Friday, June 5, 2015

El Budismo Religioso: Las Diversas Caras del Budismo IV

El Panenteísmo Budista

El Budismo, como hemos visto, puede ser abordado de diversas maneras. Si tu maestro sólo afirma una de estas fascetas y descarta la existencia de las demás, no te esta mostrando el verdadero Buddhadharma.

Según el Budismo Filosófico, todas las cosas son manifestaciones de la verdadera esencia, o la mente absoluta, y la Budeidad o divinidad es inmanente en todas las cosas. En consecuencia, los fenómenos son el noúmeno (la forma es el vacío; el vacío es la forma), la ignorancia es la Iluminación, y el mal puede ser bueno. Todo es uno y uno es todo. Todo es la actividad armoniosa del Absoluto. Y todo, por más pequeño o insignificante que sea, juega un papel igualmente importante en la estructura infinita del universo. Todo es real y nada es irreal. El Budismo Científico afirma que todas las cosas son impermanentes y no poseen una entidad independiente y fija. Todo esta en constante cambio y esto produce sufrimiento. No hay nada realmente valioso. Sin embargo, estos pensamientos aparentemente contradictorios son en realidad mutuamente complementarios. Vasubandhu dijo en el Discurso del Buda:

Todos las pasiones se transforman en los constituyentes de la Iluminación.
Las vicisitudes del Samsara se transforman en la bienaventuranza del Nirvana.
Todos ellos vinieron del ejercicio de la disciplina religiosa.
El misterio de todos los Budas yace más allá de nuestra comprensión.


La naturaleza contradictoria de la vida, en un sentido profundo, es solo comprendido únicamente por los Iluminados a través de una larga disciplina moral e intelectual. Sin embargo, aunque alcancemos la Iluminación, siempre y cuando permanezcamos en este mundo, estamos sujetos al cambio y a las leyes de este mundo. Este mundo existe en términos de tiempo y espacio, y por lo tanto, cambia y desaparece. Está condenado a la decadencia y a la destrucción. Nuestro ideal no se puede realizar en este mundo cambiante, sino en otro mundo. Nuestra esperanza y aspiración están en la vida eterna e inmutable. No es de extrañar que cuando el Buda se refiere a la conciencia eterna, todo su público aplaudió y se llenó de alegría:

"El Buda continuó: 'Su majestad! Aunque su cara ha puesto arrugada, en la percepción de su visión interior, no existen signos de edad, y yace sin arrugas. Las arrugas son el símbolo del cambio, y el no tener arrugas es símbolo de lo inmutable. Lo que está en constante debe sufrir la destrucción, por supuesto, pero lo Increado naturalmente carece de muertes y renacimientos. ¿Cómo es, Su Majestad, que la percepción increada de la mente sigue creyendo en la ilusión de la muerte y el renacimiento y todavía se aferra a la enseñanza herética que afirma que después de la muerte del cuerpo, todo se destruye por completo?

"Después de escuchar esta maravillosa enseñanza - de que después de una muerte algo sobrevive al aparecer en un nuevo cuerpo, el Rey y toda la asamblea aplaudieron y se llenaron de gozo. Fue una ocasión muy interesante"
. (Preguntas del Rey Prasenajit, Surangama Sutra).

