definitorio y la fuerza motriz detrás del curso de acción que sigue y promulga la resolución inicial (la primera aparición del pensamiento, conocida como Bodhicittopāda)". En el Budismo Mahayana, el Bodhicitta es parte de la actividad dinámica del Dharmakaya en todos los seres, la Naturaleza Búdica.

El Bodhicitta es, entonces, un deseo espontáneo de alcanzar la Iluminación motivado por una gran compasión por todos los seres sintientes, acompañado por un abandono del apego a la ilusión de un "yo" inherentemente existente. La mente de gran compasión o Bodhichitta motiva a uno a alcanzar la Iluminación, la Budeidad, lo más rápido posible y beneficiar a infinitos seres sintientes a través de sus emanaciones y otros medios hábiles. Dado que el fin último del sufrimiento es el Nirvana, el Bodhicitta implica necesariamente una motivación para ayudar a otros a Despertar. Una persona que tiene una realización o motivación espontánea del Bodhicitta se llama  un Bodhisattva. Por ello, el Bodhicitta es el principio real de nuestro camino budista.

El Makashikan se basa en las Enseñanzas Perfectas y Completas del Sutra del Loto, y la importancia del Bodhicitta se menciona en muchos de sus capítulos.

En el capítulo dos, titulado "Medios Hábiles", el Sutra establece que el Buda aparece en este mundo para mostrar la percepción del Buda a todos los seres sintientes y ayudarlos a alcanzar esta percepción. Por otro lado, el Buda muestra y ayuda a todos los seres a ver y generar una mente despierta, pensamiento de iluminación, pensamiento de despertar o Bodhicitta: "Los Honrados por el Mundo aparecen en el mundo solo por una gran razón ... Los Budas, los Honrados por el Mundo, desean abrir la puerta de la sabiduría del Buda a todos los seres sintientes, para permitirles alcanzar la pureza. Por eso aparecen en el mundo. Desean mostrar la sabiduría del Buda a los seres vivos y, por lo tanto, aparecen en el mundo. Desean hacer que los seres vivos se despierten a la sabiduría del Buda y, por lo tanto, aparecen en el mundo. Desean inducir a los seres vivientes a entrar en el camino de la sabiduría del Buda y, por lo tanto, aparecen en el mundo ... Los Budas, por lo tanto, los Así Venidos, simplemente enseñan y convierten a los Bodhisattvas. Todas las cosas que se hacen en todo momento con este único propósito. Simplemente desean mostrar la sabiduría de Buda a los seres vivos e iluminarlos".

Luego, en el capítulo tres, titulado "Parábola", menciona la Parábola de la Casa en Llamas. Este capítulo cuenta la historia de un padre, un hombre rico, que utilizó sus recursos para salvar a todos sus hijos de la casa en llamas. Esa parábola es símbolo del Buda, quien usó recursos de enseñar el Dharma para salvar a los seres sintientes del mundo triple, una casa en llamas, del fuego del nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte ... ese es el significado del Bodhicitta, el Deseo de Alcanzar el Despertar para beneficiar a todos los seres sintientes: "El Buda le dijo a Shariputra: 'Muy bien, muy bien. Es tal como lo has dicho. El Buda es el padre de este mundo. Sus temores, Sus preocupaciones y ansiedades, la ignorancia y los malentendidos, han llegado a su fin desde hace mucho tiempo, sin dejar residuos. Ha logrado plenamente la adquisición de una percepción inmensurable, el poder y la libertad del miedo y la obtención de grandes poderes sobrenaturales y el poder de los medios hábiles y el Paramita de la sabiduría; su gran piedad y gran compasión son constantes e incansables; en todo momento busca lo que es bueno y traerá beneficio para todos. Él nace en el mundo triple, una casa en llamas, podrida y vieja, en para salvar la vida de los seres de los fuegos del nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte, el cuidado, el sufrimiento, la estupidez, la incomprensión y los tres venenos; para enseñarles y convertirlos y capacitarlos para alcanzar el Despertar".

