Bienvenido a la Tierra Pura de la Luz Serena, un recurso sobre las distintas escuelas de Budismo tradicional japonés. Esta página ha sido creada para aclarar dudas sobre el Budismo como religión, filosofía y estilo de vida, con énfasis en la Teología Budista (Budología). La misma aspira a presentar el Budismo balanceadamente entre la academia (estudios budistas) y la devoción, desde el punto de vista de una escuela tradicional de Budismo japonés (Tendai-shu) y las enseñanzas universales del Sutra del Loto.

Sunday, February 23, 2020

Las Enseñanzas Eternas del Buda: Ciclo de Lectura del Sutra del Loto 2019 - I

Este año comenzaremos nuestro ciclo de lecturas del Sutra del Loto, y como todos los años, trataremos de buscar las joyas más importantes y raras de esta vasta tesorería del Dharma. Esta es una tradición que se remonta a Dengyo Daishi, el fundador de nuestra escuela Tendai en Japón, y que continua en muchos templos hasta nuestros días. Como todo sermón o charla del Dharma, el mismo es una exégesis, y refleja los puntos de vista del autor en base a su entendimiento del Texto Sagrado y los comentarios de los grandes maestros. Hoy tocaremos los primeros dos capítulos del Sutra, Introducción y Medios Hábiles.


El Sutra del Loto es la enseñanza máxima del Buda en el mundo. El mismo fue dado cerca del Parinirvana del Buda en este mundo, y recoge los más de 40 años de predicación del Buda en su existencia terrenal, uniendo todas las enseñanzas y todas las prácticas como medios efectivos para alcanzar el Despertar. 

¿Qué hace del Sutra del Loto la enseñanza más importante del Buda en el mundo? El Sutra del Loto revela la totalidad de la Iluminación del Buda Shakyamuni bajo el árbol Bodhi hace más de 2,500 años y revela la totalidad de la misma sin alteraciones. El mismo posee tres enseñanzas importantes: (1) todas las enseñanzas dadas por el Buda son medios hábiles (upayas) creados para comunicar una enseñanza de una forma que se adapte a las capacidades, naturalezas y necesidades de todos los seres, por ello, las aparentes contradicciones se deben a que la verdad fue ajustada a la audiencia y al momento, pero todas son formas de alcanzar el Despertar; (2) todos los seres poseen la capacidad (Naturaleza Búdica) de alcanzar la Iluminación y convertirse en Budas; (3) el Buda es eterno, y si bien da la apariencia de pasar al Nirvana (Parinirvana) en su muerte, siempre está presente en el universo guiando a los seres a la salvación, realizando interminablemente el camino del Bodhisattva. Si bien algunas de estas enseñanzas parecen radicales, las iremos cubriendo poco a poco en el transcurso de nuestro ciclo.

Al momento de su Iluminación, el Buda permaneció en Samadhi durante siete días. En este tiempo, el Buda dudó sobre su capacidad de comunicar su enseñanza a los seres de este mundo. La tradición nos dice que en ese mismo momento, el dios Brahma descendió de los cielos y le rogó al Buda que predicara su enseñanza, ya que si bien los seres de este mundo no la entenderían, habían algunos seres con poco polvo en sus ojos que la entenderían. En ese momento, el Buda decidió enseñar la totalidad de su Iluminación de manera gradual y escalonada, revelando la misma poco a poco. Así, el Buda predicó las Cuatro Nobles Verdades y el Noble Sendero Óctuple y todas sus primeras enseñanzas sobre la impermanencia y el sufrimiento para ayudar a los seres a desapegarse de sus ideas preconcebidas sobre el mundo y ellos mismos. Luego, el Buda predicó las enseñanzas Mahayana tempranas y la Vacuidad (Sunyata) de todos los fenómenos, y las enseñanzas Mahayana completas, llevando a los seres poco a poco hasta poder revelar su Iluminación completamente. Finalmente, cerca del final de su vida, el Buda dijo que hasta el momento no había revelado la Verdad del Dharma, y en ese mismo momento predicó el Sutra del Loto.

Comencemos con el primer capítulo, llamado “Introducción”. El Sutra del Loto comienza con las palabras “Así he oído”. Estas palabras se le atribuyen a Ananda, el primo del Buda y el discípulo con mejor memoria, quien tras el paso del Buda predicó todos los Sutras (sermones) en los Concilios, los cuales luego fueron recopilados varios siglos más tarde en los Sutras como los conocemos. Luego el Sutra dice que el mismo fue predicado en el Pico del Buitre en la India, en la ciudad de Rajagriha. Luego el Sutra describe quiénes estuvieron presentes en ese sermón, y nombra a una inmensa variedad de discípulos, personas laicas, demonios, deidades, dioses, seres míticos, seres buenos y seres malos. Aquí vemos una representación de todos y cada uno de los seres en los Diez Mundos. Esto nos revela que el Sutra del Loto es una enseñanza universal predicada para todos los seres en el universo. 

Toda la congregación esta ansiosa de escuchar el sermón del Buda. Antes de predicar este Sutra, el Buda había predicado el Sutra de los Significados Innumerables, y entró en una profunda meditación. En ese momento, llovieron flores celestiales, la tierra se estremeció y una luz emanó del entrecejo de; Buda, iluminando todos los confines del universo. En ese momento, todos los presentes vieron, sin obstrucciones, a los seres en todos los mundos, desde los cielos más altos hasta los infiernos más bajos, y a diferentes Budas en diferentes mundos predicando el Dharma. A su vez, todos los presentes obtuvieron realizaciones sobre la unidad de todos los fenómenos, el sufrimiento de todos los seres, y el camino del Bodhisattva. 