El Buda Amida y la Tierra Pura

El verdadero mundo - ideal, eterno, inmutable, universal - al cual nuestras almas aspiran, como afirmó Platón, debe estar más allá de este mundo cambiante. Tal mundo eterno existe y se llama Sukhavati - la Tierra Pura del Buda Amida. Amida es una manifestación del Dharmakaya o la verdadera esencia. El Dharmakaya es el Cuerpo del Dharma que impregna y perfuma todo el mundo. Es la esencia misma del mundo. Se le llama Shunyata o el vacío, en el sentido de que trasciende todos nuestros pensamientos y palabras. Es la fuente última de la que todas las cosas vienen y a la que todas las cosas deben volver. Los seres humanos deben someterse al cambio y el sufrimiento constantemente. Ya que estamos por lo tanto encadenados a la rueda del cambio, muchos no tienen acceso al camino que conduce al Despertar y a realizar el mundo absoluto. A causa de nuestros sufrimientos y pasiones ciegas, el Buda Amida vino del mundo absoluto para salvarnos de este mundo del nacimiento y la muerte. El Buda Amida es nuestro Salvador y en quien debemos refugiarnos. Amida es absoluto y eterno. Él está siempre con nosotros. Aunque estamos rodeados de su infinita compasión, no podemos reconocerlo con nuestros ojos mortales, debido a nuestra ignorancia.

Para aquellos que tienen fe en Amida, el Buda les ofrece la oportunidad de ser uno con él. Todo lo que tenemos que hacer para ser salvos es a confiar en él y llamarle por su nombre, Namu Amida Butsu, que significa absoluta confianza en el Buda Amida. Todos nuestros pensamientos y acciones, así como de nuestros sentimientos y emociones naturales, sin importar cuán verdaderas y buenas que parezcan, tienen sus raíces en nuestra naturaleza egoísta, y finalmente, nos llevan al sufrimiento. Toda nuestra vida es vanidad y pecado. Los seres mortales - sumidos en la ignorancia - están irremediablemente condenados al sufrimiento de la vida y la muerte. Sólo a través de la confianza en la misericordia de lo Absoluto pueden los seres vivos ser uno con lo Absoluto - el Buda Amida en la Tierra Pura. Nuestra vida eterna se ha asegurado en el mismo momento en que ponemos nuestra fe en él. A través de esta comunión mística con Amida, somos salvados, aquí mismo, en este mundo presente.

Amida significa "Luz Infinita" (Amitabha) y "Vida Infinita" (Amitayus), o sabiduría perfecta e infinita compasión. El Buda Amida es una manifestación de lo Absoluto en respuesta a las necesidades de todos los seres sintientes. Los cuarenta y ocho votos del Buda Amida no son más que el estado ideal que todos los seres sintientes desean alcanzar. El Buda Amida es la fuente de todos los seres. Es la ley universal por el cual todas las cosas existen. Nada existe sin él. Se llama Nirvana, la extinción, la quietud, la paz, Eterno, la Ley suprema, la Verdad, la Unidad, Tathagata, o la Budeidad. El Buda es inmanente en todas las cosas. Todas las cosas contienen a la Budeidad como su verdadera naturaleza. Todas las cosas, incluso las plantas y los animales, contienen la posibilidad inherente de alcanzar la iluminación. A partir de este Buda Absoluto (Mahavairocana), que sobrepasa todo pensamiento y expresión humana, apareció el omnisciente y omnipotente Buda, Amida, para salvar a todos los seres que sufren. "Namu" significa confiar en o creer en Amida. Venimos del Buda absoluto, existimos en él y volveremos a él. En realidad, estamos sufriendo a causa de nuestra ignorancia. A causa de la imperfección y el sufrimiento, el Buda Amida apareció para salvarnos. Amida y todos los seres individuales son los dos aspectos polares del Buda absoluto. Uno es la actividad del principio de la vida, mientras que el otro es la actividad del principio de la muerte. Cuanto más plena y verdaderamente reconocemos la fatalidad inevitable de nuestra vida, más profundamente tenemos que confiar en la salvación de Amida. La salvación de Amida se considera universal y necesaria, ya que es la actividad inherente del Buda absoluto. Teóricamente hablando, todos nosotros, no importa cuán malvados seamos, estamos rodeados por el infinito amor y compasión del Buda Amida. Es inmanente en nosotros y está siempre con nosotros. Él se manifiesta a través de múltiples formas entre los seres vivos para salvarlos del sufrimiento. Desde este punto de vista, el Sintoísmo y el Dios cristianos, por ejemplo, pueden ser considerados como manifestaciones del mismo Buda absoluto. Según el Budismo Tierra Pura, el Buda absoluto, se manifiesta como Amida, y Amida, a su vez, se manifiesta como el Buda Sakyamuni, Gautama Buda, en este mundo para salvar a todos los seres con su compasión infinita. Los tres cuerpos del Buda (Trikaya) son uno en su verdadera naturaleza de Sabiduría, Verdad y Amor.

