Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Saturday, October 26, 2019

Mente Pura – Tierra Pura: Intersecciones entre el Budismo Zen y el Budismo Tierra Pura

Mi maestro nos dice constantemente, siguiendo una línea coherente de razonamiento, que no existe un solo Budismo, sino Budismos. Si bien el Budismo es visto por muchos como una entidad unificada, realmente se compone de múltiples escuelas, muchas de ellas en aparente contradicción. No existe el "Budismo Original". Entre estas muchas escuelas, están la escuela Zen y la escuela Tierra Pura, las cuales muchas veces son presentadas como lados opuestos. Contrario a esta aparente polaridad, ambas escuelas comparten muchas enseñanzas, y en última instancia, ambas son dos formas para llevarnos al Despertar.


El Buda predicó 84,000 enseñanzas durante sus más de 40 años de predicación en el mundo, cada una ajustada a las capacidades, naturalezas y necesidades de los seres que lo escucharon. Esto, como hemos visto anteriormente, es la doctrina de Upaya o "medios hábiles". Posterior a la muerte del Buda Shakyamuni, varios Concilios se reunieron para copilar y sistematizar las enseñanzas del Buda. De los mismos se compilaron los Sutras; y de los Sutras salieron las escuelas budistas que conocemos hoy día.

El Budismo Tierra Pura, el cual se enfoca en la devoción al Buda Amida (Amitabha), la recitación de su Nombre (Namu Amida Butsu) y el renacimiento en la Tierra Pura de la Bienaventuranza (Sukhavati), es una de las escuelas más difundidas en todo Asia. El Budismo Zen, por otro lado, se basa en la meditación (Zazen) para descubrir nuestra Verdadera Naturaleza.

Todas las escuelas budistas comparten el mismo núcleo de enseñanzas. El Budismo Tierra Pura incorpora muchos de los estándares y perspectivas que son básicos en el Budismo tradicional como un todo, derivado de los Sutras. Por ejemplo, los maestros Tierra Pura instaron a sus oyentes a observar el código moral budista básico (Preceptos), a abstenerse de matar, robar, mentir, del exceso sexual y la intoxicación. Se alentó el estricto vegetarianismo, como corolario del precepto en contra de quitar la vida. Los practicantes Tierra Pura debían dar su lealtad a los Tres Tesoros, es decir, al Iluminado (Buda), la enseñanza de la iluminación (Dharma) y la comunidad de practicantes de sacerdotes ordenados y laicos (Sangha).

Los maestros Tierra Pura adoptaron la perspectiva moral budista habitual de causa y efecto, de recompensas y castigos de acuerdo con las propias acciones. A las personas de la Tierra Pura se les enseñó a acumular méritos mediante buenas obras, como dar caridad a los necesitados, ayudar a viudas y huérfanos, mantener instalaciones públicas, apoyar monjes y monjas, aportar dinero y suministros para ceremonias y rituales, y hacer donaciones a proyectos budistas como construir templos, fundir estatuas e imágenes de pintura, y copiar e imprimir escrituras, etc. Muchos creyentes de la Tierra Pura, además de recitar el nombre del Buda, estudiaron y transcribieron varios Sutras, como el Sutra del Loto, el Sutra del Diamante y el Sutra de la Guirnalda de Flores (Avatamsaka). Todas estas actividades de creación de méritos fueron vistas como auxiliares del trabajo principal de recitar el nombre del Buda.

Los teóricos de la Tierra Pura se enfrentaron con la tarea de clarificar sus enseñanzas de salvación a través de la fe en Amida, dada la visión corriente budista de la salvación como recompensa por eones de diligente esfuerzo de autodisciplina y purificación y refinamiento de las percepciones. Al ofrecer la posibilidad de renacer en la Tierra Pura a través de la recitación del nombre del Buda incluso a los pecadores, la enseñanza de la Tierra Pura parece apartarse de una estricta regla de recompensa kármica, que enfatiza los propios esfuerzos del individuo como el factor decisivo en el logro espiritual. 