En el Makashikan, el Gran Maestro Chih-i nos dice que para desarrollar el Bodhicitta, debemos de ir al corazón mismo de la existencia y excluir las diez mentalidades negativas. Las primeras seis corresponden con los Seis Reinos o Destinos del Samsara. Estas diez mentalidades no son conductivas al Bodhicitta:

1. La mente de los Tres Venenos de la avaricia, el enojo y la ignorancia, ya que si no las erradicamos, las pasiones continuarán creciendo y acumulándose, y terminaremos en el reino de los Infiernos.

2. La mente que desea tener seguidores, como el caso de Devadatta, quien dividió la Sangha para superar al Buda Shakyamuni, lo que conduce al reino de los Animales. 

3. La mente que desea que su nombre sea escuchado en las diez direcciones, ser alabada y admirada, sin poseer raíces de virtud, lo que conduce al reino de los Espíritus Hambrientos.

4. La mente que desea ser superior a otros y odia a otros pero que muestra actitudes virtuosas exteriormente, pues conduce al reino de los Asuras.

5. La mente que se deleita en los placeres mundanos, se regocija en los pensamientos ilusorios, pero que a veces tiene buenos pensamientos, pues conduce al reino de los Humanos.

6. La mente que conoce los sufrimientos de los destinos malvados y saben que los humanos experimentan una mezcla de cosas buenas y malas pero que los seres divinos solo experimentan dicha, y por alcanzar esa dicha, bloquean sus sentidos y mentes de ver el sufrimiento, pues buscan alcanzar la dicha del reino de los Devas e ignorar el sufrimiento de los demás seres sintientes.

7. La mente que busca la autoridad, respeto y sumisión de los demás, pues conduce al reino de los Dioses del Reino del Deseo.

8. La mente que desea alcanzar la sabiduría para saber más que los demás y buscar la atención de otros, pues conduce a la sabiduría mundana y al camino no budista.

9. La mente que con cada pensamiento es obstruída por los placeres mundanos basados en los órganos de percepción pero que internamente se encuentra en meditación, pues conduce a la mente Brahma y a los reinos de la Forma y No-Forma.

10. La mente que conoce el bien y el mal de los destinos, que los seres se encuentran immersos en este ciclo, que conoce que el mal es destruído con la sabiduría pura que se basa en la meditación y en los Preceptos, y que se vuelve avara con los mismos para su propio beneficio, pues conduce al Hinayana.

Chih-i nos dice que las primeras seis mentalidades se encuentran dentro del Samsara y son como un capullo, y que conducen a los destinos del Samsara, y que la última se encuentra dentro del Nirvana, aunque no es el Despertar completo de la Budeidad, pues no abarca la compasión verdadera de un Buda (solo busca la salvación propia de un Arhant o seguidor del Hinayana, y no sigue el camino altruista y compasivo de un Bodhisattva). Por ello, todas deben ser descartadas. Son como aquellos que se aferran a la Ciudad Fantasma del Sutra del Loto y no avanzan a la meta final.

Para superarlas, debemos ajustar nuestros pensamientos, palabras y acciones y todos sus modos de actividad con nuestra aspiración al Bodhicitta. Chih-i nos dice que si alguien tan solo percibe el significado de esto, es hábil para ser un refugio para todos los seres. 