El Buda Amida se manifiesta como la "fe" (Shinjin) en el corazón de todos los seres que sufren. El amor infinito del Buda absoluto se revela en la forma de los cuarenta y ocho votos del Bodhisattva Dharmakara, para responder al sufrimiento de todos los seres vivos. El Voto 18 asegura la salvación a todos los que creen en el Buda Amida:

"Si alcanzo la Budeidad, y los seres sintientes en las diez direcciones, que con un corazón sincero, lleno de fe, y el deseo de nacer en mi tierra, repitiendo mi nombre quizás hasta diez veces, no renacen en el mismo, que no obtenga la Gran Iluminación" (Sutra del Buda de la Luz Infinita).

Todos los seres vivos que creen en Amida renacen en la Tierra Pura incondicionalmente. La gente es ignorante por su naturaleza ysufren gracias a la codicia, la ira y la ignorancia. Amida, la encarnación del amor y la compasión, se manifiesta en la forma de la fe en el Buda absoluto. El obtener Shinjin, todos los seres se convierten en potenciales Budas. Como muestra de agradecimiento por estar salvos, se recita el nombre del Buda, "Namu Amida Butsu" que significa, literalmente, "Pongo mi fe en el Buda de la Luz y la Vida Infinita".  La enunciación de "Namu Amida Butsu" debe ir acompañada con una fe sincera en el Buda Amida y en gratitud por su misericordia.

La Unión de todos los Seres Individuales y el Buda

Filosóficamente hablando, todos los seres individuales provienen del Buda absoluto y existen en el Buda. Todas las cosas no pueden existir sin la Ley Universal, el Buda. El Buda es inmanente en todos nosotros. La verdad es que todos son uno con el Buda. Pero, dado a que somos ignorantes de esta verdad, somos antagonistas hacia todos los demás. Simpatizando con el sufrimiento de todos los seres, el Buda se revela en sus corazones. Así, la fe en el Buda Amida, la única condición para la salvación de todos los seres, es el producto de la compasión del Buda Amida, y no algo que alcanzamos por nuestros propios esfuerzos. A través de la fe en Amida, las personas son conscientes de su unidad con el Buda y enuncian su nombre en gratitud, Namu Amida Butsu. A través de la fe en Amida, todos los seres vivos tienen la seguridad de la vida eterna en la Tierra Pura.

En resumen, todas las cosas son impermanentes y vacías en el sentido de que consisten en una serie de causas y condiciones, pero por otro lado, tienen un significado cósmico en el sentido de que participan en la ley universal de causa y efecto. La existencia del mundo exterior sólo es posible a través de nuestra actividad consciente. Nada existe sin conciencia. En este sentido, el mundo entero construido por la mente. La fuente común de todas las cosas y toda conciencia individual debe ser la mente universal. La mente universal es el Buda absoluto y se llama el Dharmakaya. Todas las cosas son manifestaciones del mismo Buda y componen un todo viviente. Nuestro propósito final es percibir y encarnar la unidad y la identidad de todas las cosas. Todas las cosas, la muerte, así como el nacimiento, deben ser aceptadas con serenidad y ecuanimidad.

La fe en el Buda Amida es sólo una de las manifestaciones del Budismo Religioso. La otra es el Budismo Esotérico y la creencia en el Buda Mahavairocana.

