Tuesday, November 3, 2015

Reflexiones sobre el Sacerdocio Budista: Ministerio Budista II


El Miniterio Budista es un tema poco tocado en Occidente. El rol del sacerdote budista en Occidente esta circunscrito a un instructor de meditación, un exponente del Dharma (en casos limitados) o un promotor de la "atención plena". Esto esta ligado al rol de la fe en los círculos budistas occidentales, que mayormente estan compuestos por personas que han llegado al Budismo escapando de las malas experiencias de las religiones tradicionales monoteístas, o personas que profesan un ateísmo declarado y buscan en el Budismo una práctica espiritual sin compromiso de fe, y sin dogmas ni "supersticiones". Lamentablemente, los primeros maestros y budistas budistas que llegaron a Occidente (sin contar los verdaderos ministros y sacerdotes budistas que llegaron a este lado del mundo para las comunidades asiáticas), despojaron al Budismo de todo rasgo "supersticioso" o de fe para poder presentar al Budismo en Occidente como una alternativa racional a las religiones tradicionales monoteístas. Los efectos de ello se ven aún hoy día. Todos los meses salen libros que buscan equiparar al Budismo con los métodos occidentales psicoterapéuticos y con los descubrimientos de la psicología. Esto se distancia astronómicamente del rol del ministro o sacerdote budista en Oriente, donde - como hemos visto anteriormente - el sacerdote budista es un agente activo en la comunidad, proporcionando servicios religiosos, atendiendo a las necesidades de las personas, y proporcionando consejo y refugio ante las tempestades de la vida cotidiana. El rol del sacerdote budista como instructor de meditación ha servido por muchas décadas; pero debemos preguntarnos, ¿responde esto a las necesidades de las personas hoy día?

Recientemente en Estados Unidos los sacerdotes budistas han comenzado a descubrir la Capellanía Budista, y a re-plantearse el rol del ministerio budista en Occidente. Ya no somos la generación de los rebeldes escépticos; somos una generación que ha comenzado a replantearse el rol de la religión y la espiritualidad en nuestras vidas y ha comenzado a re-descubrir los beneficios de una práctica genuinamente espiritual, y el Budismo presenta una alternativa no-exclusivista que abarca todos los aspectos de la vida cotidiana. El Budismo, a diferencia de muchas otras religiones, no requiere una adhesión exclusiva; sólo que se acepten los postulados budistas y que los mismos no contradigan sus creencias, para que no haya una disonancia cognoscitiva. Esto es algo que hay que tener en mente ya que hay muchos "maestros budistas" que presentan el Budismo como una psicoterapia o lo mezclan con elementos "Nueva Era".

Esto lo he vivido en mis últimos años como sacerdote budista. Las personas ya no se acercan a los Templos para buscar únicamente un método de meditación. Las personas estan buscando una forma auténtica de espiritualidad que pueda suplir significado y sentido a sus vidas. Las personas necesitan una lámpara para iluminar el oscuro mundo en el que vivimos. Mi misión ha sido y serguirá siendo el llevar un Budismo comprometido con la sociedad, según se desprende de los ideales de Dengyo Daishi, iluminando una esquina del Caribe y del mundo. Somos una comunidad donde se enseña la Perfecta y Verdadera doctrina budista del Sutra del Loto, donde se practica la meditación, donde promulgamos todos los medios hábiles budistas, y donde nos involucramos con la comunidad para atender sus necesidades y arrojar luz sobre la situación actual de la sociedad.

Muchas personas creen que la transformación del sacerdocio budista - de uno de monjes aislados de la sociedad, viviendo en pobreza, sin lazos familiares, una vida de eterna meditación, a una donde el sacerdote es otro miembro de la comunidad, donde el Templo es comunitario, donde se practica un Budismo de fe (sin abandonar el Deseo de Alcanzar la Iluminación y su práctica) - es una corrupción del Budismo. Pero nada dista más de la realidad. Las reformas budistas que se dieron en Japón durante el periodo Meiji sólo llevaron al Budismo a su próxima evolución. Como sabemos, el Budismo se ha adaptado a los tiempos y a la cultura donde llega. Esto sucedió en la India, en China, en Corea y en Japón (países Mahayana), al igual que en Sri Lanka, Burma, Tailandia y los demás países Theravada. El Budismo tiene que adaptarse - sin perder su esencia, doctrina y práctica - a los tiempos. El rol contemporáneo del sacerdocio budista en Japón en uno fielmente enraizado en la doctrina Mahayana de los medios hábiles (upaya - hoben) y salvar a todos los seres. Este es igualmente el Budismo perfecto para América Latina y el Budismo que el Templo Tendai de Puerto Rico promulga.

No comments:

Post a Comment