Wednesday, October 14, 2015

El Budismo Tendai Tierra Pura en los escritos de Genshin: el Shinnyokan y el Ojoyoshu



El Budismo Tendai Tierra Pura es el predecesor de todos los movimientos Tierra Pura que surgieron en Japón en la era Kamakura, entre los que se encuentran el Jodo Shu, el Jodo Shinshu, y los llamados movimientos establecidos por los ascetas ambulantes. Esto es debido a que los fundadores de estas escuelas fueron monjes Tendai.

El Budismo Tierra Pura en la escuela Tendai se basa en la doctrina del Hongaku Shiso, o la Iluminación Original, que establece que debajo de la transitoriedad de todos los fenómenos, existe una realidad pura y eterna, y que todos los seres surgen de esa unidad fundamental, y por ende, todos poseemos la misma naturaleza, la Naturaleza Búdica. Partiendo de este principio monista, la escuela Tendai desarrolló su doctrina Tierra Pura, fundamentando su premisa en la total unidad indiferenciada entre el Buda Amida - el Dharmakaya -, la Tierra Pura - la Naturaleza Búdica - y los seres sintientes.

Genshin fue un monje Tendai, y es considerado el fundador de la línea Eshin Ryu del Budismo Tendai. Genshin fue quién sistematizó las enseñanzas Tierra Pura dentro de la escuela Tendai, y su tratado "Ojoyoshu" fue un texto tan influenciante en la cultura japonesa que Honen y Shinran, los fundadores de las escuelas Tierra Pura - Jodo Shu y Jodo Shinshu - citan al Ojoyoshu en sus escritos y consideran a Genshin uno de sus patriarcas. Anteriormente hemos hablado del Ojoyoshu, así que hoy hablaremos de otro escrito de Genshin, el Shinnyokan.

El Shinnyokan (La Contemplación de la Verdadera Talidad), un tratado del Siglo XII atribuido a Genshin, está escrito en un estilo "mezclado" de caracteres chinos y el silabario fonético japonés.No es un texto kuden - secreto - y parece haber sido dirigido a un sofisticado lector laico. Su argumento central es que todos los fenómenos tienen como su naturaleza la verdadera talidad (Shinnyo), que se equipara en este texto con el Cuerpo del Dharma (Dharmakaya), la Naturaleza Búdica, y la Iluminación Original. 

"Cuando uno se ve a uno mismo y a todos los demás como seres idénticos a la verdadera talidad, 'volvemos a la iluminación original'; esta es la garantía del renacimiento en la Tierra Pura y la realización de la Budeidad en este mismo cuerpo".  

El texto reconoce, sin embargo, que tal visión es difícil de sostener:

"Los seres con facultades más agudas, como la Chica Dragón [en el Sutra del Loto], disciernen que ellos mismos son precisamente la verdadera talidad, y en un instante pueden convertirse en Budas. Los seres con facultades embotadas pueden discernir en un momento que son precisamente la verdadera talidad, pero al momento siguiente, porque ha sido su camino desde el tiempo sin comienzo, al ver formas o escuchar voces, su mente se mueve en conformidad con los objetos externos. Al ver y percibir objetos que son agradables, despiertan en la mente la codicia; al percibir objetos que no son agradables, despiertan en la mente la ira .... De acuerdo con la distinción de facultades superiores y facultades inferiores, existe la desigualdad de tarde o temprano, en la perfección de la práctica contemplativa. Así, hay quienes pueden manifestar la iluminación en un día, dos días, un mes, dos meses, o un año, o los que requieren toda la vida".

Así, aunque todos son Budas inherentemente, algunos pueden tomar tiempo para lograr y mantener esa realización. Con ese fin, el Shinnyokan reconoce la necesidad de, e incluso alienta, la práctica continua. En primer lugar, el texto recomienda que uno debe de cultivar la contemplación de la vacuidad [de los dharmas], y aflojar el propio apego al Samsara con el fin de manifestar en sí mismo el principio de la verdadera talidad. Además de la contemplación de la vacuidad, el texto recomienda la invocación del Nenbutsu, aunque detalla que esta recitación debe basarse en el conociendo de la total no-dualidad de uno mismo con Amida y todos los otros Budas. También se insta al practicante a contemplarse a sí mismo como la verdadera talidad "día y noche, caminando, de pie, sentado y acostado, sin falta", y con este entendimiento, "recitar el Nembutsu y recitar los Sutras, transfiriendo el mérito [de dichos actos] a todos los seres sintientes".

En el Ojoyoshu, Genshin detalla el método adecuado de práctica:

"Uno debe practicar la contemplación de que los Budas y los seres vivos son una sola talidad. Dado a que la mente es la esencia de todos los dharmas, los seres vivos y el Buda son todos abarcados en la mente. ¿Cómo es posible que sean entidades separadas? El objeto de culto y el practicante aparecer en el mismo espejo, porque los seres y el Buda son uno, no dos. Si los seres y el Buda estuviesen verdaderamente aparte, ¿cómo iban a aparecer en el mismo espejo? …Las tres categorías de acción [es decir, el cuerpo, el habla y la mente] del practicante no estan ​de ninguna manera separadas de las del objeto de adoración".

Los textos Tendai Tierra Pura, aunque se basan en la premisa de que todos los seres son originalmente Budas, no conllevan una negación de la necesidad para la práctica. Es por ello que entre las prácticas Tendai podemos encontrar la recitación del Nembutsu, la visualización del Buda Amida y su Tierra Pura, y el Amidismo Esotérico (Himitsu Nembutsu), en conjunto con las prácticas estándares de Shikan, Preceptos y el Esoterismo.

No comments:

Post a Comment