Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Wednesday, July 31, 2019

El Poder del Nembutsu: Honen y el Documento de Una Hoja

Honen es considerado el fundador de la primera escuela independiente Tierra Pura en Japón, la escuela Jodo Shu, que predica que todos los que invocan el nombre del Buda Amida (Nembutsu - "Namu Amida Butsu") obtendrán el camino a la salvación. Por lo tanto, la secta Jodo Shu, allanó el camino hacia una forma más simple de seguir la fe budista, con la recitación exclusiva del Nembutsu, en comparación con las sectas predominantes Tendai y Shingon de la época. Las predicaciones de Honen fueron refinadas aún más por su discípulo más cercano, Shinran, quien creó la secta Jodo Shinshu.

Honen nació en la provincia de Mimasaka en la actual prefectura de Okayama. Honen también es conocido como Genku y Honenbo. No nació en la fe budista, pero fue llevado al Budismo después de las terribles experiencias que tuvo con la muerte de su padre cuando era un niño, y tan solo tenía nueve años durante las guerras civiles entre los clanes Taira y Minomoto y su padre fue atacado por bandidos en su casa. Después de huir brevemente con su madre a un lugar seguro, regresó y encontró a su padre muriendo, después de haber sido mortalmente herido por los atacantes. En lugar de predicar venganza (como era la norma de la sociedad durante la guerra civil), el padre de Honen en sus últimos minutos le dijo a su hijo que perdonara a sus atacantes y renunciara a la violencia.

Profundamente afectado por la muerte de su padre y sus últimas palabras, Honen, eligió el camino del Budismo y decidió convertirse en monje. Se mudó al Monte Hiei, el centro de estudio más importante de Japón, que era la sede de la secta Tendai, y comenzó su carrera como monje budista. Pero pronto  Honen se desilusionó con la complejidad de la fe Tendai y quiso simplificarla. Así comenzó la secta Jodo del Budismo, que simplemente afirma que la verdadera creencia en Amida y el canto de su nombre proporcionaría la salvación a sus seguidores.

Sin embargo, la simplificación de Honen de la fe Tendai no fue muy bien recibida por el establecimiento existente del Templo Enryakuji en el Monte Hiei. Por ello, Honen fue desterrado y algunos de sus discípulos más cercanos fueron ejecutados por no ser creyentes. El propio Honen fue desterrado del monasterio de Hieizan y enviado a la región de Shikoku en el exilio. Después de que le concedieron amnistía, regresó a la ciudad de Kyoto y continuó enseñando la fe Jodo y estableció el Templo Chionin. Luego se mudó a la sección Otani Higashiyama y pasó los años restantes de su vida allí. El Templo Chionin, que se encuentra en las montañas Higashiyama en la ciudad de Kioto, es ahora la sede de la secta Jodo Shu. 

Antes de morir, Honen detalló en palabras simples su fe. A este testamento se le llama el "Documento de Una Hoja". En una hoja, él reafirma la necesidad de ser conscientes de nuestra ignorancia fundamental y de recitar el Nembutsu con una sola mente. Este documento se usa con frecuencia en los servicios diarios prestados por los sacerdotes Jodo Shu.


Documento de Una Hoja

El método de salvación final que he predicado no es ni una especie de meditación, como la practicaron muchos eruditos en China y Japón, ni es una repetición del nombre del Buda como el practicado por aquellos que han estudiado y comprendido el significado profundo de eso.

No es más que la mera repetición del 'Namu Amida Butsu', sin duda alguna, de Su misericordia, mediante el cual uno puede renacer en la Tierra de la Beatitud Perfecta.

La mera repetición con fe firme incluye todos los detalles prácticos, como la triple preparación de la mente y las cuatro reglas prácticas.

Si yo, como individuo, tuviese alguna doctrina más profunda que esta, me perdería la misericordia de los Dos Honorables, Amida y Shakyamuni, y me quedaría fuera del Voto del Buda Amida.

Aquellos que creen esto, aunque entienden claramente todas las enseñanzas que Shakyamuni enseñó a lo largo de su vida, deben comportarse como personas ingenuas, que no conocen ni una sola letra, o como monjas ignorantes o monjes cuya fe es implícitamente simple.

Por lo tanto, sin aires pedantes, deberían practicar fervientemente la repetición del nombre de Amida, solamente.

Autorizo este documento con mi huella. La forma Jodo Shu de la mente establecida (Anjin) se imparte completamente aquí. Yo, Genku, no tengo otra enseñanza más que esta. Para evitar una mala interpretación después de mi fallecimiento, dejo este testamento final.

23 de Enero, del segundo año de Kenryaku (1212).

FIN