Tuesday, June 6, 2017

El Ojoyoshu: Fundamentos para el Renacimiento en la Tierra Pura de Genshin: El Nembutsu

Genshin (942 - 1077 E.C.), tambien llamado Eshin Zasu, es el autor del famoso tratado Ojoyoshu, "Colección de Fundamentos para Alcanzar el Renacimiento", que ejerció una gran influencia en la imaginación popular en el período Heian y se convirtió en uno de los primeros libros que se imprimirán en Japón. Sus descripciones de los terrores del infierno y las maravillas de la Tierra Pura, destinadas a despertar la aspiración religiosa a la práctica del Nembutsu, sigue siendo un tratado normativo sobre el Budismo Tendai Tierra Pura.

Genshin, como muchos sabios de la tradición de la Tierra Pura japonesa, comenzó era un sacerdote budista Tendai y se dedicó al Nembutsu, la recitación del Nombre del Buda Amida (Namu Amida Butsu), para alcanzar el renacimiento en la Tierra Pura. Tarde en su vida, fundó un pequeño retiro en el Monte Hiei (la localización del monasterio principal de la escuela Tendai) llamado Yokawa, donde enseñó la confianza en el Buda Amida a través del Nembutsu.

El Ōjōyōshū (往生 要 集, “Fundamentos para el Renacimiento en la Tierra Pura”) fue un texto budista medieval influyente compuesto en 985 por el monje budista japonés Genshin. Consistiendo en tres volúmenes de longitud y en prosa kanbun, el texto expone la doctrina Tierra Pura budista, con énfasis en los métodos para lograr el renacimiento en la Tierra Pura del Buda Amida, basándose en textos budistas anteriores, como el Sutra de la Contemplación. Genshin enfatizó las prácticas de visualización, pero igualmente expuso sobre la eficacia de la recitación del Nembutsu. El texto es también conocido por sus descripciones gráficas de los reinos del infierno, y los sufrimientos que se podrían sufrir por los actos perjudiciales cometidos en esta vida. Su influencia se puede ver en las pinturas budistas japoneses y otros textos. El fundador del Budismo Shinshū Jōdo, Shinran, escribió un comentario influyente sobre el Ōjōyōshū titulado "Notas sobre los Fundamentos del Renacimiento", mientras que el fundador del Budismo Jodo Shu, Hōnen, encontró por primera vez las enseñanzas de la Tierra Pura después de estudiar los escritos de Genshin. En 986, una copia del Ōjōyōshū fue enviada a China, donde impresionó a los monjes lo suficiente para llamar a Genshin el "Pequeño Shakyamuni".
A continuación proveo un resumen del Ojoyoshu, enfocándome en las prácticas del Budismo Tierra Pura. 

El Ojoyoshu comienza con una larga sección titulada "Aversión a este mundo impuro", que puede ser chocante para los que lo leen pro primera vez. La descripción de Genshin, de hecho, no comienza con los horrores de este mundo, sino con los diversos infiernos en los que fácilmente podríamos renacer. Los horrores de los múltiples infiernos son evidenciados a través de una descripción del dolor infligido al cuerpo en una larga serie de repeticiones interminables. Las torturas indescriptibles continúan por eones sin descanso y hay una reiteración constante de violencia extrema. En este sentido, el infierno es una ampliación del dolor que se siente en esta vida presente. Esto nos obliga a re-evaluar el mundo actual en términos de un infierno. Sólo hay un Redentor para nuestra condición humana: la salvación sólo es posible a través de la luz redentora del Buda Amida y a través de nuestro renacimiento en la Tierra Pura. 

El segundo capítulo del Ojoyoshu describe los placeres y beneficios de la Tierra Pura.  La Tierra Pura es descrita como una especie de éxtasis de luz y joyas, donde todos los deseos son instantáneamente cumplidos.

Algunos académicos  sugieren que puede decir que la importancia de Ojoyoshu radica en la forma en que marca el verdadero comienzo de la difusión del Budismo en Japón más allá de la Sangha. No es que los aristócratas no hubieran sido conscientes del Budismo: lejos de ello. Pero el Budismo había sido introducido desde muy arriba y estuvo durante mucho tiempo dependiente del patrocinio y ritual del Estado, secuestrado para el uso exclusivo de los monjes. 

El verdadero corazón de Ojoyoshu se encuentra en los capítulos prácticos que se enfocan en las prácticas para alcanzar el renacimiento en la Tierra Pura del Buda Amida (Nenbutsu) y la forma de asegurar la mejor forma de renacimiento posible. El capítulo cuatro trata de las cinco "puertas" o métodos: (1) la Veneración (reihaimon), que es poco más que un acto de sincera devoción realizado delante de una imagen de Amida; (2) la Alabanza (santanmon), que implica cantar himnos y canciones de alabanza; (3) los Votos (saganmon), que es despertar el Bodhicitta, el deseo de alcanzar la Iluminación, sin la cual el proceso realmente no puede comenzar; y la (4) la Visualización (kansatsumon). Es aquí donde Genshin nos proporciona instrucciones detalladas sobre cómo practicar la atención plena, interpretada como un acto de contemplación bajo l;as interpretaciones de Chih-i y su tratado Makashikan (Mo-hochih-kuan). Primero, se visualizan las marcas distintivas del Buda y luego uno procede a visualizar al Buda Amida sentado en el trono de loto, inundando el universo con su luz. Para aquellos que no pueden llegar a esta etapa, Genshin introduce una serie de visualizaciones más simples; visualizar el Usriisa o marca en la frente del Buda, por ejemplo. Finalmente, para aquellos que no pueden realizar cualquier forma de visualización, existe la actividad de "Invocar y tener en cuenta" (concentrarse) en el Buda Amida. Este es el Nenbutsu.

El uso del término Nenbutsu en el Ojoyoshu no es enteramente consistente: a veces el contexto exige que signifique todas las actividades de cuerpo y mente dedicados al Buda Amida; a veces parece reducido a la simple entonación de "Namu Amida Butsu". Genshin vio claramente esta última técnica como último recurso para aquellos que eran incapaces de realizar algo más. La última puerta (5) es la Transferencia del Mérito (ekomon), cuando cualesquiera que sean los méritos de estas prácticas, son dedicadas al renacimiento de todos los seres sintientes en lugar de restringirse a uno mismo. 

El capítulo cinco describe varias maneras prácticas en las cuales la contemplación debe ser practicada. Hay siete subtítulos con muchas citas. Los temas cubiertos incluyen la elección del lugar para las devociones, la frecuencia con la que se debe practicar, la seriedad con la que se debe abordar el ejercicio, cómo combatir la pereza y cómo practicar el arrepentimiento. Los textos fuente citados aquí son una mezcla de textos de la Tierra Pura y el Mo-ho chih-kuan.

El capítulo seis se subdivide en (a) sesiones de meditación intensiva que podrían tomar desde un día a noventa días de duración, y (b) meditaciones y exhortaciones para cuando alguien está muriendo. Su práctica en el momento de la muerte se basa en el Voto Primal del Buda Amida (Voto 19) y su fórmula sigue las sugerencias del Sutra de la Visualización. El resto de los capítulos se ocupan de otros elementos menos importantes, como los beneficios del Nembutsu, prácticas auxiliares (como realizar postraciones, seguir los Preceptos, recitar el Mantra de la Luz -Komyoshingon, y realizar buenas acciones, etc.), y preguntas y respuestas.

No comments:

Post a Comment