Ahora, el Makashikan se plantea la pregunta: ¿Quién despierta la Aspiración por Alcanzar el Despertar (Bodhicitta)? Chih-i contesta que no es posible despertar el Bodhicitta por uno mismo solo, ni por otro, juntos o separados; es solo a través de la interacción del estímulo (por parte del ser sintiente) y la respuesta (del Buda) que uno puede despertar el Bodhicitta. Esto muestra que la salvación en el Budismo envuelve una combinación del esfuerzo del Poder Propio (Jiriki) y el Otro-Poder del Buda (Universo). Pero al final de todo, la mayoría de este esfuerzo proviene del poder del Buda, el trabajo dinámico dhármico del Universo a través de nuestra conexión fundamental, nuestra Naturaleza Búdica. Chih-i lo revela al decir que es como cuando un niño cae en el fuego o en el agua, y el padre olvida todo y rescata incondicionalmente a su hijo. Chih-i también cita el Sutra del Nirvana donde dice: "Cuando un padre o madre tiene un hijo enfermo, su atención se inclina completamente hacia él". Chih-i dice: "Los Budas y Bodhisattvas entran en el océano del Samsara por el bien de los seres sintientes y mobilizan la montaña de la Naturaleza Dhármica (Dharmata), curando las enfermedades de los seres como padres con sus hijos. Esto es lo que se llama despertar el deseo de alcanzar el Despertar a través de la interacción de estímulo y respuesta".

Para despertar en los seres el Deseo de Alcanzar la Iluminación, los Budas utilizan Cuatro Métodos (Siddhantas) de Instrucción. Estos son:

1. Considerando cuidadosamente las predilecciones de los seres, el Buda predica el Dharma acordemente y hace que sus corazones se regocijen.

2. Reconociendo sus previos hábitos kármicos mundanos, el Buda prescribe prácticas.

3. Percibiendo la severidad de sus enfermedades, el Buda dispensa la cantidad apropiada de medicamento.

4. Cuando sus capacidades mentales han madurado, escuchan el Dharma y comienzan su camino al Despertar.

Los Budas aparecen en los mundos y predcan el Dharma de acuerdo a las inclinaciones, capacidades, naturalezas y necesidades de los seres sintientes, llevándolos gradualmente al Despertar. 

Entonces, ¿qué podemos hacer para generar el estímulo al Bodhicitta? Chih-i nos dice que podemos manifestar el Bodhicitta positivamente a través de las Cuatro Nobles Verdades, los Cuatro Votos Universales del Bodhisattva y las Seis Identidades. 

Sin entrar en mucho detalle (Chih-i y el Makashikan se caracterizan por ser bien minuciosos), las Cuatro Nobles Verdades son entendidas en cuatro niveles: (1) "surgimiento y desaparición" - como resultados del mundo físico y su trascendencia; (2) como "ni srurgiendo ni pereciendo" - todas las cosas están vacías, por ende, no existe el sufrimiento; (3) como "inmensurables" - todos los estados de existencia contienen innumerables sufrimientos, y solo algunos medios pueden superarlos, por ello, se deben de adaptar a sus concidiones, pero aunque hay muchos medios, no se exlucyen mutuamente; (4) como "espontáneos" - son espontáneos y parte de la Verdadera Naturaleza de la Realidad. Chih-i dice: "Así como dice el Sutra de Vimalakirti: 'La liberación del Tathagata se encuentra en la mente de los seres sintientes'. Esto es porque los seres sintientrs son indivibles de la Iluminación, y por ello, no hay nada más que buscar". También nos dice: "Es como dice el Sutra de la Contemplación del Buda Samantabhadra: 'Vairocana permea todos los lugares'. Esto ilustra el punto de arriba. Todos los dharmas son el Buddha Dharma, pues son parte integral del Tathagata y del Universo (Dharmadhatu)".

Los Cuatro Voros Universales del Bodhisattva son: (1) Los seres sensibles son innumerables; prometo salvarlos a todos; (2) Los deseos son inagotables; prometo acabar con todos; (3) Los Dharmas son ilimitados; prometo estudiarlos todos; (4) El Camino de Buda es inalcanzable; prometo lograrlo".

Las Seis Identidades son un concepto complejo distintivo de la escuela Tientai y resumen las 52 Etapas del Bodhisattva del Sutra Avatamsaka, desde un ser ordinario hasta su logro de la Budeidad. Dado a la naturaleza de lso mismos, no los tocaremos en detalle en esta entrada. Los mismos son:

1. Identidad en Principio (de la Realidad) - un solo momento de un pensamiento es igual con el principio de la Realidad: convencional (real), vacío (irreal) y el Camino Medio de las Tres Verdades de la escuela Tendai. Este es el Bodhicitta en potencial. Utilizando una parábola del Sutra del Loto, Chih-i dice que es como una persona que tiene una joya en su abrigo pero no lo sabe.