En se momento, el Bodhisattva Maitreya, el próximo Buda, le preguntó al Bodhisattva Manjushri, el Bodhisattva de la sabiduría, qué significaba este acontecimiento. Manjushri le contesta que en el pasado sin principio, un Buda llamado Luz del Sol y la Luna realizó una demostración similar, y comenzó a predicar el Sutra del Loto, la enseñanza más importante de todos los Budas y la más difícil de encontrar. El Bodhisattva Manjushri fue testigo de esto porque él mismo fue el Buda Luz del Sol y la Luna en ese pasado distante.

Este es un resumen del primer capítulo. Entre las enseñanzas importantes, cabe destacar que el Sutra del Loto, como todas las enseñanzas del Buda, es el Dharma Eterno, y que el mismo es predicado eternamente por todo el universo. Igualmente, el Dharma del Buda esta dirigido a todos los seres por igual, sin distinción, y fue predicado para llevar a todos los seres al Despertar. Este capítulo sienta las bases para todo el Sutra.

En el segundo capítulo, llamado “Medios Hábiles”, es uno de los capítulos más importantes, y junto con el capítulo 16, forman el corazón del Sutra. El mismo comienza con el Buda emergiendo de su Samadhi y dirigiéndose a Shariputra, uno de sus discípulos más cercanos, y diciéndole que la sabiduría de los Budas es difícil de realizar, y que la misma solo puede ser comprendida por Budas. Aquí el Buda reitera que la Iluminación del Buda no puede ser comunicada adecuadamente en palabras. Esto es cierto. Las palabras no comunican adecuadamente la realidad. Las mismas tienen muchas limitaciones. Si dudas esto, intenta describir el color rojo a un ciego, o describir el sabor de un melón a una persona que nunca lo ha probado. Aun cuando tratamos de comunicar algo lo más efectivamente posible, siempre está el problema de la subjetividad. Los seguidores del Buda venían de todas las clases sociales, de todos los trasfondos culturales y eran todos diferentes. Es por ello que el Buda utilizó los medios hábiles para comunicar su Iluminación. 

El Buda dice que en el pasado remoto, a través de innumerables prácticas, despertó a una ley, un Dharma, desde entonces, ha estado predicándola de diferentes maneras a todos los seres para salvarlos del sufrimiento, a través de símiles, parábolas y otras formas. La razón de esto es que las capacidades, necesidades y naturalezas de los seres son todas distintas. Luego de decir estas palabras, 5,000 discípulos se levantaron y se fueron, entendiendo que no tenían más nada que aprender. El Buda no los detuvo. Esto no muestra indiferencia, sino que el Buda muestra compasión y apertura. Todos tienen el derecho a tener sus propios puntos de vista, y aunque estos discípulos se fueron por su arrogancia, más tarde en el Sutra se revela que eventualmente estos discípulos alcanzaran igualmente el Despertar. 

En sus enseñanzas primitivas, en lo que hoy se conoce como las enseñanzas Hinayana o Theravada, el Buda predicó el Dharma para los Sharavakas, los que escuchaban sus enseñanzas y las ponían en práctica para alcanzar el estado del Arhat, un ser noble, y para los Pratyekabuddhas, seres que buscaban iluminarse por si mismos. Estos dos vehículos buscaban la salvación individual, diferenciando entre el mundo impuro y el mundo puro del a verdad, renunciando a todo y practicando austeridades en los monasterios para alcanzar la verdad. Luego, al exponer las enseñanzas Mahayana, el Buda le predicó a los Bodhisattvas, seres que buscaban desarrollar un sentimiento totalmente altruista y trabajan para el despertar de todos los seres. Estos buscaban la salvación colectiva, sin renunciar al mundo, tratando de volverlo una Tierra Pura o un mundo ideal. En la Budeidad, el mundo de los Budas, no existen distinciones; todo es uno. Todos los seres pueden alcanzar la Budeidad. 

En el segundo capítulo, el Buda reitera la capacidad de todos los seres de alcanzar la Budeidad, y asegura que nunca ha predicado tres vehículos (Shravaka, Pratyekabuddha y Bodhisattva), sino que siempre ha predicado un Único Vehículo, el Ekayana, el vehículo de los Budas, y que todos sus discípulos están en el camino al Despertar. Aunque la Verdad se ve como muchas, realmente es Una. Esto significa que así como el Vehículo Único de la Budeidad une todas las enseñanzas y prácticas, igualmente, todas las religiones del mundo son medios hábiles creados por los Budas para llevar a los seres a la Budeidad. Esto muestra que el Sutra del Loto aprecia la diversidad de opiniones y las entiende como escalones validos para alcanzar la Realidad Última y descubrir nuestra misión en la vida. 

Este capítulo enfatiza la misión del Bodhisattva en el mundo. ¿Qué es un Bodhisattva? Un Bodhisattva es un ser que busca la salvación de todos los seres antes que la propia, igual que el Buda. El Buda es el más alto ideal humano, el Bodhisattva es el camino para alcanzarlo. Es por eso que en el Budismo Tendai no practicamos para alcanzar la Iluminación, sino que nos esforzamos por seguir el camino del Bodhisattva, y la Iluminación se alcanzará sola. El Sutra nos dice que todos los seres que hacen el bien a los demás siguen el camino del Bodhisattva. El Buda es la bondad pura, y todo acto de bondad que hagamos nos pone en comunión con el Buda, y así, realizamos el trabajo del Bodhisattva en este mundo. Esto nos asegura nuestra Budeidad en el futuro. 

El capítulo termina diciendo que los Budas aparecen en los mundos para hacer que todos los seres abran los ojos, para enseñarles el Dharma que los salva del sufrimiento y llevarlos al Despertar y a convertirse en Budas. Esto se detalla en los próximos capítulos. 

* * *