Los maestros de la Tierra Pura explicaron esta aparente anomalía apelando a la infinita compasión del Buda Amida (como una conveniente encarnación del Buda Dharmakaya), quien promete que todos los que invocan su nombre lograrán nacer en su Tierra Pura. Los pioneros de la enseñanza de la Tierra Pura de hecho tomaron la posición de que para las personas en las épocas posteriores, el arduo camino de autocontrol y purificación propuesto en las antiguas escrituras budistas ya no era factible. Para las personas promedio, la única esperanza de salvación sería confiar en otro poder diferente al suyo, el poder del Buda Amida [además de su propio esfuerzo personal].

El Budismo Tierra Pura, de hecho, sale originalmente del Budismo Esotérico o Vajrayana, y esto se ve en su práxis. La práctica de la Tierra Pura de recitar el nombre del Buda (Nembutsu - "Namu Amida Butsu") tiene un parecido familiar con el canto de mantras que desempeña un papel importante en el Budismo Esotérico. Como dijo el maestro de la Tierra Pura Chu-hung, “el nombre del Buda es equivalente a mantener un mantra. Después de haber ganado poder recitando el nombre del Buda, podrás enfrentar los objetos con ecuanimidad”. Como vemos, esto muestra que el Budismo Tierra Pura, tanto como el Budismo tradicional, basan su experiencia religiosa y su práctica en una combinación del Poder Propio (Jiriki) como el Otro Poder (Tariki), y no depende exclusivamente de uno solamente.

De acuerdo con la enseñanza de la Tierra Pura, invocar el nombre del Buda pone en movimiento los votos del Buda Amida, cuyos poderes sobrenaturales traen a aquellos que lo invocan a renacer en la Tierra Pura. El elemento clave es la fe en Amida, y la enseñanza de la Tierra Pura se presenta como un camino fácil para todos.

Se puede ver que la recitación del nombre del Buda y la recitación de mantras funcionan de manera similar, desde el punto de vista del análisis del funcionamiento de la mente humana enseñada por el Budismo Yogacara y adoptada por la escuela Zen. Ambas prácticas en efecto suspenden la operación del intelecto discriminador, la facultad del diálogo interno a través del cual las personas de momento a momento definen y perpetúan su mundo consuetudinario de percepción. Como señalaron los Yogacarines, las personas generalmente no están en contacto con los fenómenos en sí mismos, sino más bien con representaciones mentales proyectadas sobre los fenómenos. Lo que ordinariamente percibimos no es el mundo en sí mismo, sino una descripción del mundo que hemos sido condicionados a aceptar. El diálogo del intelecto mantiene en su lugar estas representaciones, que constituyen el mundo de la ilusión.

Al centrarse en los sonidos del mantra o las sílabas de la invocación del nombre del Buda, el diálogo interno se detiene. Una vez que se afloja su agarre, la descripción que perpetúa se suspende. Entonces pueden aparecer otras descripciones de la realidad, otros mundos (como Amida y la Tierra Pura, o la interacción de las deidades visualizadas en el Budismo Esotérico, o las visiones infinitas del Sutra Avatamsaka).

Operando en el este de Asia, los maestros Tierra Pura tuvieron que reconciliar sus puntos de vista con la perspectiva del Budismo Zen. Mientras que la Tierra Pura era la forma popular más difundida de Budismo en el Este de Asia, el Zen era la forma que era intelectualmente preeminente.

Según la escuela Zen, dado que todas las personas poseen innatamente la Naturaleza Búdica, el potencial de Iluminación, la Iluminación igual a los Budas se puede lograr en esta vida mediante un esfuerzo dirigido y ejecutado adecuadamente para romper las barreras del engaño. En lugar de venerar las escrituras budistas como estándares sagrados pero inalcanzables, el Zen hizo todo lo posible para aplicar las percepciones reveladas en los Sutras en la práctica. Generaciones de adeptos del Zen iluminados aparecieron en el mundo para demostrar una liberación de los lazos mundanos y un dominio del Dharma del Buda que demostraba que la liberación no era un objetivo inalcanzable. A través de su ejemplo personal y la originalidad incomparable de sus declaraciones, los maestros Zen tuvieron un gran impacto en la alta cultura de Asia oriental en los ámbitos de la religión, la filosofía y la estética. El prestigio del Zen era tal que las otras escuelas de budistas, y confucianos y taoístas también, tenían que responder a sus perspectivas.

