Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Sunday, November 8, 2020

El Mundo del Despertar: Ciclo de Lecturas sobre el Sutra Avatamsaka – Introducción al Sutra de la Guirnalda de Flores I

 Tradicionalmente, el Templo Tendai de Puerto Rico tiene varios Ciclos de Estudio y Lectura sobre los Sutras – los Textos Sagrados canónicos del Budismo. Dado a la pandemia mundial, no nos hemos podido reunir. Pero todo problema conlleva una oportunidad, y en nuestro caso, nos brinda la bendición de hacer estas lecturas públicas en este blog, para el beneficio de la Sangha y de toda la comunidad Hispana.

Este año, comenzaremos por primera vez un nuevo Ciclo sobre el Sutra Avatamsaka, el primer sermón dado por el Buda tras su Despertar en el mundo. El mismo revelaba completamente el contenido de su Iluminación, pero dado a que los seres sintientes de este mundo no estaban preparados, el Buda modificó y redujo la complejidad y capacidad de sus enseñanzas, para preparar mentalmente a los seres para su eventual revelación. Este Sutra es uno de los más hermosos y complejos, y representa el punto más alto del desarrollo de la literatura religiosa budista. El mismo explica la naturaleza de los Budas y de la Budeidad, su rol en los universos, la metafísica del surgimiento de los mundos y las leyes que gobiernan el Cosmos, y la importancia del rol del Bodhisattva y la salvación de todos los seres sintientes. Es por eso que este Sutra – que fue el primer sermón dado por el Buda - es equiparado con el Sutra del Loto y el Sutra del Nirvana – los últimos sermones del Buda en el mundo. No obstante, dado a su voluminosidad e inaccesibilidad, el mismo ha estado fuera del alcance de muchas personas.

En esta primera entrada, veremos someramente los temas principales del Sutra Avatamsaka y su relación con el canon budiata y en especial con el Sutra del Loto. Al igual que nuestras series pasadas, el mismo no será completamente traducido en estas páginas, sino que mayormente presentaremos una sinopsis junto con una humilde exégesis propia basada en la larga tradición comentarial y las Enseñanzas Completas y Perfectas de la escuela Tendai. Todo error es enteramente mío.  

El Sutra Avatamsaka, que se puede traducir como el Sutra de la Guirnalda de Flores (Kegon Kyo), fue el primer sermón dado por el Buda tras su Despertar en el mundo y revela la totalidad de su Iluminación. El mismo es uno de los textos fundamentales del canon budista y tuvo un impacto monumental en la tradición budista del Este de Asia. Junto con el Sutra del Loto y el Sutra del Nirvana, este Sutra es parte del Triunvirato Canónico Budista. Es por ello que considero parte de mi misión dhármica el traducirlos y comentarlos para el beneficio de toda la comunidad budista Hispana. 

El Sutra Avatamsaka es el Sutra budista más largo, contando con aproximadamente1,800 páginas en su traducción al inglés. Según los eruditos modernos, el Sutra Avatamsaka fue escrito en etapas, comenzando por lo menos 500 años después de la muerte del Buda. Se hicieron dos traducciones completas al chino. La traducción fragmentaria probablemente comenzó en el siglo II EC, y el famoso Capítulo de las Diez Etapas, a menudo tratado como un Sutra individual, se tradujo por primera vez en el Siglo III. La primera versión china completa fue completada por Buddhabhadra alrededor del 420 en 60 rollos con 34 capítulos, y la segunda por Śikṣānanda alrededor de 699 en 80 rollos con 40 capítulos.

Este Sutra es tan importante e impresionante, que el erudito budista D.T. Suzuki dijo: "En cuanto al Sutra Avatamsaka, es realmente la consumación del pensamiento budista, el sentimiento budista y la experiencia budista. En mi opinión, ninguna literatura religiosa en el mundo puede acercarse jamás a la grandeza de la concepción, la profundidad del sentimiento y la gigantesca escala de composición, como se alcanza en el Sutra. Aquí no solo las mentes profundamente especulativas encuentran satisfacción, sino que también los espíritus humildes y los corazones fuertemente oprimidos se verán aliviados. Las verdades abstractas están representadas aquí de manera tan concreta y simbólica que uno finalmente llegará a una comprensión de la verdad de que incluso en una partícula de polvo todo el universo se ve reflejado, no solo este universo visible, sino un vasto sistema de universos, concebible solo por las mentes más elevadas".