2. Identidad Verbal - aunque esto sea real en principio, no lo percibimos así. Si no hemos entendido las Triple Verdad ni escuchado el Dharma, somos como ovejas que no comprenden las diez direcciones. Pero si leemos o escuchamos y estudiamos el Dharma, podemos aprender estos principios. Dado a que no lo hemos percibido, debemos tener fe en su verdad. Este es el Bodhicitta en palabras. En la parábola, un amigo la apunta, y la descubre.

3. Identidad en la Práctica Contemplativa - si solo escuchamos o leemos el Dharma, somos como insectos que comen madera y accidentalmente crean letras. Ahora, acordamos nuestras acciones, palabras y pensamientos al Dharma. En la meditación, aún no podemos controlar el flujo de pensamientos y no penetramos en la Verdadera Naturaleza de la Realidad. Este es el Bodhicitta en la práctica contemplativa. En la parábola, el abre el abrigo y la busca.

4. Identidad en Semblanza - nuestra práctica del Dharma y la meditación comienza a rendir frutos. Nuestras vidas mundanas no son contradictorias con el Dharma. En este momento despertarmos el Bodhicitta. En la parábola, gradualmente se acerca a encontrarla.

5. Identidad de Realización Parcial - a través de la fe, el estudio y la práctica, destruimos nuestra ignorancia, calmamos nuestra mente, descubrimos nuestra Naturaleza Búdica y realizamos parcialmente la Talidad (Unidad), así como la luna poco a poco se vuelve llena, completa y redonda, y disipa la oscuridad. Este es el Bodhicitta de los estados superiores. En la parábola, uno llega a tocar la joya.

6. Identidad Ultima - este es el Bodhicitta en su más alto nivel, casi alcanzando el Despertar. En la parábola, uno la saca y la usa.

A demás de estas formas, podemos despertar el deseo de renacer en una Tierra Pura (como la Tierra Pura de la Bienaventuranza del Buda Amida), a través de ver el sufrimiento, la ignorancia y los deseos de los seres sintientes y sus consecuencias kármicas, a través del cultivo espititual, entre otras. 

Todos poseemos la Naturaleza Búdica, la capacidad de alcanzar el Despertar y realizar nuestra Unidad Fundamental con la Existencia. Cuando accesamos a la misma a través del estudio, la fe y la práctica (en especial, de la meditación y la recitación del Nembutsu), automáticamente despierta en nosotros un deseo inexpresable por ayudar a los demás, pues realizamos que no están separados de nosotros. 

Como podemos ver, el Makashikan no enfatiza ni divide el estudio sobre la práctica, sino que exhorta a todos los practicantes a tener un balance entre ambos, pues ambos son necesarios en nuestro camino al Despertar. En las palabras del Gran Maestro Chih-i, son como las "dos ruedas de un carruaje o las dos alas de un ave". El estudio "ilumina" y "guía" la práctica, y la práctica "enriquece" y "actualiza" el estudio. El convertirnos en Bodhisattvas en el Budismo Tendai es reclamar la verdadera intención del Buda en el mundo. Como nos dice Chih-i en el Makashikan:

"El estudio purifica la práctica, y la práctica promueve el entendimiento. Iluminando y enriquciendo, guiando y penetrando, se reciprocan hermosamente y se complementan. Son como las dos manos de un mismo cuerpo, que trabajando juntas, lo mantienen limpio".

En las próximas entradas, estudiaremos con detalles los Cuatro Samadhis de (1) Meditación Sentada, (2) Meditación Caminando, (3) Meditación Sentada y Caminando, y (4) Medutación en la Vida Diaria, y la Meta Final.