La escuela Tierra Pura aceptó la perspectiva Zen como válida en principio, pero cuestionó cuántas personas podrían obtener resultados utilizando los métodos Zen. Los maestros Tierra Pura admitieron que el Zen podría ser el “vehículo directo”, pero insistieron en que para la mayoría de las personas era demasiado riguroso y exigente para ser practicable. El método de la Tierra Pura de recitar el nombre del Buda se ofreció como un método más simple por el cual las personas promedio podían progresar hacia la Iluminación. Los maestros de la Tierra Pura señalaron que muchos que despreciaban los métodos de Tierra Pura como simplistas, y que orgullosamente reclamaban lealtad a la escuela Zen, de hecho no lograron nada al aferrarse obstinadamente a los métodos Zen. “Con el Zen, nueve de cada diez fallan. Con la Tierra Pura, diez mil de diez mil triunfan”.

La escuela Zen en sí vino a hacer espacio para los métodos de Tierra Pura. Desde la época de Yung-ming Yen-shou en la China del Siglo X, que era un maestro del Budismo Escritural, la Tierra Pura y la escuela Zen, la síntesis del Zen y la Tierra Pura ocupaba un lugar destacado en las enseñanzas de muchos adeptos Zen.

En la comprensión Zen de la Tierra Pura, Amida representa la esencia iluminada de nuestra propia Identidad Verdadera, mientras que la Tierra Pura es la pureza de nuestra mente del Buda inherente. La recitación del nombre del Buda es efectiva como un medio para atravesar la corriente engañosa de la conciencia y enfocar la mente en su verdadera naturaleza. “Nacer en la Tierra Pura” significa alcanzar el estado de pureza mental donde el pensamiento discriminativo es innato y la conciencia inmediata no se ve obstaculizada.

La síntesis de los métodos Zen y Tierra Pura fue resumida por el “caso de meditación de recitación de nombre del Buda” enseñado por muchos maestros Zen. Los “casos de meditación” (koans) en el Zen son generalmente dichos breves o pares o diálogos de preguntas y respuestas o escenas de acción que fueron diseñadas para usar como puntos focales en la meditación. Fueron diseñados con múltiples niveles de significado que interactúan con la mente de la persona que medita para cambiar los patrones de pensamiento de rutina y abrir percepciones más profundas. La concentración sostenida en el punto de meditación brinda la oportunidad de obtener ideas directas más allá del nivel de las palabras.

Ejemplos de casos de meditación son: “¿Cuál era su cara original antes de que nacieran su padre y su madre?” “La miríada de cosas vuelven a uno: ¿a qué regresa?” “¿Qué es el Dharmakaya? Un seto floreciente”. “¿Qué es el Samadhi de todos los átomos? Agua en el balde, comida en el tazón”. Dichos como estos eran todos los días en la escuela Zen. El maestro de la Tierra Pura Chu-hung, reunió un compendio detallado de cómo meditar con los koans.

En el caso de meditación de la recitación de nombre del Buda, la persona que recita atentamente el nombre de Buda se pregunta a sí misma: “¿Quién es el que recita el nombre del Buda?” “¿Quién es el que tiene en cuenta al Buda?” La pregunta se responde cuando el practicante se encuentra cara a cara con su propia Naturaleza Búdica. El que tiene en cuenta al Buda es el Buda dentro de nosotros. Este es el razonamiento Zen para la práctica de la Tierra Pura.

En última instancia, no hay diferencias fundamentales entre la práctica del Budismo Zen y el Budismo Tierra Pura. Las apariencias son diferentes (phenomena), pero la esencia es la misma (noumena). Solo los seres sintientes ignorantes hacen distinciones. Ambos son dos caminos predicados por el Buda para alcanzar el Despertar.

En las próximas entradas veremos algunas traducciones de Tratados que muestran las intersecciones entre el Budismo Zen y el Budismo Tierra Pura.