Si bien el canon y la tradición nos dicen que fue el primer sermón dado por el Buda en el mundo tras su Despertar, si lo leemos, vemos que el Buda Shakyamuni no habla en ningún momento. En realidad, el mismo es narrado por Bodhisattvas y seres iluminados avanzados gracias al poder espiritual del Buda, desde la perspectiva omnisciente y omnipresente de la Budeidad. El mismo explica la naturaleza de los Budas y de la Budeidad (como la personificación del Universo), su rol en los universos (para llevar un mensaje de unidad y de salvación), la metafísica del surgimiento de los mundos y las leyes que gobiernan el Cosmos, y la importancia del rol del Bodhisattva y la salvación de todos los seres sintientes. Por ejemplo, los Budas – como manifestaciones salvíficas del Universo - tienen la habilidad de crear y manifestar formas infinitas, y lo hacen de muchas maneras hábiles por gran compasión por todos los seres:

“En todos los átomos de todas las tierras
El Buda entra, en todos y cada uno,
Produciendo exhibiciones milagrosas para salvar a los seres sintientes:
Así es el camino de Vairocana ...
Las técnicas de los Budas son inconcebibles,
Manifestándose de acuerdo con la mente de los seres ...
En cada átomo los Budas de todos los tiempos
Aparecen, según las inclinaciones de los seres y sus necesidades;
Si bien su naturaleza esencial no va ni viene,
Con el poder de sus votos impregnan los mundos”.

Sin embargo, ¿Cuál es el estatus del Sutra en la tradición del Loto? El Gran Maestro Chih-i (Tendai Daishi 538-597), el fundador de la escuela Tiantai (Tendai) en China, fue el primer monje erudito en ordenar, catalogar y clasificar todos los sermones dados por el Buda Shakyamuni en sus más de cuarenta años de predicación en el mundo. Tras leer y analizar todo el canon budista, Chih-i creó el sistema hermenéutico de los Cinco Periodos, donde expuso que el Sutra Avatamsaka fue el primer sermón dado por el Buda tras su Despertar en el mundo, pero que el mismo – revelando la totalidad de su Iluminación – era muy complejo para los seres sintientes, quienes ni estaban preparados para el contenido de su mensaje y su misión. Por ello, el Buda modificó su mensaje y sus enseñanzas y, por el uso de los medios hábiles, predicó una serie de enseñanzas parciales preparatorias para llevar poco a poco a los seres a madurar mental y espiritualmente para la revelación eventual de sus verdaderas enseñanzas. Así, el Buda predicó los Sutras Agama (Hinayana – Nikayas), para ayudar a los seres poco a poco a descartar sus apegos y sus preconcepciones erróneas del mundo y de sí mismos. 

Primero, el Buda le dijo a los seres qué hacer y qué no hacer; lo que es bueno y lo que es malo. Luego, el Buda demarcó una serie de guías éticas para vivir una vida iluminada y aliviar el sufrimiento. Dado a que los seres sufren dado a sus ideas erróneas y sus ilusiones, el Buda enseñó un camino para aliviar el sufrimiento, alcanzar un estado elevado espiritual (Arhat) y la liberación personal, y alcanzar el Nirvana (el fin de la existencia cíclica). Estas enseñanzas del Budismo Primitivo no representan la verdadera enseñanza del Buda y no son acordes con la verdadera naturaleza de la realidad, sino que se basan en la existencia temporal, lidiando con las ilusiones de los seres sintientes, y fue diseñada para permitirle a los seres descartar sus pegos a sus modos anticuados y convencionales de ver el mundo y a sí mismos. 

Una vez los seres avanzaron mental y espiritualmente, el Buda reveló los Sutras Mahayana, donde reveló que existían muchos Budas en el universo y que el verdadero progreso al Despertar se alcanzaba por medio del Camino del Bodhisattva – el postergar el Nirvana personal en pos de la salvación de todos los seres, ya que todos estamos fundamentalmente interconectados. En este periodo, el Buda predicó Sutras Mahayana como el Sutra de la Red de Brahma, donde revela los verdaderos Preceptos budistas, el Sutra del Buda de la Medicina, el Sutra Lankavatara y los Sutras del Buda Amida y la Tierra Pura.

Nuevamente, una vez que los seres maduraron mental y espiritualmente, el Buda predicó los Sutras Prajnaparamita o de la Perfección de la Sabiduría, donde exponenció la total interconexión de todos los fenómenos y todos los seres y habló sobre la Vacuidad, para ayudar a los seres que se habían aferrado a sus primeras enseñanzas primitivas a desaferrarse a las mismas y a expandir sus consciencias. Aquí fue el que Buda predicó Sutras como el Sutra del Diamante, el Sutra del Corazón y el Sutra de Vimalakirti. En uno de estos Sutras, el Sandhinirmorcana, el Buda ya daba indicios de sus enseñanzas verdaderas al explicar que la verdadera naturaleza de la consciencia y que el Buda es uno con el Cuerpo del Dharma (Dharmakaya), que es la fábrica fundamental del Cosmos; no obstante, el Buda aún no había revelado toda la verdad.

