Friday, April 14, 2017

Artes Marciales Japonesas: Los Tengus y los Ninjas

Las Artes Marciales japonesas estan intrínsicamente ligadas a su espiritualidad. Japón es un país rico espiritualmente. El Shinto, la religión autóctona y original de Japón convive con el Budismo, el Confucianismo, el Onmyodo y otras religiones como el Cristianismo y el Taoismo. Sin embargo, las artes marciales japonesas (según practicadas en Occidente) muchas veces estan desprovistas de su contraparte espiritual. Esto se debe en parte a su comercialización en un país altamente cristiano. Según la tradición oral, muchas artes marciales japonesas tienen un origen divino. Veamos la relación entre los Tengus y los Ninjas.


 Los Tengu son un demonio del folclore y mitología japonesa que suele tener forma animaloide. Habitan en los árboles, generalmente pinos y cedros, de las zonas montañosas. Algunas fuentes opinan que son descendientes de Susanowo-no-mikoto, el dios de la tormenta hermano de Amaterasu Okami, la diosa Sol. Sus características son su cara de color rojo y su prolongada nariz. En algunos rubros populares, se relaciona a esta entidad con el concepto de extranjeros en Japón.

Se les considera fundadores de escuelas de espada y de Ninjutsu y reivindican el origen divino de las artes marciales. El templo de Takao al oeste de Tokio es uno de los templos con más Tengus de Japón.

Entre los objetos a menudo asociados con los Tengu se encuentran el shakujo, unos báculos en forma de anillo usados para la magia y combate físico; el tokin, un sombrero con una forma rara, la cual es usada como copa; y el abanico hauchiwa, el cual está hecho de hojas de Aralia Japonés o de plumas y se dice que tiene el poder de crear grandes rafagas de viento. La función principal de los Tengu es salvar a los guerreros de catástrofes, o ayudarlos en los combates. Otra función que realizan es iniciar y transmitir las artes marciales a las personas.

Los Karasu Tengu, conocidos comúnmente como Tengu cuervo, es una especie de Tengu, perteneciente a la Mitología japonesa.

Según la religión Shinto, son representados con cabeza de cuervo, con pies y manos en forma de garra y con dientes afilados. Algunos también son alados. Viven en las montañas donde eclosionan huevos gigantescos. Se aparecen a los humanos en sueños y pensamientos. Son los encargados de repartir los mensajes de sus jefes, los O Tengu, por esta razón también son denominados Koppa Tengu. La gente los llama en oraciones para pedirles que ayuden a sus hijos y que encuentren el camino de regreso. Una de sus características principales es que los Karasu Tengu, al igual que todos los Tengus, son muy buenos luchadores con o sin armas, sobre todo con espadas. Se dice que muchos Ninjas tienen los mismos poderes mágicos de los Tengus. Incluso, el héroe más famoso Minamoto no Yoshitsune aprendió la lucha de espadas de los Karasu Tengus.

A veces, los Tengus se les veían vestidos de monjes budistas y servían como guardianes de los templos. Eran expertos en budismo y sus prácticas, las cuales usaban exitosamente en las artes marciales. Se cree que tal vez aprendieron esos misterios observando a los sacerdotes que iban a las montanas a hacer sus prácticas esotéricas de Shugendo. Es con estos monjes guerreros, o Yamabushi, con los que los Tengus son asociados, o confundidos.

Desde tiempos inmemoriales, las montanas en Japón han sido consideradas un espacio entre dos mundos. Los antiguos habitantes enterraban a sus ancestros ahí, y con el tiempo, se consideraba que sus espiritus se convertían en espiritus residentes o dioses. Las rocas, los ríos y los arboles también, se creen que poseen espiritus y entes divinos – los Kami. Así, solo se entraba en las montanas con respeto y reverencia. De ahí, es que nace la creencia en los Tengus y otras divinidades folclóricas del Japón.

Con el tiempo, ciertos practicantes de artes marciales y esotéricas se ingresaban en las montanas para hacer sus prácticas- los Yamabushi, o monjes del Shugendo. El Shugendo es una religión sincretista de elementos taoístas, budistas, sintoístas y Chamánicos, que entrenen en lo alto de las montanas, para alcanzar lo que se llama, “la Vía de los poderes”. Todas sus prácticas envuelven elementos de purificaciones, invocaciones y conversaciones con deidades, y prácticas ascéticas especialmente formuladas.

La creencia del Shugendo que fundamenta estas prácticas es que el diario vivir esta controlado por un mundo supra natural que no vemos, y que para accesar a este mundo, se tiene que ir a los lugares más naturales y donde se tiene mayor acceso al mismo: las montanas y los lugares naturales. El Shugendo cree que como somos un producto del universo, el hombre comparte su naturaleza divina, y que con ciertas prácticas, puede volverse divino en si mismo; así, los poderes sobrenaturales están disponibles a todos aquellos que tengan la voluntad de conseguirlos.

Con todo esto en mente, no es difícil imaginar el porque los Tengus, los Yamabushi y los Ninjas sean tan parecidos y compartan tantas prácticas.

-Sacado de mi libro: "Sanmitsu: La Espiritualidad del Ninja".

No comments:

Post a Comment