El Budismo Esotérico

El Budismo Esotérico - Mikkyo - propone una visión radical de la no-dualidad del Buda y todos los fenómenos en el Universo, los cuales estan hechos -en términos tradicionales- de los seis elementos: tierra, agua, fuego, aire, espacio y conciencia. Los fenómenos condicionados que se manifiestan en forma, color, movimiento y sonido son utilizados ritualísticamente para encarnar y develar las enseñanzas sobre la unidad escencial del Buda y todos los fenómenos.

Los escritos principales del Tendai Mikkyo son el Sutra de Mahavairocana (Dainichi Kyo), y el Sutra Vajrasekhara (Kongocho Kyo). El Ryokai Mandala, un sistema dual de mandalas basados en estos Sutras incorporan tanto las deidades budistas como hindúes, tipificando la naturaleza abarcadora de la mente iluminada del Buda. Las enseñanzas de Sabiduría del Kongocho Kyo, representadas gráficamente por el Mandala del Diamante (Kongokai), son inseparables de las enseñanzas Compasivas del Sutra de Mahavairocana, representadas por el Mandala de la Matríz (Taizokai). La iluminación es la realización de la inseparabilidad de la sabiduría y la compasión.

Nuestra naturaleza iluminada es oscurecida por la ignorancia fundamental producida por la ilusión generada por el ego y las aflixiones kármicas, que son el resultado de nuestras acciones pasadas y de vidas anteriores. A través del cultivo de los Tres Misterios del Cuerpo, la Palabra y la Mente, podemos descubrir nuestra naturaleza iluminada, al conectar con estos tres aspectos así como existen en el nivel cósmico del Buda Mahavairocana. Las prácticas del cuerpo: las posiciones meditativas y los mudras; las acciones de la palabra: la repetición de mantras y dharanis; y las prácticas de la mente: la concentración meditativa, las visualizaciones y el cultivo de la fe, proveen los medios para entrar en un estado de no-dualidad con el Universo, alcanzando la Budeidad en esta vida y en este cuerpo.

De acuerdo a las enseñanzas del Tendai Mikkyo, la mente y el cuerpo son una unidad inseparable. A través de la práctica de los Tres Misterios, el alcanzar la iluminación en el Budismo Tendai no es visto como algo generado por nuestros propios esfuerzos, o poder propio (Jp. Jiriki), o como algo otorgado por otro poder (Jp. Tariki), sino como el empoderamiento mutuo basado en los tres poderes. El mérito producido por la práctica individual de los Tres Misterios, junto con la "gracia" o la respuesta del poder del Buda, se unen con el poder ineherente del Universo Dhármico -el Dharmakaya, para lograr nuestro progreso espiritual. Al unirlos, dedicamos todo el mérito generado por la práctica a todos los seres sintientes.

A través de los Tres Misterios y las Meditaciones Rituales, el practicante puede encarnar la totalidad del universo mismo y realizar su unidad fundamental con todo el cosmos, representado por el Buda Mahavairocana.

Es lamentable ver que muchos maestros budistas no titubean al descartar el Budismo Religioso sin realmente conocer qué es el Budismo Religioso, o qué es el Budismo en general. Como todo en la vida, nada es blanco y negro, sino que la realidad se compone de una serie ininterrumpida de tonalidades gris. Todo puede ser abordado desde diferentes perspectivas, y ninguna es necesariamente superior a las demás. Todo depende de la necesidad del buscador-practicante. Una cosa es entender que una práctica es la mejor que te ha funcionado, y otra es pretender que ninguna otra es efectiva o genuina.

"Los seres sensibles son innumerables; prometo liberarlos a todos.
Los deseos son interminables; prometo superarlos a todos.
El Dharma es tan profundo como el océano; prometo estudiarlo todo.
El Nirvana es inalcanzable; prometo alcanzarlo".

(Los Cuatro Grandes Votos)

Existen muchos caminos, pero sólo un Buddhadharma. Ten siempre eso en cuenta.

No comments:

Post a Comment