Finalmente, una vez los seres estaban listos, el Buda reveló nuevamente el contenido total de su Despertar en el Sutra del Loto y el Sutra del Nirvana, y explicó que los Budas son una manifestación personal de la Energía de Vida del Universo, quien por compasión por los seres, aparecen en los mundos para llevar la sabiduría del Dharma, revelar las leyes fundamentales del cosmos, aliviar el sufrimiento y permitirles alcanzar el mismo estado de Despertar de la Budeidad. Por ello, todos los sermones dados por el Buda fueron un medio hábil para ayudarlos a elevarse mental y espiritualmente para estas enseñanzas, y que todos somos copartícipes en el drama cósmico de la Iluminación del Cosmos. Esto es porque, siendo todos uno con la energía del Universo, poseemos la Naturaleza Búdica – la capacidad de alcanzar la Budeidad.

En esta última etapa, el Buda vuelve a las enseñanzas del Sutra Avatamsaka, pero desde una perspectiva práctica, revelando cómo los seres sintientes pueden contribuir al trabajo salvífico del Buda en el mundo. Es por ello que el Sutra Avatamsaka igualmente habla sobre el Vehículo Único (Ekayana) como lo hacen el Sutra del Loto y el Sutra del Nirvana. 

Ahora, si bien el Sutra Avatamsaka tiene una igual importancia que el Sutra del Loto y el Sutra del Nirvana, ¿qué lo distingue? El Sutra Avatamsaka fue predicado por el Gran Buda Cósmico – el Dharmakaya – el Buda Mahavairocana: el Buda del cual emanan todos los Budas. Tras su Despertar, el Buda Shakyamuni se da cuenta de que él es una encarnación (Nirmanakaya) del Universo, que vino a este mundo a predicar el Dharma y salvar a los seres sintientes. Por ello, su ser finito e irreal como Siddhartha Gautama desapareció y el Buda era ahora un recipiente para la Iluminación. Por ello, todo el Sutra se narra en la dimensión transhistórica dhármica; es narrado por la Iluminación misma desde diferentes puntos de vista, por medio de seres iluminados simbólicos que representan varios aspectos de la Iluminación, y su contenido estaba dirigido a los Bodhisattvas avanzados y los seres celestiales. En el Sutra Avatamsaka, el narrador es el Buda fundamental predicando la verdad fundamental sin filtros ni limitaciones, en todos lados en los tres tiempos (pasado, presente y futuro); expresa el universo como lo ve un Buda (el Dharmadhatu), que ve todos los fenómenos como vacíos y, por lo tanto, infinitamente interpenetrados, desde el punto de vista de la Iluminación. Esta interpenetración se describe en el Sutra Avatamsaka como la percepción "de que los campos llenos de ensamblajes, los seres y eones que son tantos como todas las partículas de polvo, están todos presentes en cada partícula de polvo". A diferencia de esto, el Sutra del Loto y el Sutra del Nirvana fue predicado por la encarnación de Mahavairocana – el Buda Shakyamuni (Nirmanakaya) – para todos los seres: desde los más bajos hasta los más avanzados, en un lenguaje que todos pudieran entender. El Universo mismo se hizo carne para poder comunicar su mensaje por medio del lenguaje humano. Otra diferencia es el lugar donde los Sutras fueron predicados. El Sutra Avatamsaka fue predicado en el Océano de los Mundos de la Tesorería del Dharma: la totalidad del Cosmos en todas sus direcciones y en todos sus tiempos. Por otro lado, el Sutra del Loto y el Sutra del Nirvana fueron predicados en nuestro mundo, para nosotros, y sus aspectos más importantes fueron predicados una vez el Buda unificó y purificó todos los mundos en el universo. No obstante, ambos Sutras hablan sobre el Vehículo Único de la Budeidad. Ambos Sutras son el Alfa y el Omega, el principio y el fin, de la predicación del Buda y forman un circulo que abarca y unifica la misión del Buda en el mundo.

Por estas razones, el Sutra del Loto (y el Sutra del Nirvana) es considerado el summum opus del Buda en el mundo.

Esto nos sirve a manera de introducción. Las próximas semanas, veremos un breve resumen de cada uno de sus capítulos, para luego entrar de lleno en nuestro estudio y comentario exegético del mismo.